1. Invitado La navidad llego a Cz, ¿Por que no vas a visitar la choza de Santa Cooz?
  2. Invitado ¿Puedes jugar sin repetir palabra?
    Descartar aviso
  3. Invitado ¿Por que no derribas a un que otro adversario con una bola de nieve?
    Descartar aviso
  4. Invitado Faltando tan solo unas pocas horas para navidad, alguien a quien no le gusta esta festividad, decidió sorprender a santa, raptarlo, atarlo y robar los regalos que llevaba consigo.
    Descartar aviso
  5. Invitado Esta vez el grinch esta en CemZoo y quiere tener su propio arbol para ponerlo en su casa pero no quiere cualquiera, tiene que ser creativo y unico el cual escogerá.
    Descartar aviso

Rol Lineage: Prólogo

Tema en 'Partidas en curso' iniciado por MaxPower, 21 Julio 2014.

Cargando...
  1.  
    MaxPower

    MaxPower Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Este post vendría a ser un anexo histórico a la partida de rol de Lineage. Podréis leer la historia del mundo, y origen de vuestros personajes. No es obligatorio leer el post, debido a que los acontecimientos aquí mencionados son tan remotos que no afectan a la historia del rol. Espero que quienes lean el post lo disfruten simplemente como una buena lectura.

    Genesis

    Hace muchisimo tiempo, solo había un globo en el que toda la creación estaba mezclada. No había nada con que compararlo, el globo era grande y pequeño, oscuro y luminoso, todo y nada.

    Hace mucho más de cien millones de años, el mundo comenzó a crecer y finalmente dos poderes comenzaron a formarse en su interior. Durante eones esos poderes crecieron, y a medida que crecían, desarrollaron la conciencia y el ego, separados formaban la Luz y la Oscuridad. La Luz se desarrollo como mujer y se nombró a sí misma Einhasad (siendo la Diosa de la Luz y la Creación). La Oscuridad se desarrollo como hombre y se nombró a sí mismo Gran Kain (siendo el Dios de la Oscuridad y la Destrucción). Estos dos seres marcaron el comienzo de todo en el universo.

    Einhasad y Gran Kain unieron sus fuerzas para salir del globo.

    En este punto el globo se hizo añicos. Algunos trozos crecieron para llegar a ser Cielo, algunos disminuyeron para ser Tierra. Entre el Cielo y la Tierra había Agua y algunas partes de Tierra formaron Islas.

    El espíritu del globo se llamó Ether, por supuesto también hecho añicos con la rotura del globo. Esto trajo la variedad de animales y plantas entre los seres. Las “Criaturas del Génesis” fueron formadas a partir de este espíritu, los gigantes eran la mejor raza. Eran conocidos como los sabios, ya que su inteligencia era tan espectacular como sus fuertes cuerpos. Los gigantes prometieron mantener la confianza en Einhasad y Gran Kain ya que fueron las acciones de los dos dioses las que crearon su vida y su mundo. Einhasad y Gran Kain estaban satisfechos con los gigantes y los nombraron ser los amos de todas las criaturas. Esto fue antes de la muerte y de que el verdadero paraíso existiera.

    Einhasad y Gran Kain dieron vida a muchos ahijados entre ellos. Los primeros cinco gozaron de la autoridad de la tierra. A la ahijada mayor, Shilen, se le encargó el Agua. Al ahijado mayor, Paagrio, el control del fuego y a la segunda ahijada, Maphr, el control de las Islas. El segundo ahijado, Sayha, se convirtió en sabio del Viento. Para la más joven, Eva, no quedaban elementos, por eso ella creó los Poemas y la Música. Mientras los otros dioses estaban ocupados con sus responsabilidades, Eva, escribía Poemas y serenaba a sus hermanos con la Música. Y así empezó la Era de los Dioses no existiendo ningún lugar en la tierra desconocido para ellos.

