1. Invitado La navidad llego a Cz, ¿Por que no vas a visitar la choza de Santa Cooz?
  2. Invitado ¿Puedes jugar sin repetir palabra?
    Descartar aviso
  3. Invitado ¿Por que no derribas a un que otro adversario con una bola de nieve?
    Descartar aviso
  4. Invitado Faltando tan solo unas pocas horas para navidad, alguien a quien no le gusta esta festividad, decidió sorprender a santa, raptarlo, atarlo y robar los regalos que llevaba consigo.
    Descartar aviso
  5. Invitado Esta vez el grinch esta en CemZoo y quiere tener su propio arbol para ponerlo en su casa pero no quiere cualquiera, tiene que ser creativo y unico el cual escogerá.
    Descartar aviso

Partida incompleta [Rol] ~-.Cazando Dragones.-~

Tema en 'Partidas en curso' iniciado por Faroth, 9 Enero 2012.

Cargando...
  1.  
    Faroth

    Faroth Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    ¡¡Bienvenidos a la XXIII versión del "Festival de los Dragones"!!


    En este festival, sólo los más valientes podrán llegar con el máximo honor. Y no es una prueba sencilla ni demasiado rigurosa. Pero el grupo ganador es sólo uno. De 2 a 8 integrantes máximo por grupo, quienes vuelvan con un Dragón muerto, o algo que pruebe que asesinaron a un Dargón, ganarán los más altos honores.
    Las reglas: Todo es posible. Magia, encantamientos, asesinato, morir, retirarse en búsqueda de un futuro más tranquilo y mejor, emplear todo tipo de vehículos o formas de viaje, etc.
    El fin: Volver antes que nadie. Cada año son más los inscritos, y menos aquellos que vuelven o que terminan el trabajo.

    Todo comienza en la gran taberna "El Dragón Degollado". Un alto y alargado edificio de 4 pisos que alberga habitaciones para los viajeros, bar para beber hasta la saciedad, y en el último piso, una vez por década, se organizan y mueven los secretos, fechas y celebraciones del increíble "Festival de los Dragones". Todo preparado para empezar.

    Ven preparado, porque el viaje será largo. No ofrece retorno seguro, pero lo que sí tendrás, son aventuras y emociones sin igual.

    Que comience la cacería.

    Koneko (koneko nyan), Aidan (Toronja), Sasha (mametaro) y Kreuz Soleil (Kreuz):
    Están en la taberna "El Dragón Degollado", que está desbordante de gente. 5 horas después del Mediodía. Pocas veces se puede ver tanta gente en el lugar, y a esa hora (una vez cada diez años, para ser precisos). Estaban allí pues la citación al festival era 3 horas antes del mediodía. El sol hace mucho que había empezado a descender. Ahora, hay gente hasta afuera, liando y fumando cigarrillos o en sus pipas. Se pueden ver elfos, enanos, pero por sobre todo, humanos. Todos van armados a su manera. Algunos con sus hierros y sus filos, otros con sus flechas y sus puntas, y algunos con libros, talismanes o simplemente las manos. Algunos son delgados y no muy altos, otros musculosos que superan los dos metros por varios centímetros.
    Apenas existe espacio para respirar. Es difícil encontrar un metro de espacio que no esté llenado por un hombre, mujer, rodilla, codo, estómago o arma filosa. Se escuchan murmullos, cantos, risas, gritos, recordatorios de hechizos, insultos, uno que otro golpe, y por cada espacio libre que queda, las taberneras se mueven con la gracia y delicadeza de un ladrillo. Todas saben trabajar allí desde hace años, y tienen el cuerpo sólido y redondo como para hacerse respetar. Sus pechos danzan al son de los brazos que llevan en alto mientras portan las bandejas con los brebajes, y sus pies expertos no dudan un sólo segundo mientras se desplazan por el piso completamente empapado en alcohol. El servicio no puede ser demasiado rápido, por la cantidad de clientela, pero tampoco hay demasiada gente cuyo enfoque es el beber. La mayoría están pendientes al último escalón que lleva al segundo piso, desde donde descienden los 3 ancianos que dirigen el sagrado festival, y que traen en sus manos los equipos de aquellas personas que se han enrolado.
    Sobre los equipos: Uds saben que se permite enrolarse con amigos y se les pondrán juntos, pero cada uno de uds se han enrolado de manera independiente, y saben que en el equipo les puede tocar cualquiera. Puede ser, también, un equipo de 4 como de 8, y esas cosas son decididas por los célebres ancianos en base a las edades, oficios y experiencias de los enrolados.
    También saben uds, que los equipos pueden cambiar a lo largo del Festival. Si un equipo de 8 pierde o se mueren 5 integrantes, podrían unirse a otro equipo o tal vez traicionar a su mismo equipo para seguir otra senda. Lo único que importa, es que el premio se le da a un mínimo de 2 Héroes y a un máximo de 8. Así que si has matado a un Dragón por tu cuenta, más te vale encontrar un compañero que comparta tu título antes de regresar. Y si son un grupo de 10 los que asesinan al dragón, más les vale deshacerse de 2.
    Otra cosa importante de los equipos: Todos deben contar con un guía. Si no hay guía (se muere o se pierde) no hay premio. El guía es un hombre de confianza del "consejo" quien debe dar fe de la hazaña realizada.

    Es un festival cruel, sanguinario y tortuoso. Por eso, es sólo para los mejores y más valientes. Muchas veces en la historia ha pasado que grupos enteros se baten a duelo por llegar a la isla. O que simplemente 2 hombres se han hecho con los títulos. Todo es posible en este festival.

    De pronto, un silencio de muerte comienza a llenar la taberna. Los 3 ancianos que dirigen el festival han aparecido en el balcón del segundo piso. El que parece ser el más importante, y es conocido por casi todo Argat como "Bregan" el anciano consejero y mano derecha del Emperador de Urwald, saca un extenso papiro y comienza a leer una infinidad de nombres.

    "Buenas Noches, participantes" Dice el anciano, con una voz profunda y segura que llena la taberna. Los hombres que están afuera se aprietan contra la puerta y ventanas para escuchar mejor. "Este año contamos con casi 50 grupos de búsqueda. Hubiesen sido más, pero no contábamos con los guías suficientes como para llevar las contabilidades. Así es que los grupos serán más numerosos que en otras ocasiones".
    Se escucha un murmullo general. No muy grande, pero el exceso de personas en la taberna hace que un pequeño murmullo finalmente sea un río de comentarios. El simple silencio y la espera del Anciano Bregan, junto a su profunda mirada, hicieron que los murmullos se acallaran y que todos pusieran nuevamente atención en el líder del Festival. Quien continuó con una voz letárgica y constante.

    "Señores Drom Algan, Hisken Irish, Bruno Fruis, Loggi Hemlet, Asthar, Hiornatel y la señorita Firinia, serán el primer grupo, su guía, el señor Gurund, los espera en la habitación 201".

    Hubo otro murmullo, algunos hombres y una dama se comenzaron a mover por el primer piso a empujones y peticiones, y comenzaron a subir las escaleras para ir a la habitación correspondiente.

    "Señores Ximlit el Negro, Aeres Bland, Kreuz Soleil y Gworlk, serán el segundo grupo. Su guía, el señor Ultros, los espera en la habitación 202".

    Así siguió el anciano. Parecía que no acabaría nunca con los nombres. Y más y más gente subía al segundo y tercer piso en búsqueda de sus habitaciones donde los esperaban los guías. Hasta que, de pronto...

    "Señores Sasha Kozlov, Joseph Stormwind, Koneko, Aidan y la señorita Iz, serán el vigésimo cuarto grupo. Su guía, el señor Dragor, los espera en la habitación 304".

    Al fin. Vuestros nombres habían sido convocados. La habitación era en el tercer piso. Miran a su alrededor, en búsqueda de un espacio para avanzar. No era algo fácil, pero ya no estaba tan repleto como al comienzo, ya que muchos ahora estaban en las habitaciones.


    Joseph Stormwind (Sturmovik):
    Habías tenido una noche maldita. No podías dormir. Algo te tenía extremadamente nervioso. Además, Hyra había estado extremadamente inquieta y no había dejado de visitarte y molestarte con preguntas tontas con respecto al festival. Estabas algo mareado. Pero ya abrías los ojos.

    No sabías que hora era, no sabías si estabas del todo bien. Pero la primera imagen que se vino a tu vista, fue el rostro sonriente de tu hermana Zafira. Estaba emocionada tanto como tú, pues ella quería que participaras y triunfaras en el increíble "Festival de los Dragones".

    - Joseph, hace más de una hora que el sol está en la cúspide. ¿No tenías que levantarte?

    ¿Hace más de una hora? ¡¡La citación era 3 horas antes del mediodía!! Estabas cuatro horas (o más) atrasado. Todas las visiones habidas y por haber llegaron a tu cabeza. La gente del festival riéndose de ti, la taberna vacía y sin saber a dónde ir...

    Todo parecía perdido. Pero tú eras de los que creen que nada está perdido mientras existan fuerzas para luchar.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  2.  
    Sturmovik

    Sturmovik Cemzoonita

    Virgo
    No poder conciliar el sueño es algo complejo, una lástima que en uno de los días más importantes de mi vida, me haya ocurrido. Habrán sido los nervios? o las constantes visitas de Hyra? No lo sabía ni tenía tiempo para ello, al abrir los ojos solo podía pensar en una cosa "Festival de los Dragones". Para mi mala suerte, Zafira estaba ahí para darme las malas noticias.

