1. Invitado Las familias regresan a Cz, y con ella también los FanClub, así que no dejes y únete a ellos
    Descartar aviso
  2. Invitado ¿Quieres ser líder de foro en Cz?
    Descartar aviso
  3. Invitado ¿Quieres ser editor oficial del foro?
    Descartar aviso
  4. Invitado ¿sabes diseñar?, ¡entonces seguro puedes con el reto!


    Descartar aviso

Viendo entradas en la categoría: Anécdotas

  • Kir
    Viajaba temprano en el metro de santiago, con sueño, hacia mis clases, mientras veía carteles publicitarios, de productos, de servicios, etc., me detuve a pensar en los de las películas. Pensaba en que a la gente que sale temprano de su casa a trabajar a sus oficinas o a estudiar les gustan las películas de guerreros místicos y viajeros espaciales. Me pregunté si a los guerreros místicos o a los viajeros espaciales les gustarán las películas sobre gente normal que va a estudiar o trabajar.

    Siempre que viajo de un lugar de santiago a otro me gusta hacerlo solo, mientras me planteo interrogantes como estas, pero no siempre puedo hacerlo. Tengo un compañero con el que siempre regreso a casa. Un día, aburrido de tener que viajar con su compañía, deseé encontrar la forma de decirle, sin ser ofensivo, que comenzaría a irme por otro lugar.

    Al mes después, ocurrió un incidente en donde se enojó conmigo. Actualmente no nos hablamos y yo regreso solo a casa, pensando en cosas, como me gusta hacerlo :)
  • Kir
    Hace poco termine de ver, quizás el anime que más me ha impactado en años: Monster. La historia gira en torno a un Médico japonés que va tras la pista de uno de sus pacientes, al cual un día salvara la vida.

    Una particularidad de este anime es que la historia se desarrolla en occidente, Alemania y Checoslovaquia, lo que le da al anime un distintivo interesante para el espectador occidental. Además, la historia es muy literaria (o novelada) a mi parecer. Simplemente porque hay en él cosas que me recuerdan a algunos escritores checos. Uno de ellos: Franz Kafka, porque en Monster aparece un escritor llamado Franz B. que escribe cuentos infantiles que también hablan acerca de un mundo oscuro y desconocido (El monstruo sin nombre). Y el otro podría ser Milan Kundera. Pero este último sólo porque en su libro ‘La insoportable levedad del ser’, que empecé a leer hace unos días, debido a situaciones inesperadas que surgieron, primero, debido a mi precipitación al comprar un libro, y segundo, a la omisión literaria de otro libro comprado hace algunos meses a un Sr. que aún me debe una explicación al respecto, tenemos como protagonista (aunque sólo en parte) nuevamente a un médico y a cercanos suyos. Y mientras que en este libro el médico es el desenfrenado y su esposa la que sufre debido a eso, en Monster, el médico es el centrado y su prometida, la descarriada.

    Por cierto, La insoportable levedad del ser es un regalo de un doctor amigo que actualmente se encuentra hospitalizado por problemas de salud debido a su avanzada edad, y lo curioso es que el libro es casi una biografía de él, de su vida amorosa, la cual ha sido muy tormentosa igual que la del personaje del libro, a pesar de ser un brillante médico. Pero regresando al libro, el doctor de la novela es calcado a este doctor amigo. ¡Qué curioso! Supongo que por eso compró el libro, porque buscaba algún tipo de identificación. Es extraño, pero cuando uno tiene un defecto, se siente más tranquilo cuando sabe que no es el único en el mundo que lo tiene, ¿les ha pasado?

    Pero dejemos de lado eso. El libro que más arriba mencioné que había comprado precipitadamente se llama «Las aventuras del buen soldado Svejk», o por lo menos ese es su nuevo título. Lo que pasa es que inicialmente se titulaba con un nombre similar debido a que la traducción al castellano fue hecha desde el alemán, mientras que la nueva edición de la editorial Galaxia Gutenberg fue traducida directamente desde el checo (sí, también es de un escritor checo, J. Hasek). Al enterarme de esto me dio un coraje por no haberme informado antes de comprar la edición antigua traducida del alemán y que lleva el título más complicado. Pero calma, porque ya me puse en contacto con la empresa que me lo vendió y me dieron la opción de devolverlo o cambiarlo. Aunque haga lo que haga, quizás pase un tiempo antes de que compre la edición moderna del libro porque a Chile aún no llega. Este es el gran problema de leer revistas internacionales, te enteras de cosas interesantes (libros, gadgets, servicios, etc.) pero luego te das cuenta de que no puedes acceder a nada de ellos debido a que tu país no es tan internacional como esperas.

    ¿Y cuál era el otro? Ah, sí, «En busca del tiempo perdido» de Marcel Proust, escritor francés del siglo XIX, específicamente el volumen número I de su célebre obra. Al principio lo había pedido prestado en la biblioteca de santiago, pero luego, debido a que su narrativa es muy reflexiva, descriptiva, algo como un diálogo interno, lo cuál no leemos ni hacemos muy frecuentemente a tal nivel como el del libro, me costaba mucho trabajo entenderlo, así que preferí devolverlo y comprarlo.

    En la primera parte el autor evoca su infancia en Combray la cuál está llena de situaciones simpáticas. Una de ellas, por ejemplo, era cuando él, de niño aún, era incapaz de conciliar el sueño si es que su madre no le daba las buenas noches despidiéndolo con un beso en la mejilla. De hecho, era tal su angustia si no recibía aquel beso de buenas noches que no lograba dormir bien y la noche se le hacía una eterna espera.

    Esa parte se me hizo tan simpática que la leí varias veces. Pero en cambio, en el libro que compré, por más que avanzaba no llegaba nunca a ese capítulo. Hasta que, comparando el libro con el de la biblioteca, me di cuenta de que había una omisión de varias páginas. ¡Qué mala suerte la mía!, con lo que me gustaban aquellas líneas…
  • Kir
    Acabo de terminar de tomar desayuno después de acabar de despertarme. Apenas he podido dormir por culpa de un jodido gato :(.

    Resulta que al felino se le ocurrió desaparecer todo el día de ayer, Dios sabe dónde andaba, y llegó en la noche, igual que los borrachos, gritando (o en su caso, maullando) para que lo dejasen entrar, cosa que nadie quiso hacer debido a que ya estaban todos acostados.

    Resultado: apenas pude dormir debido a sus ruidos, y para variar tuve un sueño horrible. Soñé que entraba a CZ, iba a mi panel de control, y al ver de casualidad mis mensajes de reputación me encontraba con la horrible sorpresa de que tenía como 20 cuadritos ROJOS. Sí, todo un trauma. Seguramente había hecho algo muy malo, tal vez, dejar un mensaje en el blog de Kentaurus, o quizás, hacer propaganda usando mi firma. No, no puede ser, alguien tan noble como yo jamás ha hecho otra cosa que no sea hacer el bien en los foros de CemZoo.com. Así que luego de que el gato terminara de despertarme vine lo más de prisa a encender el computador para entrar a CZ, teclear "Kirlian", recibir el mensaje "has introducido un nombre de usuario o contraseña no valido" (yes, aún no me acostumbro, fueron casi 5 años con el dichoso nick D=), entonces teclear "Kir", iniciar sesión y revisar mi panel de control para corroborar que todo había sido sólo producto de un mal sueño por culpa del jodido gato.