1. Invitado La navidad llego a Cz, ¿Por que no vas a visitar la choza de Santa Cooz?
  2. Invitado ¿Puedes jugar sin repetir palabra?
    Descartar aviso
  3. Invitado ¿Por que no derribas a un que otro adversario con una bola de nieve?
    Descartar aviso
  4. Invitado Faltando tan solo unas pocas horas para navidad, alguien a quien no le gusta esta festividad, decidió sorprender a santa, raptarlo, atarlo y robar los regalos que llevaba consigo.
    Descartar aviso
  5. Invitado Esta vez el grinch esta en CemZoo y quiere tener su propio arbol para ponerlo en su casa pero no quiere cualquiera, tiene que ser creativo y unico el cual escogerá.
    Descartar aviso

Escrito original Kréio moon [Long Fic]

Tema en 'Biblioteca CemZoo' iniciado por Luna Inverse, 24 Febrero 2015.

Cargando...
  1.  
    Luna Inverse

    Luna Inverse Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Bueno, aquí va mi relato original, espero no aburrirlos con esto y cualquier critica contructiva es bien recibida, ya que me ayudará a mejorar.
    Esta basado parcialmente por una conocida leyenda chilena en el sur, leyenda de los ya desaparecido Onas.
    Capítulo 1

    "El recuerdo que no quiere ser sepultado"

    No fue hace mucho, cuando papá me contaba aquellas historias fantásticas y terribles de seres celestiales que procedían de la luna. Según recuerdo, me decía que con cada fases de la luna un ser bajaba a la tierra y devoraba a los humanos por solo el afán de destruirlos. Aquellas historias siempre me inspiraba temor, más cuando todavía era una niña en ese entonces. Cierto día en la noche, me atreví preguntarle a papá mientras me acomodaba para ir a dormir.

    -Papá, ¿Los has visto una vez?-
    -Si los hubiera visto, probablemente no estaría aquí contigo- Me respondió
    -Entonces... ¿No sabe como son?- Me atreví a preguntarle intuyendo la respuesta, pero para mi sorpresa fue lo contrario a lo que pensaba.
    -Son tan blancos como la nieve, bestias grandes que fácilmente pueden aplastar una ciudad entera, su mirada es escalofriante por esos ojos rojos de fuego- Me respondió un tanto pensativo y lúgubre.
    -Pero si me dijiste que nunca los habías visto ¿no?-Dije pensando que mentía para responder a mis peguntas.
    -Será mejor que vayas a dormir que es tarde- Me respondió con una sonrisa mientras me acobijaba con una manta en mi cama.

    Salió de la habitación apagando la luz, a pesar que solo veía su sombra por la oscuridad de la noche, pude notar que me seguía sonriendo desde la puerta.Nunca pensé que esa noche, sería la última vez que volvería a ver a mi querido padre, mis recuerdos de él son breves neblinas de imágenes arremolinadas, sin embargo esa última noche es el más claro recuerdo que tengo sobre él.


    Diez años han pasado desde aquello, según mi memoria, tenía nueve años en ese entonces, pero mi memoria no es tan exacta como para decirlo con certeza. Según mi madre, es un rasgo heredado por mi abuelo, que sufría con este mal de no recordar números y fechas. aún así me esforzaba por mantener aquellos recuerdos presentes, pero no lograba contenerlos todos, a excepción de ese último recuerdo que tengo con papá, que era tan claro como el agua. También le preguntaba a mi madre de como papá había fallecido en las minas de cobre a las afueras del pueblo donde vivíamos, pero siempre me respondía que hubo un derrumbe en la mina, y que no pudieron hacer nada por él. Papá siempre fue una persona alegre y dedicado a su trabajo, le gustaba trabajar en minas y cuevas, él era geólogo y gemólogo. Le gustaba estudiar rocas y piedras raras, decía que las minas era una buena fuente de conocimiento en estas cosas, pero a mamá y a mi, siempre nos pareció sucio e incomodo esos lugares.