    - Joseph, hace más de una hora que el sol está en la cúspide. ¿No tenías que levantarte?

    Casi caigo muerto de la sorpresa -seré el hazme reír de todos en la taberna.. claro, si aún hay gente!- Estaba algo desesperado, necesitaba concentrarme -vamos, piensa Joseph, tu puedes hacer esto...- Miro mi amuleto, al hacerlo sentí como si la tranquilidad quisiera regresar a mi persona, -ok, agarrar mis cosas y luego...-

    -CORRER!! grito inesperadamente, la decisión estaba tomada, debía hacerlo -Mi maestro se debe estar revolcando en la tumba por mi ineptitud, mi hermano debe estar revolcándose de la risa por mi descuido..- todo ello lo pensaba mientras agarraba mi bolso, en él guardaba la túnica y mi preciado libro, la comida y el agua. Finalmente tomo a mi hermanita, Zafira.
    -Aún eres muy pequeña, y quizás no entiendes todo, pero aun así confías en que ganaré este Festival, y lo haré. La levanto un poco y la abrazo. Cuida de mamá y papá! me río de ello, y bajo a Zafira. Debo irme!
    Me dirijo raudamente a la puerta y me dispongo a correr en dirección a la taberna, si bien no soy un gran atleta, uno siempre debe esforzarse y dar lo mejor -tengo una promesa que cumplir, y nada, ni siquiera haberme quedado dormido, me lo impedirá-
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Faroth

    Faroth Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Joseph Stormwind:
    Tomas todas tus cosas, dejas a tu hermana y corres por las calles de Argat. Antes de doblar la primera esquina, miras hacia atrás por última vez. Y vez en el umbral de la puerta a la pequeña Zafira agitando su manita al cielo, en señal de adiós. Haces una pequeña plegaria al cielo, si acaso algún Dios te está escuchando, para que tu familia esté bien. Por alguna razón, estás completamente tranquilo y feliz. Tal vez no llegarías a la taberna, pero el viaje, pensabas, lo harías de todos modos si era posible. Había un grupo en la taberna que estaba asignado contigo. Tal vez te esperarían un tiempo más. Tal vez podrías alcanzarlos en el viaje. Tal vez...

    Ibas sumido en tus pensamientos, doblando por las calles, cuando en un recodo, sorpresivamente aparece una persona delante tuyo. No alcanzas a ver quién era, qué edad tenía o de dónde salió, hasta que fue demasiado tarde. Se golpearon extremadamente fuerte. Y tú sacaste la peor parte. La persona con la que chocaste llevaba puesta una cota de mallas.

    Te mareas tal como estaba al despertar. Tenías un poco de vergüenza, pero también bastante enojado. Cada preciado segundo era vital para poder llegar lo antes posible al Festival.
     
  4. Mirando toda esa cantidad de gente, sintiendo los empujones, los apretones, todo el movimiento. Sin embargo, a causa de la presencia del anciano, el alboroto había mermado un poco... aun así yo no dejaba de pensar -bien parece que ahora si lo conseguiré, espera madre, lo conseguiré a como dé lugar- hasta que escuché la voz del anciano mencionar mi nombre...

    -Ah? que?, con quienes?- exclamé al escuchar los nombres de mis futuros compañeros, nombres que no se me hacían conocidos, sin embargo la emoción que me llenaba en ese momento y el hecho de formar un equipo, me hizo entusiasmarme aun más -bien! entonces hacia el cuarto correspondiente!- alegre y entusiasmado, abriéndome paso entre las personas que aun quedaban, subí al tercer piso, en donde suponía se encontraba el cuarto 304 -Vigésimo cuarto grupo, vaya que somos muchos, quienes serán mis compañeros? murmuraba mientras pasaba los cuartos enumerados, viendo personas distintas ir y venir...
     
  5.  
    Toronja

    Toronja Cemzoonita

    Escorpión
    La gente había comenzado a dispersarse. No tenía ni la más remota idea de quiénes eran sus compañeros, pero sabía que al menos habría una mujer. Pensó en las hijas del conde, tan frágiles y descuidadas que eran, y se preguntó qué tan confiable sería tener a una mujer en su equipo. No, no iba a permitir que eso los detuviera. Él quería ganar el concurso, incluso si eso implicaba llevar a la señorita sobre sus hombros durante toda la travesía. En fin, ya era hora de reunirse con su equipo.

    Apenas había andado unos pasos cuando vio una mesa a lo lejos. Ya no había nadie cerca, solo quedaban algunos vasos vacíos. Pero no fue eso lo que le llamó la atención, si no un libro que había sido olvidado. Miro hacia ambos lados buscando a su posible dueño, pero todos se encontraban dirigiéndose hacia las habitaciones, muy ocupados como para preocuparse por haber olvidado un libro. Se acercó, lo tomó y cuidadosamente acarició la tapa. Intentó leer lo que decía, pero ni siquiera pudo reconocer los caractéres de la cubierta. Eso no le sorprendió: no era un lector muy hábil y era usual que olvidara de vez en cuando las letras. Ya las recordaría. Metió el libro a su mochila (no era muy pesado) y se dirigió a la habitación 304.

    -Ahora, ¿cómo se escribía 304?
     
  6.  
    Faroth

    Faroth Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Koneko, Aidan y Sasha:
    Ya en el tercer piso, el aire circulaba bastante mejor por las ventanas que se ubicaban en los extremos del pasillo. Este pasillo estaba lleno de puertas con números. Nada demasiado complicado, excepto para Aidan, quien tenía la vista perdida en lo que parecía una infinidad de puertas.
    De pronto, un hombrecillo algo más bajo y delgado que un humano común, que usaba una especie de kimono celeste bastante raída, exlamó algo lleno de entusiasmo:
    "¡Bien!" Dijo "Entonces, ¡hacia el cuarto correspondiente!" Y se dirigió a una puerta en particular. Exclamó luego para sí mismo, nuevamente "¡Trecientos Cuatro!" y con una seguridad abismante, entró al cuarto sin mayor problemas.
    Seguido de aquel pequeño y delgado individuo, al cuarto 304 entró otro hombre. De movimientos notoriamente sutiles y fluidos. Llevaba vestuario verde y un arco en la espalda. Aidan supo que ambos serían compañeros de viaje. Se dirigió hacia la habitación.

    Koneko, al entrar, algo espantoso inunda tu visión. Habían dos personas allí antes que tú. Una debía ser el guía. La otra, una señorita. Probablemente la única que el anciano mencionó en la lista de nombres de tu grupo. Era una elfa. Pero allí no terminaba tu sorpresa y tu horror. Generalmente, los elfos son altos y majestuosos, de piel tan pálida como la nieve y cabellos claros y brillantes. Esta no era majestuosa. Ni pálida ni de cabellos rubios. Tenía sus orejas alargadas y la altura típica de un elfo (que supera el metro ochenta) pero su piel era oscura. Sus globos oculares también eran bastante opacos y dejaban brillar intensamente unas iris rojas. Su cabello era azul. Tenía puestas ropas de viaje, dos espadas en ambas caderas, y varias dagas de tiro en una banda que llevaba atravesada en el torso. Cuando te miró a los ojos, supiste de inmediato que identificó tu raza. Lo extraño, es que ni sus ojos ni su rictus pareció preocuparse en lo más mínimo. Algo en sus ojos te dijo que no te juzgaba y no le importaba que fueras lo que eres.
    El otro individuo que estaba allí, era un espadachín de estatura similar a la de la elfa. Rubio, de ojos Azul muy intenso, tenía facciones hermosas. Llevaba un papel en la mano.

    Justo después de Koneko, entró el hombre vestido de verde. Un tanto silencioso pero concentrado, saludó al resto con un ademán de la cabeza.

    Y finalmente, entró el otro espadachín. Aquel que tenía la mirada perdida en las puertas del pasillo. Su espada en el cinto, medía más de un metro ochenta también, contextura delgada al igual que el hombre pequeño del kimono y el hombre vestido de verde, pero bastante más alto que ellos dos. Vio al grupo reunido. Eran 5. 4 hombres y una hermosa pero extrañísima elfa de piel oscura y pelo azul. Algo nunca antes visto por los ojos que la miraban en aquella habitación.

    - Buenos Días, Dama y Caballeros. - Dijo el Espadachín de pelo claro que llevaba el papel, iniciando la conversación. - Estamos prestos a partir. Creo que nos falta una persona. Pero somos libres de esperarlo o, si deseamos, partir así sin más. Creo que sería bueno comenzar con una presentación.

    Ya están las cartas jugadas. Aquí presente estaba la mayoría del grupo. Faltaba una persona. ¿Quien sería?

    Sientanse libres de interactuar CUANTO QUIERAN entre uds.
     
  7. Sorprendido de lo que veían mis ojos crucé la mirada con aquella señorita tan extraña, sin embargo esta ocacion fué diferente, sentí algo de calma al notar su mirada tranquila y sin odio -que extraña- fué lo unico que pude pensar y mi atención fué distraida por mi otro compañero que entró, en esta ocacion una persona más normal, pero bastante alto. No acababa de observarlo bien y nuevamente la atencion se dispersó al escuchar a nuestro guía.

