1. Invitado La navidad llego a Cz, ¿Por que no vas a visitar la choza de Santa Cooz?
  2. Invitado ¿Puedes jugar sin repetir palabra?
    Descartar aviso
  3. Invitado ¿Por que no derribas a un que otro adversario con una bola de nieve?
    Descartar aviso
  4. Invitado Faltando tan solo unas pocas horas para navidad, alguien a quien no le gusta esta festividad, decidió sorprender a santa, raptarlo, atarlo y robar los regalos que llevaba consigo.
    Descartar aviso
  5. Invitado Esta vez el grinch esta en CemZoo y quiere tener su propio arbol para ponerlo en su casa pero no quiere cualquiera, tiene que ser creativo y unico el cual escogerá.
    Descartar aviso

Rincón de Poemas

Tema en 'Biblioteca CemZoo' iniciado por gon4D, 12 Febrero 2012.

Cargando...
  1.  
    gon4D

    gon4D Creador del tema Cemzoonita

    Libra
    Este será el rincón de los poemas :B
    Ya sea creados por nosotros, o sacados de algún libro, página etc.
    Si es de ustedes podrían comentarnos que sentían al momento de hacerlo, o en que se basaron. Si es sacado de alguna parte seria bueno comentar porque nos gustó =)
    También pueden entrar Odas o Sonetos ^^

    yo comenzaré:

    Que el verso sea como una llave​
    Que abra mil puertas.​
    Una hoja cae; algo pasa volando;​
    Cuanto miren los ojos creado sea,​
    Y el alma del oyente quede temblando.​
    Inventa mundos nuevos y cuida tu palabra;​
    El adjetivo, cuando no da vida, mata.​
    Estamos en el ciclo de los nervios.​
    El músculo cuelga,​
    Como recuerdo, en los museos;​
    Mas no por eso tenemos menos fuerza:​
    El vigor verdadero​
    Reside en la cabeza.​
    Por qué cantáis la rosa, ¡oh Poetas!​
    Hacedla florecer en el poema ;​
    Sólo para nosotrosViven todas las cosas bajo el Sol.​
    El Poeta es un pequeño Dios.​
    Arte poética - Vicente Huidobro​
    Creo que es un adecuado poema para comenzar, refleja muchas verdades, sobre todo el ego de los poetas :)
    PD: Si su poema resulta muy largo pueden sacar un extracto :B
    PD2: Se acepta cualquier poema eso si deben estar bajo las reglas de CZ​
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  2.  
    Descard

    Descard Cemzoonita

    Piscis
    El Poema Negro
    Claudio de Alas

    Cuando moria, me enlazó en su brazo
    cual un reptil de palpitante raso;
    y con voz afiebrada y lastimera,
    me dijo que cual última terneza,
    y en recuerdo de toda su belleza,
    me dejaba su blanca calavera...

    Que robara a la hambrienta sepultura,
    ese ultimo jirón de su hermosura,
    que una lívida amante me sería,
    y en mis horas, alegres o de duelo,
    su alma, descendiendo desde el cielo,
    al travéz de sus cuencas me vería...

    Pasa el tiempo... El ave silenciosa
    del recuerdo voló sobre su fosa,
    llamándome a cumplir aquel pedido,
    que cual lúgubre flor de sus amores,
    me dejó en los postreros estertores,
    temerosa a los lutos del olvido.

    Y era una noche. Oscuridad y viento;
    la lluvia desgarrando el firmamento;
    batida en sus ramajes la espesura;
    los jardines tronchados y barridos;
    y del mar, el estruendo y los rugidos,
    resonando a lo lejos con pavura...

    Ardiente el corazón, los miembros yertos,
    escalé la muralla de los muertos;
    y pensando en la súplica postrera
    de esa lívida novia del Misterio,
    me perdí en el profundo cementerio,
    porque iba a robar su calavera.

    Por las calles desiertas y medrosas,
    buscando en los letreros de las fosas,
    llegué hasta su sepulcro solitario.
    El viento en los cipreses sollozaba,
    y la lluvia, furiosa, me azotaba,
    cual queriendo arrojarme del osario.