    Ahora que él no está, mi interés por estas cosas surgen de la nada, como si fuera una voluntad heredara, no hace mucho a escondidas de mamá leía libros y libros de gemología, curioso saber, que la misma tierra puede producir tanta belleza y riqueza para nuestro deleite. Vivíamos en una humilde casa a casi a las afueras del pueblo en un valle precioso llamado el valle de la luna, llamado así porque en ese lugar, la luna podía verse más grande de lo normal que en otros lugares. Mi madre y yo odiamos el bullicio de la ciudad, preferíamos estar en contacto con la naturaleza, eso y por los alrededor había muchos manzaneros y a menudo cortábamos manzanas para hacer kuchen y tartas. Cierto día ya casi al atardecer, me dedique a recolectar algo de manzanas, tenía antojos de tomar un jugo o algo dulce, pero intuía algo raro, un malestar que no me dejaba tranquila, quería terminar pronto para irme a casa rápido, pero una voz me llamó en la distancia.

    -¡Annie! ¡Annie!- Decía aquella voz, voltee para saber de quien se trataba, era mi madre que se aproximaba corriendo a duras penas y con el aire entre cortado.
    -¡Annie!, ¡que bueno que estás aquí!- dijo, mientras recuperaba los colores del rostro y su respiración volvía a la normalidad.
    -¿Qué sucede mamá? ¿Porqué estas agitada?- Pregunte preocupada.
    -Tienes que regresar a casa, el pueblo se volverá peligroso, esos ya vienen para acá- Respondió agitada.

    Entonces entendí, porqué tenía ese pesar que me inquietaba, un escalofrío empezó a recorrerme el cuerpo como una señal de advertencia, la sombra de algo catastrófico empezaba a cubrir el valle de la luna.

    Capítulo 2

    "La familia Lewis y el vagabundo"

    No podía creer que ellos después de tanto tiempo de paz, vengan a causar caos otra vez, estaba convencida que se habían ido para siempre. Claro, ¿Qué puede tener de interesante un pueblucho como el nuestro, para que una familia como ellos, económicamente bien, y con títulos tuviera un mínimo de interés?. La única atracción era la mina de cobre de las afueras del pueblo, pero desde el incidente donde papá murió, la mina fue cerrada, y ya no se trabaja en la producción de cobre, así que es un negocio perdido para la familia Lewis que eran los dueños, y por tanto a mis ojos, responsables de la desgracias de nuestra familia. Pero lo que hacía a la familia Lewis tan temida no era por su avaricia sin sentido, no, no era eso, era por la oscuridad de crímenes que se tejían a sus alrededores. Era sabido que cualquiera que se oponía a sus reglas y leyes, desaparecía por arte de magia, o terminaba muerto en un accidente. Yo siempre he sabido que la muerte de papá no pudo haber sido casual. En el pueblo todos les temían, pero no se podía hacer nada, ya que era una de las familias más influyentes del país y dueños del territorio donde vivíamos.
    Por una extraña razón debía presenciar su aparición en el pueblo, aunque eso significara un riesgo, pero tenía que ir, además, mis amigos y la gente donde yo trabajo, también corrían el mismo grado de peligro, mi sentido de la moral me impedía ocultarme por cobardía.

    Aunque mamá desaprobó totalmente la idea, le dije que iría solo a ver a Janette, mi mejor amiga y compañera de trabajo, a diferencia de mi que vivo con mi madre, Janette vivía sola y estaría más asustada que cualquiera de los pueblerinos.

    Ya caminando por el sendero largo y lleno de tierra y piedras, la noche estaba a punto de caer, tenía que darme prisa antes que oscureciera, ya que era algo difícil ver el sendero por las noches. Si bien es cierto, vivíamos a un costado del pueblo, a pie no parecía tan corto, era como si estuviéramos kilómetros y kilómetros de distancia. Había ya empezado a refrescar, por el apuro de salir cuanto antes de casa, olvidé por completo mi suéter, cosa que lamentaba ahora con el frío.

    La noche y la oscuridad ya estaba cubriendo de a poco el valle de la luna, pero aún no podía visualizar el letrero del sendero de "Bienvenidos visitantes". Sin embargo podía ver que no estaba sola en el camino, mas adelante andaba otra persona y se dirigía en la misma dirección que yo. Sentí algo de temor e interés por ello, así que me aproxime con precaución para ver quien era esa persona, pero de pronto se detuvo en seco en medio del camino, lo cual hizo que yo también me detuviera de repente.

    -¿Quién eres tú?- preguntó la persona, su voz era la de un hombre.
    -¡Ah!, disculpe señor, soy Annie, me dirijo al pueblo- Respondí un tanto nerviosa, porque no podía distinguir su rostro por la oscuridad que ya nos cubría.
    -No te acerques mucho, odio el olor que tienes- Respondió secamente.