    - Buenos Días, Dama y Caballeros. - Dijo el Espadachín de pelo claro que llevaba el papel, iniciando la conversación. - Estamos prestos a partir. Creo que nos falta una persona. Pero somos libres de esperarlo o, si deseamos, partir así sin más. Creo que sería bueno comenzar con una presentación.

    Al escucharlo saludo a todos levantando un poco la mano con una sonrisa -mucho gusto a todos, mi nombre es koneko estoy adiestrado mas que nada en la arqueria- haciendo un ademán mostrando mi arco y mi carcaj con flechas llevado a la espalda -yyy bien, creo que tal vez será bueno esperar a nuestro nuevo compañero un poco, igual si fueramos mas de 8 sería correcto partir sin él, pero como aun somos pocos en este equipo creo que unir fuerzas será lo indicado, o ¿no lo creen asi?-
     
  8.  
    Kreuz Soleil

    Kreuz Soleil Cemzoonita

    Acuario
    -Eh... segundo grupo... señor Ultros... Habitación 202...-

    -Vaya, me ha tocado bastante rapido...-

    Comienza a intentar pasar entre la multitud hacia su destino, bastante incomodado por que no parece haber mucho espacio para moverse y tendrá que pasar restregandose con los demás. Hace un esfuerzo por pasar sin chocarse con la gente y llegar al segundo piso.

    -Señor Ultros... Habitación 202... Ximlit el Negro... Aeres Bland... Gworlk...-
     
  9.  
    Toronja

    Toronja Cemzoonita

    Escorpión
    Fue bastante complicado llegar al sitio, pero gracias a un hombrecillo bajo logré llegar a la habitación que se me asignó. Mi primera impresión fue que se trataba de un hombre muy seguro de si mismo; sin embargo, no parecía ser lo suficientemente fuerte para el combate. Me pregunto qué arma usará. En fin.

    Cuando entré a la habitación, lo primero que llamó mi atención (y me asustó, he de decir) fue la mujer. Si es que a ello se le podía llamar mujer. Era bastante aterradora, a decir verdad. Quizá ella debería llevarme a mí en hombros... Jamás. Soy un hombre, no puedo depender de una mujer.

    -Mi nombre es Aidan, y soy y he sido toda mi vida escolta. Ahora, respecto a lo del compañero perdido, a mí me da igual. Hagamos lo que la mayoría quiera -dije, tras lo cual, me eché a un rincón y fingí dormitar. La verdad, la señorita no era la única que daba miedo. Todos me parecían aterradores.
     
  10.  
    Sturmovik

    Sturmovik Cemzoonita

    Virgo
    La suerte estaba echada, ahora todo era cuestión de suerte. A lo lejos distingo a Zafira y su pequeña mano, razón suficiente para pedir que algún ente superior por su cuidado -Sagrados Dioses de estas bastas Tierras, espero me consideren digno de cumplir este favor. Les encargo a mi pequeña hermana Zafira y a mis padres hasta mi regreso... Bueno, eso debería ser suficiente.- Con la petición a los Dioses hecha, prosigo mi camino con una gran sonrisa no sin antes corresponderle el gesto a mi hermana agitando mi mano. Mientras corro por las calles de Argat, además de la prisa no siento ni preocupación ni tensión, voy calmado a pesar de ir murmurando diferentes cosas sobre mi cercano futuro
    -Bueno, si no están en la taberna los alcanzo en el camino... no, no, no, cómo saber qué camino tomaron? Mejor acelero el paso para alcanzarlos en la taberna... o tal vez viaje simplemente solo?...
    Todo se vio interrumpido con un inesperado choque. Fue doloroso, al parecer el otro sujeto llevaba puesta una armadura, pero yo ya estaba un tanto atontado -Qué pasó?... Se me cruzó algo?... alguien?... Tropecé?... no, golpeé algo duro... piel dura?...- Entre tanto pensamiento abro los ojos e intento reincorporarme luego, ya iba muy atrasado como para seguir perdiendo mi tiempo. Procedo a ponerme de pie a pesar del duro golpe
    -Disculpe, no era mi intención que esto ocurriese, más no se si ha sido culpa mía o de usted, ya que todo ha pasado muy rápido. Espero no se haya hecho daño, pero yo debo partir, el tiempo me apremia y hoy ya he perdido bastante tiempo con otros asuntos -Claro, me he quedado estúpidamente dormido- Bueno, reitero mis disculpas y espero sepa que de verdad lo siento, ahora debo partir.
    Reviso aun tener mis pertenencias, ya que eran algo muy importante para mi y mi viaje, luego de eso dispongo mi golpeado cuerpo a correr hacia la taberna
     
  11.  
    Faroth

    Faroth Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Koneko, Aidan y Sasha:
    NOTA DEL MASTER: Recuerden que pueden interactuar entre uds. No es necesario que esperen mi respuesta si quieren conversar entre uds. Pueden responderse cuanto quieran sin controlar los acontencimientos externos o en los demás personajes. /Fin Nota Master

    - mucho gusto a todos, mi nombre es koneko estoy adiestrado mas que nada en la arqueria- dice el delgado y pequeño hombre a todos los presentes. Tiene una voz bastante optimista y parece un buen sujeto. -yyy bien, creo que tal vez será bueno esperar a nuestro nuevo compañero un poco, igual si fueramos mas de 8 sería correcto partir sin él, pero como aun somos pocos en este equipo creo que unir fuerzas será lo indicado, o ¿no lo creen asi?- culmina Koneko.

    Luego el joven alto y delgado dice en voz un tanto insegura.
    -Mi nombre es Aidan, y soy y he sido toda mi vida escolta. Ahora, respecto a lo del compañero perdido, a mí me da igual. Hagamos lo que la mayoría quiera - Diciendo esto, va a sentarse y parece dormitar a la espera de lo que los demás digan.

    Dragor, el guía de pelo corto y rubio, de ojos azlues intenso, lee nuevamente el papel. Luego de un momento de pensar dice:
    - Quien más quiere hablar? -

    La hermosa elfa de piel oscura, hasta entonces silenciosa, hace sonar una sensual voz.
    - Yo soy Iz. Como pueden ver, soy espadachina y me especialidad es usar dos a la vez. No me gustan los escudos, no me gusta defenderme ni defender a los demás. Lo mío es el ataque. Así es que si alguno de uds se encuentra en algún lío, pues resuélvanlo uds. A mi no me busquen por ayuda.

    El ambiente se tensó un poco ante aquel comentario tan individualista. Que todavía no terminaba. - Y creo que debemos partir de inmiediato. Los que no se presentan son debiluchos y no merecen estar en este Festival. Hay muchos desertores en estos eventos -

    Por último, habló el otro joven delgado, vestido de verde.
    - Yo soy Sasha Kozlov, soy un guardabosques del pueblo de Wirlen, en el norte. Y creo que también quiero hacer lo que quiera la mayoría.

    ¡Wirlen! Varias caras se sorprenden al oír ese nombre. Era un pueblo en el norte que cuidaba las fronteras del bosque de los ecos muertos. ¿Cuidaban que nadie entrara en él sin guía? ¿o cuidaban que nadie o nada saliera de él hacia el sur a atacar? La verdad es que los guardabosques de Wirlen eran sujetos expertos en rastrear, encontrar y viajar. Tenían muy buena reputación. Era sin lugar a dudas, un compañero digno de alegrarse. Podían siempre confiar en un guardabosques de Wirlen.

    - Bien entonces - Dice Dragor - El sr. Koneko vota que esperemos, y la señorita Iz que partamos en seguida. Tenemos dos votos a la mayoría, del señor Sasha y el señor Aidan, por lo que la decisión estará en mi opinión. - Y dejando el papel de lado y tomando su mochila de viaje y su espada larga, la cual era hermosa, con runas talladas y se notaba un trabajo admirable - Y creo que yo soy un hombre de acción. Si no ha llegado el último de los miembros, aunque el festival comience con 5 horas de atraso, es porque no quiere venir.

    Y diciendo esto, salió de la habitación seguido por Iz y uds 3. Otra vez en la taberna, el ambiente parecía revolverse nuevamente. Ahora era mucho más caótico que de costumbre ya que había gente entrando a las habitaciones, y pesonas saliendo. Algunos viajeros querían tomarse unas copas antes de partir. Así es que la taberna estaba otra vez abarrotada, y con mucho más movimiento. La voz del anciano Bregan todavía podía escucharse nombrando a más gente.

    Si desean hacer algo o hablar con alguien antes de salir, es el momento.


