1. Invitado La navidad llego a Cz, ¿Por que no vas a visitar la choza de Santa Cooz?

Partida incompleta [Rol] ~-.Cazando Dragones.-~

Tema en 'Partidas en curso' iniciado por Faroth, 9 Enero 2012.

Cargando...
  1.  
    Toronja

    Toronja Cemzoonita

    Escorpión
    Estaba a punto de dormir cuando escucho a alguien llegar al grupo. ¿Debería levantarme? ¿Será peligroso? No creo tener las fuerzas... Me mantendré en guardia.

    -Mi nombre es Sir Darius Aurucondus, pertenezco a la corte y me enorgullezco de haberme codeado con los nobles de mayor prestigio de la ciudad. Mi familia es una de las más beneficiadas por parte de la familia imperial. Soy talentoso en el noble arte del tiro con arco y he recibido un arduo entrenamiento siendo mi profesor uno de los mejores arqueros de todo Argat. Me encontraba recientemente tomando unas bebidas espirituosas tras una exitosa cacería cuando aposté ganar esta disputa. Pero como pueden ver, no llegué a tiempo de inscribirme y ahora les pido si serían tan amables de permitirme acompañarles en su sino. Por supuesto, al acabar recibirían suficientes recompensas como para vivir el resto de sus vidas sin trabajar. -

    Perfecto, más gente con la que tener que lidiar. Además, no entiendo la mitad de lo que dice, ¿qué rayos es una vida espiritiva? Y en todo caso, ¿es válido que se una a nosotros siendo que no logró inscribirse a tiempo? Como sea, si a los demás les parece bien, a mí no tiene por qué molestarme.

    - interesante interesante... entonces señor se podría decir que usted es un apostador, ¿estoy en lo correcto? permitame decirle una cosa, usted es un noble muy prestigioso, ¿porque necesitaría ganar esta disputa?, ¿no ya cuenta con el prestigio suficiente? -

    Supongo que no es posible tener jamás el prestigio suficiente. Además, nada es comparable con el prestigio que otorga el Festival de los Dragones... De cualquier forma, él es quien tiene que explicarse. Yo mejor intentaré dormir y *bostezo* no haré nada que me ponga en el centro de atención.
     
  2.  
    Chitan

    Chitan Cemzoonita

    Leo
    Su discurso había sido genial. No entendía por qué no se habían quedado boquiabiertos y estaban ya lamiéndole los zapatos. Lo poco sorprendidos que parecían era más bien por su aparición sorpresa en la noche. Hasta parecía que alguno se había puesto en guardia. Al fín, uno de ellos habló.

    - Interesante, interesante... Entonces, señor, se podría decir que usted es un apostador, ¿estoy en lo correcto? Permitame decirle una cosa, usted es un noble muy prestigioso, ¿por qué necesitaría ganar esta disputa?, ¿no ya cuenta con el prestigio suficiente?

    Bueno, si bien no tenía la educación a la que estaba acostumbrado Sir Darius, al menos había demostrado el respeto que se merecía. Aunque parecía más bien sarcasmo. Pero las personas nobles jamás tienen dobles intenciones.

    -Está usted en lo correcto, señor. Siempre he frecuentado los clubes en los que las apuestas y otros envites son constantes. Si bien algunas veces no he logrado mi cometido, siempre he cumplido mi palabra. No sólo estoy realizando esta prueba con el objetivo de satisfacer mi egoísmo personal y agrandar, aún más si cabe, mi prestigio. También surgió una trifulca entre unos cuantos de mis compañeros de caza y aposté que sería capaz de ganar este torneo. Ahora me gustaría saber a quién tengo que dirigirme para que la unión en este grupo sea oficiosa. - Se sacó la faltriquera llena de dinero de debajo de los pantalones.
     
  3.  
    Faroth

    Faroth Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Aidan, Koneko y Sir Darius:

    La llegada del extraño había traido mucha alerta al grupo de viajeros. Sir Darius, un hombre de apariencia muy femenina, de largos cabellos rubios y refinado andar, había irrumpido en el momento en que todos querían descanzar, y se había ofrecido para acompañarlos en el viaje.
    Koneko, un hombre mucho más bajito que el promedio, que usaba una cinta en la cabeza y ropajes de estilo oriental, le había respondido primero, preguntando por su ya gran prestigio, y si era necesario adquirir más en un festival como éste. Pero lo que pensaba el espadachín delgado y alto de nombre Aidan, era sin lugar a dudas algo correcto: No había ningún título más alto en toda Urwald que superara al de "Caballero Dragón". Por lo que se podría entender la ambición que Sir Darius mismo admitía tener.

    La mujer del grupo, Iz, una elfa alta de piel morena, pelo oscuro y ojos rojos intensos, simplemente lanzó un bufido y se alejó un poco del grupo, en señal de que a ella le daba igual la presencia del recién llegado. Sir Darius notó que, si bien de lejos la mujer parecía inofensiva, de cerca se veía como la más feroz guerrera del grupo. Inspiraba respeto y temor a su alrededor. Era sin lugar a dudas una mujer poco "convencional", según los estándares del noble.

    Cuando Sir Darius sacó su faltriquera con dinero, el otro espadachín, rubio y de aspecto fiero, se le acercó tranquilamente.

    - Yo soy el guía, Sir Darius - dijo, añadiendo una leve reverencia. - Mi nombre es Dragor. Y si bien no puedo inscribiros ni asegurar que el título recaiga en vos aunque ganéis el concurso, creo que este viaje os podrá brindar de suficientes pruebas de que asesinasteis un dragón, para mostraros a vuestros amigos de aquellas reuniones. De cualquier manera, no puedo aceptar dinero por el concurso. Y supongo que el dinero del premio de éste será suficiente para todos, así es que creo que no es necesario incluirlo en esta transacción. Sois bienvenido a viajar con nosotros.
    Algo en su tono de voz, tan distinto a como lo conocían de antes, les pareció a los demás del grupo (Koneko, Aidan y Sasha) que Dragor estaba casi divertido diciendo esto. Sin embargo, Sir Darius no notó nada extraño en su reverencia y su manera de hablar.
    - Pero creo que ya estábamos dispuestos a dormir. Así que si no os importa, Sir Darius, sería mejor que descansemos y aprovechemos que tenemos una excelente guardia toda la noche.

    Y diciendo esto, sacó mantas de su mochila de viaje y se instaló en un lugar particularmente cómodo de la hierba ligera que crecía por allí.

    [Tienen una o dos acciones para hacer antes de dormir. Pueden conversar a hacer otra cosa. Cuando quieran dormir, simplemente narren que sus personajes se quedan dormidos.]
     
