1. CemZoo.com anuncia su cierre de actividades
    El último día de operación del sitio será el viernes 27 de Julio

    Para usuarios de blogs, un recordatorio de la utileria "Descargar Blog" disponible en herramientas en caso de que deseen realizar un respaldo.

    Tema: Adios CemZoo

  2. Los que quieran seguir en contacto, los invitamos al cuartel general de refugiados de Cz. El objetivo es solo quedar conectados un tiempo más...

    REFUGIADOS DE CZ

  3. InvitadoNo te pierdas el último programa de Radio de Cemzoo

Viendo entradas en la categoría: FFL - Censured~

  • Alice Rose
    Título: El regalo más grande
    Colectivo: Niños Mal
    Personajes: Catherine White, Juliette Alexander
    Palabra: Respirar
    Summary: Aquel era definitivamente el regalo más grande que pudieran haberle dado.
    Palabras: 255
    Notas: Ninguna.


    El regalo más grande

    Cuando abrió los ojos, Juliette Alexander creyó estar en el cielo.

    Era imposible que estuviera en la tierra. Allí en Londres no había visto jamás cosa más hermosa de la que estaba observando ahora. Ni siquiera existía algo que le llegara a la suela de los talones.

    ¿Era probable que estuviera soñando?

    Alargó un brazo y se pellizcó en la mejilla. Dolía. Así que tampoco estaba muerta.

    Mientras observaba incrédula lo que veían sus ojos, la letra de una canción le vino a la mente.

    “El regalo más grande… eres tú”

    Estaba claro que ese era el regalo más grande que había podido hacerle cualquier persona.

    Alargó una mano de nuevo y, con miedo y la punta de los dedos, tocó suavemente la mejilla de Catherine.
    No era la Cat que ella conocía. Ni burlona, ni ardiente, ni fría, ni con un brillo calculador en sus ojos azules.

    Era una joven totalmente diferente. Dulce, tierna, con una apariencia frágil y hermosa, cual muñeca de la más fina porcelana.

    Su pecho desnudo, tapado tan solo por una blanca sábana subía y bajaba en un compás suave al respirar.
    De repente, ese compás cambió, y los ojos azules de White se abrieron.

    —Hola Julie —Sonrió, medio dormida aún y dejó que ella le besara lentamente la mejilla.

    Definitivamente, el regalo más grande que cualquier persona le habría podido hacer era haberle dejado ver despertar a aquella persona de aspecto tan mágico.
    Haber podido ver su primera sonrisa del día y que esta hubiera sido dedicada a ella.
  • Alice Rose
    Título: Castigo
    Colectivo: Niños Mal
    Palabra: Impensable
    Personajes: Catherine White y Juliette Alexander
    Summary: Algunas veces se preguntaba si ella no lo hacía a propósito.
    Palabras: 275
    Notas: Lol, esta es la primera cosa que censuro en FFL. Yuri.

    Castigo

    Miró con lentitud las cartas y luego, a su adversaria.

    Mierda, mierda, mierda.

    No pudo evitar que su cara de póker desapareciera para mostrar un sonrojo y morderse el labio inferior que temblaba de la vergüenza que iba a pasar.

    Su compañera sonrió triunfal al ver su rostro y echó las cartas sobre la mesa.

    Sí, como ella se imaginaba.
    Durante un momento la miró a los ojos, azules, brillantes y divertidos y miró sus cartas. Luego sonriendo las lanzó sobre la mesa.

    —He ganado.

    Comentó, divertida al ver la expresión sorprendida de ella, que poco después se echó a reír.

    —Bien echo Julie.

    La morena sonrió mientras ella le sacaba la lengua y luego tragaba saliva al ver la última prenda de ropa de su novia caer al suelo y mostrar su blanca piel.
    En ese momento odió el sensual conjunto que llevaba. ¿Por qué le tapaba la visión?

    —¿Quieres seguir jugando rubita o… pasamos a otras cosas?

    La sonrisa sugerente de la morena la invitaba a lo que necesitaba en esos momentos y se lanzó a besarla, ella, entre risas la correspondió y luego, la cosa pasó a mayores.


    Julie normalmente odiaba que la dejaran ganar por que era “pequeña”, “adorable” o “realmente sexy”, como decía Catherine.


    Pero parecía que sin embargo, White, disfrutaba del castigo que luego ella le ponía por hacerlo.
    Y tan solo el verla sonreír mientras hacía realidad cada uno de sus más estúpidos caprichos hacía que se le olvidara el enfado y por que estaban haciendo eso.

    Algunas veces se preguntaba si su sensual vampira de ojos azules no lo haría a propósito.

    Pero eso… era impensable. ¿No?