    De una lámpara sorda, bajo el brillo,
    su mármol quebranté con un martillo.
    Cual fatídico abismo, negro y hondo,
    de la tumba la puerta entenebrida
    abierta contemplé... De entre su fondo,
    brotó una bocanada corrompida!

    Y en lo profundo de la negra caja,
    entre blancos jirones de mortaja,
    la miré desleída y pestilente:
    sepultadas sus formas y sus manos,
    entre olas hirvientes de gusanos
    que tragaban su carne lentamente.

    En sus sienes, mechones de cabellos,
    sus ojos ¡ay! como ninguno bellos,
    convertidos en cuencas pavorosas;
    en su boca, que fue roja granada,
    una muda y horrible carcajada,
    y su pecho en piltrafas asquerosas...

    De su belleza, que radió cual astro,
    no habia allí tan siquiera un rastro.
    Era un informe y corrompido andrajo.
    La miré contristado, mudo, inerte:
    medité en los festines de la Muerte,
    y me hundí en el sepulcro abierto a tajo.

    Temblorosas, tendiéronse mis manos
    al inmenso hervidero de gusanos.
    Busqué de la garganta las junturas:
    nervioso retorcí... Hubo traquidos
    de huesos arrancados y partidos...
    hasta que hollando vil las sepulturas.

    Huí miedoso entre las sombras crueles,
    creyendo que los muertos en tropeles,
    levantaban su forma descarnada
    corriendo a rescatar su calavera,
    esa yerta y silente compañera
    de la lóbrega noche de la Nada...

    Eso pasó... fué ayer... Hoy, en mi mesa,
    cual escombro final de su belleza,
    helada, muda, lívida e inerte,
    sobre mis libros en montón, reposa,
    cual una gigantesca y blanca rosa,
    _que ostentase la risa de la Muerte._

    Sus grandes cuencas, como dos cavernas,
    me contemplan inmóviles y eternas.
    Atónito, al mirarlas, me figuro
    que su alma tal vez huya del Cielo,
    para triste, silente y con anhelo,
    mirarme allá, desde su fondo oscuro.

    Entonces con amor llego hasta ella,
    y cual si fuera, cuando viva y bella,
    por sus huesos, mi mano se desliza:
    siento de ansia el corazón opreso,
    y en el instante en que le doy un beso,
    me encuentro ¡ay! con su macabra risa.

    Y allá, de la alta noche, cuando escribo,
    ante su faz sintiéndome cautivo,
    me parece que se abren sus quijadas,
    y que en frases muy tiernas, temblorosas,
    me pide que le diga blandas cosas,
    como en noches amantes y borradas...

    Y soñando, la veo transformarse
    en la bella de entonces, y acercarse...
    y sentirme yo suyo... y ella mía...
    Más, al instante mi pupila advierte,
    que no es sino la imagen de la Muerte,
    que me contempla extática y sombría.

    Ya llevan mucho tiempo estos amores...
    Es ella quién conoce mis dolores,
    los sueños todos de mi vida entera...
    Ella me da la desnudez que viste,
    y yo el cariño de mi alma triste,
    teniéndola de novia hasta que muera.

    Y cuando rompa de la Vida el lazo,
    cual ella a mi, la enlazará mi brazo,
    y antes que en mi redor todo sucumba,
    le diré como frase postrimera:
    -Acompañame, pobre calavera,
    acompañame, amada, hasta la tumba!...
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  3.  
    Silkydoll

    Silkydoll Cemzoonita

    Sagitario
    Eternamente herido

    Leer al mundo
    desnudo
    es demasiado doloroso
    para el lector que no aprende nunca
    que las páginas del mundo
    son demasiado ásperas
    para su piel
    eternamente adolorida.