    Kreuz:
    Con algo de esfuerzo y un poco de dedicación, puedes llegar tranquilamente al segundo piso a la habitación correspondiente. Ves que habían un par de sujetos entrando, y con un suspiro de tensión, entras a ver qué es lo que te tocaría.
    Y la imagen en tus ojos no era agradable. No era agradable para nada.
    Tres sujetos, evidentemente amigos y con tremendas sonrisas socarronas, te miraban hacia abajo. El primero, alto, de piel blanca y pelo negro corto. Tenía una cicatriz desde el centro de la frente hasta su mejilla, atravezando su ojo, pero aquella herida no le había dañado el ojo, que lo tenía abierto. Tenía ojos negros. Usaba una cota de malla sobre una armadura de cuero. La mayoría de su ropa era negra. Tenía una Claymore en la espalda, también negra. Sus músculos se veían tan sólidos que parecía que aquel hombre podría atravezar una muralla con sólo golpearla. Estaba de pie en el centro de la habitación con los brazos cruzados. El segundo, también alto, de contextura más delgada, leía unos libros sentado en la cama de la habitación. Al entrar tú, te miró y soltó una leve sonrisa irónica. Su cabello era rubio y le colgaba hasta los hombros. Y usaba una túnica roja. El tercero, era el más impresionante de todos. Superaba los dos metros por mucho, y tenía que agacharse para estar en la habitación. Medía también casi dos metros de ancho. Musculoso por todos lados y con dos hachas mandobles en cada cinto. Al parecer las usaba como mondandientes.
    Al entrar tú, el primer hombre, casi completamente vestido de negro, digo:
    - Vaya, comenzó a llegar la escuelita de infantes - Los tres hombres soltaron sendas carcajadas y te miraron despectivamente. - No sabía que tendríamos que llevar niños maricas en este Festival con nosotros.
    Una leve y quebrada tos interrumpió al hombre.
    - Disculpe, señor Ximlit, él debe ser Kreuz Soleil. Es un hechicero. Es el último miembro de nuestro grupo. Por lo que deberíamos partir. - La voz pertenecía a un anciano que estaba sentado en un rincón, con un papel en la mano. Y entonces, todo te quedó más claro. El viaje iba a ser más difícil de lo que esperabas. Tal vez insoportable.

    Joseph:
    Te disculpas y rápidamente intentas volver a emprender el viaje. Revisas tus cosas. Las tenías todas. Claramente el pobre sujeto (que todavía estaba en el suelo) no era un ladrón.
    Le echas una rápida mirada antes de partir. Era una visión muy extraña. Pareciía un niño delgaducho en la armadura de su padre. Claramente la armadura no le quedaba bien. Era de escamas y llevaba un casco con una visera que más parecía de torneo de elegancia que de combate real. Sus manos, te fijaste, no eran de un guerrero, sino de un pequeño y estúpido niño que se cruza en el camino de los demás.
    Das media vuelta y te dispones a correr. Pero algo andaba mal. Aquel tipo todavía estaba en el suelo. No había dicho nada y no había dado señales de vida... tal vez...
    No, no podías demorarte. Había sido sólo un golpe. La conciencia te pesaba un poco, pero estaba bien, no había sido nada terrible.
    - Ayuda... - escuchas, de pronto, una voz que sale del casco de la armadura. El niño, al parecer, no podía ponerse de pie.
    - ¿No vas a ayudarle? - Sientes que Hyra se sienta en tu hombro, con sus diminutas piernas cruzadas. Como siempre, apareciendo para opinar. - No puedes ser así, Joseph, además, viendo quién es. ¡Anda a ayudarle! ¡Recuerda las cosas que tu madre te ha enseñado!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    Kreuz Soleil

    Kreuz Soleil Cemzoonita

    Acuario
    [Esta bien si pongo los pensamientos en cursiva?]
    -Ohdiosohdiosohdios... yo... eh... por que...-

    Suspira un poco y mira para un lado.

    -No te pongas nervioso... recuerda lo que te enseñó Soren... cooontrooool-

    Les da la espalda, camina hacia la salida y comienza a hablar rápidamente.

    -Mira, podemos seguir aqui todo el día discutiendo si tu selección de materiales para armas y herramientas debería de estar basada en una función práctica o en tu sentido de la moda, por que después de todo, negro entero, wow, que original... Pero hay cosas que hacer alla, y a menos que quieras con el poder de tu mente, vamonos ya-

    -Ohdiosohdiosohdios, lo hice, que no me maten...-

    Dirije su mirada hacia el Señor Ultros sin mirar ni un centimetro a la izquierda o la derecha de él.

    -Señor Ultros... podría... mostrarnos el camino?-
     
  13.  
    Faroth

    Faroth Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    El señor Ultros lanzó una sonrisa leve ante tu comentario, y tosió un poco para no reír en voz alta. De alguna manera, lo habías puesto en su lugar. Pero la sangre que hervía a pocos pasos de ti se podía sentir.
    - Maese Kreuz, me parece que el mejor camino para llegar a la Isla de los Draggg...
    Se interrumpió de pronto ante un golpe seco. Ximlit había clavado su Claymore negra en el suelo. Podías casi palpar su ira.
    - ¿Perdón, renacuajo? - Dijo con la voz temblando de rabia. - ¿Acaso alguna vez en tu rastrera vida has oído hablar de Ximlit el Negro?
    Casi ibas a responder, pero el musculoso espadachín te tomó por el cuello de tu chaqueta y te levantó unos centímetros, sorprendiéndote.
    - Señor Ultros - dijo el agresor. - Me parece que en este festival está TODO permitido.
    - Sí... me parece que sí, señor Ximlit. - Dijo el anciano, bajando la vista.
    - ¿Oíste, renacuajo? - Dijo Ximlit. - Eso quiere decir que si te mato ahora, sin ningún esfuerzo, es completamente aceptable, y alguien tendrá que venir a limpiar toda tu sangre que quedará en los muros mañana por la mañana.
    Tu mirada se cruzó con la del señor Ultros, cuyos ojos lucían aterrados.
    - Y ni creas que el guía puede interceder en las decisiones de los héroes. No puede hacer nada más que señalarnos el camino a la isla. Lo sé porque este es mi segundo festival.
    Así que no busques ayuda con él.
    Te dejó nuevamente en el suelo. Habías perdido el habla.
    - Así es que si vuelvo a escuchar aunque sea el más leve sonido salir de tu boca, le diré a Gworlk aquí presente que te arranque los miembros... uno a uno.
    Palmeó amistosamente el brazo del gigante que estaba a su lado. Tenía la expresión más estúpida que habías visto en tu vida. Seguramente era el hombre más idiota que jamás encontrarás.... lo que lo convertía en el arma más letal de Ximlit. - Viajarás con nosotros, si quieres. Pero en silencio y no más atrevimientos. Así es que... señor Ultros, ¿qué era lo que decía?
    - Pues... que lo mejor es partir hacia el norte. Hay que atravesar el bosque de los ecos muertos para poder encaminarnos a Roblin y encontrar embarcación.

    Te sentías humillado, pero la boca no te reaccionó durante todo ese momento. No sabías si realmente estabas a salvo o tendrías que preocuparte el doble por viajar con esos sujetos. Si ya el camino estaba lleno de peligros, peor era recorrerlo con gente en la que no puedes confiar. Pero por ahora, era tu grupo. Por ahora, tenías que decidir qué hacer.
     
  14. Poniendo atencion a todos comencé a notar cierto individualismo, nada extraño yo pienso de igual manera, pero... por ahora lo que necesitaba era ese dragon muerto, asi que no me importaba que fueran asi.... pero cierta sorpresa me llevé al escuchar que un compañero venía de Wirlen... pareciera que era superior a nosotros por ese simple hecho, asi que hubo algo de admiracion ante tal presentacion... sin embargo... Dragor no se conmutó ni un poco y prosiguió a terminar la desicion... tras la cual salí detras de mis compañeros hacia el piso principal de la Taberna

    -aun no terminan de asignar a los equipos?- me sorprendió el hecho de que hubieran tantas personas, esta era mi primera vez en la que me encontraba en este festival, y todo era nuevo para mi

    asi que mirando al rededor a todos los aventureros sin rumbo, me dispuse a comentar con cierta confianza - Señor Dragor- volviendo mi mirada a Dragor -disculpe mi intromision, supongo usted nos guiará el camino cierto?, entonces... si es que usted nos guiará todo el camino, ¿cual es el lugar al que vamos en estos momentos?, siempre es bueno saberlo, podemos obtener informacion de algun aventurero que provenga de allá- terminando de decir esto volteo hacia Aidan -o no lo crees asi buen Aidan?, esto de seguir un camino a ciegas no creo que sea conveniente
     
  15.  
    Toronja

    Toronja Cemzoonita

    Escorpión
    - Señor Dragor- volviendo mi mirada a Dragor -disculpe mi intromision, supongo usted nos guiará el camino cierto?, entonces... si es que usted nos guiará todo el camino, ¿cual es el lugar al que vamos en estos momentos?, siempre es bueno saberlo, podemos obtener informacion de algun aventurero que provenga de allá- terminando de decir esto volteo hacia Aidan -o no lo crees asi buen Aidan?, esto de seguir un camino a ciegas no creo que sea conveniente
    Volteé a ver a Koneko. Asentí. Giré la cabeza y bajé la mirada. Aunque realmente él no daba tanto miedo.
     
  16.  
    Kreuz Soleil

    Kreuz Soleil Cemzoonita

    Acuario
    Durante los momentos de la agresión, su mente se mantuvo en blanco... no era un hombre acostumbrado a la agresión tan directa, y potencialmente mortal de alguien que se suponia era su compañero.

    -Soren, Soren... por que me mandas a hacer estas cosas? Mejor me hubiese callado...-

    Poco a poco va recuperando la compostura y pensando en lo que ha pasado y lo que podría pasar... hasta que algo dentro de él se ilumina.

    -Ya veo... el objetivo de esto es atizar un punto débil del interlocutor, para despejar su dominio y control... esta es una pequeña victoria para mi, el "libromante". Creo que ya voy comprendiendo, Soren-

    Por unos instantes, siguiendo al grupo en silencio, se empieza a encerrar en su pequeño mundo de pensamientos, poco a poco olvidando que acaban de ofrecerle jugar al Yenga con su cuerpo.

