1. Invitado La navidad llego a Cz, ¿Por que no vas a visitar la choza de Santa Cooz?
  2. Invitado ¿Te gustaría participar?, podrías ganar una versión chibi de ti <3
    Descartar aviso
  3. Invitado ¿Puedes jugar sin repetir palabra?
    Descartar aviso
  4. Invitado ¿Por que no derribas a un que otro adversario con una bola de nieve?
    Descartar aviso
  5. Invitado Faltando tan solo unas pocas horas para navidad, alguien a quien no le gusta esta festividad, decidió sorprender a santa, raptarlo, atarlo y robar los regalos que llevaba consigo.
    Descartar aviso

SideStory Gigantomachia - Tomo 01

Tema en 'Mitología' iniciado por Rafaduck, 13 Diciembre 2008.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    INTRODUCCIÓN
    Saint Seiya Gigantomachia ~ Mei no Shô, no es un Manga sino una "Novela" de Saint Seiya, una historia paralela fruto del trabajo conjunto de Masami Kurumada (actuando como asesor) y el escritor Tatsuya Hamazaki (autor de famosas obras como Hack, One Piece, Love & Destroy), en el Staff también están Takayuki Gotô y Masazaku Katsura. La Novela fue publicada por la editorial Shueisha en la colección Jump Books, editada en Japón, el 23 de Agosto de 2002 (consta de 205 páginas). Está formada por 2 volúmenes que aparecieron en Octubre y Diciembre de 2002 (el segundo concluye la historia), no teniendo prevista una continuación.

    Gigantomachia significa Guerra de los Gigantes (Batalla citada en el Hipermito de Kurumada) y aunque muchos lo presumían hace algunos años, no es un Fanfic (historia creada por fans), y tampoco debe ser considerado como tal. Se trata de una historia oficial novelizada. Por ser un libro y no tener imágenes, el texto es extremamente descriptivo, los escenarios son minuciosamente comentados por el autor, haciendo que el lector imagine todos los detalles.

    Gigantomachia narra la Guerra entre los Gigas, los Gigantes Mitológicos, cuyo objetivo es despertar a Tifón, y los Santos de Bronce. La historia se desarrolla entre las Sagas de Poseidón y Hades. En ayuda de Atenea, aparecen nuevos Santos del Santuario, entre los cuales están, Mei de Cabellera Berenice, Nicole de Altar y Yulij de Sextante. Queda por saber si pueden considerarse como parte del universo de Saint Seiya o no.

    Con respecto a la oficialidad y canonicidad de la Novela Gigantomachia (eterno debate que concierne también el Manga Episode G, el Manga The Lost Canvas, la Enciclopedia Taizen, etc.), la historia no parece crear ninguna incoherencia con respecto al Kuru-Manga, el Taizen y el Hipermito del Artbook Cosmo Special. El único problema que late es que en el Episode G, el Santo Aioros elimina a Tifón en un volumen retrospectivo, aunque uno se puede imaginar que en el Episode G, Tifón es sólo una emanación de Cosmos, un ser que no ha despertado. El autor parece consciente de las incoherencias tradicionales del Hipermito y re-explica algunos detalles por resolver. Por último, ya que hablamos del autor, Tatsuya Hamazaki y Masami Kurumada aparecen ambos a la vez en la portada, con sus biografías y acreditados de la misma manera al final del libro y, por desgracia, parece imposible decir con certeza si Kurumada aparece mencionado sólo como el autor de la obra original o si participa de alguna forma en la redacción del libro. Sin embargo, el Mangaka nos dedica algunas palabras al final de la historia, lo que certifica que al menos sabe que existe esta Novela y la aprueba.

    Aunque sea material oficial de la Toei, es una historia sólo con base y argumento en Saint Seiya, pero fuera ya de su contexto y de la trama oficial. Para algunos esta Gigantomachia es de la misma relevancia que otras Sagas que ya salieron.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    TOMO 01 - CAPÍTULO DE MEI (MEI NO SHÔ)

    - Orestes
    - Athena's Saints
    - Sicilia
    - Resurrection
    - Intermission
    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  2.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    TOMO 01 - CAPÍTULO DE MEI (MEI NO SHÔ)
    Los poderosos Gigantes resurgen de las entrañas del Monte Etna, en el sur de Italia. Agrios y su Fuerza Bruta, Thoas y sus Relámpagos, Pallas el Estúpido y Typhon, el líder de todos. Ellos tienen sólo un deseo: Vengarse de la Diosa Atenea, la defensora de la humanidad. Así da inicio a la Gigantomaquia, la gran Guerra de los Gigantes.

    Para defender a Atenea y a la propia humanidad, los Santos tendrán que demostrar una fuerza que ni ellos mismos saben que realmente tienen. Es un gran desafío, pero ellos tendrán un aliado, un nuevo Santo para la galería de héroes de Saint Seiya: El Santo de Cabellera Berenice.

    Un épico electrizante en el interior de la clásica creación de Masami Kurumada. Una historia como nunca se vio en Mangas o en Animes.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    ORESTES
    Grecia, Atenas

    Cuentan las Leyendas Griegas que fue en la famosa Acrópolis donde ocurrió la Batalla entre la Diosa Atenea y Poseidón, el Dios de los Mares, por las tierras de Ática.

    Atenea había sido escogida por el pueblo griego como su protectora después de hacer nacer un olivo de una piedra. Como homenaje, los atenienses construyeron un enorme Santuario de mármol, originalmente pintado en colores brillantes, en una roca de 800 metros de diámetro. La Acrópolis, o “ciudad alta”, se erige a una altura de 70 metros de la capital griega.

    Despintadas por el tiempo y castigadas por siglos de historia, las construcciones de la Acrópolis aún hoy continúan siendo admiradas y reconocidas como uno de los más grandes monumentos de la humanidad.

    Es de noche.

    - ¿Está haciendo menos calor ahora, no?- los cabellos color de lino de Shun se mueven con el viento en el teatro a cielo abierto. Él hace el comentario en voz baja, volteándose para atrás, desviando su mirada del palco para observar la Acrópolis.

    Es verano. El sol se oculta como si se colocara encima de Atenas.

    En esa época del año, sólo comienza a oscurecer después de las ocho de la noche, cuando un tono de azul profundo se esparce lentamente por la ciudad. Intensas luces doradas se encienden en la Acrópolis, iluminando las columnas del Partenón, los bajos relieves y cada detalle desfigurado por el tiempo.