    El temor había desaparecido en mi y en su lugar estaba la ira y la irritación por oír aquello, ¿Cómo es posible que alguien fuera así de grosero en esta vida?.
    -¿Cómo dices? ¡Usted es un grosero!- respondí enérgicamente y sin miedo avance hacia él.

    El hombre era joven de veinticinco años o más, tenía el cabello negro y vestía con ropas muy rasgadas y llevaba un bulto grande y alargado en su espalda, pero la característica sorprendente de él era sus ojos penetrantes y doraros encendidos, como si fuera capas de quemarte con la mirada.

    -¡¿Acaso eres sorda?! ¡Te dije que no te me acercaras mujer!- Levantando la voz, el joven empezó a mirarme amenazadoramente, pero quería que me escuchara, tenía que desahogarme.
    -¿Quién te crees tú para decirme eso, si vas por ahí en harapos? ¡Sólo eres un vagabundo!- le grite, pero de pronto el sonido de unos fuertes disparos retumbaron todo el lugar.

    El joven aparto su mirada desafiante de mi y miró hacia los alrededores, yo en cambio asustada, temía que aquellos disparos vengan del pueblo, así que no podía quedarme ahí mucho tiempo, mi preocupación principal era el bienestar de mi amiga Janette.

    -Creo que llegué a tiempo- Lo escuché decir para si mismo.

    Cuando volteé para decirles las últimas cosas aquel grosero, ya no estaba, era como si la oscuridad de la noche se le hubiera tragado.

    Cuando llegue a Cobrizo, el nombre del pueblo, la gente estaba algo inquieta.
    -Al parecer los disparos no provenían de aquí-. Eso pensé.

    Caminé por las calles llenas de adoquines hasta llegar a una plaza que tenía una pequeña fuente de agua con un querubín en el pedestal. Nunca me había gustado la imagen de aquél querubín, era algo tétrico y macabro, no sé a quién en su sano juicio consideraría aquella escultura como algo para mostrar en una plaza pública.

    La casa de mi amiga Janette estaba algo escondida entre los callejones cerca de la plaza, cuando por fin la visualicé, una mujer de mediana estatura y toda desordenada se abalanzó hacia a mi.

    -¡Annie! ¡¿Cómo estás?! ¡Estaba preocupada por ti, quería ir a tu casa para avisarte que deben salir de ahí!- Decía Janette, exaltada y entre sollozos.
    - ¿Porqué? ¿Qué sucede?- pregunte un tanto preocupada.
    - Vinieron los matones de Lewis, dijeron que buscaban a la familia del geólogo que murió en la mina hace diez años- me respondió con nerviosismo en su voz. Yo estaba atónita y no sabía que responder.
    - ¿Dónde están ahora ellos?- Mi voz era más temblorosa que la de Janette.
    - Partieron hacía tu casa, pero que bueno que tú y tu madre llegaron hasta aquí, podemos esconderlas a ambas y...-
    - ¡¡Janette!! ¡¡Mi madre se quedó sola en casa!!- La interrumpí con todo el horror y el miedo que pude sentir tras oír aquello. Era como si el tiempo se detuviera en un instante y el silencio invadía todo el callejón.
     
    Última edición: 25 Febrero 2015
    • Ganador Ganador x 3
  2.  
    Russkiy Okkupant

    Russkiy Okkupant Cemzoonita

    Sagitario
    Damn, no podés cortarlo ahí xD
    Me gustó, quiero leer el segundo capítulo. Creo que lo vas a dirigir directamente al terror o al survivor/misterio.

    Comentario que puede ser un spoiler de la historia xD
    Yo me pregunto, la leyenda está parcialmente basada en los Onas ¿pero la familia protagonista será Ona? ¿Tal vez los monstruos blancos como la nieve son el hombre blanco con sus armas?
     
  3.  
    Luna Inverse

    Luna Inverse Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Quien sabe, no soy buena clasificando los fic, solo diré que en este relato habrá escenas mas o menos fuertes, sangre y esas cosas.

    Los Ona creían que por cada fases de la luna, habitaban demonios que se dedicaban a devorar humanos, yo tome esas leyendas y algunas más de mi país para crear un fic entretenido.
    Los monstruos blancos como la nieve, son demonios literales. xD
    .