  4. me disponía a contestar de nuevo a aquel sujeto, sin embargo, antes de que pudiera decir nada, Dragor se me adelantó....
    suspiré, la desición estaba hecha y a Dragor parecía divertirle las acciones del noble, al grado de comenzar a parlar y actúar como él, yo no estaba muy convencido de aceptarle asi como asi, tenía que tenerle bien vigilado, pero sin hacerle sentir desconfianza... bajé mi mano apartandola de mi daga y cambiando mi semblante sonreí amistosamente acercandome a aquel sujeto

    - bienvenido sea al grupo Sir Darius, un gusto, yo soy koneko, siendo arquero también, ojalá podamos realizar, alguna vez, una practica de tiro juntos, será agradable, quien sabe tal vez podamos aprender algunas nuevas tecnicas - exclamé aún sonriendo, en ese pequeño lapso de mi presentacion, aproveché para analizar bien lo que se podía apresiar a simple vista, su ropaje, su equipo... todo lo que pude... terminando asi mi pequeña bienvenida dando una pequeña palmada en el brazo del nuevo ingresado - bueno con su permiso, el cansancio se comienza a apoderar de mi, espero en verdad podamos tener esa sesion de tiro, mucha suerte -

    Y asi me dí media vuelta dirigiendome a donde se encontraba el grupo recostandome en un lugar con vegetacion suave con mis manos debajo de mi cabeza y mirando al cielo... quedandome poco a poco dormido
     
  5.  
    Chitan

    Chitan Cemzoonita

    Leo
    Al fin el guía se le había dirigido, y después de un discurso más que suficiente y cuanto menos elegante se fue a dormir. Algo le sorprendió. No había aceptado su soborno. Es algo que en todos sus años de experiencia no le había pasado. Bueno, tampoco importaba, ya que igual había conseguido su propósito. Iba a viajar con el grupo. Se peinó los rizos con los dedos de la mano mientras se sentaba. Entonces, se le dirigió el hombre que ya lo había hecho anteriormente.

    -Bienvenido sea al grupo Sir Darius, un gusto, yo soy Koneko, siendo arquero también, ojalá podamos realizar, alguna vez, una practica de tiro juntos, será agradable, quien sabe tal vez podamos aprender algunas nuevas tecnicas... Bueno con su permiso, el cansancio se comienza a apoderar de mi, espero en verdad podamos tener esa sesión de tiro, mucha suerte.

    Bueno, parecía que ya había alguien intentando entablar amistad con él. Pero... ¿qué están haciendo? ¿es que van a dormir así, en el suelo? Eso parecía ser... Sir Darius se sentó al suelo esperando algo de conversación. Sacó un cepillo de su mochila y empezó a peinarse la melena dorada con intención de que alguien le hablara sobre cualquier tema. Al cabo de un tiempo y al ver que nadie parecía hacerle caso, decidió imitarles. Hizo un ovillo con sus pertrechos y reposó su cabeza sobre ellos. Le costó dormirse, nunca había dormido en el suelo ni al aire libre.

    Se fijó en sus nuevos compañeros de viaje. Estaba Koneko, el arquero. Sus ropajes le llamaban la atención. No sabía si es que venía de algún país lejano, o vestía así por diversión. No obstante, ese vestuario le hacía en cierta forma un cuerpo agradable. A continuación fijó sus ojos en el hombre que estaba acostado de espaldas. Sólo podía apreciar que era bastante delgado y alto. Aún así, atractivo. Entonces miró al guía de nuevo . Era alto, fornido y rubio. Se dió cuenta entonces que sus ojos habían viajado demasiado por las tierras hercúleas. Algo había despertado en su interior y no era momento para calmarlo. Así que volvió a viajar otra vez, pero hasta la mujer del grupo. Desde luego, no se parecía en nada a las que conocía. Le recordaba más a un hombre con senos. Era masculina. Sus ojos rojos le inspiraban temor. Tanto, que decidió darse la vuelta para no verla. Finalmente, se durmió mientras su cabeza contaba cuentos.
     
  6.  
    Sturmovik

    Sturmovik Cemzoonita

    Virgo
    [[Sorry la demora, el martes tengo un examen que se podría decir define mi futuro, y por eso no he posteado y asdf... pero ahora necesitaba relajarme, sooo un post de rol estaría bien bueno xD... y wtf, todos suben de nivel menos yo :(]]

    El tiempo transcurría mientras escuchaba a Arón y la historia de su persecución. -¡Y por más que gritaba, tú nunca me escuchaste! ¡Pero luego de perderte en la multitud, recordé algunos consejos para rastrear que me daba mi abuelo! ¡Fue increíble! Aceleré el paso y te alcancé, Joseph, ¿No estás orgulloso de mi?- Realmente se le veía emocionado -Cómo habrá logrado hacer todo eso con esa pesada armadura... será más habilidoso de lo que pensé?- Pero estaba más preocupado de Hyra y la curación de aquel sujeto que de la historia de Arón.
    -Claro, me parece que has hecho un muy buen trabajo.- Le dije con voz distraída, mayormente contemplando a Hyra que brillaba como nunca, utilizando su magia más de lo que había visto jamás -Realmente se está esforzando, ese sujeto deberá agradecerle por siempre a Hyra, no creo que alguien que no fuese ella lo hubiese podido salvar- Pensaba mientras le hacía un gesto con la cabeza a Arón para que me ayude a mover el cadáver del otro sujeto.
    Hubo silencio por un momento, mientras más oscurecía, más se podía apreciar a Hyra y su luminosidad
    -Bueno Arón, ya es casi de noche... sabes cómo acampar?- Era importante saber qué tanto sabía, o si no debería enseñarle, y eso no era ideal, ya que no estaba ni cerca de ser un experto. -Vamos no seas tímido, puedes decírmelo con con...- Las palabras no salieron de mi boca, no era miedo ni asombro, sino preocupación, Hyra había desaparecido. Busqué entre mis cosas mi libro, que para mi alivio aún contenía magia -Debe haber utilizado mucha magia... será mejor no molestarla por un buen tiempo- Un gran suspiro sale de mi, estaba muy aliviado luego del pequeño gran susto que me había llevado.
    -Ven Arón, Hyra debe haber terminado su trabajo, veamos como está este sujeto.
    Estaba abriendo los ojos, a pesar de ser un desconocido me alegré, nunca es bueno ver a alguien morir. -Seguir vivo a pesar de semejante herida.. este sujeto es mucho más de lo que aparenta...- Me agacho para ayudar al sujeto a incorporarse.
    -Cómo te encuentras? Aún duele? Hyra hizo su mayor esfuerzo, mantenerte con vida la dejo exhausta.- Le dije a aquel sujeto, con voz tranquila y apacible. Luego de una pequeña pausa, continué con la conversación. -Debes tener muchas ganas de vivir para seguir con vida a pesar de semejante herida... qué ha ocurrido?... Ah, lo olvidaba... Mi nombre es Joseph, participo en el Festival y este joven con armadura es Arón.- Le dije mientras lo dirigía hacia el tronco que habíamos estado usando como asiento.
     
  7.  
    Toronja

    Toronja Cemzoonita

    Escorpión
    Finalmente todo estaba en silencio. Dragor había mandando a todos a dormir. Lo único que pensé fue Ya, dormir, es hora de... No, es dormir, no. Bah, sueño hay... tengo. !Espera un segundo! Acabo de entender que... alguien más se unió al grupo. Otra persona extraña, desconocida, aterradora. Dios mío, estoy tan nervioso ahora que creo que no voy a poder dormi...zzzzzz
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Kreuz Soleil

    Kreuz Soleil Cemzoonita

    Acuario
    [Lo siento, mi mente divaga mucho estos días... pero les voy a cumplir como tiene que ser]

    Su mente se habia sumergido en un pequeño mar de tranquilidad interno... quizas la curación y la influencia extraña le habian a su vez descansado. Es solo que su cuerpo se sentia al mismo tiempo abatido pero sereno, era difícil de explicar.

    Observa a las dos personas que estaban ahi delante suyo... una armadura inapropiada y un... mago? Hyra? no parecia haber nadie más ahi, y la armadura o sea lo que sea que habia adentro, no parecia ser un mago... entonces vió el libro... Aeres tambien tenía un libro...