    - Señor Nicole, gracias por acompañarme.

    - De nada- dice Nicole, sonriendo.- Es siempre bueno venir al teatro.

    Nicole está sentado al lado de Shun en la platea. Es un hombre elegante y simpático, a pesar de que su ropa, toda negra, parece un poco pesada para el verano del Mar Egeo. Con cabellos castaños y una mirada tranquila, es lo que podemos llamar un verdadero “intelectual”.

    - La verdad es que yo invité a Seiya... pero él dijo que se iba a morir de aburrimiento.

    - De todos modos, traer a un chico inquieto a una pieza de teatro clásico sería arriesgar nuestra entrada y que nos echaran.

    Shun sonríe y su rostro adolescente brilla con la luz reflejada por la piedra. A pesar de ser muy joven, él no tiene el aire infantil que caracteriza a la mayoría de los muchachos de su edad.

    Los dos están sentados juntos en el punto más alto del auditorio.

    - ¿Qué sabes sobre el Odeón?- pregunta Nicole.

    - No mucho.

    Fue construido en el 161 a.C., el enorme teatro tiene capacidad para 6.000 espectadores y dispone de una acústica impresionante.

    - Hasta aquí se puede escuchar el sonido de una moneda cayendo en el palco -explica Nicole.- También es llamado el Odeón de Herodes Atticus, en homenaje al político romano que proporcionó los recursos para su construcción. Fue reformado después de la Segunda Guerra Mundial y hoy recibe a artistas de todo el mundo.

    - Parece que el gusto de los griegos por el teatro es el mismo desde la antigüedad hasta nuestros días... comenta Shun.

    - Aquí nosotros vamos al teatro como otros van a un partido de Fútbol.

    Piezas clásicas, como la de hoy, son generalmente presentadas en teatros al cielo abierto, sin correr mucho riesgo de cancelamiento por causa de lluvia; en Grecia cerca de 300 días al año son soleados.

    - Pero las piezas sólo pueden comenzar cuando las luces se encienden, después de la puesta del sol, y por eso acaban bien tarde.

    - Este espectáculo tiene cinco horas de duración...

    - La noche va a ser larga! -dice Nicole, sonriendo.- Todos los griegos, incluso los niños, se van a dormir muy, muy tarde.

    Este es el intervalo entre la primera parte de la Trilogía Orestiada, de Esquilo. Nicole quiere saber lo que Shun, un muchacho japonés, piensa del teatro clásico griego.

    - Muy interesante- dice Shun.

    - ¿Piensas lo mismo?. Las obras de Esquilo son grandiosas, sin duda, pero también pueden ser bastante cansadas...

    Esquilo vivió en el siglo V a.C. y fue uno de los 3 grandes autores de tragedias. Sus piezas continúan siendo mostradas no sólo de la forma clásica, sino también como las más diversas interpretaciones contemporáneas.

    La Orestiada tiene lugar un poco después de la Guerra de Troya, aquella de Odiseus, Aquiles, Héctor y Helena. El conflicto es desencadenado por una manzana de oro dedicada “a la más bella”, lanzada entre las Divinidades por Eris, la Diosa de la Discordia, y acaba de hecho involucrando a la mujer más bella del mundo, Helena de Troya.

    La primera parte de la Trilogía se llama “Agamenón”. En ella, el personaje-título, comandante en jefe de los griegos y Rey de Micenas, ofrece a su hija Ifigénia en sacrificio. La Reina Clitemnestra queda indignada y arma un plan para asesinar a Agamenón, con ayuda de su amante, Egisto.

    - Seiya se dormiría sólo con oír esa explicación... dice Shun.

    - La próxima vez trata de llevarlo a una comedia, de aquellas bien vulgares. Es el tipo de cosa que a los niños de la edad de él le gustan- Nicole ya había oído hablar mucho de Seiya, y se refería al muchacho con un gesto inocente y juguetón.

    Después del intervalo, comienza la segunda parte de la pieza: “Coéforas”.

    Nueve años pasaron desde la muerte de Agamenón. Su hijo Orestes, que había sido enviado secretamente a un país vecino, jura al Oráculo de Delfos que irá a vengar la muerte de su padre.

    El estilo de la presentación es fiel al teatro clásico, con actores enmascarados y los mismos efectos de palco de la antigüedad.

    Orestes regresa a su país a escondidas para eliminar a Egisto, con ayuda de su hermana Electra, y acaba encontrando a la verdadera asesina de su padre: su madre, Clitemnestra.

    Clitemnestra suplica por su vida. Orestes queda dividido por algunos momentos, pero no abandona la convicción de vengar la muerte de su padre, conforme a lo ordenado por el Oráculo.

    - Di a luz una serpiente- dice la desesperada Clitemnestra.

    - Tú mataste a quien nunca deberías haber matado. Por eso serás condenada a un sufrimiento que no debería existir- Orestes golpea a Clitemnestra con la espada, diciendo que ella no está siendo asesinada por su hijo, sino por ella misma.

    La Reina Clitemnestra cae muerta, esparciendo el rojo de la sangre por el palco. Matricidio. Todas las miradas de la platea voltean hacia el Orestes enmascarado, sosteniendo aún la espada con la cual mató a su madre. La noticia de su acto llegará a los oídos de las tres Erinias, las Diosas de la Venganza, que lo llevarán a la locura en la tercera parte de la Orestiada.

    Pero la presentación de hoy tiene algo muy errado. Nicole se levanta abruptamente, perplejo.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  3.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    En el teatro clásico griego, un asesinato, nunca puede ser mostrado abiertamente delante del público. Es un tabú. La escena debe quedar implícita en la narrativa o acontecer fuera del campo de visión de la platea. Se puede oír el grito de la víctima, por ejemplo, pero está terminantemente prohibido mostrar la muerte, los detalles del crimen. Nicole sabe que quebrar esa regla en una pieza clásica sería algo inconcebible para una compañía teatral griega, sobretodo en una presentación en el Odeón. Y las cosas se ponen cada vez más extrañas.

    - ¿Son dos?- susurra Nicole, incrédulo.

    En el palco ahora están dos Orestes, usando la misma máscara. ¿Desde cuándo el otro estaba allá?, ¿de dónde salió él?.

    El actor que interpretaba a Orestes hasta ahora parece congelado por el asesinato que acaba de presenciar. Sólo consigue gritar cuando su otro “yo” voltea la espada en su dirección y le arranca la cabeza, con máscara y todo, en un golpe preciso.