    14/10/11

    Escribí este poema luego de una conversación con una amiga sobre cómo la literatura afecta nuestra visión del cosmos. Reflexioné por mucho sobre cómo esto se ha reflejado en mi visión del mundo, sobre cómo me afectan o inciden en mí las cosas que suceden y me suceden desde que he me he vuelto lectora del Todo.
    Aquel que lee literatura, no sólo lee páginas. El universo para él es un libro por donde su cuerpo entero se desliza, así cada movimiento, cada deslizar de dedos, hace su piel más frágil. Ansioso siempre de la vorágine, el sufrimiento parece intensificarse, también el amor, el placer, o el terror. Al menos así lo veo, lo pienso o lo vivo, aunque nos llamen locos por andar pensando en metáforas y utopías, aunque nos digan tontos por admirar la belleza de las palabras o dramáticos por conmovernos con unos cuantos versos.
    Me gusta el verso libre, los signos de puntuación están omitidos para darle valor al espacio en blanco. El silencio luego de cada verso es un respiro en el poema, eso es lo que le da el ritmo, como si hubiese una exhalación luego de cada uno.
    Saludos.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  4.  
    Helrika

    Helrika Cemzoonita Paper Bag Brigade

    Cáncer
    Bueno, me paso a darle vida a esto, le dejo un poema que hice hace mucho:

    Elena.
    Mujer de más de un hombre,
    Sí, sin duda es ella.
    ¿Cuál es su nombre?
    Pues es hermoso,
    Como sus ojos y su cabello.
    Ella, la chica más linda, es Elena.
    Sus ocelos color mar,
    Su melena color fuego.
    Esa sonrisa sin igual,
    Ese caminar altanero.
    Esa es mi amada Elena Almero;
    Su andar es seductor
    Y su paso fugaz y aventurero.
    Tiene un aroma a lirios frescos,
    Una piel de porcelana.
    Rasgos refinados y tiernos,
    Que le sirven para engañar.
    Así la amo… Así es Elena,
    Mujer de uno y de otro.
    ¡Nadie puede poseerla!
    Mejor poder tener un poco,
    A no poder obtenerla.
    Autora: Helrika.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Satoru

    Satoru Cemzoonita

    Escorpión
    Dulce princesa

    Dulce princesa, no encuentro palabras concretas​
    Para expresar lo que… por usted siento,
    Más intentaré hacerlo.​
    Eres sueño del mar,
    Por instantes navegas en las olas de mi mente,
    Convirtiéndose así cada pensamiento
    En un recorrido mar adentro.​
    Eres como una suave y tímida brisa primaveral
    En un día cualquiera de invierno,
    Pudiendo contemplar así
    La agradable sensación de éste sentimiento.​
    Eres el único haz de luz destellante
    De una noche de oscuridad plena en mi habitación,
    O quizás el placer del agua que calma la sed
    En el árido desierto.​
    El aura de tu espíritu refleja lo que eres,
    Una niña que se ha convertido en princesa al correr de los años,
    Y se ha metido en los fluctuantes latidos de mi corazón.​
    Dime, ¿cómo puede existir en el mundo un ser tan perfecto como tú?,​

    Si el universo pudiera responder tan sublime pregunta,
    Entonces hallaría el motivo de tu existencia.​
    Dulce princesa, sabes, en tu noble sencillez se encuentra,
    La inspiración de quien escribe estas letras…​
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  6.  
    Sue Endou

    Sue Endou Cemzoonita

    Escorpión
    Bluebird ( Charles Bukowski )​
    Hay un pájaro triste en mi corazón que quiere salir,
    Pero soy duro con él,
    Le digo: quédate ahí,
    No voy a dejar que nadie te vea.
    Hay un pájaro triste en mi corazón que quiere salir,
    Pero le hago beber whisky y tragar el humo de los cigarros.
    Y las putas y los camareros y los dependientes de las tiendas,
    Nunca se dan cuenta de que está ahí.
    Hay un pájaro triste en mi corazón que quiere salir,
    Pero soy duro con él. Le digo:
    Quédate ahí abajo, ¿quieres meterme en un lío?
    ¿Quieres joder mis trabajos?
    ¿Quieres joder mi venta de libros en Europa?
    Hay un pájaro triste en mi corazón que quiere salir,
    Pero soy muy listo.
    Sólo le dejo salir por las noches, a veces, cuando todo el mundo duerme.
    Le digo: Sé que estás ahí, así que no estés triste.
    Después lo vuelvo a guardar.
    Pero está cantando allí dentro.
    No le dejo morir del todo.
    Y así dormimos juntos, con nuestro pacto secreto.
    Y es suficientemente tierno como para hacer llorar a un hombre.
    Pero yo no lloro.
    ¿Y tú?
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  7.  
    Helrika