    GK_et_Einha_copie-278a4.png
    * Representaciones de Einhasad y Gran Kain​
     
    Última edición: 21 Julio 2014
  2.  
    MaxPower

    MaxPower Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Creación de las Razas

    Einhasad era la Diosa de la Creación y creó formas usando su propio espíritu. Sus hijos usaron su propia energía para crear vida a partir de estas formas.
    Shilen infundió el espíritu del Agua en la primera forma. Así fue como se creó la raza de los Elfos.
    Paagrio infundió el espíritu del Fuego en la segunda forma. Así fue como se creó la raza de los Orcos.
    Maphr infundió el espíritu de la Tierra en la tercera forma. Así fue como se creó la raza de los Enanos.
    Sayha infundió el espíritu del viento dentro de la cuarta forma. Así fue como la raza de las Arteia fue creada.

    Gran Kain era el Dios de la Destrucción. Cuando vio el trabajo de Einhasad, se puso curiosamente celoso. Imitó a Einhasad y creó una forma de su propia imagen. Entonces fue a ver a Shilen, la mayor de sus hijas y le pidió infundir su espíritu en la forma. Shilen se sorprendió mucho y le contestó, “Padre, ¿por qué quieres hacer semejante cosa?, Einhasad, mi madre, es responsable de la creación, por favor no codicies aquel trabajo que no es tuyo, una criatura que recibe la vida del Dios de la Destrucción solo ocasionará desastre”

    Pero Gran Kain no se dio por vencido, tras mucho engatusar y persuadir, pudo conseguir finalmente el consentimiento de Shilen.
    “Lo haré pues, pero ya he entregado el espíritu del Agua a madre. Por lo tanto lo único que puedo darte son las sobras”

    Shilen entregó el estancado y corrupto espíritu del Agua a Gran Kain. Gran Kain lo aceptó gustosamente.

    A pesar de todo, Gran Kain sentía que no era suficiente el darle solo un espíritu a su criatura. Por lo que fue a ver a Paagrio, su hijo mayor, como Shilen, Paagrio también advirtió a Gran Kain. Pero no pudo negarse a su padre. Por lo tanto entregó el moribundo espíritu del Fuego a Gran Kain. Este lo aceptó con mucho gusto.

    Maphr también advirtió y suplicó a su padre con lágrimas en sus ojos pero terminó entregando el árido y contaminado espíritu de la Tierra a su padre.
    Sayha, en su turno, dio a su padre el salvaje y violento espíritu del Viento.

    Satisfecho, Gran Kain tomó todo aquello que consiguió y gritó “¡Mirad la vida de las criaturas que estoy haciendo! Mirad lo que ha nacido con el espíritu del Agua, el espíritu del Fuego, el espíritu de la Tierra y el espíritu del Viento. ¡Serán más fuertes y sabios que los Gigantes! ¡Dominarán el mundo! ”

    Gran Kain gritó con gran orgullo a todo el mundo e infundió el espíritu dentro de la criatura de su propia imagen. A pesar de todo, el resultado fue terrible. Sus criaturas eran débiles, estúpidas, maliciosas y cobardes. Los otros dioses despreciaron las criaturas de Gran Kain. Para superar la vergüenza de su fallo, Gran Kain abandonó a sus criaturas y se escondió por un tiempo. Estas criaturas se llamaron Humanos.

    La raza de los Elfos era sabia y hábil para realizar la magia. Pero eran menos sabios que los Gigantes. Por lo tanto, los Gigantes permitieron que los Elfos les sirvieran en actividades políticas y en temas mágicos.

    La raza de los Orcos era fuerte. Poseían una resistencia inagotable y una gran fuerza de voluntad. A pesar de todo, eran menos fuertes que los Gigantes. Por lo tanto, los Gigantes permitieron que los Orcos les sirvieran en la Guerra.