    El teatro se viene abajo. Ya no es una pieza, la tragedia de hoy es verdadera. El público despierta de la conmoción causada por la presentación, pasando de la ilusión a la realidad en segundos.

    El falso Orestes salta del palco y corre por la platea agitando la espada manchada de sangre. Shun siente que aquella energía mortífera va dirigida a él. De hecho, el hombre tras la máscara se acerca rápidamente al punto más alto del anfiteatro.

    La espada del asesino suelta chispas delante de los ojos de Shun, que se defiende del golpe mortal con una cadena que nadie parece saber de donde salió. Nadie entiende, tampoco, como un muchacho delgado consigue contener todo el peso y la fuerza del agresor.

    - ¿Quién eres tú?- pregunta el falso Orestes, con sus brazos musculosos y poderosísimos saliéndose del traje de palco.

    El olor sutil que llega a la nariz de Shun es el de una fiera hambrienta. Él estira un poco más la fina cadena que, en este momento, contradiciendo toda la lógica y sorprendiendo a todos, acaba reduciendo a polvo la pesada espada de bronce.

    El asesino no parece intimidarse, y pasa a luchar con sus propias manos. Shun es el único que consigue seguir sus movimientos ultra rápidos. Apenas Shun percibe cuando él se voltea hacia Nicole y suspende el cuerpo del griego en el aire, lanzándolo con una fuerza sobrehumana contra una pared de piedra. Pero ni siquiera Shun sabe donde está el agresor algunos segundos después, en medio de la confusión y del caos generalizado en el anfiteatro.

    - ¿Para dónde se fue?

    El muchacho, alerta, mantiene la posición de lucha con sus cadenas mientras protege a Nicole. No hay señal del Orestes enmascarado, que ya se sumió en la oscuridad de la noche de verano en Atenas.

    Las voluntades de los Dioses, liberadas por el Universo en el momento de su nacimiento, chocaron contra las figuras de vida esparcidas toda la tarde, y se refugiaron en las Estrellas.

    En Uranus -el Cielo- se refugiaron las Estrellas.

    En Pontus -el Océano- tuvo inicio la vida.

    Al sonido y al ritmo suave del tiempo, el mundo se desarrolló -y en él todas las personas nacían, morían y tenían su destino determinado por las Estrellas.-

    Y seguían las Estrellas su flujo por la vida, y la vida, por el flujo de las Estrellas.

    Antes de que las propias personas se dieran cuenta, fueron surgiendo aquellos que traían en sus cuerpos las Voluntades de los Dioses. Eran receptáculos de sus Almas inmortales, sus profetas, o los propios Dioses adquiriendo existencia terrenal.

    Cuando surgían esas encarnaciones de los Dioses, ellas procuraban guiar el “Mundo” de acuerdo con sus voluntades, enfrentándose y luchando entre sí. Aparecieron entonces guerreros para proteger a los Dioses, también escogidos por las Constelaciones.

    Estaba también Atenea, y los Sagrados Guerreros de Atenea.

    El combate mortal entre los Dioses por la supremacía en el mundo se extendió por espacios temporales inconcebibles para la mente humana.

    En los Campos de Batalla, Atenea estaba siempre rodeada de jóvenes guerreros que venían de todos los lugares de la Tierra para protegerla. Eran jóvenes verdaderamente dotados de coraje y fuerza. Sus golpes cortaban el aire, sus patadas desgarraban el suelo. Esos Guerreros de la Esperanza surgían siempre que el mal amenazaba con esparcirse por el mundo.

    Pero sus nombres se perdieron en el tiempo y son ignorados hasta por la misma Mitología Griega. Esos jóvenes Legendarios y olvidados... los Sagrados Guerreros de Atenea.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  4.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    ATENEA'S SAINTS - LOS SANTOS DE ATENEA - PARTE 1
    La “Mitología” es la propia sistematización de la cultura y de sus ramificaciones desde el surgimiento de la humanidad. Es por definición, algo tan vasto que ni el más dedicado poeta épico podría narrar cada una de sus historias, y con certeza sería imposible reunir todos los relatos en un mismo libro. Por estar en evolución constante, en ella coexisten teorías dispares y hasta contradictorias, y cualquier esfuerzo en discutir o alinear las diferentes versiones no sería mas que un divertido pasatiempo.

    En la antigüedad, los griegos eran llamados “Helenos” o “Pueblo de Helas”, forma como se referían a su tierra natal. Hasta los días de hoy, Grecia se intitula “República Helénica” cada vez que su delegación de atletas lidera el desfile de apertura de los Juegos Olímpicos.

    El nombre que usamos tiene origen latino y fue adoptado inicialmente por extranjeros. Verdaderamente, la palabra “Grecia” solo existe en el idioma español, siendo “traducida” de diferentes formas en otros idiomas como “Greece”, en inglés. Esa confusión es más común de lo que se puede imaginar. Los japoneses, por ejemplo, llaman a su tierra Nipón, o Nihon, y no Japón (y sus variaciones, dependiendo del idioma), como el país es conocido en el resto del planeta.

    Cuenta la Mitología que el mundo como lo conocemos tuvo inicio cuando Zeus provocó un diluvio para destruir a la humanidad. Él era el más poderoso de los Dioses Griegos, y consideraba a la especie humana cruel y mediocre.

    Apenas una pareja consiguió escapar de esa catástrofe: Deucalión, hijo del sabio Titán Prometeo –aquel que diera a los hombres el fuego, hasta entonces un don exclusivo de los seres inmortales– y Pirra, hija de Pandora –la primera mujer, que recibiera de los Dioses innumerosos presentes-. El primogénito de esos sobrevivientes recibió el nombre de Heleno, y se volvió el Legendario padre del pueblo griego.


    El Santuario

    La morada de la Diosa Atenea no queda muy lejos de Atenas, la más grande ciudad de Grecia, pero no aparece en ningún mapa conocido de los hombres. Es una Montaña Sagrada, completamente aislada del resto del universo, separada de nuestro mundo por Estrellas y gruesos conjuntos de nubes.

    Ni siquiera los más avanzados y precisos satélites de espionaje serían capaces de encontrar ese lugar, enteramente cubierto por la Voluntad Superior de los Dioses y protegido por Barreras Divinas que repelen cualquier tipo de interferencia externa.

    Ese es el Santuario, cuya existencia está más allá de la lógica y de la comprensión humana. Buscarlo es lo mismo que buscar a Dios, y dudar de su existencia algo tan peligroso como cuestionar al Creador.