    -Entonces el es Ximlit el negro... necesito observar en el campo práctico las verdaderas capacidades de sus armas y armaduras, una aleación con material decolorante podría reducir la durabilidad o agudeza de un arma... materiales empobrecidos o impurezas insertadas generan un cambio en el balance y distribución de peso de la hoja... en un arma grande ese tipo de cosas son importantes, aun que asumo que ha de estar acostumbrado a su arma...-

    Continua con su pequeño monólogo mental...

    -Gworlk... nombre onomatopeyico... no parece muy listo... un salvaje, quizas? parece ser más bien una mascota con forma humana, y no se han tomado la molestia de educarlo o formarle... es solo un montón de músculos, otra herramienta de un aventurero... hasta me preocupa, en cierta manera...-

    Y el último miembro del grupo...

    -Aeres Bland... lectura... delgado... otro mago, probablemente... no creo recordar que tipo de libro se encontraba leyendo... pero que use una tunica roja tampoco es que me diga mucho de él... túnicas rojas, túnicas rojas... que orden usa túnicas rojas...? Si sigo la línea de pensamiento que se observa hasta el momento, probablemente sea un mago de tipo ofensivo...-

    Pondera todo lo que ha estando pensando, y empieza a observarse a si mismo, desde un punto de vista metafórico, claro está...

    -Si estamos hablando de la posibilidad de magia ofensiva... entonces mi hechizo de Bola de Fuego no vendría a ser una prioridad... la Ráfaga de Viento, presiento que será util para cosas distintas a las que estoy acostumbrado... escape o desplazamiento; y yo que lo usaba para mover libros... Manipulación de Agua... oh, vaya, es probable que necesite cargar algo de agua en una cantimplora. Dragones significan fuego, aunque no creo que sean la fauna completa de la Isla... Escudo de Tierra... hm... me pregunto si podría "proteger" a un enemigo hasta el punto de la inmovilidad... Curación es una herramienta única si es que Aeres es puramente ofensivo, y Tornado Ígneo vendría a ser una herramienta disuasoria, una ventana de oportunidad para balancear la situación...-

    Comienza a sonreir...

    -Puedo analizarlo todo desde punto de vista teórico... y por lo menos a mí, eso me trae más calma... espero mantenerla cuando empezemos a enfrentarnos al peligro... y quizás tenga que empezar a generar hechizos derivados para situaciones de combate... usar la creatividad... tengo los 4 elementos en mis manos, las posibilidades son infinitas...! Esta va a ser una experiencia interesante-

    [Asi es, mi personaje es un nerd]
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  17.  
    Sturmovik

    Sturmovik Cemzoonita

    Virgo
    oie wn.. los pensamientos los hago siempre en cursiva, pero no se, a veces cuando releo se me confunden con las letras normales.. así que pensé en también ponerles color.. claro que no se qué opinas al respecto? igual puedo ir variando el color dependiendo de cuál uses tu en el relato, o si quieres simplemente lo dejo normal sin ponerle color?.. bueno de momento los dejaré en gris ajajaj espero tu respuesta, un abrazo!

    Tenía todas mis pertenencias, el choque no había sido más que una casualidad. A pesar del golpe todo parecía estar bien, aunque al mirar al sujeto antes de partir me doy cuenta que parecía ser un niño. -No puedo creer que por culpa de un niño me siga atrasando, que irresponsabilidad de sus padres dejarlo salir así a la calle...- Me iba a ir, más pequeños sentimientos de culpa y preocupación me invadían, el pobre sujeto no se movía. -Fue un simple choque, nada grave, debe estar bien.. no puedo perder más tiempo- Luego de mi pequeño lapso de vacilación, finalmente me iba, uno, dos pasos, pero llega a mis oídos una palabra: Ayuda... Era el niño, al parecer, moverse le era una tarea complicada y pararse era imposible. -¿Qué hacer? Solo me tomaría 1 o 2 minutos ayudarle... mi hermano ya le hubiese ayudado sin importar qué... pero el tiempo, la taberna, el viaje... ¿qué hacer?- Ni siquiera podía pensar tranquilo, por consiguiente seguía perdiendo tiempo valioso, más aún con la aparición de Hyra. ¿No vas a ayudarle? dijo mientras se situaba en mi hombro, luego prosiguió, No puedes ser así, Joseph, además, viendo quién es. ¡Anda a ayudarle! ¡Recuerda las cosas que tu madre te ha enseñado! Sentí que tenía la razón, mi cuerpo se relajó y en mi cara se esbozó una sonrisa -Nunca debo dudar de ayudar a alguien cuando lo necesite, verdad hermano?- Pensaba mirando hacia el cielo. -Se que mi maestro también haría lo mismo, me he dejado llevar por la situación, realmente el tiempo apremia.- Metido en mis pensamientos doy media vuelta y me acerco al niño, ya no habían dudas ni preocupaciones, toda esa confusión del momento se había ido.
    -Gracias Hyra, me has ayudado a aclarar mis dudas. La miro de reojo y le otorgo una sonrisa. Aunque tus constantes visitas de anoche son una de las causas de que me encuentre tan retrasado! No pude evitar reír, quise parecer enojado pero estaba tranquilo, tenía fe de que todo se iba a solucionar.
    -Pequeño, te encuentras bien? Vamos, te ayudaré a ponerte de pie. Tomo al niño de un brazo para ayudarle a ponerse en pie. Deberías tener más cuidado, además, no te parece que esta armadura es un poco grande para ti? Pregunta que va acompañada con unas leves risas. Venga, estás mareado? te duele algo? que tengo algo de prisa, pero me interesa saber que te encuentras bien. Terminé diciendo todo con una sonrisa en la cara.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  18.  
    Faroth

    Faroth Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Koneko, Aidan y Sasha:
    Mientras van saliendo de la taberna del "Dragón Degollado", vuestro guía comienza a explicar:
    - Lo primero, dama y caballeros, es viajar hacia el norte. Hay que pasar varios peligros antes de llegar a buen puerto. Y cuando digo puerto, no estoy usando una metáfora. Nuestro viaje estará casi listo cuando lleguemos a Dorlond, que, como deben saber, es el puerto más grande que existe. Se ubica pasada la frontera norte, fuera de Urwald y en tierras neutrales. Es un viaje bastante difìcil, ya que para salir de Urwald por el norte, hay que atravesar la cadena de montañas de Wyrm, desde donde provienen muchos mitos e historias. Además que está comprobado que pasar por sobre las Montañas de Wyrm es mucho más peligroso y difícil que rodearlas, pero es mucho más rápido. Es un camino lógico cuando se habla de estos festivales. -
    Parecía algo extremadamente difícil, pero sus espíritus todavía no se quebraban. De cualquier manera, Dragor continuó.
    - Lo otro difícil, es llegar a las montañas - vuestros oídos ya casi reían con todo lo que escuchaban. - Ya que hay que atravesar territorios igualmente peligrosos, como los pantanos de Humur el Nigromante, páramos desolados donde habitan criaturas hostiles, y ni hablar de nuestra primera gran prueba, el bosque de los ecos muertos. Pero creo que en eso le llevamos ventaja al resto, ya que tenemos nuestro propio experto. -
    Dragor mira con una sonrisa a Sasha, quien sonríe levemente. Sin duda podría guiarlos por el bosque y estar a salvo.

    El aire afuera de la taberna era templado y agradable. Había mucha gente pasando por las calles de Argat, y muchísimos mirones observando la taberna desde donde salían los futuros héroes cazadragones.

    Kreuz:
    [Me parece excelente que tu personaje sea un nerd xD]
    Salen de la taberna con una velocidad bastante alta. Los tres guerreros parecían bastante apurados y te dejaban a ti, junto al viejo señor Ultros, mucho más atrás. Pero al menos podrías conversar con él.
    - Este es el quinto festival del que soy guía. Sin duda soy el más calificado de todos - te comenta el anciano - y creo que había visto a este idiota de negro antes. Te ruego, por favor, no los molestes. De verdad son capaces de asesinarte. Yo estoy bien pues me necesitan como testigo para reclamar el premio. Pero cuida tu cuello, muchacho.
    Estaban llegando a la salida norte de Argat. Parecía que iba a ser un viaje muy duro.
    - Viejo y Renacuajo - les gritó Ximlit desde la distancia - apuraos que ya nos vamos.