    La raza de los Enanos era diestra. Eran buenos ingenieros, hábiles matemáticos y sobresalientes artesanos. Los Gigantes permitieron que les sirvieran en trabajos de banca y de fabricación.

    La alada raza de las Arteias era amante de la libertad y poseían una eterna curiosidad. Los Gigantes querían capturar y subyugar a las criaturas de vuelo libre, pero en cuanto una Arteia fue encerrada en una jaula, ésta perdió rápidamente su fuerza y murió. Los Gigantes fueron abandonados, pero permitieron a las Arteias volar libres. Así que las Arteias visitaban la ciudad de los Gigantes para traerles noticias de otras partes del mundo.

    Los Humanos no podían hacer nada bien y así se hicieron esclavos de los Gigantes, haciendo todo tipo de trabajos. La Vida de los Humanos no era mucho mejor que la de los animales.
    4dieux.png
    *Representación de Shillien, Maphr, Sayha y Pa'agrio​
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    MaxPower

    MaxPower Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    La guerra de los Dioses

    El gran Kain era un dios libre y desinhibido, pero cometió un gran error seduciendo a Shilen, su hija mayor. Llevaron su affaire, evitando las miradas de Einhasad, hasta que Shilen quedó embarazada. Cuando Einhasad lo descubrió, se enfureció. Despojando a su hija de su condición de diosa del agua, Einhasad ordenó a Shilen que abandonara el continente. El Gran Kain le dio la espalda y Shilen fue abandonada a su suerte.

    Estando embarazada, Shilen huyó al este. Y en medio de un profundo y oscuro bosque ella dio a luz, maldiciendo a Einhasad y al Gran Kain con cada dolor del parto.
    Los bebés nacidos de los horribles dolores de Shilen y debido a la desesperación y la cólera de sus maldiciones se convirtieron en demonios. Entre ellos, los más fuertes fueron los llamados “dragones”.

    Había un total de seis dragones, creados con maldiciones contra los seis dioses. Shilen se lleno de cólera hacia Einhasad que la expulsó, y hacia el Gran Kain que la sedujo y después abandonó. Apoyándose en la fuerza de sus niños, creó un ejército para castigar a los dioses.

    dragon-1.png
    * Dragon de Agua​

    A los dragones más fuertes se les ordenó estar al frente del ejército de demonios para luchar contra los dioses. Al oír esto, Aulakiria, el dragón de la luz, mirando con ojos tristes a Shilen dijo:
    “Madre, no sabe lo que está haciendo. ¿Realmente desea la destrucción eterna de los dioses? ¿Realmente quiere que su padre, su madre y sus hermanos caigan a tierra en charcos de su propia sangre?”.Sus súplicas no cambiaron los pensamientos de Shilen.

    Al final los demonios invadieron el palacio donde vivían los dioses y comenzó una feroz batalla. Los seis dragones destruyeron por completo el palacio de los dioses. Incluso los dioses se sintieron intimidados por la increíble energía de los dragones. La batalla parecía destinada a durar para siempre. Y si la guerra no paraba, el mundo dejaría de existir y todas las cosas vivas serían aniquiladas.​

    dragon2.png
    * Dragon de Fuego​

    Numerosos mensajeros de los dioses y demonios fueron destruidos o desaparecieron. Cada día había rayos y truenos pues las increíbles fuerzas chocaban violentamente en el cielo. Los gigantes y las otras criaturas vivas de la tierra temblaron mientras observaban la terrible lucha en el cielo.