    Anochece.

    - ¿Por qué las Estrellas están tan agitadas? – susurra Yulij, balanceando levemente sus cabellos plateados.

    Su pregunta queda sin respuesta: ella está sola en el observatorio astronómico, un espacio circular al aire libre localizado en la cumbre de la montaña. El cielo nocturno recuerda a un planetario, limpio y poblado de Estrellas, como si la terrible polución urbana de Atenas no existiese. En el piso, bajo sus pies, hay un mosaico delicadísimo de un mapa duodecimal indicando los cuatro puntos cardinales.

    Aries, Tauro, Géminis, Cáncer...

    - Es como si las Estrellas estuviesen cayendo de la Vía Láctea...

    Yulij está en el puesto de observadora estelar. Su traje recuerda a los usados por los antiguos griegos: un vestido blanco sobre el cual descansa una túnica escarlata, sujetada por un broche a la altura del hombro derecho.

    Sobre su rostro hay una máscara, pero muy diferente de aquellas que vemos en festivales o en el teatro. Es una máscara de silencio, hecha únicamente para esconder cualquier expresión de sentimiento humano.

    - ... de nuevo! – otra Estrella “cae” rumbo al oeste.

    Todos lo seres humanos nacen, mueren y reencarnan de acuerdo con los designios de las Estrellas. Observarlas es una forma de percibir mejor nuestro mundo. En ningún momento Yulij desvía su mirada atenta del cielo.

    - El Maestro Nicole bien podría estar aquí, pero fue al teatro con ese muchacho tan guapo...

    En lo alto del firmamento está el triángulo de puntos brillantes formado por Deneb, Vega y Altaír, estrellas de las Constelaciones de Cisne, Lira y Águila, respectivamente. Hay un espacio opaco en el mapa estelar, justo debajo de la Constelación de Virgo, que está cerca de esconderse en el horizonte. Es en ese pedazo de cielo vacío que Yulij ve Estrellas cayendo en cantidad, formando una lluvia de llamas.

    - Necesito avisar a Atenea – ella es oficiante auxiliar del Santuario, y esa es su misión. Yulij llama a la Diosa diciendo su nombre en voz alta.

    Atenea existe en carne y hueso, así como sus Santos. Es la Diosa protectora del amor y la paz en la Tierra, y se hace presente en esta Región Sagrada.

    En un sobresalto, Yulij siente la llegada de un instinto asesino. Un escalofrío recorre su espina, una sensación real como la hoja de una cuchilla contra su nuca. Un enemigo: y ella está en su mira.

    - Tu eres un Santo Femenino – dice el invasor.

    - Si. Soy Yulij de Sextante – paralizada, ella no tiene alternativa sino hablar con el extraño que está a sus espaldas. – ¿Eres conciente que invadiste el Santuario de Atenea?

    El invasor no responde. Yulij se siente todavía más amenazada, sabiendo que hace una pregunta idiota. Nadie penetraría la Región Sagrada “por casualidad”. Sería imposible ultrapasar sus límites “sin querer”.

    - ¿Quién te envió...?

    - Toda mujer debe usar una máscara para poderse unir a los Santos, abandonando completamente su feminidad. Esa es la regla...

    Yulij está cada vez más confusa. Un ruido sofocante y su máscara de silencio cae al piso, partiéndose por la mitad.

    - ... y ese es tu rostro.

    Ella levanta las manos para cubrir su propio rostro, en un movimiento instintivo. Su oponente aprovecha la oportunidad y alcanza con un golpe su abdomen desprotegido, irguiendo su cuerpo y tirándolo con tanta fuerza al piso que Yulij pierde los sentidos.

    El invasor mira al mosaico en el piso con desdén, soltando una risa de burla.

    Ja! – el grito produce una onda de energía que recuerda el impacto de un meteorito, destruyendo el piso del observatorio, haciendo desaparecer el Mapa Zodiacal en una nube de polvo.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  5.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    ATHENA'S SAINTS - LOS SANTOS DE ATENEA - PARTE 2
    Un hombre despierta de su sueño con una patada que lo lanza a más de diez peldaños escalera abajo:

    - ¡Levántate, hombre!

    - ¡Autch, esa dolió! y yo que estaba durmiendo tan bien... – una pausa. Su tono de voz cambia completamente al percibir quien lo despertó. – ¡Ay, ay, ay...!

    - ¿Cuántas veces tengo que despertarlos a ustedes? ¡Parecen monos! – dice, sin formalidad, el muchacho japonés de cuerpo delgado.

    - Bu... buenas noches, señor Seiya. – responde el hombre en la escalera, en cuanto sacude rápidamente a sus dos colegas, que también dormían. Los tres visten Armaduras de cuero, es el uniforme de los soldados defensores del Santuario de Atenea.

    Si estuviera en el colegio, Seiya estaría en clase de educación física. El aspecto delgado y sus menos de 1.70 m de altura no recuerdan en nada a los imponentes y musculosos luchadores profesionales. Sus cabellos forman ondas que dan la impresión de intenso dinamismo y su mirada penetrante lleva aquella energía típica de los jóvenes. Con su traje y protectores de cuero, parece listo para una fiesta de disfraces.

    - ¡Muchachos! Ustedes son la guardia nocturna, tienen que vigilar el Santuario sin dormir.

    - C... claro, señor. Nosotros lo sabemos.

    - ¿Entonces por qué se quedan dormidos? – continua el muchacho. – ¡Ustedes son unos inconscientes!. ¡No porque últimamente todo esté en paz quiere decir que nunca más va a aparecer un enemigo!.

    Seiya habla con autoridad, como si fuese un sargento comandando su tropa.

    - Es por esas y otras cosas que ustedes nunca dejarán de ser soldados rasos – completa al apartarse del grupo, dejando atrás a los soldados, asustados hasta la última hebra de cabellos. – Se bien que esta noche de verano está perfecta para una dormida.

    Seiya también está de servicio, pero su vigilancia es solitaria. Fue bastante al azar haber sido escogido para la patrulla nocturna con ese calor. Tal vez hubiese sido mejor aceptar la invitación de Shun, con certeza sería divertido pasear en Atenas. “Pero ¿Mirar una pieza de teatro tan vieja?, ¿Qué gracia ve Shun en eso?”

    Pareciendo olvidarse de la molestia que le dieron los soldados hace poco, Seiya suelta un bostezo sosegado y tranquilo. En el cielo, una inmensidad de Estrellas.

    Este siempre fue el Santuario de Atenea.

