Viendo entradas en la categoría: Crónicas de un viaje

  • Lia Sango
    Primer día en U.S.A.

    Bueno, me despierto y me quedo a ver como amanece y como la gente se va despertando de a poco. Lo gracioso es que la gente cuando duerme en los aviones algunos parecen robots con todas las cosas colgando –la almohada, los tapones de oídos, los cubreojos, etc-.
    Bueno al final estaba confundida de horario y tuve que esperar un poco mas pero eso no importa. Cuando sirven el desayuno era una medialuna y yo me la comí, junto con el té y un vasito de jugo de manzana.
    Yo ya estaba viendo que con los horarios no llegaba ni loca, porque eran las 7:30 y el avión siguiente empezaba a embarcar a eso de las 7:55 AM así que le avise a una azafata que le avisó a alguien y a los 10 minutos me habían mandado a business class.
    Me hicieron bajar del avión antes que todos y tuve que ir corriendo a buscar mi valija; eran eso de las 7:50AM (favor de recordar el horario de embarque). Despues de esperar la valija, cuando la encontré, salimos corriendo –pero corriendo literalmente, corriendo a todo lo que da por el aeropuerto de New York(JFK)- además me hacen sacar los zapatos para pasar por el detector de metales así que tengo que ir corriendo descalza, sí, descalza por todo el aeropuerto. Ya me estaban llamando por el altavoz. Cuando llegué al avión eran las 8:20 AM y a las 8:25 el avión ya estaba en movimiento. Llegaba a tardar lo que uno tarda en atarse los cordones y perdía el avión.
    Con la corrida no me dejó mucho tiempo para, por ejemplo, ir al baño; así que por suerte el vuelo era corto, pero tenía que ir al baño igual… Cuando me estaba por levantar, había alguien y cuando estoy por levantarme por segunda vez, anuncian que tengo que ponerme el cinturón de seguridad porque estamos por aterrizar. Yo a esa altura ya estaba como una contorsionista aguantando todo. E inclusive cuando bajamos esperé para bajar última porque de seguro iba a tardar bastante cuando llegara al bano del aeropuerto, así que le dije al hombre que estaba a cargo que tenia que ir al bano, así que fui. Cuando fui ya todo se puso de un humor mejor ajaja.

    Me baje y estaba esperando a que me llevaran, bajamos unas escaleras y ahí estaba mi tío. O sea, yo quería ir a saludarlo pero no me dejaban, nos separaba una puerta. Al abrir la puerta mi tío tenia que firmar un permiso en el constaba que me recibió (sí, como si fuera un paquete). Cuando firmó y todo ya estoy libre de poder irme, en ese momento tomamos el auto para ir a la casa.
    La ciudad estaba con un clima hermoso y por lo que había podido ver era muy linda. Cuando llegamos a la casa de mis tíos (una casa muy linda, por cierto) deje mis cosas y me puse al tanto de cómo eran las cosas en la casa y la ubicación de las cosas. Después, decidimos salir a caminar por la ciudad para poder recorrerla bien y ver lo lindo realmente de Boston.
    Al comenzar la caminata fuimos por ahí y por la costa, con todos los veleros y viendo la ciudad y sus edificios. El sol estaba pegando un poco fuerte así que decidimos ir al Imax cine, que pasan películas en 3D, fuimos a ver algunos especiales sobre el mundo acuático porque el Imax quedaba en el acuario. Los efectos son geniales, parecen que si levantas el brazo ya estas tocando al pobre animal que estaba en pantalla. Era demasiado real.
    Cuando salimos del IMAX fuimos a comer a un lugar típico de onda yankee, estaba bueno aunque lo malo es que la onda del lugar era gritar y medio maltratar a los clientes (?) Así que nos fuimos antes de que la moza nos asesinara jaja.
    Recorrimos un poco más la ciudad y después decidimos volver; para cuando estaba anocheciendo, nos fuimos cerquita del agua para poder ver la ciudad con ese fondo.
    Cenamos y nos quedamos hablando con mi tío mientras comíamos cerezas.
    Esa misma noche, mis tíos me dieron una sorpresa tremenda…
    Me llevarían a la exposición de objetos del Titanic en New York.