    La feroz batalla continuó durante varios años, y eventualmente el equilibrio se fue inclinando gradualmente hacia un lado. A pesar de sufrir muchas lesiones, Einhasad y Gran Kain, tenían poderes más grandes y destruyeron a muchos demonios. Los dragones aguantaron la lucha, aunque tenían profundas heridas y estaban acribillados de cicatrices. Su fatiga llegó a ser más y más evidente. Después de un tiempo, pareció que la guerra acabaría con la exterminación del ejército de Shilen. Al final los dragones abrieron sus alas y volaron a la tierra para escapar. Los demonios supervivientes les siguieron. Y aunque los dioses deseaban destruir a aquel ejercito que se retiraba, debido a sus lesiones todo lo que podían hacer era mirar como dragones y demonios partían.
    Shilen no podía soportar su tristeza mientras sus niños fallecían uno a uno y perdían la guerra. Por eso inventó el Inframundo y gobernó sobre él.​
    dragon3.png
    *Dragon de Tierra​
     
    Última edición: 21 Julio 2014
    • Me gusta Me gusta x 2
  4.  
    MaxPower

    MaxPower Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    La gran Inundación

    Después de que Shilen se hubiera ido, Eva heredó la autoridad para gobernar sobre las aguas. Pero Eva era de naturaleza tímida y después de presenciar el terrible fallecimiento de su hermana mayor y la guerra entre los dioses, ella se volvió aún más temerosa. Para evitar la pesada responsabilidad que le correspondía, cavó un túnel en el fondo de un lago y se ocultó.

    garden.png
    Sin una diosa que gobernara sobre ellos, los espíritus del agua se encontraron sin propósito y comenzaron a vagar sin rumbo. Un montón de agua se dirigió hacia un mismo lugar y formo un pantano. El agua no fluyó entonces en otro lugar y allí se formó un desierto. A menudo, partes del continente se hundían inesperadamente en el océano o una isla nueva aparecía repentinamente en medio de ninguna parte. En algunos lugares, llovió día y noche hasta que todo excepto las cimas de las montañas más altas se encontró sumergido.

    Allí donde seguía habiendo cualquier pedazo de tierra sobre el agua, todas las criaturas vivas se reunían para preservar su vida y la tierra cayó en el pandemonium. Tanto en el continente como en el océano, todas las criaturas sufrían. En nombre de todas las criaturas vivas, los gigantes solicitaron ayuda a los dioses.

    Einhasad y el Gran Kain buscaron por todas partes en el continente y finalmente encontraron el lago en el cual se ocultaba Eva.

    “Eva, mira qué sucedió porque evitaste tu responsabilidad. Estás destruyendo la armonía de este continente que creamos con todos nuestros esfuerzos. No toleraré que continúes desobedeciéndome.” Einhasad estaba tan enfurecida que sus ojos ardían brillantes como rugientes llamas.

    Debido a las inundaciones, incontables gigantes y criaturas vivas partieron al mundo de Shilen. Esto hizo que Einhasad envidiara a Shilen. Temblando con miedo, Eva terminó de rendirse a su madre. Cuando Eva asumió su autoridad para controlar las aguas, los desastres cesaron gradualmente. Sin embargo, era imposible restaurar el continente que yacía en ruinas.
    eva.png
    *Eva como nueva diosa del Agua​
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    MaxPower

    MaxPower Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    El desafio de los gigantes

    Los gigantes comenzaron a abrigar escepticismo en sus corazones. Gran Kain ya había probado su propia estupidez creando una humilde criatura viviente llamada humano. Además, debido a la lasciva conducta de Gran Kain y a los celos de Einhasad, El Inframundo fue creado junto a varios demonios. Debido a la debilidad e incompetencia de Eva el continente fue gravemente deformado. Las semillas de la duda comenzaron a brotar en las mentes de los gigantes. ¿Merecían estos dioses su adoración?

    Los gigantes podían montar en carros hechos con sus propias manos y entrar y salir libremente del palacio de los dioses. Ellos podían usar la magia para elevar una isla por los aires y vivir en los cielos como dioses. Ellos podían prolongar sus vidas hasta parecer que vivían eternamente. Los gigantes comenzaron a pensar que su poder era equiparable al de los dioses. A pesar de su sabiduría, se hicieron demasiado arrogantes.

    Y así los gigantes comenzaron su intención de convertirse en dioses.