    Los 12 Templos de la Bóveda Celeste componen un camino empinado alrededor de la montaña rocosa. Son los llamados Templos Zodiacales: Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpión, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis. Ese camino tortuoso lleva a la Sala del Patriarca y al Templo de Atenea, el más Sagrado de todos.

    El Odeón queda al pie de la montaña, al lado de otras construcciones comunes, como casas y la Torre del Reloj. Así como ocurre en Delfos, famosa por su oráculo, la ciudad parece erguirse en torno del Monumento Sagrado. En este mismo espacio conviven diferentes estilos arquitectónicos, algunos de períodos separados por milenios. Las ruinas de edificaciones antiguas son testimonios del uso continuo de esta región a lo largo de muchas y muchas eras. Esta es la sede de los Santos que defienden la Tierra.

    Desde los más antiguos Mitos y fábulas, Atenea salió siempre vencedora en los combates contra Dioses en furia. Todos los relatos dan cuenta de que la Diosa Guerrera nunca falló en su lucha por la defensa de la paz. Y en ninguna ocasión el Santuario cayó frente a fuerzas maléficas.

    Seiya interrumpe abruptamente su caminata vigilante.

    “¿Qué sensación es esa?” Un presentimiento desagradable. El joven voltea su mirada en la dirección del observatorio celeste, en la cumbre de la montaña.

    - ¡Aaaaahhhhh!

    Los gritos cogen a Seiya de sorpresa.

    - Pero qué... – alarmado, sube la escalera lo más rápido que puede, subiendo cuatro o cinco peldaños a cada paso. Un olor penetrante y espeso de sangre hace que contenga su respiración por un instante. El olor es tan fuerte que parece que viniera de su propia boca.

    - Una rata más – dice una voz viniendo de las sombras, en cuanto son lanzados en dirección a Seiya las pobres victimas responsables de los gritos horripilantes.

    - Esos tipos son...

    El primero tiene todos los huesos en pedazos, aparentemente triturados por una fuerza devastadora. El segundo está todo perforado, cada centímetro de su cuerpo ha sido atravesado por agujas. El tercero es un cadáver desfigurado, con la piel arrancada como la cáscara de una fruta.

    Son los tres guardias que hace poco dormían. Muertos. Soldados de Atenea, ¡Derrotados en su Santuario!

    - ¡Quién está ahí! – grita Seiya en dirección de los enemigos, hasta ahora ocultos en las sombras. Sólo entonces consigue distinguir a dos de los invasores que han osado manchar de sangre el Recinto Sagrado.

    - Agrios, la Fuerza Bruta – se presenta con una voz gruesa el gigante de dos metros y medio, tan grande que llega a cubrir las Estrellas.

    - Thoas, el Relámpago Veloz – dice el otro, también alto, pero no como el primero.

    - ¡Quirri! Yo soy Pallas, el Espíritu Estúpido – la tercera voz es ahogada, y la más aterrorizante de todas. Seiya se queda paralizado delante de la última criatura, al ser mostrada por la luz de las Estrellas. Se trata de un demonio.

    Pallas tiene brazos desproporcionalmente largos y espaldas curvadas como las de los jorobados en fábulas Europeas. El torso retorcido está tan doblado para el frente que el rostro minúsculo y esquelético queda a la altura de la cintura de Seiya, haciendo que la criatura dirija su mirada de abajo para arriba. El monstruo parece ejercer una atracción terrible, tal vez por la pasión que los seres humanos tienen por todo lo que es extraño, la misma fascinación que nos atrajo a la Quimera.

    - ¿Esa Armadura? – balbucea Seiya.

    - ¡Son las Adamas! ¡Quirri! ¡El traje de la Gran Tierra que protege a los Gigas! – responde Pallas, abriendo amenazadoramente sus brazos largos como los de una araña.

    Es un traje de Diamante, que también puede ser llamado “traje de cristal”. Un traje compuesto de polígonos de cristal con un brillo hipnotizante. Seiya percibe que los otros dos invasores visten el mismo traje.

    - ¿Los Gigas? – pregunta el muchacho, perplejo. – ¿Qué son los Gigas?

    La ignorancia de Seiya al respecto de los Gigas provoca en Agrios una reacción furiosa.

    - ¡Atenea y los Santos! ¡¿Cómo osan olvidar el nombre de los Gigas?!

    - Tranquilo, Agrios.

    - Pero, Thoas...!

    - Me parece de cierta forma inevitable – continua el segundo gigante. – Nosotros, los Gigas, fuimos aprisionados por Atenea en la Gigantomaquia de tiempos antiguos. Imagina cuantas eras recorrió el mundo mientras vagábamos por nuestro cautiverio mortal, en el vacío entre Gaia y el Tártaro. Basta mirar al cielo. Hasta la Estrella Polar cambió de lugar desde que partimos. Innumerosos astros ya extinguieron su llama y se perdieron en el firmamento...

    - ¡Quirri! Deja de hacerte el poeta, Thoas – interrumpe Pallas, al mismo tiempo en que apunta sus garras afiladas en dirección de Seiya.

    Los dedos del monstruo son absurdamente largos, mucho más grandes que los de una persona, y cada movimiento produce un agudo sonido metálico generado por el roce de unos con otros. El traje de Diamante brilla en un aterrorizante tono rojo oscuro, haciendo que la mano de la criatura se asemeje a una araña venenosa.

    - ¡Tú usaste esas garras contra ellos! – protesta el muchacho.

    - ¡Sabes, la piel de chiquillo es fácil de arrancar! – responde la criatura, soltando entonces un grito maníaco. – ¡Quirri! ¡PUPPET CLAW! (Garra Marioneta)

    Seiya escapa por poco de la primera embestida de Pallas, que llega a arañar su nariz y cortar algunas hebras de su cabello. Sin la menor chance de recuperarse, el muchacho es casi inmediatamente alcanzado por Agrios, que se lanza contra él como una fiera gigantesca, lanzándolo al aire.

    - ¡Ohhhhhhhhh! – el cuerpo de Seiya cae al piso con fuerza. – ¡Qué fuerza increíble tiene ese Agrios! Y pensar que él sólo me rozó...

    - ¡Veo que soportaste bien el ataque! Pareces ser un poco menos débil que esos muertos del suelo.

    - Puedes callarte, grandullón – responde Seiya, en cuanto se levanta con una mirada de desprecio. – Tú me estás comparando con los soldados rasos, ¿No es así?

    - ¡Mono ridículo!