    Joseph:
    Al levantarlo, te das cuenta que el niño parece ser bastante alto para su edad. No le veías bien el rostro, pero era un poco más bajo que tú. Ante tu ayuda, responde rápidamente y no sin algo de nerviosismo.
    - ¡No soy ningún niño! - Dice en tono de reproche - Soy un... guerrero. El problema es que la armadura me golpeó el cuerpo, y es algo... pesada para levantarla del suelo. Voy camino a la taberna del "Dragón Degollado" para participar del festival. ¡Soy un Guerrero! - Dijo, levantando el brazo.
    Hyra flotó hacia él, con una sonrisa en los labios. - Yo te conozco - dijo.
    El joven se sobresaltó con la aparición que estaba frente él. - ¿Qué diablos eres tú? ¿Que me conoces? ¡Ja! yo soy un guerrero misterioso. Sí. He llegado desde lejanas tierras a cazar dragones. Desde las altas montañas de mis tierras. Sí. Un misterioso de montañas que caza dragones de sus tierras. Eso. - Luego pareció reparar realmente que conversaba con un hada. - ¿Y tú, demonio, quién eres? - dijo señalando a Hyra con un dedo acusador, lo cual la molestó muchísimo.
    - ¿¿DEMONIO?? - dijo con su voz aguda. - ¿Quién te crees que eres? ¡No eres más que un fraude! ¡Yo te conozco! Además, estás en un error si crees que llegarás al festival. Vas igual de tarde que el dormilón de Jospeh. - Dijo, extremadamente enfadada. Luego de eso, sacó la lengua y desapareció.
    El joven te miró aparentemente aturdido - P...parece que corría en otra dirección. ¿M...me ayudarías a llegar a la taberna lo más rápido posible? Mi nombre es A... Arón.
    Aquel niño era extremadamente extraño. Pero... ¿Que más daba? andaba perdido e iban hacia el mismo lado.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    Kreuz Soleil

    Kreuz Soleil Cemzoonita

    Acuario
    Asiento levemente hacia el señor Ultros, comprendiendo su advertencia.

    -Entonces estoy ante el peor tipo de brutos, aquellos que no tienen control sobre su propia fuerza... y la fuerza sin control, no sirve de nada...-

    Aprovecha la distancia para poder conversar con el Señor Ultros mientras alcanzan al grupo, lanzandoles preguntas muy emocionado.

    -Digame, Señor Ultros, usted que sabe tanto... que podemos esperarnos de la isla? Que tipo de fauna la habita? Que densidad de vegetación presenta? Que tipo de clima presenta? Hay muchos afluentes de agua internos? Que tan accidentado es el terreno?... que podría comentarme de la isla en cuanto a sus experiencias?-

    Hace una pequeña pausa.

    - Me imagino... que siendo usted un guía... conoce usted mucho de esta isla... ha usted superado la prueba del Festival de Dragones? Realmente tengo mucha curiosidad de saber ante que nos enfrentamos... y su experiencia me parece algo muy valioso...-
     
  20.  
    Toronja

    Toronja Cemzoonita

    Escorpión
    Mientras caminabamos vi a lo lejos un gatito. Me acerqué a acariciarlo. El gato me mordió.

    -Me arañó un gatito - dije cuando regresé al grupo.

    Pensé en el camino que venía, y en lo aterrador que sonaba el bosque de los ecos muertos. Yo, obviamente, no tenía ni idea de dónde estaba eso, ni por qué tal nombre; rara vez había salido de la ciudad. Quisiera poder saber más sobre ese lugar... Aunque claro, quizá saberlo me haría temerle más. Creo que estoy bien así.

    -Me araño mi manita :(
     
  21.  
    Faroth

    Faroth Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    - La verdad... - comienza a decirte Ultros - es que lo difícil no es lo que hay en la isla en sí. Después de todos los peligros que deberemos sortear para llegar a ella, enfrentarse a un dragón os parecerá lo más sencillo. Yo he llegado a la isla junto con otros grupos, más nunca he visto a un dragón ni he estado junto a un grupo ganador. Y ya han sido cinco grupos en los que he puesto la fe. Pero no me desanimo. Puede que pronto me toque el turno a mi y poder ver un majestuoso Dragón. La verdad es que he pisado la isla misma en sólo una ocasión. Y te aseguro que no es la gran cosa. Tampoco es muy grande. Lo interesante es la cueva en el centro de ella, que baja más allá del nivel del mar. Allí es donde habitan los Dragones. Lo importante, muchacho, es mantener la cabeza siempre fría y concentrado en todo momento.

    - ¡Apresúrense, que ya veo viajeros dirigirse al norte! - Exclama Ximlit mientras les hacía señas con las manos.

    Una vez que los alcanzan, Ximlit toma sus cosas, se las echa al hombro, y sale a paso firme. Detrás de él van Gworlk y Aeres, y uds en la retaguardia. Y puedes ver que los corpulentos guerreros parecen conocer a la perfección en camino que deben tomar.

    No pasa mucho tiempo, más menos una hora de viaje y Argat cada vez se ve más pequeña y lejana, cuando de pronto se cruzan con otro grupo de guerreros. Estos eran 4. Dos hombres con espadas en los cintos y otro que usaba una toga blanca. El último llevaba ropas más regulares de civil y un distintivo en el brazo que lo señalaba como guía. Claramente los guerreros traían cara de pocos amigos.
    - Ximlit el Negro - dijo el que parecía el líder de los 3 guerreros. - Así es que te endureciste un mínimo como para participar. Lástima que tu travesía llega hasta este momento. - Diciendo eso, desenvaina su espada y se pone el escudo en el brazo. El ambiente se tensa rápidamente.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  22.  
    Sturmovik

    Sturmovik Cemzoonita

    Virgo
    Para mi sorpresa el niño no era tan bajo, más no me superaba en estatura. -por qué los niños tienen que ser tan imprudentes?- pensaba. Luego el niño se decide a hablar
    -¡No soy ningún niño! Soy un... guerrero. El problema es que la armadura me golpeó el cuerpo, y es algo... pesada para levantarla del suelo. Voy camino a la taberna del "Dragón Degollado" para participar del festival. ¡Soy un Guerrero!
    Mi sorpresa fue enorme cuando el niño dijo ser un Guerrero y que iba a la taberna a participar del festival -QUÉ? ese niño en el festival?-
    -Estás seguro de lo que hablas? realmente eres un guerrero? y realmente piensas participar en el festival? El fest...- Mis palabras fueron interrumpidas por Hyra, que flotó en dirección al niño -Yo te conozco- le dijo, pero él asustado. -De qué habla Hyra? el niño no parece conocerla, por qué ella si?-
    -¿Qué diablos eres tú? ¿Que me conoces? ¡Ja! yo soy un guerrero misterioso. Sí. He llegado desde lejanas tierras a cazar dragones. Desde las altas montañas de mis tierras. Sí. Un misterioso de montañas que caza dragones de sus tierras. Eso. ¿Y tú, demonio, quién eres? dijo señalando a Hyra con su dedo -Mmm.. ese dedo, esto no será bueno...- sabía que Hyra no reaccionaría bien, por lo que intenté detenerla -Hy...- No alcancé a terminar de decir su nombre cuando Hyra ya estaba contestándole al niño para luego desaparecer. -¿¿DEMONIO?? ¿Quién te crees que eres? ¡No eres más que un fraude! ¡Yo te conozco! Además, estás en un error si crees que llegarás al festival. Vas igual de tarde que el dormilón de Jospeh. Esas últimas palabras me recordaron lo que por un momento había olvidado, llevaba un gran atraso y debía llegar pronto a la taberna... luego de un par de segundos me doy cuenta de lo que Hyra dijo de mi -QUEEE? dormilón? Hyra!! ya hablaremos de ello la próxima vez!- Ahora solo quedaba una cosa, era irse, pero antes de lograr pensar algo, el niño, que parecía aturdido aún, me mira y dice
    -P...parece que corría en otra dirección. ¿M...me ayudarías a llegar a la taberna lo más rápido posible? Mi nombre es A... Arón.
    Mis pensamientos no los entendía ni yo mismo -es un niño, no puede participar del festival... está perdido, debería dejarlo venir conmigo.. espera! no! si va es posible que muera... qué hacer?- Las cosas eran confusas, quería ayudarlo pero no veía con buenos ojos su participación del festival. -ya se, quizás sólo quiere ir para participar y allá le dirán que no.. si, así debe ser... entonces...- Ya me había aclarado, o al menos eso quise pensar. Lo miro y con una sonrisa le digo
    -Entonces, A Arón- Le digo riendo suavemente en forma de broma por su tartamudeo a la hora de decir su nombre. -Toma tus cosas y prepárate, que debemos apresurarnos, llevamos mucho retraso. Y como te ayudaré a llegar, espero me respondas estas preguntas, y que sea con la verdad.- Tenía muchas dudas con respecto al chico, pero no podía dejarlo solo ahí. -¿Qué edad tienes? ¿Realmente eres un guerrero? ¿Por qué participar en el festival de dragones siendo tan joven? ¿Tus padres no tienen problema con ello, saben qué es lo que estás haciendo?- Muchas preguntas se me venían a la mente, pero para obtener respuestas no las podía decir todas, quizás Arón ni las recuerde luego.
     
  23.  
    Kreuz Soleil

    Kreuz Soleil Cemzoonita

    Acuario
    Acabo de escuchar el consejo del señor Ultros, y entonces, otro grupo aparecer frente a nosotros

    -Todo esta permitido...- Reflexiona -Incluso atacar a otros grupos... y como estoy con estos, pues a mi también me va a tocar...-

    Rapidamente comienza a correr su mente...

    -2 guerreros... 1 líder... 1 secundario... 1... mago? toga blanca... toga blanca... orden sagrada?. No creo que el guía participe de esto... de este lado tenemos 1 guerrero, 1 mago ofensivo, y 1... lo que sea que es Gworlk, bueno, digamos que un bárbaro... los guerreros se entienden entre si, y Gworlk no difiere demasiado conparandolo a ellos... pero una toga blanca implica un sanador o protector... eso les dará una ventaja en cuanto a resistencia fisica y posiblemente protección... es hora de aprovechar el espectro fisico... negociar con esta gente no se ve agradable, escapar para estos sujetos no es una opción...-

    Espera a observar los movimientos de los demás...