    Al escuchar las palabras que le dirige el mago asiente ligeramente, aun que solo como una señal de aceptación de la conversación y no como una respuesta. Se incorpora y se dirige hacia el asiento que le había ofrecido, cuando un chispazo pasa por su mente -la espada- se da la vuelta y la busca con la mirada, para luego ir a buscarla al lugar donde debería estar respecto a donde estaba su cuerpo.

    Parte de su vida había escapado de el con esa espada... había sido cubierta con su sangre, y la vida de su original portador se había extinguido ya antes... y parte de la suya, se había derramado con ese metal... como si fuera natural, intenta hacer contacto, mediante su magia, con aquella parte de él que ahora yacia recubriendo la espada...

    Pero sus modales no podían haberse derramado con esa espada, verdad? Gira su rostro hacia el joven.

    -Eh... Mi nombre es Kreuz... y también soy parte de este Festival... les agradezco mucho la ayuda que me han brindado... les... importaría explicarme un poco las circunstancias en las que nos encontramos? cuanto tiempo ha pasado? que tan lejos estamos de la ciudad? vieron a un grupo de un invocador, un guerrero y una... persona muy grande por aqui?-

    -Señor Ultros, que le habrá pasado?! no puedo perder tiempo...-

    Su cuerpo reacciona a su impulso y se agita, pero aunque su mente se siente descansada, es mejor no exponer su cuerpo a un sobresalto. Se dirige a tomar asiento.

    -Un momento...-

    Se vuelve a levantar y se para firme de manera que puede observarlos a ambos. Intenta mantener la calma, pero la situación es extraña.

    -Si son participantes del Festival, Señor Joseph, donde esta su guía?-
     
  9.  
    Faroth

    Faroth Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Sasha, Koneko, Aidan y Sir Darius:
    Koneko, luego de una cálida bienvenida, había ido a dormir, seguido por Dragor, Sasha, Sir Darius y Aidan. Iz se quedó de pie mirando los alrededores, aparentemente absorta en la negrura que ofrecía la noche. Pero estaba todo tan calmado que, sin saberlo, todos calleron en un leve sueño algo incómodo, pero bastante recuperador.

    Koneko, en mitad de la noche, de pronto abre un ojo. Todos dormían. Iz no se veía por los alrededores. Se removió inquieto todavía con la vista y el cerebro cansados. Algo andaba mal y nadie parecía percibirlo. Pero estaba cansado. Sentía sus párpados cerrarse otra vez. Y justo antes de volver a dormir, vio a Iz. ¿Era un sueño? ¿O realmente estaba sucediendo? A lo lejos, la elfa oscura tenía sus espadas desenvainadas y charlaba golpeadamente con un hombre completamente vestido con armadura negra. La nebilna del cansancio no le permitió a Koneko distinguir quién era, pero si Iz no los despertaba, debía de ser por algo. Volvió a caer en un sueño, ahora un poco más intranquilo.

    Cuando Iz los despertó a todos, el sol todavía no salía detrás de las montañas que se divisaban en el horizonte oriental. Apenas un leve resplandor y la mayor claridad del cielo eran los únicos indicios de que amanecía. Todo estaba en su lugar. Sir Darius sentía mucho dolor en todo su cuerpo. No recordaba haber dormido tan mal nunca antes. Sasha no hablaba mucho, Koneko había dormido bien en un principio, pero los recuerdos de lo que había visto aquella noche le hacían cuestionarse si se había despertado o sólo estaba soñando. Eso lo mantuvo intranquilo una buena parte de la noche. Aidan era el que mejor repuesto se veía. Había descansado estupendamente.

    Iz fue ayudándoles a levantarse y a apagar la fogata. Dragor ya estaba de pie y se había dirigido a un montículo a revisar el camino al norte. Y volvió con una sonrisa.

    - Creo que el panorama se ve tranquilo. Puedo ver varios grupos de viajeros que van hacia nuestro mismo destino. Puedo ver incluso que los más apresurados ya están llegando a los lindes del bosque de los ecos muertos. Creo que si siguen así de apresurados, no salgan por el otro extremo. ¿Que les parece ponernos en marcha inmediatamente? No podemos retrasarnos más. Me parece que al anochecer llegaremos al pueblo, si no nos retrasan más combates o alguna contrariedad.

    Lentamente se van levantando y poniendo en marcha. Algo en el aire olía a bueno, a calmo. Parecía ser un mejor día que el anterior, que había empezado tarde, mal, y con batalla incluída.

    Joseph y Kreuz:
    -Cómo te encuentras? Aún duele? Hyra hizo su mayor esfuerzo, mantenerte con vida la dejo exhausta. Debes tener muchas ganas de vivir para seguir con vida a pesar de semejante herida... qué ha ocurrido?... Ah, lo olvidaba... Mi nombre es Joseph, participo en el Festival y este joven con armadura es Arón.
    Joseph estaba siendo tremendamente amable con el recién recuperado Kreuz. Es lo que le habían enseñado desde pequeño y lo que debía hacer. El joven Kreuz también se mostró muy agradecido, pero poniendo cara de preocupación, fue a buscar la espada ensangrentada que estaba tirada junto a él. La tomó con un brillo en los ojos y una sonrisa de satisfacción, como si tener esa espada que había estado a punto de matarlo fuera una victoria increíble. Giró su cabeza hacia Joseph y le dijo:
    -Eh... Mi nombre es Kreuz... y también soy parte de este Festival... les agradezco mucho la ayuda que me han brindado... les... importaría explicarme un poco las circunstancias en las que nos encontramos? cuanto tiempo ha pasado? que tan lejos estamos de la ciudad? vieron a un grupo de un invocador, un guerrero y una... persona muy grande por aqui?.
    Respondió el joven. Su mirada cambiaba entre ambos presentes y parecía buscar a un tercero. Joseph miró a su alrededor. Anochecía, y aquel lugar no era el mejor para pasar la noche. Estaban en medio del camino y sin resguardo alguno. Lo mejor sería encontrar alguna especie de matorrales, arbustos o parapetos que pudieran esconderlos de miradas peligrosas. Pero pronto Kreuz sacó de sus pensamientos a Joseph, con una pregunta que hizo que al joven invocador le viniera una pequeña punzada de dolor recordando su atraso de la mañana.
    -Si son participantes del Festival, Señor Joseph, donde esta su guía?-

    (Básicamente, necesito que sigan roleando su conversación hasta que lleguen a un acuerdo o una acción donde sea necesario que yo interceda y sigan su viaje, así que no teman contestarse seguidamente sin esperar mi respuesta.)
     
  10.  
    Toronja

    Toronja Cemzoonita

    Escorpión
    Era un nuevo día. Apenas si recordaba lo que había sucedido la noche anterior. Hablando de no recordar, no recordaba a dónde nos dirigíamos. De hecho, no tenía ni la más remota idea. Decidí preguntarle al grupo.

    -Oigan, alguien -de pronto me encontré con que un desconocido se encontraba con nosotros. Poco a poco recordé algo de su llegada la noche anterior - puede decirme exammble mumble mumble



    Esto no iba a funcionar. De pronto sentí urgencia de estar solo, así que me alejé un tanto del grupo.
     