    Helrika Cemzoonita Paper Bag Brigade

    Cáncer
    Rosal de sueños.
    A través de la vieja ventana de papel
    Veo una luna iluminar un rosal.
    Cada flor es un sueño y un algo por hacer.
    Las brisas tranquilas y acompasadas que transportan tus sueños.
    Pero me pierdo, no me encuentro, bajo tu cuerpo.
    Porque me hundo en ti, me sumerjo,
    En las penumbras de tus gestos.
    Acaricias mi rostro y dejas una rosa en mi cabello,
    Amarras una promesa de un futuro incierto
    Y unes tus manos con las mías como pacto secreto.
    Las espinas nos dañan la piel y nos roban el aliento.
    Me miras a los ojos con brillo de sereno,
    Ambos atrapados en un umbral de rosas negras.
    Beso tus labios marcando un sutil anhelo que romperá las barreras.
    Autora: Helrika de Lau.
    Rima asonante.
    Poesía Lírica.
    Soneto.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  8.  
    Sturmovik

    Sturmovik Cemzoonita

    Virgo
    No te Detengas - Walt Whitman
    No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
    sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
    No te dejes vencer por el desaliento.
    No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
    que es casi un deber.
    No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
    No dejes de creer que las palabras y las poesías
    sí pueden cambiar el mundo.
    Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
    Somos seres llenos de pasión.
    La vida es desierto y oasis.
    Nos derriba, nos lastima,
    nos enseña,
    nos convierte en protagonistas
    de nuestra propia historia.
    Aunque el viento sople en contra,
    la poderosa obra continúa:
    Tu puedes aportar una estrofa.
    No dejes nunca de soñar,
    porque en sueños es libre el hombre.
    No caigas en el peor de los errores:
    el silencio.
    La mayoría vive en un silencio espantoso.
    No te resignes.
    Huye.
    "Emito mis alaridos por los techos de este mundo",
    dice el poeta.
    Valora la belleza de las cosas simples.
    Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
    pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
    Eso transforma la vida en un infierno.
    Disfruta del pánico que te provoca
    tener la vida por delante.
    Vívela intensamente,
    sin mediocridad.
    Piensa que en ti está el futuro
    y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
    Aprende de quienes puedan enseñarte.
    Las experiencias de quienes nos precedieron
    de nuestros "poetas muertos",
    te ayudan a caminar por la vida
    La sociedad de hoy somos nosotros:
    Los "poetas vivos".
    No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas ...
     
    • Me gusta Me gusta x 7
  9.  
    Helrika

    Helrika Cemzoonita Paper Bag Brigade

    Cáncer
    Umbral de Deseos.​
    Apagando las ilusiones de mis deseos​
    Y rebuscando en los rincones,​
    Me encontré con ellos:​
    Dulces voces del olvido que llevo dentro,​
    Tímida rosa blanca que no entiendo.​
    Suave sonrisa cálida que roba mi aliento,​
    Turbante realidad que apenas comprendo.​
    ¿Quién o qué me aleja de este umbral?​
    ¿Para qué y por qué? Sólo soy la voz de luna,​
    Sólo un pequeño deseo tras una duna.​
    ¿Qué hacer, qué mirar si me escondo en un mural...?​
    Pequeños trozos de oscuridad,​
    Que hoy resguardo entre mis brazos​
    y cosas que no podré olvidar,​
    Como lo bien que contigo descanso.​
    Umbral de sueños viejos y olvidados,​
    Umbral de sueños rotos y oxidados.​
    Umbral de vida, de besos y letargos.​
    Umbral de miedos, éxitos y fracasos.​
    Porque sin saber cómo, ni el por qué,​
    Llegué a ver el frío anochecer​
    Y, con él, el umbral muriendo en el horizonte.​
    Escrito por Helrika.​
    Fecha: 22/03/12​
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    Sturmovik