    Gracias por su comentario :)
     
  4.  
    Russkiy Okkupant

    Russkiy Okkupant Cemzoonita

    Sagitario
    ¿¡Por qué tanta formalidad!? ¡Acá se tutea a todos! :happy:

    Ya seee, te leí ¬.¬ pero tal vez lo habías alterado, y tal vez llegaron los españoles y creyeron que eran ellos. Como cuando los aztecas pensaban que Cortéz y sus hombres eran dioses (según cuenta la dudosa historia oficial...) Tenía sentido lo que había planteado xD

    @Nietzsche @Tarsis @Betta Moko-chan @Acero
     
    Última edición: 24 Febrero 2015
    • Me gusta Me gusta x 1
  5. Law Girls llama de usted a mucha gente. A ver si entre los dos conseguimos quitarle la costumbre xD

    Ahora vamos a lo que vamos, a la historia...

    Tengo que decir que me ha parecido interesante. Me gusta mucho la temática aunque en cuanto empiece a correr la sangre no sé lo que voy a hacer, porque me da mucho yuyu xD
    La narración es fluida y coherente. De momento no se ha podido ver mucho de los personajes así que no tengo nada que destacar de ellos, aunque me caía bien el papá. Una pena que muriera.
    Me gusta que la niña haya seguido sus pasos o se interese por la profesión de su padre. Es muy tierno ^^
    Es destacable que hayas dejado la historia en un momento interesante, eso deja ganas de leer al lector ^^

    ¿Algún punto a mejorar? He visto alguna coma salvaje por ahí que no está bien colocada. O eso creo...porque últimamente tengo obsesión con los signos de puntuación xD
    A parte de eso, todo perfecto ^^
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
  6.  
    Luna Inverse

    Luna Inverse Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Ya está el capítulo dos.
    Capítulo 2

    "La familia Lewis y el vagabundo"

    No podía creer que ellos después de tanto tiempo de paz, vengan a causar caos otra vez, estaba convencida que se habían ido para siempre. Claro, ¿Qué puede tener de interesante un pueblucho como el nuestro, para que una familia como ellos, económicamente bien, y con títulos tuviera un mínimo de interés?. La única atracción era la mina de cobre de las afueras del pueblo, pero desde el incidente donde papá murió, la mina fue cerrada, y ya no se trabaja en la producción de cobre, así que es un negocio perdido para la familia Lewis que eran los dueños, y por tanto a mis ojos, responsables de la desgracias de nuestra familia. Pero lo que hacía a la familia Lewis tan temida no era por su avaricia sin sentido, no, no era eso, era por la oscuridad de crímenes que se tejían a sus alrededores. Era sabido que cualquiera que se oponía a sus reglas y leyes, desaparecía por arte de magia, o terminaba muerto en un accidente. Yo siempre he sabido que la muerte de papá no pudo haber sido casual. En el pueblo todos les temían, pero no se podía hacer nada, ya que era una de las familias más influyentes del país y dueños del territorio donde vivíamos.
    Por una extraña razón debía presenciar su aparición en el pueblo, aunque eso significara un riesgo, pero tenía que ir, además, mis amigos y la gente donde yo trabajo, también corrían el mismo grado de peligro, mi sentido de la moral me impedía ocultarme por cobardía.

    Aunque mamá desaprobó totalmente la idea, le dije que iría solo a ver a Janette, mi mejor amiga y compañera de trabajo, a diferencia de mi que vivo con mi madre, Janette vivía sola y estaría más asustada que cualquiera de los pueblerinos.

    Ya caminando por el sendero largo y lleno de tierra y piedras, la noche estaba a punto de caer, tenía que darme prisa antes que oscureciera, ya que era algo difícil ver el sendero por las noches. Si bien es cierto, vivíamos a un costado del pueblo, a pie no parecía tan corto, era como si estuviéramos kilómetros y kilómetros de distancia. Había ya empezado a refrescar, por el apuro de salir cuanto antes de casa, olvidé por completo mi suéter, cosa que lamentaba ahora con el frío.

    La noche y la oscuridad ya estaba cubriendo de a poco el valle de la luna, pero aún no podía visualizar el letrero del sendero de "Bienvenidos visitantes". Sin embargo podía ver que no estaba sola en el camino, mas adelante andaba otra persona y se dirigía en la misma dirección que yo. Sentí algo de temor e interés por ello, así que me aproxime con precaución para ver quien era esa persona, pero de pronto se detuvo en seco en medio del camino, lo cual hizo que yo también me detuviera de repente.