    Gigantes.png
    * Representación de un Gigante​

    Comenzaron a experimentar modificando organismos vivos para crear nuevas formas de vida. Los Gigantes llamaron a la magia que hacia posibles tales milagros “ciencia”. Ebrios de poder, los gigantes organizaron una fuerte armada para combatir contra los dioses a pesar del error de Shilen, los seis dragones, y numerosos demonios que emprendieron esa misma tarea.

    Los dioses observaron las preparaciones de los gigantes y encolerizaron. Einhasad, que había clamado el único derecho de poder crear vida, estaba ciega de ira. Juro destruir a todos los gigantes junto con el continente y el mundo entero. Gran Kain le suplicó para que mantuviera la calma.

    “Al igual que eres la Madre de la Creación” le replicó, “la destrucción es mi responsabilidad. Sabes muy bien que tuve que resignarme cuando envidiaba tu cometido. Yo castigare a los gigantes por su conducta arrogante. Si después continuas deseando destruir el mundo, luchare contigo con todo mi poder.” Gran Kain no iba a permitir la destrucción del continente, no importaba como, y Einhasad estaba muy ofendida por la intervención de Gran Kain.
    Aun así, como ambos eran de un estatus similar, ella no podía detenerlo.

    destruccion.png
    Finalmente Einhasad entro en razón. Para castigas a los gigantes, decidió tomar prestado el martillo de Gran Kain – conocido como el Martillo de la Desesperanza. Debido a su inmenso poder destructivo, ni siquiera Gran Kain había usado jamás esa arma. Aun llena de furia, Einhasad levanto el martillo alto sobre su cabeza y lo arrojó hacia el centro de la ciudad de los gigantes.
     
    Última edición: 21 Julio 2014
    • Me gusta Me gusta x 2
  6.  
    MaxPower

    MaxPower Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    El fin de las Edades

    Solamente cuando las llamas rojas comenzaron a caer desde los cielos los gigantes se dieron cuenta del tremendo error que habían cometido. Combinando todas sus fuerzas intentaron frustrar el furioso lanzamiento de Einhasad y el Martillo de la Desesperanza. Pero incluso con el poder de los gigantes, no pudieron más que desviar ligeramente el trayecto del martillo, que seguía segando las ciudades mientras descendía al mundo.

    Fue suficiente para destruir a la mayor ciudad del mundo; incontables gigantes y otras razas fueron instantáneamente diezmadas. Un gran agujero fue creado en la tierra e inmensas olas cubrieron la superficie. Finalmente, casi todos los gigantes habían perecido.

    Aquellos gigantes que consiguieron sobrevivir huyeron al este para evitar la ira de Einhasad. Su camino era similar al que había tomado Shilen en su lucha. Einhasad continúo cazándolos uno por uno y quemándolos hasta la muerte con relámpagos. Los restantes gigantes fugitivos temblaban de temor y rezaron a Gran Kain.

    “Gran Kain, Gran Kain! Nos hemos dado cuenta de que nuestro camino era erróneo. Solo tú puedes detener la furia y la locura de Einhasad. ¡No nos dejes perecer, nosotros que hemos sido nacidos del mismo lugar que tu mismo, nosotros que somos las criaturas mas sabias y poderosas en la tierra!”.

    De repente Gran Kain sintió que le embargaba un sentimiento de piedad por esas pobres criaturas y reflexiono que los gigantes ya habían sufrido suficiente por su trasgresión. Alzando las más profundas aguas de los mares del sur bloqueó el paso de Einhasad.

    Einhasad gritó de furia, “¡¿Qué es esto?! ¡¿Quién se atreve a interferir en mi camino?! ¡Eva, mi querida hermana, quita el agua que bloquea mi paso ahora mismo o prepárate para meterte en los pasos de tu hermana mayor!”