    Sturmovik Cemzoonita

    Virgo
    Qué vergüenza (?)... bueno esto se remonta a como 10 años atrás que escribí algo para el colegio.. claro que no lo recordaba.. solo pude 'salvar' las 2 primeras estrofas... y bueno, el resto lo escribí hoy y lógicamente no está muy bien, pero honestamente creo que no volveré a escribir o modificarlo en un buen tiempo.. ojalá les agrade, si quieren comentarlo bienvenidos sean, alguna sugerencia también (así arreglarlo lo hago con lo que digan y no debo pensar (?) jaja) y bleh... ni yo le tengo fe xD
    btw.. no tiene ni nombre LOL

    La vida, ¿qué es la vida?
    ¿será acaso el momento de mi partida?
    ¿o serán los momentos que vivo día a día?
    la vida, la vida, la vida...

    La vida son momentos, son recuerdos, todo!
    ni siquiera se si es un tesoro
    Y si lo fuera, ¿dónde se encontraría?
    Y para abrirlo, ¿dónde estará la llave?

    Busco en mi bolsillo, adentro hay un hoyo infinito
    en él se juntan el espacio y el vacío
    el futuro y el pasado juegan como hermanos
    y en el fondo, algo que brilla pareciera que me guía

    Sigo ese tenue brillo en busca de mi destino
    de ese objeto tan preciado que me tiene preocupado
    la llave que permita descifrar aquel secreto
    de universos y momentos que quizás se han olvidado

    Más por mucho que me esfuerzo no logro encontrar respuesta
    de la llave, las vivencias, aquel cofre o el pasado
    el sentimiento que me llena es como un dragón alado
    que me llama, que me busca, que me pide mi presencia

    Busco al dragón por todos lados, algún indicio o una clave
    porque creo que él guarda en su interior dichosa llave
    sin resultados debo pensar que mi búsqueda ha terminado
    porque al fin me doy cuenta que mi respuesta se fue con el dragón alado.

    ...
     
    • Me gusta Me gusta x 6
  11.  
    Silkydoll

    Silkydoll Cemzoonita

    Sagitario
    ME GUSTA MI CUERPO CUANDO...
    Me gusta cuando mi cuerpo está junto
    al tuyo. Es algo tan nuevo.
    Mejores músculos y más nervioso.
    Me gusta tu cuerpo. Lo que hace,
    sus modos. Me gusta sentir la columna
    de tu cuerpo y sus huesos, y la tembladera
    –firme- delicadeza y de la cual
    vez y vez y vez
    besare, me gusta besar esto y eso de ti,
    me gusta, lentamente acariciar, la pelusa chocante
    de tu piel eléctrica, y de lo-que-es que
    viene sobre tu carne abierta. . . . Y los ojos grandes de amorosas migajas,
    y posiblemente me gusta el encanto
    bajo el mío del tuyo tan nuevo
    E.E. Cummings
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  12.  
    Helrika

    Helrika Cemzoonita Paper Bag Brigade

    Cáncer
    Amé este poema cuando lo leí, en octavo año:

    Íntima.
    Tú no oprimas mis manos.
    Llegará el duradero
    tiempo de reposar con mucho polvo
    y sombra en los entretejidos dedos.

    Y dirías: «No puedo
    amarla, porque ya se desgranaron
    como mieses sus dedos».

    Tú no beses mi boca.
    Vendrá el instante lleno
    de luz menguada, en que estaré sin labios
    sobre un mojado suelo.

    Y dirías: «La amé, pero no puedo
    amarla más, ahora que no aspira
    el olor de retamas de mi beso».

    Y me angustiara oyéndote,
    y hablaras loco y ciego,
    que mi mano será sobre tu frente
    cuando rompan mis dedos,
    y bajará sobre tu cara llena
    de ansia mi aliento.