    -Es hora de recordar la astucia de Daniel... una confrontación directa es una batalla de fuerza... actuar por sorpresa y maña, es una batalla de inteligencia... recuerda lo que te acaban de decir... cabeza fría... concentrado...-

    Recorre rapidamente con su mirada los alrededores buscando alguna acumulación de agua que aprovechar, y observa la estatura de los enemigos, difereciando al líder, el guerrero de apoyo y el sujeto de la toga, la distribución del peso de sus armaduras, alguna parte de la ropa o la misma armadura que pueda entorpecer el movimiento, o limitarlo y el sujeto de la toga blanca, en el cual también identifica el largo de la toga, es decir, si cubre las piernas como un vestido, si llega solamente hasta la rodilla, si cubre hasta las manos, y si es más ancho en algunos lugares, buscando si enredarse de alguna manera le impidiese moverse o usar magia. Analiza cada detalle, y espera a ver la reacción de su grupo y el grupo contrario.

    -Centros de gravedad... materiales inflamables... pesos muertos... el espectro físico...-
     
  24. -el bosque de los ecos muertos.... uhm me pregunto porque ecos muertos?, acaso... - pensando en todo esto volteo a mirar a Sasha, el guardián, seguro el sabría que clase de cosas había en ese bosque asi que comencé a hablar

    -es cierto, parece que en nuestra primer gran prueba tenemos bastante ventaja, esto pinta bien para nosotros, estar un paso adelante, aunque supongo Sasha no es el unico que viene de aquel lugar, asi que habría que apresurar el paso- terminando de decir esto volteo a mirar a Dragor -señor Dragor, apuesto a que usted ya a pasado todos estos peligros en anteriores viajes no?

    De pronto habló Aidan mientras regresaba al grupo -Me araño mi manita :( - al cual volteé a verlo con una sonrisa

    -jaja ten cuidado buen Aidan, los gatos son incluso mas peligrosos que los guerreros y dragones mismos- sonriendole en forma de broma y amistosa
     
  25.  
    Faroth

    Faroth Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Aidan, Sasha y Koneko:
    - La verdad es que es la primera vez que soy guía de este Festival - Respondió Dragor. - Si bien vengo de tierras lejanas y he estado anteriormente en el bosque de los ecos muertos, creo que nunca he pasado por todos los peligros que nosotros pasaremos, aunque lo bueno es que tengo las rutas posibles anotadas en mi mapa. Hay muchísimas posibilidades y formas de llegar al mismo puerto, donde podremos embarcarnos hacia la isla.

    Hubo un momento de silencio. El guardabosques Sasha, Aidan y Koneko iban atentos al camino, mientras que abriendo la marcha estaban Dragor con Iz. Ambos iban conversando del paisaje y cómo sortearlo. Y así avanzaron bastante tramo.
    Salieron de Argat por el norte, encontrándose con una vasta planicie con bastante vegetación. Era un gran espacio amplio con un suelo cubierto de verde, el camino de tierra por donde iban las carreteras era marcadísimo, aunque serpeaba un poco y no iba en línea recta hacia el objetivo, y el grupo simplemente se salía del camino cada vez que el se comenzaban a desviar demasiado. Árboles flanqueaban el camino constantemente. Un río fluía hacia Argat también bordeando el camino por el oeste. Y uds se refrescaban allí de vez en cuando.

    Pasaron varias horas, y el sol pronto desapareció detrás de las montañas que se veían a lo lejos, por encima de la enorme muralla de árboles que se divisaba en el horizonte.
    - Mañana en la noche llegaremos a Wirlen a este paso. Si no tenemos inconvenientes. - Dijo Dragor con voz esperanzada. - Pero creo que tenemos que descanzar ahora y armar una fogata.

    Otra hora pasó y comenzaba a oscurecer bajo las hermosas estrellas blancas que punteaban el negro y frío cielo. El fuego, poco a poco, se convertía en una fuente de calor principal para sus miembros cansados. Habían encendido la fogata a unos cien metros del camino, para pasar lo más desapercibidos posible. También la habían encendido entre cuatro elevaciones en la tierra que lo protegían del viento. 4 de uds estaban reunidos al rededor de la fogata: Dragor, Sasha, Aidan y Koneko. Iz estaba unos metros de uds, escrutando la llanura que cada segundo estaba más oscura. Todavía se podía ver bien, en cualquier caso. Iz llevaba en sus manos el arco de Sasha, que se lo había pedido prestado para verlo un rato y evaluarlo, y Sasha había accedido alegremente. La primera jornada de viaje llegaba a su fin sin inconvenientes. Ahora, todos reunidos, pueden conversar o intentar hacer otras cosas.

    Kreuz:
    - ¡Boren! - Exclama Ximlit mientras pone su Claymore entre sus manos. Gworlk saca sus dos hachas mandobles, cada una con una mano. La expresión del Bárbaro no decía nada. Ni miedo, ni diversión, ni nerviosismo... nada. Era como una máquina. Aeres sonreía. - Sabía que las ratas participaban de este festival, yo ando cargando a una - aclaró el guerrero señalándote a ti. - pero no sabía que también dejaban entrar a excremento de rata parlante. ¿Por qué no te devuelves al trasero del roedor del cual saliste? - Aeres soltó una risa divertida. Estaba moviendo sus manos y preparando un conjuro. No sabías bien de qué tipo.
    El comentario de Ximlit no le agradó para nada al sujeto llamado Boren, que con una sonrisa y un grito de guerra, saltó sobre su contrincante.
    El otro espadachín, que también llevaba su escudo preparado, encaró con una expresión de desgana a la mole que tenía delante. Gworlk era sin duda una montaña que no se podía derrotar. Por ahora, ambos contrincantes aguardaban. Gworlk parecía aguardar la llegada de su próximo pensamiento, y el otro hombre parecía aguardar que una inspiración divina lo llevase a atacar a algo que no quería atacar.
    El hombre de la toga (que le llegaba hasta los tobillos, pero era lo suficientemente ajustada como para que le fuera cómoda tanto en brazos como en cintura) que iba apoyado en un cayado, lo movió diciendo palabras mágicas que, de pronto, hicieron que Aeres se paralizara y no pudiera continuar con su hechizo.
    ¿Tu análisis? Gworlk no tendría ningún problema masacrando a la pulga que se le enfrentaba. Ximlit golpeaba a una velocidad impresionante a su contrincante que se defendía como podía, esperando el contraataque. Cualquiera podría ganar todavía. Aeres claramente iba perdiendo la contienda contra aquel mago de ropas blancas, que parecía tenerlo paralizado.
    ¿Tus opciones? Atacar a alguno de tus enemigos con fuego, incomodarlos con viento, a ninguno de tus compañeros parecía que le iba a ayudar un escudo de tierra, y el río que llegaba a Argat estaba casi a docientos metros de tí. No había forma de controlar el agua todavía. Lo mejor era tierra o viento. El fuego siempre funcionaba. El viento, según tu análisis de peso en las armaduras y estaturas, sólo podrías causar daño al mago o al hombre que se enfrentaba a Gworlk, que era más delgado y tenía menos armadura pesada que el líder al que Ximlit llamó Boren. Tal vez combinar los dos elementos sería la mejor solución a tus dudas. Pero era arriesgado. Aunque sabías que sin duda era un hechizo sin igual y tal vez tu opción de impresionar a tus compañeros y ganarte su respeto...

    Joseph:
    El chico levanta la vista dentro de su casco para mirarte. A través de la visera poco puedes ver, pero parece que unos ojos claros están llenos de dudas. Pero luego parece darse por vencido en la lucha consigo mismo y decide hablar. Tal vez te estaba mintiendo, algo te incomodaba de lo que decía, pero las respuestas no parecían mentiras, ya que carecían de fantasía o de perfección, como en un principio Arón quiso demostrar.
    - La verdad es que no soy un guerrero. - Te dijo, encongiéndose de hombros. - Y mis padres no tienen idea de que estoy aquí. Me matarían se se enteraran. Quiero participar en este Festival para demostrar que puedo hacer lo que quiera. Que no tienen que controlar mi vida y que no tengo por qué ser lo que ellos quieren que sea. Ellos... - hace una pausa dubitativa. - Ellos quieren que sea mercader al igual que mi Padre. Es una vida detestable y llena de mentiras. Mi padre vive constantemente mintiéndole a la gente. Quiero ser otra cosa. - Arón lanzó un suspiro. Parecía que llevaba guardada esa información hacía mucho tiempo y nunca la había confesado a nadie.
    - ¿Puedo decirte un último secreto? - La voz del joven cambió y parecía alegre, como si detrás del casco estuviera sonriendo. - Este casco no me lo puedo sacar. Lo siento si te incomoda hablar con alguien a quien no puedes verle el rostro, pero si vieras mi rostro, te espantarías. Ya me ha pasado antes. Sufro de una maldición.
     
