1. Invitado ¿Tienes fobias?, trata de describirlas en 500 palabras
    Descartar aviso
  2. Invitado Únete a nosotros si quieres ser locutor de la radio
    Descartar aviso
  3. Invitado¿Eres una calabaza o una catrina?
    Descartar aviso
  4. InvitadoUna vez más el concurso para descubrir a la muerte llega a Cz...¿Lograras descubrir quien es?
    Descartar aviso
  5. InvitadoLlegaron al foro las userbar
    Descartar aviso

One-Shot La Búsqueda

Tema en 'FanFics Pokemon' iniciado por Silver, 4 Agosto 2017.

Cargando...
Tags:
  1.  
    Silver

    Silver Creador del tema

    Aries
    Este fic lo escribí hace mil años, no recuerdo si fue solo por hacerlo o si fue por algún concurso… el temas es que quise rehacerlo (por decirlo de algún modo).

    En fin, aquí esta y espero que lesguste.

    ----------------------------------------------------------------------------


    El atardecer comienza a mostrarse, el cielo se torna oscuro invadido por el humo que asciende, todo está siendo consumido por el fuego; los que logran salir escapan como pokemon salvajes que se intentan salvar de un bosque en llamas.

    ¿Un final? No, lamentablemente esto está lejos de acabar; pero para que todo esto tenga sentido hay algo que deben saber.


    *Varios años atrás*

    -¡Lanzallamas!-

    Era joven, entusiasta y por sobre todo feliz, como cualquier otro entrenador.

    -¡Bien hecho amigo mío! Ten este collar, será un símbolo de nuestra amistad –

    Teníamos aspiraciones y metas, alcanzar la cima juntos era nuestro anhelo mas preciado, capturar más compañeros y ser el mejor equipo de todos los tiempos era nuestro sueño; pero los sueños tienen la mala costumbre de echarse a perder.

    -Un interesante pokemon-

    Aquel sujeto apareció de la nada… no, quizás fuimos nosotros que al estar sumergido en lo nuestro no nos percatamos de su presencia.

    -¿Quién eres tú?-

    Una simple pregunta, lo que sucedería después jamás lo hubiese sospechado.

    Pensé que quizás solo era algún transeúnte a quien le llamo la atención mi compañero; y en cierta forma no estaba tan equivocado.

    -Mi nombre no tiene importancia; pero debes saber que me llevaré a tu pokemon –

    Hasta cierto punto creí era una broma; aunque había algo en el ambiente lo tornaba denso a pesar de estar al aire libre.

    -¡No puedes hacer eso!-

    ¿Lo pueden creer? Un mocoso intentando hacer frente a un adulto… fue lo único que en ese momento se me ocurrió hacer.

    -¿No? ¡JA! Pero que mal informado estas chico-

    De su cinturón sustrajo una especie de esfera negra, ¿una pokeball? pues no lo parecía, pero ese extraño artefacto no era lo más aterrador.

    Sin siquiera reaccionar observe casi paralizado como aquel tipo arrojaba la esfera sobre mi pokemon, encerrándolo en su interior.

    Corrí… simplemente corrí hacia la esfera para intentar abrirla, destruirla, pero era completamente imposible.

    -¡Electabuzz ve y usa tu golpe trueno!-

    Solo escuche esas palabras y al instante la silueta del implacable pokemon se posó frente a mí y levante la mirada recibí el impacto de su ataque, directo en el estómago, esa debió ser la sensación más cercana a volar que había tenido hasta ese entonces.

    Paralizado y con dolor, sentía una sensación de querer vomitar; aunque apenas y con mucha dificultad lograba respirar.

    -No te preocupes niño, cuidare bien de él-

    Sonreía… ese tipo sonreía… aquel sujeto había disfrutado completamente cada segundo lo que había hecho.

    Comenzaba a desvanecerme cuando logre divisar una insignia en su ropa, no, solo era una letra, aparentemente una “R”. Mis ojos se cerraban mientras lo único que veía era al tipo marcharse con mi pokemon, se llevaba a Cyndaquil.


    *En la actualidad*

    De eso hace ya varios años, no tarde en averiguar de quienes se trataba… el Equipo Rocket, un grupo de desalmados que se dedicaban a robar pokemon y yo como muchos otros fui víctima de sus acciones; pero ahora estoy aquí, me dedique años a un duro entrenamiento para lograr acabar con todo esto con solo una maniobra. Su base está siendo consumida por el fuego y destrozada por las explosiones.

    Mi búsqueda comenzó aquí; pero no acabo en este mismo lugar.


    *20 minutos atrás*

    -¡Salamance usa tu Giga Impacto contra la puerta!-

    La puerta de seguridad principal se destrozó como papel tras el ataque, que además dejo destrucción y algún que otro Rocket herido cerca de la entrada.

    La alarma no tardo en comenzar a sonar lo que trajo consigo a muchos rockets más

    -Salamance, híper rayo-

    Salamance es uno de los pokemon que críe con mucho esfuerzo para esta incursión. Lo entrene desde que era un pequeño Bagon, lo entrene haciéndole saber cuál sería nuestra misión. Las intenciones de derrotar gimnasios y conquistar ligas habían quedado atrás hace mucho, hoy nuestra prioridad era otra… recuperar a Cyndaquil.