    No me toques, por tanto. Mentiría
    al decir que te entrego
    mi amor en estos brazos extendidos,
    en mi boca, en mi cuello,
    y tú, al creer que lo bebiste todo,
    te engañarías como un niño ciego.

    Porque mi amor no es sólo esta gavilla
    reacia y fatigada de mi cuerpo,
    que tiembla entera al roce del cilicio
    y que se me rezaga en todo vuelo.

    Es lo que está en el beso, y no es el labio;
    lo que rompe la voz, y no es el pecho:
    ¡es un viento de Dios, que pasa hendiéndome
    el gajo de las carnes, volandero!
    Gabriela Mistral. <3
     
  13.  
    Arjim

    Arjim Cemzoonita

    Tauro
    Un poema que me gustó bastante en mi adolescencia fue Lo Fatal de Ruben Darío

    Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo,
    y más la piedra dura porque esa ya no siente,
    pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
    ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

    Ser y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
    y el temor de haber sido y un futuro terror...
    Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
    y sufrir por la vida y por la sombra y por

    lo que no conocemos y apenas sospechamos,
    y la carne que tienta con sus frescos racimos,
    y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,

    ¡y no saber adónde vamos,
    ni de dónde venimos!...
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    Helrika

    Helrika Cemzoonita Paper Bag Brigade

    Cáncer
    Recuerdo.​

    Mírame bien porque cuando tus ojos, negros, no me vean llorarás…
    Estarás buscando entre tus sabanas mi cuerpo, y no lo encontrarás.
    Recuerda bien estas noches que contigo he dormido,
    Que no se repetirán jamás.
    Guarda en tu mente cuando tu cuerpo desnudo yacía junto al mío;
    No sucederá nunca más.
    Atesora el momento en que te ayudé huir de tu vida gitana,
    Para que no decidas regresar.
    Abandona conmigo este mundo que sin mí morirás,
    Porque ya no estaré para guiarte… y errarás.
    Derrama tu último aliento en mí, quizás,
    Pueda por ti regresar.
    Cuando se seque tu carne y tu piel de seda
    Se convierta en arena…
    Vendrás a mí lado buscando clemencia,
    Pero no te la daré porque ya no me importará tu presencia.
    Olvida lo que te he dicho y jurado,
    Porque sufrirás de tanto amor que te he dado.
    Autora: Helrika.
    Métrica: -
    Rima: -
     
  15.  
    Descard

    Descard Cemzoonita

    Piscis
    Uno de mis favoritos: La renuncia, de Andrés Eloy Blanco.

    He renunciado a ti. No era posible
    Fueron vapores de la fantasía;
    son ficciones que a veces dan a lo inaccesible
    una proximidad de lejanía.

    Yo me quedé mirando cómo el río se iba
    poniendo encinta de la estrella...
    hundí mis manos locas hacia ella
    y supe que la estrella estaba arriba...

    He renunciado a ti, serenamente,
    como renuncia a Dios el delincuente;
    he renunciado a ti como el mendigo
    que no se deja ver del viejo amigo;

    Como el que ve partir grandes navíos
    como rumbo hacia imposibles y ansiados continentes;
    como el perro que apaga sus amorosos brios
    cuando hay un perro grande que le enseña los dientes;

    Como el marino que renuncia al puerto
    y el buque errante que renuncia al faro
    y como el ciego junto al libro abierto
    y el niño pobre ante el juguete caro.

    He renunciado a ti, como renuncia el loco a la palabra que su boca pronuncia;
    como esos granujillas otoñales,
    con los ojos estáticos y las manos vacías,
    que empañan su renuncia, soplando los cristales en los escaparates de las confiterías...

    He renunciado a ti, y a cada instante
    renunciamos un poco de lo que antes quisimos
    y al final, !cuantas veces el anhelo menguante
    pide un pedazo de lo que antes fuimos!