    Eva temía a Einhasad e inmediatamente devolvió las aguas al océano. Einhasad continuo persiguiendo a los gigantes, matándolos uno a uno. Estos lloraron a Gran Kain de nuevo.
    “Gran Kain! ¡El más poderoso de los dioses! ¡Einhasad continua acechándonos, determinada a exterminarnos! ¡Te rezamos, por favor ten piedad y sálvanos!”

    mundodes.png

    Gran Kain levanto la tierra en la que se encontraban los gigantes. El gran risco impedía la persecución de Einhasad y ella gritó en alta voz.

    “¡Maphr, mi querida hermana! ¡¿Quién se atreve a interferir conmigo?! ¡Baja la tierra en este instante, o prepárate para seguir el camino de tu hermana!”

    Temerosa por estas palabras, Maphr trato de reducir la tierra, pero Gran Kain la detuvo.

    “¿Einhasad, porque no lo dejas? Toda la tierra conoce de tu furia y tiembla ante tu ira. Los sabios pero estúpidos gigantes sienten el mal que han hecho hasta lo más profundo. ¡Míralo por ti misma! ¡La raza de orgullosas y nobles criaturas – que una vez dominaron la tierra – esta escondiéndose en una estrecha franja de tierra y temblando de miedo por intentar escapar de ti! Ya no pueden desafiar a los dioses. Este lugar será la prisión de los gigantes para toda la eternidad. Calma tu furia, tu venganza esta completada.”

    Einhasad aun sentía ira, pero no podía actuar contra los deseos de Gran Kain – la fuerza que poseía era igual a la suya. Ella decidió, como había dicho Gran Kain, dejar a los gigantes en esa tierra estrecha y estéril para por siempre arrepentirse de sus pecados en lugar de matarlos a todos. Acabó su caza y volvió a su casa.

    Después de lo ocurrido, Einhasad rara vez interfería con los acontecimientos de la tierra, puesto que había sido profundamente decepcionada por los seres de la Tierra. Gran Kain también estuvo de acuerdo en no mostrarse a si mismo en la Tierra. La edad de los dioses estaba llegando a su fin.
    estatuas.png
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  7.  
    MaxPower

    MaxPower Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Las consecuencias

    El mundo cayó en una gran confusión seguida de la repentina desaparición de los gigantes. Acostumbrados al control de los gigantes, los elfos, enanos y humanos se encaraban con la cruda realidad de defenderse por ellos mismos. En lo más alto de este temible nuevo desafío, el mundo en el que vivían presentaba los estragos del impacto del Martillo de la Desesperanza. Muchos murieron durante los desastres que trajo Einhasad, y muchos más murieron en la consiguiente confusión y caos. Las razas de la tierra suplicaron fervientemente a los dioses por la salvación, pero los dioses no respondieron.

    Los primeros en tomar control de la situación fueron los elfos, puesto que ellos fueron la raza responsable de la política durante la era de los gigantes. Los elfos tuvieron éxito en la unificación de las razas y continuaron con sus vidas. Pero a medida que pasaba el tiempo, se mostraba evidente que los elfos no tenían las mismas capacidades para controlar la tierra que tenían los gigantes. Los primeros en alzarse ante los elfos fueron los orcos.

    “¿Son los elfos mas fuertes que nosotros? ¡No! ¿Tienen los elfos el derecho de dominarnos? ¡No! ¡No podemos consentir que aquellos quienes son mas débiles se atrevan a levantarse sobre nosotros!”

    La fuerza militar de los orcos era poderosa y, habiendo vivido solo en paz, los elfos no eran rival para el orgullo y temeridad de los orcos. La mayoría de la tierra se convirtió en territorio orco en un instante y los elfos fueron conducidos a una esquina del continente. Aquí los elfos solicitaron ayuda de los enanos, quienes, con su abundante riqueza y superiores armas, podían tener una posibilidad contra los orcos.