    -Buen trabajo, es hora de adentrarnos en lo profundo de esta madriguera. ¡Usa tu Giga Impacto nuevamente a través del pasillo!-

    Los guardias parecían muñecos que sin mucho esfuerzo eran arrojados contra el suelo o contra las paredes, no pretendía darles oportunidad… a mí no me la dieron.

    Junto a Salamance continuamos hasta llegan a una gran sala.

    -Esta debe ser la computadora principal, Salamance protege que no se acerque nadie, yo buscare información de Cyndaquil-

    En tanto revisaba la base de datos de la computadora principal, iba encontrando mucha información que desconocía, alguno archivos eran muy antiguos, otros de apenas unas semanas atrás.

    -“Kanto: Clonación a base del ADN del pokemon antiguo Mew”, “Johto: Gyarados rojo evolucionado de un Magikarp por medio de ondas radiales”, “Hoenn: comprobada la existencia de los pokemon Latios y Latias”, “Hoenn: avistamiento de actividad por parte de los pokemon Kyogre y Groudon”… Pero ¿qué esesto? Lo mejor será que guarde todo esto, luego seguiré revisando los archivos una vez que salga de aquí-

    No sabía que era lo que estaba leyendo, pero no quedaba tiempo para intentar entenderlo, inserte una memoria y realice una copia de todo lo relacionado con los proyectos Rocket que había en la computadora. Pero mientras acababa el proceso acababa, me dio tiempo para buscar por lo que realmente había entrado en ese lugar.

    -Vamos Cyndaquil, ¿dónde demonios estas?-

    De pronto un ataque eléctrico golpeo fuertemente a Salamance, lo entrene bien por lo cual el daño no fue mucho; pero lo logro paralizar.

    -No encontraras a tu pokemon en esa computadora, mucho menos en esta base-

    Un Rocket había aparecido frente a mí; y era alguien conocido para mí.

    -Eres tú… tú fuiste quien se llevó a mi pokemon-

    No había duda, como no reconocerlo,recordaba su rostro… jamás habría podido olvidar su rostro.

    -Te recuerdo bien, eres ese debilucho mocoso dueño del Cyndaquil… o quizás debo decir ex dueño-

    Nuevamente me mostró aquella sonrisa, una que refleja absoluto orgullo por lo que hace.

    Por unos segundos entre nosotros hubo silencio, pero un sonido proveniente de la computadora indicando que la transferencia de datos había concluido rompió con él.

    -¿Qué haces?-

    Una pregunta estúpida a decir verdad, en especial al ver que extraía la memoria.

    -No sé de qué se trate toda esta información, pero estoy seguro que la policía sabrá que hacer-

    Estaba completamente decidido, saldría de ese lugar incluso si tenía que hacerlo desaparecer junto a él

    -Si eres inteligente me darás esa memoria-

    ¿Acaso me intentaba intimidar? Tiempo atrás quizás le habría resultado, hoy eso no será posible.

    -Y si tú lo eres, no me la intentaras quitar-

    Después de todo los dos podíamos jugar el mismo juego.

    -Como desees, has tomado tu decisión y yo, Arthur, líder de esta base te acabare ¡Ve Electabuzz!-

    Esta vez las cosas serían distintas, muy distintas.

    -¡Ve Alakazam! Acabemos con todo esto rápidamente-

    Así es… un Abra entrenado bajo las mismas condiciones que mi Salamance lo habían convertido en un Alakazam formidable.

    -¡Electabuzz, Golpe Trueno!-

    Ese ataque ya lo había sentido en carne propia, por lo que conocía su potencia.

    -Usa tu Anulación-

    Detenido en seco, su Electabuzz no era oponente para mi pokemon.

    -Ahora usa Confusión-

    Quizás no esté bien, pero cuando aquel ataque mando a volar a su Electabuzz sentí un leve agrado.

    Su vuelo acabo contra la computadora principal en donde el puño eléctrico del pokemon se descargó provocando un corto circuito en el sistema.

    -“Secuencia de autodestrucción activada… iniciado protocolo eliminación de datos… dos minutos para destrucción total”-

    La alarma se transmitía por todos los altavoces de la base y todos comenzaban a evacuar, de momento todo había acabado.

    -¡Maldita sea, tengo que salir de aquí!-

    Es verdad, era un Rocket, pero aun así me sorprendió el hecho de que se marchaba dejando olvidado a su pokemon.

    -¡Detengo Alakazam!-

    La anulación hizo nuevamente su trabajo y lo detuvo completamente trayéndolo ante mí.

    -Ni por tus propios pokemon tienes respeto. ¡¿Acaso pretendías escapar dejando a tu compañero aquí?!-

    Durante un momento no respondió, luego de una gran sonrisa comenzó a hablar.

