1. Invitado La navidad llego a Cz, ¿Por que no vas a visitar la choza de Santa Cooz?
  2. Invitado ¿Te gustaría participar?, podrías ganar una versión chibi de ti <3
    Descartar aviso
  3. Invitado ¿Puedes jugar sin repetir palabra?
    Descartar aviso

Anime One Day - ワンピース

Tema en 'One Piece' iniciado por Alostsheep, 20 Mayo 2016.

Cargando...
  1.  
    Alostsheep

    Alostsheep Creador del tema Cemzoonita Aces & Eights

    Tauro


    La cultura no es la preferencia por la apreciación de las artes o su conocimiento histórico, ni el conocimiento general de cualquier aspecto de la vida. La cultura son los hábitos adquiridos en el entorno. La poca o mucha cultura no se mide en gustos ni en conocimientos; se mide en eso: conducta -êthos-. Han existido y existen tantas culturas con rasgos característicos propios que se mantienen, que cambian o desaparecen.
    La resiliencia es un aspecto que denota una gran voluntad, ya sea en forma individual o en colectivo; y como Aristóteles mencionaba, la prudencia siempre va encaminada a obrar bien en las relaciones de cualquier índole: buena voluntad.

    El intro décimo trece de One Piece fue más que acertado: "One day" de The Rootless. Cuando conocemos la letra original encontramos un tópico común en muchas de las narraciones y textos japoneses no solo del animé, sino en muchos medios masivos: resiliencia. Quizá no con esa palabra exactamente, pero sí una seña o simbolismo directo: un aplauso, un grito de aliento, una sonrisa o un gesto de ánimo. ¿Es que acaso los japoneses padecen de depresión crónica como para estarse mandando mensajes así en varios medios masivos? No, y tampoco son la super cultura, tienen los mismos problemas como cualquiera otra; pero su conducta pareciera mejor que la de muchos otros países, pese a tener tantas etiquetas sociales. La resiliencia y la prudencia son eso, no se trata de ser el mejor, sino de aprender mejor de los errores.

    Las decisiones tienen consecuencias. El 5 de agosto de 1945 se soltó a Little boy y tres días después a Fat man. La crisis japonesa era evidente en su estructura: económica, militar, política, social, educativa y de salud. Pero en quince años el nivel de vida de muchos japoneses comenzaría a mejorar y así durante los siguientes treinta años, y manteniéndose estable con pocos altibajos hasta la fecha. Ya saben como se le llama a este período en Japón. ¿Tuvo acaso que caer esa bomba para provocar todo eso? La respuesta a ese tipo de preguntas solo se puede especular. Días antes de este evento catastrófico, las decisiones parecían ser acertadas; se estaba en medio de un combate entre naciones y, de súbito, lo terrible provino del cielo; un fuego espantoso inundó de humo y cenizas el entorno, dejando perplejos a los que presenciaron la muerte. -Ya intuyen la relación-.

    Un día, que es un día a la vez, que llega y continua en una banda sinfín. Un día terrible y otro día glorioso, y otro común. "Adelante, sin que nada nos detenga; sin que nos afecte el flujo del tiempo...". No se trata de infundir falsas esperanzas o de soñar en algo imposible ni utópico. El ser humano está lleno de emociones y hay algunas que dañan al punto que pueden ocasionar un estado de malestar irreversible o la muerte. Pareciera que este pueblo oriental tiene en su discurso siempre un argumento motivacional "[...] las palabras de desaliento están por doquier, pero tengo un motivo por el cual no me rendiré [...]"; lo mencioné antes, hay que distinguir la cultura de lo que es una falsa ilusión o falso discurso. Las reformas del gobierno japonés durante los quince años después de la rendición en la Segunda Guerra Mundial fueron determinantes. Un cambio o modificación de la cultura no es romper completamente con la tradición, ojo, no se me desvíen. Ellos plantearon estas reformas y han logrado muchos cambios, pero especialmente, por su resiliencia como nación: la auto-motivación es su cultura.

    Un dolor extremo dependiendo el tipo y como se maneje puede llevar a tres cosas: o la muerte, o la locura -aquí entran los deseos de venganza, odio, y etcéteras-, o a la templanza -pero en el concepto completo de cómo se consigue la templanza-.

    En fin, el terrible fail para los piratas en el patíbulo marcó un nuevo temperamento para nuestro bobo y carismático pirata. El pueblo japonés tuvo que superar las decisiones destinadas al fracaso de un antiguo gobierno durante esa guerra, que para la mayoría de los afectados, fue local. No se extrañe uno por los constantes mensajes de ánimo encontrados en su cultura, mensajes de los que quizá carecemos en otra también muy basta y fuerte, pero muy desamparada emocionalmente, como lo es América latina.

    El eco de las palabras propias, del aplauso propio, tu propio reflejo sonriente en la soledad, tu mismo palpitar en tu corazón -no seas perezoso/a, ponte una mano sobre él y siéntelo-, es la muestra más grande de que pese a cualquier adversidad, puedes progresar de un modo u otro. "[...] aquella voz en mi interior continua alentándome sin cesar [...]".


     
    • Ganador Ganador x 1

Comparte esta página