    “Raza de la tierra,” lloraron los elfos, “Venid en nuestra ayuda. Las violentas hordas orcas nos persiguen con su absoluto poder. Venid – dejadnos combatir juntos.”

    Pero los enanos rechazaron fríamente ayudar a los elfos. Para sus ojos, el mundo había cambiado en favor de los orcos. No había razón para los pragmáticos enanos de unirse con el bando débil. Los elfos se enfurecieron, pero no podían influenciar en su decisión.

    Los elfos decidieron entonces conseguir ayuda de la raza del viento – los Arteias. Sus reconocidas habilidades y ataques aéreos serian suficiente ayuda para que los elfos triunfaran sobre los orcos. Una delegación elfa viajó hasta los confines de la tierra buscando la ayuda de los Arteias.

    “¡Raza del viento, venid en nuestra ayuda! Los bárbaros orcos nos oprimen con su absoluta fuerza. ¡Dejadnos unirnos y enseñémosles su estupidez!”
    Pero, al igual que siempre, los Arteias no estaban interesados en las políticas o guerras de la tierra. Determinaron no tomar parte en ningún bando y esconderse en lo más profundo de las tierras interiores. Los elfos se desesperaron.
    “¡Alas, nadie nos ayudará! ¿Es este el final de nuestra raza? ¿Son los sucios orcos quienes tomaran las tierras y reclamarán toda la gloria y la riqueza?”

    orcos.png
     
    Última edición: 21 Julio 2014
    • Me gusta Me gusta x 2
  8.  
    MaxPower

    MaxPower Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Una nueva Alianza

    Desanimados por los pragmáticos enanos y los neutrales Arteias, los elfos estaban abandonados sin aliados que llevaran a cabo la guerra con los orcos. Abandonados para lamentar su destino, los elfos se sorprendieron con la aparición de un extraño entre sus filas. El extranjero se arrodillo ante el rey elfo, que se acercó para descubrir que el extranjero era un representante de los humanos. El extranjero llevaba una corona hecha con ramas de árboles.

    “¿Qué ocurre, líder de los humildes humanos?” pregunto el rey elfo, “¿Vienes a burlarte de nuestra desdicha?”

    El humano hizo una reverencia con su cabeza y habló, “No, sabio rey. Venimos a ver si nuestras débiles fuerzas pueden ser de alguna ayuda.”

    Los elfos se alegraron, puesto que aunque los humanos eran insensatos y débiles, su gran número podía ser de ayuda en la batalla.
    humanos.png

    “Muy encomiable por vuestra parte, rey humano,” conformó el rey elfo. “Insignificantes seres podéis ser, pero vuestra devota lealtad y voluntad de sacrificar vuestras vidas por nosotros es admirable. Vamos, adelante a la batalla para la victoria y vosotros ganareis estar directamente entre los elfos.”

    El rey humano hizo una gran reverencia ante el rey elfo, y levantando su cabeza, mirando a su homólogo elfo. “Muy noble rey elfo,” dijo, “Nosotros los humanos tenemos una petición que hacer antes de que combatamos por la gloriosa victoria de la raza élfica. Nuestro poder es insuficiente. Nuestros dientes no pueden siquiera arañar la piel de los orcos y nuestras uñas son inútiles frente a sus músculos. Os rogamos, dadnos el poder de enfrentarnos a ellos. Enseñadnos los secretos de vuestra magia.”

    Esta atrevida proposición dejo a los elfos furiosos y conmocionados. ¿Enseñarles magia a los humanos? ¡Jamás! Los elfos gestionaron, invocando hechizos para convertir al humano en un montón de ceniza, pero la líder élfica Veora intercedió. Ella sentía que la petición no era amenazante y debía ser honrada. Los humanos eran demasiado débiles y es muy dudoso que ellos pudieran vencer a los orcos sin ayuda. Y con sus mentes inferiores, los humanos no serian ninguna amenaza incluso aunque fueran capaces de aprender magia. Y así, ella hizo un trato que mas tarde le costaría su vida.