    - ¡Seiya! – la discusión es interrumpida por una nueva voz surgiendo en la noche.

    - ¿Kiki? ¿Eres tú?

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  6.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Un muchacho de cabellos cortos y erizados mira a los invasores con una expresión asustada. Debe ser unos cinco años más joven que Seiya. Sus cejas fueron rasuradas, tal vez por algún significado ceremonial, y en su lugar hay un diseño curioso y peculiar.

    - Vine porque sentí presencias sospechosas... ¿Quiénes son esos tipos? – su rostro parece combinar la originalidad de diversos pueblos, pudiendo ser considerado tanto oriental como occidental. En japonés, el nombre Kiki quiere decir “demonio honrado”.

    Increíblemente, el muchacho se para en el aire sin ningún apoyo, después de haber surgido de la nada en el cielo.

    - ¿Teletransporte? ¡Quirri! ¿Ese enano es paranormal?

    - No necesitas decirlo. ¡Seiya, usa mi Telequinesis! – grita Kiki, antes de que su amigo pueda decir cualquier cosa.

    En ese instante, una especie de baúl rompe el espacio, surgiendo en una esfera de luz sobre la cabeza de Seiya. La claridad hace que los Gigas cubran sus ojos ofuscados. Es una caja hecha de bronce, decorada con imágenes de un caballo alado en bajo relieve. De su tapa entreabierta escapa un brillo todavía más fuerte.

    Los invasores observan, estupefactos, la aparición en el cielo de una estatua en la forma de un caballo alado, cubierta por un aura flameante de rayos azules y blancos. Un verdadero legado de la era de los Mitos... la prueba de la existencia de los Santos. La más poderosa fuente de energía del mundo.

    - ¡Pegaso!

    Con eso la estatua gana vida y relincha, atendiendo la llamada de Seiya, para luego dividirse en varias partes que se adhieren al cuerpo del joven.

    Cabeza. Hombros. Pecho. Brazos. Cinturón. Piernas.

    - ¡Haaaa! – el gigantesco cuerpo de Agrios es lanzado contra una montaña, en un impacto tan poderoso que por poco no abre una grieta en la roca. Él tose y presiona su abdomen con fuerza entre sus brazos, intentando impedir que el contenido de su estómago sea regurgitado.

    - ¡No es posible! ¿Un golpe invisible?

    - No te lo dije, ¿Grandullón?

    Ni el mejor practicante de lucha o arte marcial, sea Karate, Box o May Thai, es capaz de derrotar en una única embestida a un oponente que tenga el triple de su peso.

    Pero Seiya es diferente: él domina la lucha de Atenea. Cuando su puño cortó el vacío, pasando bien cerca de la cabeza de Agrios, el movimiento envió una onda de choque – señal de que el golpe fue despedido a una velocidad superior a la del sonido.

    El golpe prueba que él es un Guerrero escogido por las Constelaciones esparcidas por la Bóveda Celeste.

    - Ah, ¿Es así? ¿Es así, chiquillo? – Agrios se levanta furioso, expulsando con fuerza el aire de los pulmones. A pesar del ataque él está entero. En verdad, sus músculos parecen haberse expandido y su cuerpo, crecido aún más.

    - Tú eres un Santo.

    - ¡Seiya! Mi nombre es Seiya, de la Constelación de Pegaso.

    Ese es un joven de poder Legendario. Su fuerza viene de la estatua de Pegaso, que sale de la caja de bronce y se rompe en pedazos para formar una impenetrable Armadura protectora.

    Las alas del caballo se doblan magistralmente como un abanico, encajándose en sus espaldas. Su cabeza toma la forma de un yelmo y su cuerpo se transforma en un escudo pectoral. Lo que era el cuello del animal ahora cubre el brazo derecho de Seiya, mientras la cola se adhiere al brazo izquierdo y el pecho es un cinturón. Las patas delanteras y traseras se mezclan de forma compleja, protegiendo las piernas del joven de las uñas de los pies hasta los muslos. La polvareda estelar se esparce, brillando en el aire.

    El Cloth celestial de Seiya está completo. Es una Cloth Sagrada otorgada a los Santos escogidos de Atenea.

    - Es bueno que ustedes lo sepan – grita el muchacho. – ¡Yo estoy MUY molesto!

    La Cloth blanca-azulada de Pegaso provoca en Seiya una explosión de energía.

    - ¡PEGASUS RYÛSEI KEN! (Puño Meteoro de Pegaso)

    - ¡¿Cómo?! ¿Los puños se multiplicaron? – se pregunta la bestia mientras rayos de luz se esparcen por todos lados.
    De repente un ruido sofocado interrumpe el golpe supersónico del puño de Seiya. El movimiento es contenido por las Adamas de Thoas, el Relámpago Veloz, que hasta entonces se limitaba a observar la lucha.

    - Enfría tu cabeza, Agrios. – dice el segundo gigante, colocándose delante de Seiya. – ¡Tú ni percibes como ese ataque es limitado! ¡Qué puños multiplicados ni que nada! ¡A mí me pareció que cada golpe se arrastraba como un caracol.

    - ¿Cómo ese tipo puede ser tan veloz...? – Seiya está sorprendido y confundido. Thoas fue capaz de repeler todo el flujo de golpes y aún de atrapar su puño.

    - Es verdad que no se debe subestimar el poder de un Santo con su Cloth Sagrada – continua Thoas, apretando con más fuerza aún el puño del muchacho. – ¡Tú vas a ver una cosa, chiquillo!

    - ¡Quirri! Analiza bien la situación... – provoca Pallas. – ¿Tú piensas que un Santo tiene chance contra tres de nosotros?

    - ¡Diablos! – Seiya está cercado.

    Los tres Gigas comienzan a ejercer una presión invisible que hace que Kiki pierda la concentración y caiga con todo al suelo.

    - ¡Autch! ¡¿Qué fue esa fuerza?! – antes de conseguir recuperarse, el muchacho observa, perplejo, la llegada de un invasor más, que aparece trayendo en los hombros a Yulij de Sextante, desmayada.

    - ¡¿Señorita Yulij?! – reconoce a la muchacha por su cabello plateado y la túnica escarlata de los oficiantes del Santuario, pero ella está inconsciente y no reacciona a la mención de su nombre.

    Seiya no entiende por que no detectó de antemano la presencia de este cuarto enemigo. Es realmente difícil de creer. Solamente si tuviese una fuerza avasalladora alguien conseguiría aproximarse a un Santo sin ser percibido.