    Yo voy hacia mi propio nivel. Ya estoy tranquilo.
    Cuando renuncie a todo, seré mi propio dueño;
    desbaratando encajes regresaré hasta el hilo.
    La renuncia es el viaje de regreso del sueño...
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    Helrika

    Helrika Cemzoonita Paper Bag Brigade

    Cáncer
    El mar la arrulla con su canto;​
    Ella dormita, sola, llorando.​
    Una frágil rosa la esta acompañando…​
    Se mueve con sutileza y soltura​
    Sobre su lecho de color púrpura.​
    Sus labios tiemblan sin reparo,​
    Pues temen revelar el pasado.​
    El viento acaricia su cabello rizado,​
    Su rostro luce encolerizado.​
    Negro su cabello, negro su manto.​
    Oscuro su futuro: triste, olvidado.​
    Una mujer a espera de su condena:​
    La sangre escurre por sus dedos largos.​
    Ella suelta un verso de un poema,​
    Para olvidarse de su letargo.​
    Sonríe, fogosa, ocultando su dolor.​
    Su conciencia está siendo torturada,​
    Por el recuerdo de su olor…​
    Su muñeca, sigue ensangrentada.​
    Su cuerpo reposa bajo la penumbra,​
    Espera un final digno para una bruja…​
    Respira. Solloza. Y susurra.​

    Autor: Helrika.​
    Sin nombre.​
    Adiós.​
     
  17.  
    Helrika

    Helrika Cemzoonita Paper Bag Brigade

    Cáncer
    Luna de papel que no hace ruido,
    Que me aguarda en olvido.
    Luna de papel que espera con anhelo,
    Pero mis manos ahora son frías como el hielo.
    Luna de papel que llora a mi lado,
    Aunque ahora esté todo frío: congelado.
    Luna de papel que vigila al bandido...
    Él se ha quedado a mi lado: dormido.
    Luna de papel, por favor, cuida mi alma
    Que se fue por perseguida por el alba.
    Trozos de canción que sollozo en silencio.
    Cada noche de este desolador invierno.
    Luna de papel, luna de plata.
    Luna de sombra, luna de agua.
    Luna mi amiga y hermana,
    Ahora es quien me arrulla
    En la soledad de mi cama.
    Luna gélida y blanca…
     
  18.  
    Helrika

    Helrika Cemzoonita Paper Bag Brigade

    Cáncer
    Poema [2]

    Ver que entre las penumbras
    me refugio con miedo.
    Sin poder vislumbrar:
    que no quiero el olvido,
    pero me olvido de lo añejo.

    Tu voz siempre como el hielo
    y tus hostiles gestos,
    igual al comienzo.

    ¿Dónde empieza este latir tan turbulento?
    En lo oscuro, en un ávido silencio.
    No te escucho, no te siento.
    Duermo, sueño y muero.
    Sin embargo, sigo sufriendo.
     
  19.  
    Daniela Robin

    Daniela Robin Cemzoonita

    Capricornio
    Por ahora se ha convertido en mi poema favorito...
    Lo leí cuando estaba en sexto grado, el profesor me mandó a aprenderme uno de los 20 poemas del libro "20 poemas de amor y una canción desesperada" de Pablo Neruda elegí el poema 20... "Puedo escribir los versos"

    Puedo escribir los versos - Pablo Neruda
    Puedo escribir los versos más tristes esta noche.​
    Escribir, por ejemplo: "La noche está estrellada,​
    y tiritan, azules, los astros, a lo lejos."​
    El viento de la noche gira en el cielo y canta.​
    Puedo escribir los versos más tristes esta noche.​
    Yo la quise, y a veces ella también me quiso.​
    En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.​
    La besé tantas veces bajo el cielo infinito.​
    Ella me quiso, a veces yo también la quería.​
    Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.​
    Puedo escribir los versos más tristes esta noche.​
    Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.​
    Oir la noche inmensa, más inmensa sin ella.​
    Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.​
    Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.​
    La noche está estrellada y ella no está conmigo.​
    Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.​
    Mi alma no se contenta con haberla perdido.​
    Como para acercarla mi mirada la busca.​
    Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.​
    La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.​
    Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.​
    Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.​
    Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.​
    De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.​
    Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.​
    Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.​
    Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.​
    Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,​
    mi alma no se contenta con haberla perdido.​
    Aunque éste sea el ultimo dolor que ella me causa,​
    y estos sean los últimos versos que yo le escribo.​
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  20.  
    Yami