  11.  
    Chitan

    Chitan Cemzoonita

    Leo
    Cuando se despertó, sintió dolores en las esquinas más recónditas de su cuerpo. Le dolía la espalda, las extremidades y hasta el cuello. Era como si hubiera dormido encima de un montón de rocas. Cuando se incorporó ligeramente se fijó en que, efectivamente, había dormido encima de unas cuantas piedras. No fue lo suficiente precabido el día anterior para elegir un lugar donde dormir y eso le pasó factura durante la noche. Era la primera vez que dormía en el burdo suelo y no en uno de sus caros colchones de algodón. Echaba de menos su mansión y apenas acababa de salir por la puerta.

    Cuando se dio cuenta, la mayoría de los miembros del grupo ya se habían levantado y estaban preparando sus cosas. Dragor volvió de una especie de montaña.

    - Creo que el panorama se ve tranquilo. Puedo ver varios grupos de viajeros que van hacia nuestro mismo destino. Puedo ver incluso que los más apresurados ya están llegando a los lindes del bosque de los ecos muertos. Creo que si siguen así de apresurados, no salgan por el otro extremo. ¿Que les parece ponernos en marcha inmediatamente? No podemos retrasarnos más. Me parece que al anochecer llegaremos al pueblo, si no nos retrasan más combates o alguna contrariedad.

    Sir Darius se quedó atónito. Parecía ser que no iban a comer. Refunfuñó para si mismo pero no quería resultar desagradable ni en desacorde con el grupo. Empacó todos sus bienes lo más rápido que pudo, y esperó a que decidieran arrancar, esperando que tuvieran varios descansos para comer y beber.
     
  12. disculpen =>.<= estuve bastante ocupado esta semana, ahora sigo nyan =òwó=!

    dormía placidamente en aquel lugar, el cansancio se había apoderado tanto de mi, que mi cerebro y mi cuerpo cayeron rendidos aquella noche... sin embargo A mitad de la noche algo interrumpió mi sueño, logré abrir un ojo y sentí que debía levantarme...

    -algo... hay... sueño...

    pero lo mas que logré en ese primer intento fue solo mover mi mano y mis piernas acomodandome solo para continúar durmiendo... o... eso creia... pues en el ultimo parpadeo logré ver a Iz entre algo nuboso discutiendo? hablando?....

    -esperen.... espadas... sueño...- moví con pesares mi mano a un lado y sentí mis armas - armas... Iz... despierta... todo... bien......-

    el cansancio pudo más y sin poderme levantar volví a caer dormido, supuse que si no nos despertaba, debía de ser porque no había necesidad... o tal vez... porque fué un sueño... sentí que apenas había vuelto a cerrar los ojos e Iz ya nos estaba despertando a todos... pero la intranquilidad que me invadió durante el sueño hizo levantarme de golpe sujetando mis armas que tenía a un lado...

    - que?... que sucede?- miré alrededor, y noté que todo estaba tranquilo y que había comenzado apenas a amanecer - habrá sido de verdad un sueño? - tallé mis ojos, y con un bostezo estirandome me incorporé tomando mis armas y mi bolsa de viaje, aquella imagen no abandonaba mi cabeza - puede ser... o que habrá sucedido?, la inesperada hospitalidad de Iz ya era raro... ahora esto lo hace aun mas... - miré de reojo a Iz y depronto escuché a Dragor que disperso mis pensamientos en ese momento...

    - Creo que el panorama se ve tranquilo. Puedo ver varios grupos de viajeros que van hacia nuestro mismo destino. Puedo ver incluso que los más apresurados ya están llegando a los lindes del bosque de los ecos muertos. Creo que si siguen así de apresurados, no salgan por el otro extremo. ¿Que les parece ponernos en marcha inmediatamente? No podemos retrasarnos más. Me parece que al anochecer llegaremos al pueblo, si no nos retrasan más combates o alguna contrariedad.

    - Genial! no perdamos tiempo!! - teniendo mis cosas ya preparadas comencé a caminar no sin antes tomar un poco de agua, diciendo al terminar de tomar - no podemos perder tiempo si los otros grupos ya se nos adelantaron, o si? -

    dije intentando animar al grupo, esperando que el descanso hubiera ayudado a la moral... pero al voltear de nuevo al grupo, el unico que vi animado fué a Dragor... y a Iz en la misma postura de siempre, por otra parte Sir Darius parecia molesto... claro esta no era vida de ricos era de esperarse, pero quien me sorprendió y esperé ver mas animado al haber mostrado su fuerza el dia anterior fué a Aidan que de un momento a otro, con tan solo dos palabras se alejó del grupo... y sin poder evitar esbozar una sonrisa al verlo murmuré

    - je, ni siendo fuerte se le quita lo antisocial y timido....- di de nuevo media vuelta y comencé a caminar nuevamente - bueno, me alcanzan, yo me adelantaré un poco, seguro caminan mas rapido que yo asi que no me preocupo, je, pero no se queden tan atras eh? -

    comencé a caminar por delante divisando el gran bosque en frente... lo que buscaba era un momento para poder confrontar a Iz, delante de la atencion de todos creo que era mala idea, si era verdad ella facilmente lo pudiera negar delante del grupo.... y quien sabe que tan buena fuera para mentir... asi que necesitaba que la atencion estuviera algo dispersa... y tener solo un momento para comentarle... posiblemente consiga alguna confesion que de otro modo pueda que nunca consiga.... definitivamente... en nadie se puede confiar....
     
  13.  
    Sturmovik

    Sturmovik Cemzoonita

    Virgo
    Ciertamente era un alivio ver que los esfuerzos de Hyra habían dado frutos y que el sujeto había sido salvado. El sujeto a pesar de todo, parecía muy preocupado e interesado de la espada que habíamos encontrado junto a él -la querrá como una especie de recuerdo?.. que extraño...- En ese sentido una espada que casi te mata no la podría ver como un trofeo o recuerdo -no debería ni pensar en ello, mejor ver qué hacer porque la noche ya está cayendo..- pensaba mientras Kreuz tomaba la espada. Luego de un momento se gira diciendo -Eh... Mi nombre es Kreuz... y también soy parte de este Festival... les agradezco mucho la ayuda que me han brindado... les... importaría explicarme un poco las circunstancias en las que nos encontramos? cuanto tiempo ha pasado? que tan lejos estamos de la ciudad? vieron a un grupo de un invocador, un guerrero y una... persona muy grande por aqui?- Ciertamente para estar recién recuperándose, se podía apreciar que era una persona que sabía lo que hacía.
    -Mucho gusto, Kreuz. Verás... la verdad de las cosas no nos encontramos muy lejos de la ciudad, y es solo la noche del primer día de competencia. Has tenido suerte de que hayamos visto vuestro combate desde la lejanía, chispas de todos colores nos llamaron a venir en esta dirección. -En realidad nos llamaron a Hyra y a mi, Arón vino siguiéndonos de alguna forma.. bueno, no es importante, debemos movernos creo.. consultaré con Kreuz respecto a dónde pasar la noche- Era lógico pensar en cómo y dónde pasar la noche, nunca es bueno estar expuestos, pero al parecer Kreuz tenía otros intereses -Si son participantes del Festival, Señor Joseph, donde esta su guía?- Justo donde duele.. una situación que ya tenía olvidada luego de la sorpresa de encontrar estos restos de batalla, y al mismo Kreuz luchando apenas por sobrevivir. Una mueca de disgusto se pudo ver reflejada en mi rostro previo a contestar la pregunta de Kreuz.
    -Pues... en primer lugar, Arón no es un participante oficial, al menos yo no tengo certeza de aquello. Segundo, esa es la razón de que estemos acá. Por ciertas circunstancias he llegado tarde a la taberna, y mi grupo, obviamente, partió el viaje sin mi. Es por lo que junto a Hyra viajamos solos, y por casualidad vimos tu batalla desde la salida de la ciudad y decidimos venir en esta dirección, a ver si podíamos encontrar algún indicio de mi grupo o mi guía. Ahora que sabes mis motivos y lo que concierne a mi respecto al festival.. me gustaría saber si eras miembro del grupo del guía Dragor, a él es a quien busco junto a mis compañeros. Cuéntame de ti y tu grupo, qué ha ocurrido? Quizás sabes algo respecto al señor Dragor y mi grupo?- Una pausa luego de tantas palabras es siempre bueno, y luego de recuperar el aire continuo. -Eres capaz de moverte? mientras me cuentas los detalles deberíamos movernos de esta posición, nunca es bueno quedarse muy cerca del camino en las noches o mientras descansamos. Qué opinas?- Le digo a Kreuz con una leve sonrisa, no parecía un mal sujeto, y al parecer pasaríamos algún tiempo juntos -no se ve que sea malo, debo mostrarle respeto, quizás y hasta terminemos viajando juntos un tiempo..-
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  14.  
    Kreuz Soleil