    El nuevo invasor desaparece enseguida, rápida y silenciosamente, llevando a Yulij consigo.

    - ¡Desapareció! ¿Cómo? – Seiya no sabe que pensar.

    - Bueno, ahora Agrios, Pallas, nuestra diversión termina aquí – dice Thoas a sus compañeros. – ¿Se olvidaron de nuestro objetivo original?

    - ¡Claro!

    - Quirrirri... tienes razón.

    Los gigantes recogen sus puños, para gran sorpresa de Seiya.

    - Chiquillo... nos veremos otra vez...

    - ¡Quirrirri! Escapaste esta vez, pero por poco tiempo.

    Agrios y Pallas se cubren nuevamente de sombras y desaparecen en la noche.

    Thoas se detiene por unos segundos más.

    - Seiya de Pegaso. Vamos a dejar que vivas para que lleves nuestro nombre a Atenea. – dice. – Dile a ella que vaya a Sicilia si quiere a la muchacha de vuelta. Nosotros, los Gigas, estaremos allá. Nosotros, la descendencia de los Dioses Antiguos, nacidos de la Gran Tierra, aprisionados en las profundidades del vacío fantasma.

    Con eso la imagen del último invasor penetra en la oscuridad, para sumirse completamente.

    - ¡Pero que demonios! ¿Ustedes qué...? – la voz de Seiya hace eco en vano. No hay señal alguna de los enemigos.

    El muchacho parece despertar de una pesadilla. Si no fuese por los cadáveres de los soldados rasos y por el olor hostil dejado por las criaturas, podría jurar que nada de aquello hubiera ocurrido.

    - Gigas... ¿De las profundidades del vacío fantasma...?

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  7.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    ATHENA'S SAINTS - LOS SANTOS DE ATENEA - PARTE 3
    La sala del Patriarca queda cerca de la entrada al Templo de Atenea, más allá de los 12 Templos Zodiacales. El Maestro es el líder supremo de los Santos, el siervo más importante de Atenea.

    - ¿La señorita Yulij fue secuestrada? – Shun regresó al Santuario luego de la confusión en el teatro de la Acrópolis, presentándose inmediatamente con su Cloth de Andrómeda. La Cloth tiene un brillo color rosa que recuerda más un vestido de doncella que la Armadura de un Guerrero.

    - ¡Diablos! ¡Yo estaba allá y no pude hacer nada! – Seiya cierra los puños, molesto por haber dejado que los enemigos escaparan. Él también está vestido con su Cloth celestial, que es esencialmente un uniforme de combate. El hecho de que los Santos estén usando sus trajes significa que esta es una reunión de guerra. – ¿Usted no está herido, Sr. Nicole?

    - Todo está bien conmigo. Fue más un susto, el ataque me cogió de sorpresa.

    Así como Shun y Seiya, Nicole es un Santo de Atenea.

    La sala del Patriarca está cercada por columnas dóricas y adornada con cortinas. En el centro del recinto hay un relieve más alto, cubierto por un tapete, donde queda el asiento del Maestro. Pero nadie está sentado ahí.

    El cargo de Patriarca está vacante. Nicole, jefe de los oficiantes, es quien tiene el cuidado de la administración del Santuario.

    Usted, lector, ¿Sabría decir cuantas Constelaciones existen en el cielo? Según los astrónomos, son 88.

    Pero ese no es un factor absoluto, científicamente hablando, así como no existe una opinión predominante sobre la descripción de cada Constelación. En verdad, el número “88” fue una patronización adoptada por la Unión Astronómica Internacional en su Asamblea General de 1930, y se basa en el modelo del astrónomo clásico Ptolomeo. Esa cuenta “oficial” mantiene aquello que ya era conocido por las civilizaciones antiguas, al mismo tiempo en que aumenta las descubiertas más recientemente, especialmente en lo que dice respecto a las Constelaciones meridionales.

    De cualquier forma, no tiene mucho sentido usar ese dato para contar la historia de las Cloths, una tradición que se remonta a la Era de los Dioses.

    Una persona se vuelve un Santo al ser escogido como representante de una Constelación específica. Todo el tiempo, esos Guerreros enfrentan batallas mortales para proteger nuestro mundo del mal. Cuando su propia fuerza no es suficiente, ellos recurren a la gracia Divina, a través de sus Cloths Sagradas – por eso cada Santo tiene su propia Constelación tutelar, sea ella Boreal, Austral o Zodiacal (teóricamente serían 24, 48 y 12 de cada tipo, respectivamente).

    Existen tres graduaciones entre los Santos: Oro, Plata y Bronce.

    Los Santos de Oro están encima de todos los otros y son representados por los 12 Templos Zodiacales – las Constelaciones de la Astrología, que también representan los signos, como Aries, Tauro y Géminis. Los Santos de Plata son los próximos en la orden jerárquica, seguidos de los Santos de Bronce. Todavía más abajo están los soldados rasos.

    El Maestro es responsable por el comando de todos esos niveles – por tanto es siempre un Santo de Oro, generalmente escogido por su antecesor en el cargo. Ya los oficiales pueden ser Santos de Plata o de Bronce. Sus responsabilidades incluyen prever la trayectoria de las Estrellas, monitorear señales de actividad maligna, registrar la historia y transmitir el legado de los secretos místicos del Santuario para las generaciones futuras.

    Algunos creen que existen 24 Santos de Plata y 48 Santos de Bronce, pero, con excepción de los 12 Santos de Oro, no se sabe exactamente cuantos son los Guerreros de cada estirpe. Aparentemente ni siquiera los Maestros conocen el número total de Cloths Sagradas existentes.

    El historial del Santuario, cuyos datos son relativamente nuevos, tampoco ofrece una respuesta exacta. Según un relato reciente, la cantidad máxima posible de Guerreros Sagrados sería 78. En otro registro, ese número varía a 88. Hay quien dice que los astrónomos se basaron, de alguna forma indirecta, en esa anotación para establecer la cuenta “oficial” de Constelaciones, pero no existen pruebas. Además de eso, esas teorías se contradicen: por ejemplo, se sabe que existió hasta hace poco tiempo atrás un Santo de Cerbero, pero esa Constelación no está en la lista “oficial” de los astrónomos. El único punto en común entre las diferentes versiones es la creencia de que en ningún momento todos los trajes fueron usados simultáneamente.