    Yami Cemzoonita

    Virgo
    No puedo poner ningún poema de los que me gustaan ;O; no tienen sentido traducidos. Así que pongo uno de Lorca, cuyos poemas me encantan, son tan macabros.
    Muerte
    ¡Qué esfuerzo!
    ¡Qué esfuerzo del caballo por ser perro!
    ¡Qué esfuerzo del perro por ser golondrina!
    ¡Qué esfuerzo de la golondrina por ser abeja!
    ¡Qué esfuerzo de la abeja por ser caballo!
    Y el caballo,
    ¡qué flecha aguda exprime de la rosa!,
    ¡qué rosa gris levanta de su belfo!
    Y la rosa,
    ¡qué rebaño de luces y alaridos
    ata en el vivo azúcar de su tronco!
    Y el azúcar,
    ¡qué puñalitos sueña en su vigilia!
    y los puñales,
    ¡qué luna sin establos, qué desnudos!,
    piel eterna y rubor, andan buscando
    Y yo, por los aleros,
    ¡qué serafín de llamas busco y soy!
    Pero el arco de yeso,
    ¡qué grande, qué invisible, qué diminuto!,
    sin esfuerzo.​
     
  21.  
    Descard

    Descard Cemzoonita

    Piscis
    El hijo que no he tenido - Aldo Monge
    Declamado por el actor venezolano Luis Gerardo Tovar.



    Especial para nosotros los perdedores. :)
     
  22.  
    Tarsis

    Tarsis Cemzoonita

    Cáncer
    Es sólo dos estrofas, pero, me encantan...

    Y ella exclama, en su loco desvarío:
    «¡Por doquiera la muerte me circunda!
    ¡Detenerme no puedo monstruo mío!
    ¡Compadece a tu pobre moribunda!
    ¡Mi último beso de pasión te envío;
    mi postrer lampo a tu semblante junto!...»
    Y en las hondas tinieblas del vacío,
    hecha cadáver se desploma al punto.
    Julio Flórez: Idilio Eterno.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  23.  
    gon4D

    gon4D Creador del tema Cemzoonita

    Libra
    Viendo ciertos apuntes salió este poema... ya lo había visto antes y pues encontré bueno ponerlo.

    Walking Around - Pablo Neruda

    Sucede que me canso de ser hombre.
    Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
    marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
    navegando en un agua de origen y ceniza.

    El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
    Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
    sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
    ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores.

    Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
    y mi pelo y mi sombra.
    Sucede que me canso de ser hombre.

    Sin embargo sería delicioso
    asustar a un notario con un lirio cortado
    o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.
    Sería bello
    ir por las calles con un cuchillo verde
    y dando gritos hasta morir de frío.

    No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas,
    vacilante, extendido, tiritando de sueño,
    hacia abajo, en las tripas moradas de la tierra,
    absorbiendo y pensando, comiendo cada día.

    No quiero para mí tantas desgracias.
    no quiero continuar de raíz y de tumba,
    de subterráneo solo, de bodega con muertos,
    aterido, muriéndome de pena.

    Por eso el día lunes arde como el petróleo
    cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
    y aúlla en su transcurso como una rueda herida,
    y da pasos de sangre caliente hacia la noche.

    Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,
    a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
    a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
    a calles espantosas como grietas.

    Hay pájaros de color de azufre y horribles intestinos
    colgando de las puertas de las casas que odio,
    hay dentaduras olvidadas en una cafetera,
    hay espejos
    que debieran haber llorado de vergüenza y espanto,
    hay paraguas en todas partes, y venenos, y ombligos.

    Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos,
    con furia, con olvido,
    paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
    y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
    calzoncillos, toallas y camisas que lloran
    lentas lágrimas sucias.​

     
    • Me gusta Me gusta x 3

Comparte esta página