  26.  
    Sturmovik

    Sturmovik Cemzoonita

    Virgo
    Arón no se decidía a contestar, parece que aún tenía dudas, más finalmente decide abrir la boca y responder a mis preguntas
    -La verdad es que no soy un guerrero. Y mis padres no tienen idea de que estoy aquí. Me matarían se se enteraran. Quiero participar en este Festival para demostrar que puedo hacer lo que quiera. Que no tienen que controlar mi vida y que no tengo por qué ser lo que ellos quieren que sea. Ellos... Ellos quieren que sea mercader al igual que mi Padre. Es una vida detestable y llena de mentiras. Mi padre vive constantemente mintiéndole a la gente. Quiero ser otra cosa.- Dijo terminando con un suspiro. Si bien todo parecía ser cierto, algo me inquietaba... -Tranquilo, es solo un niño, además, seguro que esta inquietud es por mi atraso para ir a la taberna- Sin embargo tenía dudas, era inquietante, pero no podía temerle a un niño. Le sonrío y me dispongo a hablarle, pero él fue quien prosiguió con su mini monólogo. -¿Puedo decirte un último secreto? Este casco no me lo puedo sacar. Lo siento si te incomoda hablar con alguien a quien no puedes verle el rostro, pero si vieras mi rostro, te espantarías. Ya me ha pasado antes. Sufro de una maldición.- No pude evitar poner cara de asombro, no sin algo de 'miedo'. -una maldición... quién es realmente este chico?- Era intrigante, un joven, con una armadura muy pesada y una espada, apenas se puede mover, escapa de sus padres, va al festival y tiene una maldición... todo me parecía extraño, más no podía olvidar el hecho de que era un niño -si todo lo que dice es cierto, aun así, qué podría hacerme?.. no creo que mucho, no le tomes importancia, Joseph- Me decía a mi mismo. Tenía la mirada puesta sobre Arón, intentando ver a través de la rendija del casco, más solo podía llegar a distinguir unos ojos claros. En ese momento recuerdo a Hyra. -Cierto! Hyra parecía conocer a este niño.. pero cómo?.. si la llamo, tal vez se vaya de inmediato por cómo la trató Arón...-
    -Veamos, no eres un guerrero pero andas vestido como tal, ¿de dónde has sacado esta armadura y esta espada?- Pregunto con intriga a Arón. -Has venido a escondidas de tus padres, pero realmente sabes a qué te enfrentas? mira que solo al chocar conmigo se podría decir que has sido derrotado!- Lanzo unas pocas y pequeñas carcajadas, si bien era cierto lo dicho, había que demostrar que era solo en tono de broma. -Bueno, -le digo poniéndome serio.- si por favor fueras tan amable de explicarme eso de la maldición. -Lo miro fija y detenidamente, sin duda, quería saber sobre aquella maldición -Recuerdo que alguna vez mi maestro me dijo que el contacto visual era muy importante, mi hermano decía que "hay que intimidar con la mirada!".. no se que conseguiré, pero debo mirarlo a los ojos.- Pensaba mientras lo observaba. -Ah! Se me olvidaba, también quiero que te disculpes con Hyra, y que ella escuche sobre tu maldición. Por alguna razón ella parecía conocerte, y me gustaría saber el por qué. Qué dices, podrías disculparte con ella para cuando la llame?- Dicho eso me pongo a buscar mi libro en el bolso, llamar a Hyra quizás era mi mejor chance para saber más sobre este chico, o saber quién era realmente. -Espero que Hyra acepte las disculpas... siesque Arón decide darlas...- No había tiempo para dudas, Hyra era la mejor chance y el tiempo para ir a la taberna se acortaba.
     
  27.  
    Faroth

    Faroth Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Joseph:
    Cada vez que le sostenías la mirada a Arón por más de un segundo, éste bajaba la mirada. Por su extraña voz, comportamiento y movimientos, dirías que tiene unos doce años. Por su estatura, unos dieciocho, máximo. Arón, sin demostrar grandes ganas en responder. Te satisface con algunas respuestas.
    - Esta armadura - te dice. - La saqué de mi casa. Ya te dije que mi padre es un mercader. Hay de todo en mi casa. Simplemente la sustraje. Y sí, me pesa demasiado. Pero cada derrota es un paso hacia la victoria final. Ya me acostumbraré a usarla y después de mucho caer, ¡seré invencible! - Dice, un poco exitado.
    Cuando le preguntas de la maldición, el joven Arón se pone todavía más nervioso. Comienza a balbucear y no parece querer responder. Levanta su mirada para mirarte nuevamente, y detectas un brillo en los ojos detrás de la visera. Pero luego se encoje de hombros y murmura para sí mismo algo como "No tengo alternativa. Necesito ayuda."
    -Ah! Se me olvidaba, también quiero que te disculpes con Hyra, y que ella escuche sobre tu maldición. Por alguna razón ella parecía conocerte, y me gustaría saber el por qué. Qué dices, podrías disculparte con ella para cuando la llame?- Arón asiente con resignación. No habías ni abierto tu boca para invocarla cuando ella aparece frente a ti, con una sonrisa socarrona, mirándote fijamente. Al parecer había oído todo.
    - Lo siento... - dice Arón. Parecía abatido. - No quise llamarla demonio, señorita. - Hyra sonríe todavía más. Luego te mira a ti y te dice.
    - Es un chico extremadamente educado. Me pregunto dónde habrá obtenido tan buena educación. - Te cierra un ojo.
    - La maldición... - dice Arón - ...la tengo desde que nací. Creo que alguien odiaba extremadamente a mi padre como para hacerle esto. Si alguien fuera de mi familia o mi hogar me miran directamente al rostro, desaparecen para siempre, se alejan, se van y no vuelven. Ya me ha pasado muchas veces. Algunos he sabido que han muerto... - añade, lúgubremente.
    Tu mirada se dirige a Hyra, que escrutaba el casco de Arón con seriedad. Luego te mira y detecta tu mirada de pregunta. Ella se limita a levantar los hombros y decir. - A mí que me registren. Sé que no está mintiendo. Es más. Creo que jamás había escuchado palabras tan bellas para una maldición tan fea como la que tiene esta... persona. - Arón pareció alegrarse ante el comentario de Hyra, y Hyra ahora le cerraba un ojo a Arón, de alguna manera, había complicidad entre ellos.
    Habías movido bien las cartas, y ahora las respuestas parecían estar a tu alcance. Pero alguna intuición en tu ser te decía que, si querías obtener más y mejores respuestas, lo importante ahora era hacer las preguntas correctas. Aunque... ¿No estabas CUATRO HORAS atrasado como para instalarte a charlar?
     
  28.  
    Kreuz Soleil

    Kreuz Soleil Cemzoonita

    Acuario
    -Desventaja técnica: mago... doble casteo...-

    Basandose en su experiencia al crear Tornado Ígneo, combina los hechizos de viento y fuego, concentrandose en el mago enemigo.

    El viento: Derribar al mago enemigo, concentrarse en producir un efecto de molino alrededor de su centro de gravedad, produciendo un torque invertido entra la fuerza aplicada en la parte posterior de las rodillas y en la parte superior de su cuerpo... el objetivo es el trauma encefalocraneano... fuerza aplicada sobre su cuello... al girar sobre su centro de gravedad la oposición a las fuerzas aplicadas es menor, y un mago con toga no es un atleta formidable...

    El fuego: Concentrado el en tronco de su cuerpo, y distribuido y alimentado por la misma rafaga de viento al proveer a la llama inicial con una fuente de oxígeno para la propagación del ignitante.

    El objetivo es deshabilitar su capacidad de actuar, e inflingir daño. Esto es...

    -TORNADO ÍGNEO INVERSO!-
     
  29.  
    Toronja

    Toronja Cemzoonita

    Escorpión
    No podía disfrutar el calor de la fogata pensando que Iz estaba sola en la oscuridad. Si, podría ser más grande que yo, podría dar la impresión de que puede matarme tan rápido que ni me daría cuenta, pero seguía siendo una mujer. Y definitivamente no quería dejarla sola. Me disculpé con mis compañeros y, aterrado, decidí buscarla. Además, quizá podría aprovechar para preguntarle más sobre el bosque de los ecos muertos. Decidí llevar un pequeño tronco encendido para iluminar el camino en lo posible.
     
  30. instalandome al rededor de la fogata noto como Aidan decide retirarse
    -sujeto extraño sin lugar a dudas- pero con dudas aun y con ganas de conocer mas acerca de la primer gran prueba me dirijo a sasha
    -bien tenemos rutas alternas pero lo mejor es llegar directo sin importar los peligros no?... bueno sasha, tu qeu conoces mucho mas que nadie el bosque, me podrías contar mas acerca de sus peligros?, a que nos tendremos que enfrentar?- hago una pausa y ahora dirigiendo mi mirada a Dragor -igualmente señor Dragor, si no mal me equivoco mencionó estar ya ahi, que clase de bestias o monstruos nos espera?- lo creía facil, yo gran parte de mi vida la pase en un bosque, pero en uno normal, estaba familiarizado con los arboles y la vegetacion misma, lo podría utilizar a mi favor, pero... no sabía los peligros particulares de aquel bosque asi que quería un poco de informacion sobre estos.

    Pero... de pronto algo en mi cabeza me perturbó un poco y decidí externarlo -Dragor, cambiando un poco el tema, no quiero parecer irrespetuoso, pero, no le parece raro el fisico de Iz?, quiero decir, morena, y elfa... sabe algo sobre eso usted?, a mi me parece bastante extraño y nunca había visto algo semejante- en verdad estaba inquieto, ademas era tan individual que me hacía pensar que era algo parecido a lo que yo soy...[/color]
     

Comparte esta página