    Los humanos absorbieron rápidamente los caminos de la magia, aprendiendo mucho mas rápido de lo que los elfos habían anticipado. Los cuerpos humanos, aunque no eran tan fuertes como los de los orcos, habían sido fortalecidos a través de la labor constante y la lucha interior entre su clase. Eran adeptos con sus manos y podían manejar hábilmente armas y casi cualquier cosa, su número incrementó de forma enorme e impresionante. En un corto periodo de tiempo, la armada humana se convirtió en una fuerza formidable. ​
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  9.  
    MaxPower

    MaxPower Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    El aliado se vuelve enemigo

    La alianza entre humanos y elfos comenzó a tomar la delantera a los orcos. Mientras las mareas de la batalla se volvían a favor de la alianza, los enanos cambiaron su alianza con los orcos y comenzaron a construir suministros de guerra para los humanos. Con las armaduras mas fuertes y las armas mas afiladas de los enanos, los humanos podían ahora derrotar la armada orca sin la ayuda de las fuerzas élficas.

    Aunque las victorias de la alianza crecían en número, los elfos comenzaban a sentirse inquietos. Podían sentir que los humanos crecían en fuerza mas haya de su control. Aun así los elfos no permitían que su malestar se convirtiera en preocupación, puesto que ellos no podían imaginar que lo mas bajo de todas las razas – la basura humana – pudiera concebir una revolución. Y con la victoria final sobre los orcos al alcance de la mano, los elfos no tenían tiempo que gastar en preocupaciones con los humanos. Los humanos continuaron aprendiendo mayores formas de magia, y eventualmente la guerra acabo con la victoria de la alianza entre humanos y elfos. Los orcos fueron forzados a firmar un humillante tratado de paz y rápidamente se retiraron a la seguridad de sus guaridas en las tierras más al norte de Elmore.

    El líder de los orcos rió mientras partía, “Estúpidos elfos. Esta victoria no es vuestra, sino de los sucios humanos. ¿Cómo os proponéis controlar estos monstruos que habéis creado?”

    Había verdad entre esas palabras de resentimiento, los elfos ahora se encaraban a una nueva amenaza – los humanos. Pero después de la larga batalla, los elfos estaban demasiado cansados y debilitados para luchar. Por el contrario, los humanos con sus nuevos poderes mágicos, se encontraban fortalecidos. Y así, los humanos se alzaron contra la raza élfica.
    revelion.png

    Demasiado tarde, los elfos se dieron cuenta que ellos habían tomado bajo sus alas a la descendencia de los dragones. Una feroz batalla entre poderes mágicos sacudió la tierra una vez más. Pero los elfos estaban demasiado debilitados para contener a las fuerzas humanas. Los elfos fueron obligados a retroceder lentamente hasta que estuvieron forzados a refugiarse en la seguridad de sus bosques. Desde la seguridad de su posición, preparaban el choque final contra los humanos. La magia élfica era más poderosa en estos bosques y buscaron usar esta ventaja para su victoria.

    Los elfos cavaron profundas mazmorras por las que rápidamente se oían los ecos del chocar de las espadas y los gritos de la batalla. Pero la victoria final en un asedio que duró 3 meses fue para los humanos. Ni el orgullo de los elfos, ni los poderes mágicos de los bosques élficos, ni siquiera su superior magia podía hacer frente a la innumerable marea que formaban las armadas de los humanos. Los elfos sufrieron un gran daño y con el tiempo escaparon a la profundidad de los bosques. En su retirada, conjuraron poderosas barreras mágicas alrededor de sus bosques para prevenir el paso de los humanos o cualquier otra raza.​

    Y así, los humanos se convirtieron en los conquistadores de toda la tierra.

    FIN​
     
    Última edición: 21 Julio 2014
    • Me gusta Me gusta x 2

Comparte esta página