    -¿Quién eres tú?- preguntó la persona, su voz era la de un hombre.
    -¡Ah!, disculpe señor, soy Annie, me dirijo al pueblo- Respondí un tanto nerviosa, porque no podía distinguir su rostro por la oscuridad que ya nos cubría.
    -No te acerques mucho, odio el olor que tienes- Respondió secamente.

    El temor había desaparecido en mi y en su lugar estaba la ira y la irritación por oír aquello, ¿Cómo es posible que alguien fuera así de grosero en esta vida?.
    -¿Cómo dices? ¡Usted es un grosero!- respondí enérgicamente y sin miedo avance hacia él.

    El hombre era joven de veinticinco años o más, tenía el cabello negro y vestía con ropas muy rasgadas y llevaba un bulto grande y alargado en su espalda, pero la característica sorprendente de él era sus ojos penetrantes y doraros encendidos, como si fuera capas de quemarte con la mirada.

    -¡¿Acaso eres sorda?! ¡Te dije que no te me acercaras mujer!- Levantando la voz, el joven empezó a mirarme amenazadoramente, pero quería que me escuchara, tenía que desahogarme.
    -¿Quién te crees tú para decirme eso, si vas por ahí en harapos? ¡Sólo eres un vagabundo!- le grite, pero de pronto el sonido de unos fuertes disparos retumbaron todo el lugar.

    El joven aparto su mirada desafiante de mi y miró hacia los alrededores, yo en cambio asustada, temía que aquellos disparos vengan del pueblo, así que no podía quedarme ahí mucho tiempo, mi preocupación principal era el bienestar de mi amiga Janette.

    -Creo que llegué a tiempo- Lo escuché decir para si mismo.

    Cuando volteé para decirles las últimas cosas aquel grosero, ya no estaba, era como si la oscuridad de la noche se le hubiera tragado.

    Cuando llegue a Cobrizo, el nombre del pueblo, la gente estaba algo inquieta.
    -Al parecer los disparos no provenían de aquí-. Eso pensé.

    Caminé por las calles llenas de adoquines hasta llegar a una plaza que tenía una pequeña fuente de agua con un querubín en el pedestal. Nunca me había gustado la imagen de aquél querubín, era algo tétrico y macabro, no sé a quién en su sano juicio consideraría aquella escultura como algo para mostrar en una plaza pública.

    La casa de mi amiga Janette estaba algo escondida entre los callejones cerca de la plaza, cuando por fin la visualicé, una mujer de mediana estatura y toda desordenada se abalanzó hacia a mi.

    -¡Annie! ¡¿Cómo estás?! ¡Estaba preocupada por ti, quería ir a tu casa para avisarte que deben salir de ahí!- Decía Janette, exaltada y entre sollozos.
    - ¿Porqué? ¿Qué sucede?- pregunte un tanto preocupada.
    - Vinieron los matones de Lewis, dijeron que buscaban a la familia del geólogo que murió en la mina hace diez años- me respondió con nerviosismo en su voz. Yo estaba atónita y no sabía que responder.
    - ¿Dónde están ahora ellos?- Mi voz era más temblorosa que la de Janette.
    - Partieron hacía tu casa, pero que bueno que tú y tu madre llegaron hasta aquí, podemos esconderlas a ambas y...-
    - ¡¡Janette!! ¡¡Mi madre se quedó sola en casa!!- La interrumpí con todo el horror y el miedo que pude sentir tras oír aquello. Era como si el tiempo se detuviera en un instante y el silencio invadía todo el callejón.
    Gracias por leer. :)
     
    Última edición: 25 Febrero 2015
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    Russkiy Okkupant

    Russkiy Okkupant Cemzoonita

    Sagitario
    Me encantó el cap 2 :eek: :eek: :eek: Ese final... Basta de cortar así los capítulos xD
    ¿Quién será ese que decía que tenía mal olor? Esa escena fue muy Inushaya primeros capítulos jajajajaja

    :asombrado: :P
    Annie Wilkes? xD
     
  8.  
    Luna Inverse

    Luna Inverse Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Bueno, nunca ví inuyasha mas que de pasada, así que no sé.
    Dios tenga esa Annie en su santa gloria. xdxd

    Editado: Gracias por la correción, no me había dado cuenta. XP
     
    Última edición: 25 Febrero 2015
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Okita

    Okita Estudiante escuela de edición

    Piscis
    xD maldito capitulo dos se quedo buenísimo y lo dejaste ahí jajajaja

    El chico es un vampiro? las onas son vampiros o0o???
     