    Kreuz Soleil Cemzoonita

    Acuario
    Se pone a reflexionar un momento. Habia perdido la referencia del tiempo, con su estado, pero era bueno saber que no habia pasado aun mucho.

    Se le habian ocurrido algunas cosas, y luego de 1 o 2 minutos de silencio, recordó que estas personas no podían leer su mente.

    -Pues les agradezco que hayan parado a ayudarme... quizas hubiese sido mi fin... lo que puedo ofrecerles, a cambio de su predicamento actual, sus problemas enfrentados, y una posible solución... es el camino que los grupos estan siguiendo...-

    Intenta recordar las palabras del señor Ultros al salir de la taberna.

    -Norte... bosque de los ecos muertos... Roblin...barcos...-

    -Si es que, quizas, buscamos alcanzar a los grupos, debemos ir al norte, atravezar el bosque de los ecos muertos... llegar a Roblin... tomar un barco...- Reflexiona un segundo - El Bosque de los ecos muertos... no suena a un lugar muy acogedor... pero si retrocedemos a la ciudad ahora, tendremos que hacer el recorrido 2 veces... sugiero que avancemos, por lo menos para quitarnos del peligro del camino - sopesa el estado de su cuerpo arqueandose un poco y extendiendo los brazos - creo que... podria viajar alguna distancia ligera...-

    El viaje, era solo una parte de sus pensamientos...

    -Señor Joseph... por su parte, quisiese saber cual es su arte, para tomarlo en cuenta para nuestro viaje... menciona usted a Hyra, pero no estoy seguro de a quien se refiera... no recuerdo alguna deidad con ese nombre...-

    Se gira hacia el guerrero.

    -Señor... Joven... eh... Arón. Veo que usted porta una armadura, y es muy probablemente un guerrero... pero noto algunas condiciones poco optimas para su balance, equilibrio, y despliegue en combate... y de hecho, no estoy seguro de que su armadura haya sido forjada para el combate... no es mi intención incomodarle con mis observaciones, pero me encontraron en el suelo, con una herida de lado a lado... en este evento, los participantes se atacan los unos a los otros... si usted me lo permite, podriamos llegar a alguna consideración o ajuste para mejorar sus condiciones... - se sujeta la barbilla y mira al suelo un momento - y en ese caso, nos convendría volver a la ciudad...-
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  15.  
    Sturmovik

    Sturmovik Cemzoonita

    Virgo
    A Kreuz se le podía apreciar sumido en sus propios pensamientos.. cuando al fin decide colocarse a hablar, -Pues les agradezco que hayan parado a ayudarme... quizas hubiese sido mi fin... lo que puedo ofrecerles, a cambio de su predicamento actual, sus problemas enfrentados, y una posible solución... es el camino que los grupos estan siguiendo...- Hizo una pequeña pausa y luego prosiguió -Si es que, quizas, buscamos alcanzar a los grupos, debemos ir al norte, atravezar el bosque de los ecos muertos... llegar a Roblin... tomar un barco... El Bosque de los ecos muertos... no suena a un lugar muy acogedor... pero si retrocedemos a la ciudad ahora, tendremos que hacer el recorrido 2 veces... sugiero que avancemos, por lo menos para quitarnos del peligro del camino -
    Ya a esas alturas tenía todo claro y lo murmuraba para no olvidarlo -Al norte, pasar el bosque y en roblin un barco... Al norte, pasar el bosque y en roblin un barco...- Mientras me centraba en la dirección a seguir, pude ver a Kreuz moviendo sus brazos, y creí escucharlo decir algo, más no pude escucharlo. Para cuando ya me había logrado aprender el camino, kreuz siguió hablando. -Señor Joseph... por su parte, quisiese saber cual es su arte, para tomarlo en cuenta para nuestro viaje... menciona usted a Hyra, pero no estoy seguro de a quien se refiera... no recuerdo alguna deidad con ese nombre...-
    -Bueno, Kreuz... en primer lugar me gustaría que no me trates de señor, si te fijas bien, debemos tener una edad similar. Y ya que no pareces ser una mala persona, te cuento que me especializo en el arte de la invocación. Hyra, fue el primer espíritu que pude invocar, y se ha convertido en una gran amiga, por lo que puedo asegurarte que no es una Diosa.- El final de la frase fue acompañado de una carcajada, no recordaba si alguien había antes comparado a Hyra con una Diosa, ya luego con un tono más serio.. -Cuál vendría siendo tu especialidad? creo que probablemente hayas tenido algo que ver con lo que pude ver desde la ciudad, porque no pareces un guerrero.- Con una breve pausa, y ya más relajado, prosigo. -Y bueno, con respecto a Arón.. No se qué pensará él, pero yo creo que volver a la ciudad no es conveniente, al menos no está en mis planes.. debo encontrar a mi grupo, para poder cumplir el objetivo del festival. Qué piensas hacer Kreuz, veo que puedes moverte, cuáles son tus intenciones ahora?
    La noche se acercaba cada vez más y había que moverse, avanzo unos 7-8 pasos en dirección norte para demostrarles que realmente pensaba seguir avanzando.
    -Y? Qué deciden? la noche se acerca y hay que avanzar mientras se pueda, buscando un lugar donde poder descansar.
     
  16.  
    Faroth

    Faroth Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Aidan, Sir Darius, Koneko:
    Todos prepararon rápidamente sus cosas bajo la recomendación de Dragor. El guía se veía animado e Iz parecía decidida. Un ambiente de energía y empuje se podía oler cerca de ellos, y de alguna extraña manera, no les auguriaba tan buen futuro. ¿Por qué era eso? Sir Darius prefirió no pensar en eso, Koneko estaba demasiado concentrado en hablar con Iz a solas... pero Aidan, al alejarse del grupo, percibió algo que le llamó la atención: Pudo haber sido simplemente el engaño de la luz, o tal vez el cansancio de la noche anterior lo tenía confundido... pero sin embargo, había visto los ojos de Dragor antes de alejarse. Eso había ayudado a que su timidez lo controlara. Un brillo de mil hogueras ardía en los ojos de Dragor, que de un momento a otro, no parecían humanos.
    Y ahora que lo pensaba, Aidan se cuestionaba severamente el por qué un guía podría parecer tan entusiasmado y proactivo en la dirección de su grupo... ¿Acaso no estaban allí simplemente para señalar el camino? Dragor parecía querer aportar más que eso...