    -¿Compañero? No puedo creer que de verdad pienses eso. Él no es mi compañero y como todos los pokemon, también es reemplazable; además, si lo dejo atrás y no es lo suficientemente fuerte para sobrevivir, los Rockets me darán otros más fuertes que esa escoria llamada pokemon-

    Aun a pesar que me molestaran sus palabras, me molesto el hecho de cómo hizo sentir a Electabuzz, pues al enérgico pokemon mostraba una mirada de una profunda decepción y tristeza.

    -Es bueno que sepas que pagaras por todo, pero por ahora dime donde esta Cyndaquil y quizás tu final sea un poco más digno-

    El tiempo se acababa, pero tenía que marcharme al menos con alguna información concreta.

    -No sé nada, no te diré nada-

    Nuevamente esa sonrisa, esa expresión en su cara ya me tenía completamente enfermo; además de eso se negaba a cooperar, intentaba hacerse el fuerte, que pérdida de tiempo para él

    -¡Salamance ven aquí! Ayúdalo, tal vez un poco de calor le ayude a relajar las palabras-

    Salamance utilizo su lanzallamas directamente contra las piernas del Líder Rocket, su cara de dolor era completamente reflejada por sus gritos, ninguno de los dos lo estaba disfrutando; pero llegaría a cualquier extremo para lograr mi objetivo.

    -¡De acuerdo, hablare, hablare… por favor no sigas!-

    Se había rendido totalmente, aquel supuesto sujeto fuerte se había quebrado. Estaba completamente bajo mi control.

    -Salamance detente; de acuerdo, habla- En ese momento era todo oídos.

    -Hay muchas bases del Equipo Rocket por las distintas regiones, no sé en cuál de ellas pueda estar, pero un poco más al norte de la ciudad Jubileo, aquí en Sinnoh, hay una cueva que se supone está cerrada a cualquier persona, esa es la entrada a la base; ahí encontraras a un científico llamado Psycho que puede decirte donde se encuentra tu pokemon… eso si es que aun esta con los Rocket-Concluyo.

    -¡¿A qué te refieres?!-

    Comenzaba a colmarme la paciencia y el poco tiempo que nos quedaba no ayudaba

    -Cuando un pokemon deja de ser útil es desechado, sabes de que hablo-

    Estaba totalmente furioso, pero intentaba no perder el control, no le daría la satisfacción de entrar en su juego.

    -Al menos ya se algo, Alakazam mándalo a volar-

    Alakazam con un fuerte ataque síquico lo envío contra la pared muy cerca de la computadora.

    -Electabuzz, tu entrenador te ha despreciado completamente, ven conmigo, déjame sacarte de aquí y serás libre de ir donde quieras-

    Electabuzz aun con la mirada perdida en la tristeza se acercó aceptando la oferta que le había propuesto.

    -Salamance usa tu lanzallamas contra la puerta-

    Definitivamente el Rocket pagaría, había sellado su única salida con todos nosotros dentro… al menos por el momento.

    -¿Me dejaras aquí? ¿No me llevaras a la policía? ¡Dijiste que me harías pagar, puedo ayudarte a encontrar tu pokemon!-

    Imagino que estaba tratando de sacar algo de provecho, estaba asustado y quería lo salvara.

    -Dije que te haría pagar; pero jamás dije algo sobre llevarte a la policía, Salamance regresa, Electabuzz, sostente de Alakazam-

    En ese lugar todo había acabado, no tenía nada más que hacer ahí.

    -Sácanos de aquí Alakazam-

    -Muchacho un momento, ¿Cuál es tu nombre?-

    Pregunto el Rocket con curiosidad, supongo que era su último deseo.

    -"Diez segundos para destrucción total"- Todo había acabado.

    -Mi nombre… no es importante-

    Al instante fuimos sacados del lugar junto a Electabuzz por la teletransportación de Alakazam dejándonos en lo alto de la colina, justo a tiempo para el espectáculo que daría la explosión.

    Luego de aquello me acerque a Electabuzz quien ahora solo era un espectador de lo que ocurría con la base.

    - Como te prometí eres libre de ir donde quieras, puedes comenzar de nuevo; además eres un pokemon muy fuerte, lo sé en carne propia, sé que te las podrás arreglar por tu cuenta. Aun así no puedo evitar decir que si lo deseas, puedes venir conmigo; puedes ser parte de este grupo de compañeros y unirte a nuestra campaña, nos vendría bien una mano y siempre es bueno tener en quien confiar-

    El enérgico pokemon decidió darles otra oportunidad a los humanos y se unió a nosotros. En ese momento recordé lo que dijo hace un tiempo un reconocido profesor pokemon: “No existen los malos pokemon, solo los malos entrenadores” y supongo que de alguna forma Electabuzz lo sabía; aunque como se habrán dado cuenta, no soy precisamente una buena persona.


    *En la actualidad*

    La base se ha consumido casi por completo y ahora que miro el cielo veo que comienza a oscurecer aún más, pero no por culpa del humo; ya siento en mi rostro las primeras gotas de una tormenta que se avecina, la lluvia aunque dramática, sería algo digno para un buen final; pero esto es solo el comienzo.

    Amigo mío, prometo que te encontraré.
     
    Última edición: 4 Agosto 2017

Comparte esta página