  10.  
    Luna Inverse

    Luna Inverse Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Que los Onas son vampiros?
    No, no creo que su ya extinguida civilización conocieran a un Edward Cullen. XD
     
  11.  
    Okita

    Okita Estudiante escuela de edición

    Piscis
    Es que el antipático parece vampiro xD
     
  12.  
    Luna Inverse

    Luna Inverse Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Aquí va el tercer capítulo. ;)
    Capítulo 3

    "Ejecuciones de la media noche"


    El reloj en la casa de Janette ya marcaba las once y quince minutos, Janette estaba a un lado de la estufa esperando que el agua del té hirviera. Yo caminaba de aquí para allá al lado de la ventana de su casa sin saber que hacer. Mi madre estaba en peligro, la gente de Lewis quizás esté en casa y no tenía idea de que cosas querrían de nosotros y miles de pensamiento más afloraba y la desesperación de no poder hacer nada me consumía los huesos.

    -Tengo que irme- Me decía para mi pero en voz baja.
    -No se te ocurra hacerlo, es muy peligroso, la señora Rose, no lo querría- me decía Janette mientras preparaba los cubiertos para el té.- Además el hijo del alcalde, Will, y otros aldeanos partieron a buscarlas hasta tu casa, y mi Harold también los acompañó.

    Había algo extraño en esas palabras que Janette me acababa de decir, pero tampoco no tenía cabeza para reflexionar bien en ese momento, mis nervios estaban tan destrozados que cualquier cosa me sobresaltaba, como cuando escuchamos el golpeteo de la puerta. Janette casi se quemó con el agua y a mi casi se me fue el corazón cuando oímos aquél golpe.

    -¡¿Quién es?!- Preguntó Janette poniendo la tetera en su lugar.
    -Soy el Richard Thom Janette, ¿puedo entrar?- hablaba la voz de un lado de la puerta.
    -¡Si, pase!- Grito Janette acercándose a la puerta.

    Entró un señor mayor, delgaducho y muy encorvado que ya caminaba con bastón, vestía de traje de color marrón muy gastado, pero tenía los zapatos muy lustrados.

    -Hija, ¿no se sabe nada de mi hijo todavía?- Le preguntó a Janette mientras ella lo ayudaba a sentarse.
    -Nada, el alcalde nos dijo que ya no tardarían con algo de noticias-. Decía Janette acercándole una taza de té
    -Que tragedia Dios mío, que tragedia, esas pobres mujeres ¿Cuánto más deberán sufrir? - decía el señor Richard que no se percataba de mi presencia.
    -ah... muchas gracias señor- Dije un tanto nerviosa
    -¿De que me das las gracias hija?- Dijo el señor Richard prestándome atención y frunciendo el seño para forzar su vista ya gastada.
    -¡Madre mía! ¡¿Qué haces aquí?! ¡Deberías estar en casa con tu madre y nosotros tratando de rescatarles!- Refunfuño el señor Richard levantado amenazadoramente su bastón.
    -Si, eso mismo me pregunto yo- Que no sabía que contestarle, y los nervios aumentaron por mil ese rato, estaba más alterada y no podía más.

    Me paré y fui hacía la puerta, cuando salí, el frío golpeo mi cara de repente, pero nada de eso me importaba, tenía que salir de Cobrizo como fuera. Sentía la voz de Janette a mis espaldas que gritaba que volviera, pero mi decisión era seguir adelante. Había pasado la plaza y la fuente con aquél querubín que no me atrevía mirar en la oscuridad y caminaba por las calles con adoquines cuando Janette me alcanzó.

    -¡Espérame!, los aldeanos deben estar por regresar, por favor ten paciencia- Me decía Janette, pero yo ya había tomado la decisión de seguir como fuera.

    Ya habíamos cruzado el pueblo, y podía distinguir la salida a Cobrizo, sin embargo estaba lleno de personas que al igual que nosotras esperaban noticias, nos acercamos a ellos y podíamos ver al alcalde de pie junto a la puerta, hablando con un joven más alto que él.