    Iz habló de pronto con voz nítida para que todos la escucharan.
    - Bien, si nos vamos a poner en marcha en seguida, les recomiendo que beban un sorbo de ésto. Es medicina élfica. Os ayudará a que vuestros pies sean ligeros y no se les acabe las fuerzas... por lo menos hasta la hora de almuerzo.
    Uno a uno fueron bebiendo sorbos. Dragor, Sasha, Sir Darius al comienzo no quería ceder, pero luego con un rostro de repugnancia y desconfianza probó el líquido, para sentirse rápidamente aliviado, muy despierto, con energías y sin mucha hambre. Luego Iz se apartó del grupo para entregarle un sorbo a Aidan, con una sonrisa bastante sincera, pero que no lo tranquilizó para nada. Y, por último, se dirigió con pasos veloces hacia Koneko, que ya estaba más alejado que el resto, escrutando el norte. Probó del líquido y se sintió mejor. Y se dio cuenta que tendría unos momentos a solas con Iz si lo aprovechaba inmediatamente.

    Por otra parte, Dragor habló también con esta energía honesta, pero extraña, que irradiaba en él.
    - Muy bien, caballeros, es hora de seguir nuestra marcha. Con un buen paso llegaremos tal vez antes que el sol se ponga al pueblo de Wirlen. Allí podremos reabastecer nuestras necesidades antes de entrar en el temible bosque de los ecos muertos, donde pocos lo atraviezan.

    - A menos que cuentes con un guía nacido en Wirlen - comentó de pronto Sasha. Rara vez hablaba, por lo que lo escucharon atentamente. - Y como allí es donde nací y me crié, puedo guiaros a través del bosque como si os guiara por mi propia casa. ¡En Marcha!

    El viaje por la llanura no era difícil, mas el campo verde y abierto les daba a vuestros ojos las posibilidades de ver a lo lejos cómo nítidos puntos oscuros les llevaban ventaja. Y podían ver cada vez más cerca la línea de árboles que se extendía más allá de donde sus ojos podían ver. El camino por el que iban serpeaba poco y ascendía y descendía conforme atravesaba las distintas lomas. Hasta que, cuando el sol comenzaba su declive, sintieron que el hambre los invadía. A un costado de camino observaron un enorme roble que se alzaba imponente y solitario por sobre los verdes prados. Eso pareció animar a Dragor.
    - Vaya, ya hemos llegado al Gran Roble. Eso quiere decir que ya no quedan muchas millas para llegar a Wirlen. ¿Que les parece si almorzamos bajo su sombra? Yo iniciaré el fuego y espero que alguno de uds pueda cocinar como es debido.

    Kreuz y Joseph:
    La conversación era interesante, pero la noche apremiaba. Si bien el grupo de Joseph era casi una causa perdida, el concurso no lo era, aunque varias cosas parecieron incomodar mucho a Arón mediante la conversación. A todas ellas respondía con un cabizbajo silencio y un encogimiento de hombros.
    Es verdad que su armadura parecía una antiguedad de las que se ponen en los pasillos de los palacios para adornar. No se veía ni ligera, ni resistente, ni mucho menos óptima para el combate o siquiera para que fuera portada por su actual portador. Y ante esto Arón sólo podía responder con aire abatido.
    Lo que también llamó un poco la atención, fue que el aparente escuálido muchacho ni siquiera intentó explicar que en realidad era un participante legal del festival. Simplemente se limitó a murmurar con un sonido apenas audible.
    - Estoy seguro que este viaje me curará de mi maldición... de familia. - Y no dijo nada más. Alguna maldición de familia decía que traía, aunque Kreuz no notaba nada mágico ni extraordinario en él. Tal vez sería mejor dejarlo en paz por un tiempo. Aunque también Kreuz debió reconocer que lo más impresionante de aquel extraño dúo, era que jamás había escuchado de una amistad entre un invocador y los espíritus a los que llama. Siempre había leído que era un pacto de petición de servicios y ayuda. Jamás una esclavitud, orden, o algo parecido a la amistad o a conocer al espírituo o siquiera hablar con él. Algo había allí de sobrenatural también. Además que el joven Joseph no parecía tener edad suficiente para ser un verdadero invocador.... pero bueno, quien era él para juzgar, si también era un joven prodigio de la magia. Y eso último fue lo que Kreuz le explicó a Joseph. Era un hechicero, y podía provocar magia con los elementos. Controlar el agua, crear fuego, manejar el viento... y combinarlos. Así, conversando de cosas mágicas, caminaron un poco más al norte.
    Encontraron un lugar resguardado del viento por las lomas que ascendían y que tenía vegetación suficiente como para protegerse de miradas no deseadas. Así que allí sacaron de sus mochilas de viaje algunas mantas y se prepararon para dormir. El día siguiente vendría todavía más difícil. El hechicero preparó un poco de fuego con su magia y así pudieron estar muchas horas sin frío.

    Poco a poco fueron abrazando sueños apacibles, y el alba los sorprendió cuando estaban en el mejor momento de la noche. Ya habían perdido demasiado tiempo y había que ponerse en marcha lo antes posible.

    Prepararon un desayuno de los frutos que traían y luego de media hora ya estaban de nuevo en marcha. El camino ascendía y descendía casi siempre en línea recta y podían ver a lo lejos, al norte, una línea de árboles que se levantaba amenazadora. El bosque de los ecos muertos.
    Ya habían perdido de vista la ciudad de Argat -al sur-, se habían detenido para almozar más frutos y habían vuelto a marchar mientras el sol realizaba su descenso, cuando de pronto, cinco hombres saltaron al camino y les cortaron el paso. No eran muy altos o muy robustos, pero los cuchillos afilados que traían los manejaban habilidosamente, y se preocupaban de mostrar una postura poco amigable, amenazadora y muy sonriente.
    - Bien chicos - dijo el que parecía el líder - somos simples cobradores de peajes. Sabemos que muchos guerreros pasan por aquí y no queremos molestar a los que son más fuertes que nosotros. Así es que nos preocupamos de detener a los más débiles y dejarles sin ninguna pieza de dinero. Si bien a algunos ni siquiera los detenemos, uds de lejos se ven como los más escuálidos y poco preparados que hemos visto.
    Ante vuestras caras de enojo, el jefe sonrió y levantó los brazos, como pidiendo disculpas.
    - No me malinterpretéis - continuó. - No es que yo sea un villano o un desgraciado ni mucho menos, pero tengo que alimentar a mis críos y a mi mujer que espera en la casa. De hecho, mi hijo Loren está aquí con su cuchillo para ayudarme en mi dura labor de jefe de familia. Espero que entendáis. No es nada personal. Pero con todos estos fuertes guerreros, la única manera de llevar pan a la mesa es atacar a los menos preparados.

    Y diciendo esto, les hizo una seña a sus otros tres compañeros para que se acercaran a uds. Su hijo Loren se quedó junto a él y los hombres que caminaban con los cuchillos hacia uds parecían listos para asestar un golpe al menor movimiento. Estaban ya a unos diez metros de uds y seguían aproximándose.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  17. Entusiasmado, yo ya me dirigía al norte sin poderme sacar de la cabeza ese recuerdo de la noche, buscando un momento a solas, pero de pronto, a pesar de mi lejanía, pude escuchar a Iz comentar.

    - Bien, si nos vamos a poner en marcha en seguida, les recomiendo que beban un sorbo de ésto. Es medicina élfica. Os ayudará a que vuestros pies sean ligeros y no se les acabe las fuerzas... por lo menos hasta la hora de almuerzo.

    Detuve mi andar dirigiendo mi atención nuevamente al grupo, al principio desconfié, pero al mirar al resto tomarlo sin ningun efecto negativo decidí aceptarlo igualmente, miré como Iz se acercaba conmigo, alejandose del grupo al igual que yo, asi que, tomé un sorbo de aquella bebida y cierto descanso se apoderó de mi cuerpo -de verdad no es algo contraproducente- cruzó por mi mente al sentir aquella sensacion de ligeresa disponiendome a devolver la cantinflora, mientras se la devolvía dirigí mi mirada a Iz y me decidí a confrontarla en ese momento, no iba a tener oportunidad mejor -es mi oportunidad-

    -oye Iz- dije con voz baja y serena para que nadie mas escuchara ni sospechara -¿que sucedió en la noche?... sabes que estamos para ayudarnos...-

    La miré a los ojos para poder leerla, los ojos son el portal del alma, el alma es pura incapáz de mentir y aunque muchos ya saben como ocultarla quice darme mas confianza intentando comprobar si no mentía, por otra parte, si bien siempre me gustaba decir mucho, esta vez necesitaba ver que tipo de reaccion tenía y que más me podía decir, me quedé un momento esperando su respuesta y de pronto todo el grupo comenzó a andar, me había desconectado de lo que se decía en el grupo, asi que me quedé un momento esperando a que todos nos pasaran para comenzar a andar junto con Iz y escuchar su version de la historia....
     
  18.  
    Toronja

    Toronja Cemzoonita

    Escorpión
    La medicina élfica me había dado bastantes ánimos y energía. Quizá era hora de presentarse al nuevo miembro del grupo (vaya que esa medicina era buena!).

    -Buenas tardes, Sir Darius. - me acerqué amable - Mi nombre es Aidan, y soy un espadachín. He trabajado toda mi vida para la nobleza, por lo que ahora es gracioso que usted y yo seamos compañeros de equipo, jaja. De cualquier forma, estoy aquí para ayudarle en caso de que necesite cualquier tipo de ayuda. -De pronto recordé lo que había pensado hace un momento- Disculpe, ¿cuál es su opinión sobre Dragor, nuestro guía? Por que hace en la mañana yo...

    De pronto caí en cuenta de lo que hacía... Estaba hablando con un completo extraño! Y además, acerca de mis dudas respecto a nuestro guía. Me mordí la lengua y agité las manos, como espantando mis pensamientos. Sigh.
     
  19.  
    Chitan

    Chitan Cemzoonita

    Leo
    - Bien, si nos vamos a poner en marcha en seguida, les recomiendo que beban un sorbo de ésto. Es medicina élfica. Os ayudará a que vuestros pies sean ligeros y no se les acabe las fuerzas... por lo menos hasta la hora de almuerzo.

    ¿En serio pretendían que probara ese líquido? Sir Darius, evidentemente, iba a negarse a tomarlo. Beber algo tan extraño de manos de un completo desconocido... sería una locura para cualquier persona, incluso si viniera de un noble. No obstante, algunos empezaron a tomarlo y realmente parecía aliviarles. Tal vez lo probaría.

    Cuando le llegó el turno, cogió la botella, apretó los músculos alrededor de la nariz para cerrar sus fosas y evitar sentir así cualquier olor o sabor del brebaje, y dió un sorbo. Notó como algo espeso bajaba por su gargante y unos instantes después desaparecía en su interior. Efectivamente, se llenó de energía y revitalizó sus músculos. Se quedó fascinado con el efecto de esa droga, posiblemente adictiva. Estaba estudiando sus efectos, cuando alguien se le acercó.

    -Buenas tardes, Sir Darius. Mi nombre es Aidan, y soy un espadachín. He trabajado toda mi vida para la nobleza, por lo que ahora es gracioso que usted y yo seamos compañeros de equipo, jaja. De cualquier forma, estoy aquí para ayudarle en caso de que necesite cualquier tipo de ayuda.

    Parecía que iba a decir algo más, pero se arrepintió al instante dejando las palabras en el aire. Sir Darius se rió para sus adentros. "Compañeros de equipo", con un simple y plebeyo espadachín. Decidió ser amable por conveniencia.

    -Muy agradecido me encuentro por su oferta, buen Aidan. Si bien es cierto que pertenezca a la nobleza, me considero una persona que ha sido vividora de agradables experiencias que compartir, y desagradables infortunios que olvidar. Por eso le pido que olvide mi posición y me tenga como su más fiel amigo. El mismo trato le ofrezco a usted, y ante cualquier problema no dude en que voy a ofrecerle gustosamente todas las ayudas que sean necesarias. Cualquiera que sea el problema.

    Mientras hablaban, Sir Darius pudo observar bien al espadachín que la noche anterior se encontraba de espaldas. Era sin duda el más atractivo del grupo. Tenía las proporciones más humanas y con el cuerpo más esculpido. Mil imaginaciones pasaron por su cabeza en ese instante. Se ruborizó. Se quedó esperando una respuesta.
     
  20.  
    Faroth

    Faroth Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Koneko:
    Al mirar fijamente en los ojos de Iz, pudiste observar que la sorpresa se apoderó de su expresión y que de alguna manera, ella no pensaba que la habían visto. Sus ojos se serenaron un momento y sonrió levemente.
    - Sólo unos viajeros. Bastante desagradables, la verdad. - En su voz y expresión no se encontraba nada más que la verdad. - Para serte franca, en un comienzo tuve miedo. He escuchado historias de algunos guerreros que frecuentan las tierras del lejano norte, y si bien el líder del grupo no era "nórdico", uno de sus compañeros sí lo era. Medía casi tres metros y se parecía más a un gigante que a un ser humano. Sin duda un bárbaro de las montañas más allá de las fronteras del norte de este país.
    Prodiguió tan serena y sincera como había empezado... pero al final algo que dijo te incomodó.
    "Al comienzo no buscaban nada más que compartir comida y fuego, y yo les dije que se fueran. Se pusieron un tanto agresivos cuando se los negué, ya que no confiaba en ellos, pero luego de cruzar algunas palabras amenazantes, me di cuenta que eran sólo de palabras y no de acciones, así que se fueron en paz."
    Allí estaba. No estaba siendo del todo sincera. Intentas concentrarte más en su expresión, pero el pequeño brillo en sus ojos, el minúsculo temblor en su voz ya había desaparecido. No sabes exactamente qué era lo que ocultaba o lo que cambiaba de su relato. O si esto era bueno o malo, pero algo había pasado allí que no encajaba en la historia. ¿Era de fiar realmente Iz? te cuestionaste impacientemente. El camino llevaba al norte serpeando levemente ahora, y poco a poco el paraje se convertía en colores más verdes y más levantados. La flora despertaba a medida que se movían, y el terreno se hacía más fértil, lugar tremendamente apto para alojar un bosque.