    -¡Ya vienen!- Gritó aquél joven haciéndole señas con la antorcha que tenía en la mano, la oscuridad de las afueras era intensa que poco se distinguía quien o quienes venían. De pronto un grupo más o menos grande y con escopetas venían entrando en el pueblo, los aldeanos estaban todos expectantes de aquella entrada, sin embargo el que me llamó la atención era el hombre mas alto y robusto que llevaba alguien en sus brazos.

    -¡¿Mamá?!- Pregunté mientras me abría paso por la multitud de personas, aquella figura alzo la cabeza y me respondió con: -¡Annie!- Mi corazón casi salía de mi boca, latía a mil por segundos. Aquél hombre dejó a mi madre de pie en el suelo y ella corrió hasta donde yo estaba, yo la alcancé y la abrasé tan fuerte, porque pensaba que jamás volvería sentir ese calor de sus brazos.

    -Gracias Harold- fue todo lo que dije al hombre robusto y no podía más, las lagrimas de felicidad saltaban comochorros de agua.
    -No te preocupes Annie, era lo que tenía que hacer por la amiga de mi Janette-. Aquella frase también me resultó extraño, pero no importaba, estaba dichosa que mi madre este conmigo otra vez.
    -Estaba preocupada por ti mi niña- Me decía mientras me abrazaba. El alcalde que era algo bajo y rechoncho, se acercó y se dirigió a nosotras:

    -Me alegro que estén bien ambas, pero necesito saber, ¿que les pasó? ¿encontraron a los matones de Lewis?- Se dirigió de repente a los aldeanos que trajeron a mi madre y en especial a uno alto de cabello rubio que también se acercó.
    -Si padre, los encontramos- El pueblo ahogo en gritos, y sentí que mi madre me abrazaba más fuerte.
    -¡Por Dios! ¿Dónde están? ¿Se fueron con la familia? ¿Qué paso Will?- Preguntó el alcalde un poco alterado.
    -Vera, es que... ellos están, están, están regados por todo el camino- Decía Will con cara de haber visto algo asqueroso y terrible a la vez, haciendo que el pueblo y el alcalde se asustaran más de la cuenta.
    -¿Cómo que rega...?-
    -Desmabrados, por todo el camino- Interrumpió Harold con una mirada lúgubre en sus ojos, el pueblo ahogo otro grito de pánico, que fue interrumpido por las campanadas del reloj del pueblo que ya marcaban la media noche.
     
    Última edición: 3 Marzo 2015
  13.  
    Okita

    Okita Estudiante escuela de edición

    Piscis
    VAMPIROS, yo lo vuelvo a decir, esto parece novela de vampiros, me gusta. Quiero saber si fue ese chico antipático el que se cargó a todos los matones. La madre de la chcia no vio NADA?
     
  14.  
    Russkiy Okkupant

    Russkiy Okkupant Cemzoonita

    Sagitario
    Me gustó el final, aunque también me suena medio a vampiro xD Debido al primer capítulo imagino que no lo son, o al menos yo imaginé que iba a tratar de la leyenda... No sé si eso quedó como anecdótico y ya pasamos a los vampiros xD
     
  15.  
    Luna Inverse

    Luna Inverse Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Creo que el fenómeno vampiro es muy fuerte por aquí. :eek:
     
  16.  
    Alostsheep

    Alostsheep Cemzoonita Aces & Eights

    Tauro
    Oh...
    Muy bien, pero ¿y luego...? ¿Cómo continua la historia?
    Opinión: Muy bien, es de suspenso, como una noveleta de Carlos Mosiváis, jeje. Tienes feeling para escribir. Es sencillo de leer. Quizá solo poner énfasis en ciertas expresiones, pero la idea va bien, se necesita continuar leyendo. Pero así se tallerea un escrito, casi nada queda en la primer sentada, ni en la primera crítica, se necesitan muchas. Bueno, en resumen, me agrada tu estilo y la historia pinta bien.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17.  
    Luna Inverse

    Luna Inverse Creador del tema Cemzoonita

    Escorpión
    Tú no me escuchas. XD
    Gracias por tomarte las molestias de leerlo.
    Es verdad, quizás necesito agregar mas detalles y expresiones a mis personajes, gracias por el consejo.
    La verdad no pensaba seguir porque vi que al parecer no lo hacía del todo bien, pero he llegado a confiar en tu criterio y si te gustó quizás pueda seguir puliendome en cuanto a escribir.
    Muchas gracias de nuevo por leer.
     

Comparte esta página