    Aidan y Sir Darius:
    El viaje al norte continúa, y parece que los parajes se vuelven cada vez más verdes y se alzan levemente para dar pie a árboles de troncos más firmes, pastos más altos y vegetación más frondosa. El sol todavía ascendía, y el grupo se dirige sin contratiempos hasta que en el horizonte se puede divisar levísimos hilos de humo, muy lejos, pero que alcanzan varios pies de altura antes de difuminarse. Claramente iban a buen paso y Wirlen se encontraba al alcance de la mano. ¿Sin contratiempos? Tal vez podrían llegar antes de la caída del sol.
    Con la frente en alto iba Dragor, junto a él, Sasha, mirando hacia su pueblo natal con evidente agrado. Sir Darius y Aidan iban conversando levemente con una especie de simpatía mutua que les nacía de manera natural. Ellos cerraban la marcha que abría Iz con Koneko varios metros más adelante. Nadie sabía qué actitud llevaban ambos, pero tampoco les preocupaba. El día estaba claro y parecía agradable.
    Fue Sasha quien notó algo extraño. De pronto, señaló hacia la derecha, hacia el oriente, y corrió hacia una pequeña loma que le permitía ver más hacia el nororiente.
    - Hay cuerpos allá tendidos. Parecen los restos de una batalla. - dice con voz alta y sombría, que el grupo recibe como si fuera agua helada corriendo por la columna hacia abajo.
     
  21. de pronto, al terminar de hablar noté su expresion de sorpresa ante lo dicho y mi mente comenzó a llenarse de pensamientos...

    -sorpresa... si no tuviera nada que ocultar dudo que se hubiera sorprendido... algo sucede... -

    inmerso en mis pensamientos pero sin dejar de escucharla ni mirarla a los ojos en ningun momento, continué escuchando mientras caminabamos enfrente del grupo....

    -Sólo unos viajeros. Bastante desagradables, la verdad. Para serte franca, en un comienzo tuve miedo. He escuchado historias de algunos guerreros que frecuentan las tierras del lejano norte, y si bien el líder del grupo no era "nórdico", uno de sus compañeros sí lo era. Medía casi tres metros y se parecía más a un gigante que a un ser humano. Sin duda un bárbaro de las montañas más allá de las fronteras del norte de este país. -

    dijo sin titubear y con bastante calma, - tal vez estoy siendo demasiado paranoico- llegué a pensar y medio sonreírme para mi mismo, casi apartaba la mirada de sus ojos para concentrarme en el camino cuando sucedió... un titubeo, una pequeña pausa y un pequeño temblor en su voz me hizo volver a concentrarme en su expresion y en lo que decía...

    "Al comienzo no buscaban nada más que compartir comida y fuego, y yo les dije que se fueran. Se pusieron un tanto agresivos cuando se los negué, ya que no confiaba en ellos, pero luego de cruzar algunas palabras amenazantes, me di cuenta que eran sólo de palabras y no de acciones, así que se fueron en paz."

    fugaz... fué bastante rapido como para poder captar exactamente que cambiaba la historia y de nuevo mi mente comenzó a divagar, algo no andaba bien

    - si lo pensamos positivamente pudo haber cambiado la historia porque ella tuvo que pelear sola, pero... si lo vemos realista... algo oculta, si hubiera sido algo bueno para que ocultarlo?, además, dudo que un grupo se valla asi de simple si solo vieron a una mujer despierta, si lo sé, Iz se ve amenazadora pero... aun asi.... ¿serán sus aliados?, ¿traicion?, ¿para que? algo anda mal... -

    si, comencé a desconfiar, algo no estaba bien, algo ocultaba y no podía ser bueno... tenía que estar atento - en nadie confíar - me repetía a mi mismo pero aun asi me aseguré de verme calmado y dibujar una sonrisa de confianza para poder exclamar

    - muy bien, aunque, me parece raro que un grupo de aspecto tan amenazador como describes se haya ido tras unas amenazas jeje- dirigí mi atencion al camino de nuevo sin dejar de sonreír - nos hubieras despertado, como equipo tenemos que unirnos, por mucho amiga que no seas de trabajo en equipo, por muy diferentes que seamos- dirigí mi mano hacia la bandana que cubría mis orejas tocandolas ligeramente por encima de esta -en este viaje tenemos que unirnos, o terminaremos muertos, asi que espero no ocultes nada...- terminé de comentar volviendo a bajar mi mano colocandola sobre mi bolsa de viaje, y con la misma sonrisa esta vez de forma un poco mas confiada, volví a mirar a Iz... sin embargo, la voz de sasha interrumpió la conversacion muy pronto obligando a dirigir nuestra vista a donde señalaba, pero ahora, con preocupacion...

    - Hay cuerpos allá tendidos. Parecen los restos de una batalla. -.....
     
  22.  
    Kreuz Soleil

    Kreuz Soleil Cemzoonita

    Acuario
    Era una vez más una situación de combate, pero aqui no tenia guerreros delante de el para cubrirle. Sentia perder algo de control, y más aún al ver que los enemigos sacaban sus cuchillos. Rapidamente pensó en destruir, por el miedo a volver a pasar por aquello. Pero en un chispazo recuperó su visión analítica. No era el afán de evitar matar a sus opositores, eso lo había pensado antes y no había sido suficiente.

    Era el hecho de responder con un sólo truco cuando tenía que pelear. 2 palabras y estaba seguro de poder acabar con los 3 hombres que se le acercaban. Pero necesitaban usar su otro truco. Por lo menos ser un mago de 2 trucos era un poco más digno.

    Observó la posición de los 3 hombres que se acercaban, y determinó una linea formada entre 2 de ellos, los que estaban más cerca. Siguiendo la linea, se concentró en el más cercano, y dirigió su vector hacia la otra persona objetivo, empujando al más cercano en contra del segundo más cercano.

    -Ráfaga de Viento!-

    [Espero se entienda xD]
     
  23.  
    Toronja

    Toronja Cemzoonita

    Escorpión
    -Muy agradecido me encuentro por su oferta, buen Aidan. Si bien es cierto que pertenezca a la nobleza, me considero una persona que ha sido vividora de agradables experiencias que compartir, y desagradables infortunios que olvidar. Por eso le pido que olvide mi posición y me tenga como su más fiel amigo. El mismo trato le ofrezco a usted, y ante cualquier problema no dude en que voy a ofrecerle gustosamente todas las ayudas que sean necesarias. Cualquiera que sea el problema.

    ¿Él? ¿Ayudarme? ¿Con ese pequeñísimo cuerpo de ricachón mimado? Si no conoceré a la gente de su clase, siempre débiles y asustadizos, convenencieros, hipócritas... pero no! No he de pensar así. Debo tomar en cuenta que en cualquier momento podría acabar siendo su empleado... Y más que eso, en este momento somos compañeros. Cualquier pensamiento así durante una batalla podría costarnos la vida... Será mejor que mejore mi actitud.

    -Gracias-digo casi en un susurro, y sigo caminando en silencio.


    - Hay cuerpos allá tendidos. Parecen los restos de una batalla.
    Parece que la batalla llegará antes de lo esperado. Inconcientemente sujeto mi espada mientras avanzo hacia Dragor.
    -Señor, ¿son miembros de otro equipo?
     
  24.  
    Chitan

    Chitan Cemzoonita

    Leo
    El tal Aidan se fue después de un patético agradecimiento. No había sabido apreciar bien sus palabras. Tal vez ni siquiera las había entendido.

    - Hay cuerpos allá tendidos. Parecen los restos de una batalla

    Sir Darius se olía el peligro, así que a medida que avanzaban se iba poniendo estratégicamente detrás de los compañeros, por protección. Aunque, su mano izquierda estaba cogida del arco que le colgaba de la cintura.
     

Comparte esta página