    Tampoco podemos olvidarnos de que el Universo no es algo estático. El mapa celeste está en constante transformación: muchas Estrellas se incendian y se pierden como Novas, e incluso la Estrella Polar permanece inmóvil un período de millones, o miles de millones, de años.

    Todas las personas nacen y mueren bajo el destino de las Estrellas. El firmamento y el mundo en que vivimos se reflejan el uno al otro. Si el mundo cambia, cambian las Estrellas y su diseño en el cielo, o sea, cambian las Constelaciones que determinan los trajes Sagrados. Con eso, la propia naturaleza de los trajes de los Santos es mutante, y los Guerreros Sagrados lo saben.

    A pesar de todo eso, el número “88” se tornó la respuesta patrón para la cantidad de Constelaciones y Santos existentes. Pero, en los días de hoy, período en que ocurre nuestra historia, no existe ni siquiera la mitad de esos Guerreros con Atenea en la Tierra.

    - Por lo que Seiya está diciendo, puede haber una relación entre la persona que me atacó en el teatro y los invasores que secuestraron a Yulij – dice Nicole, que todavía siente algún dolor y por eso una que otra vez comprime los músculos del rostro.

    - Pero usted es un Santo de Plata, ¿Cómo pudo quedar en desventaja?

    - Seiya, no se que decir – Nicole todavía está confundido y avergonzado. – Lo siento mucho... por Yulij también.

    Yulij es un Santo Femenino de Bronce, equiparándose a Shun en jerarquía y poder de combate, aún siendo mujer. Como quedó demostrado en el golpe que Seiya acertó en Agrios, la esencia Divina de las técnicas de lucha de los Guerreros Sagrados no tiene relación alguna con fuerza bruta o capacidad muscular.

    - ¿Qué está ocurriendo? ¿Cuál es el objetivo de esos enemigos?

    - Por lo menos nada le ocurrió a nuestra Atenea. Felizmente.

    - ¿Cómo puede usted decir la palabra “felizmente” en un momento como este, Nicole? – la voz suave inunda la sala con una carga de afecto y bondad.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  8.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Las cortinas se abren, revelando la figura de una muchacha. Es la Diosa de la Guerra y la Sabiduría. La eterna virgen.

    Zeus, Dios de los Cielos; Poseidón, Señor de los Mares; Hades, Amo del Infierno. Atenea, Protectora de la Tierra – con poder equiparado al de esas tres entidades supremas.

    - Atenea – Nicole dobla la rodilla en una reverencia que se acostumbró hace mucho a hacer.

    - No se puede hablar de algo “feliz” cuando la vida de uno de mis amados Santos está en peligro. – continúa Atenea, manteniendo una postura altiva.

    La figura femenina de la Diosa es de una belleza singular. Aparenta más o menos la misma edad que Seiya y Shun, tiene largos cabellos hasta la altura de la cintura y viste un gracioso vestido blanco. No es nada diferente de una muchacha común, incluso considerando su extraordinaria belleza.

    - Fueron palabras no meditadas. Perdóneme, Atenea – se disculpa Nicole, curvándose aún más.

    - No se culpe. Por favor, levante la cabeza.

    La Diosa transmite su autoridad en el modo como extiende la mano a Nicole, un hombre aparentemente mucho más viejo que ella (lo que no podría estar más distante de la realidad, como sabemos).

    - Los Gigas...

    - Si, ya lo sé. – su voz envolvente también transmite una característica Divina, manifestando su voluntad de Diosa a cada palabra pronunciada. Después de todo, la joven es la propia Atenea, la Encarnación de esa Divinidad en los días de hoy.

    - ¿Quiénes son esos tales Gigas?

    - Son los gigantes de las fábulas griegas, Seiya – responde Nicole.

    - Ah... fábulas...

    - Cualquier día ven conmigo hasta la biblioteca para aprender la historia de la creación del cielo y de la tierra.

    - Aaaa... creo que no se va a poder – responde Seiya, tocando su propio rostro en un gesto medio incómodo.

    - Los Gigas son el propio origen etimológico de la palabra “gigante” – explica Nicole con su paciencia inigualable.

    - ¿Gigantes como los de las historias para niños? Bien, los tipos que vinieron aquí son grandes, pero decir que son gigantes es exageración.

    - Déjame contar la historia de los Gigas – continúa Nicole, como si fuese un profesor. – Esta comienza en la antigua Era de los Dioses, algún tiempo después del surgimiento de los Santos y de su primera lucha, la Batalla contra el Ejército de Poseidón, trabada en las tierras de Ática.

    En la sala ahora se oye apenas la voz de Nicole, mientras los otros escuchan con atención.

    - Fue en esa época que los Gigas declararon la guerra contra los Santos, con el objetivo de dominar el mundo. Esos antiguos Dioses malignos eran diferentes de las entidades olímpicas como Poseidón y Hades. Se llamaban a sí mismos “Hijos de la Gran Tierra” y se protegían con Armaduras de Adamas, material todavía más resistente que el Orichalcum. Eran seres dotados de una fuerza avasalladora, y la batalla entre ellos y los Santos tuvo proporciones épicas. Nuestra victoria fue conquistada a un alto precio, y apenas gracias a la presencia de la propia Atenea en los campos de batalla. Casi ningún Santo sobrevivió.

    - No consigo imaginar una guerra tan difícil.

    - Incluso habiendo salido vencedora, Atenea no pudo destruir a los seres malignos, que eran Dioses, por tanto, inmortales. Ella no tuvo opción sino exiliarlos a las profundidades más allá del Tártaro, para que su voluntad diabólica jamás invadiese Gaia nuevamente. Esa es la historia de la Gigantomaquia.

    - ¿Gigantomaquia?

    - Es el nombre de la guerra contra los Gigas en la Mitología – responde Nicole, solemnemente. – Según el historiador griego Apolodoro, durante la Gigantomaquia, Atenea lanzó sobre los Gigas el Monte Etna, que queda en Sicilia, para aprisionarlos.

    - Pero ahí, ¿Usted dijo Sicilia? – pregunta Seiya. – Atenea... los invasores del Santuario, esos Gigas de los que están hablando, ellos dijeron que estaban llevando a Yulij para Sicilia.

    - Pero no entiendo – en este momento, la voz de la Diosa carga el peso de su dolor por lo que puede estar pasando Yulij. – ¿Por qué no me atacaron directamente?

    - Estamos todos preocupados por la seguridad de Yulij, pero, antes que nada, necesitamos descubrir por qué los Gigas están de vuelta justo ahora, ellos que estaban aprisionados desde tiempos inmemoriales.

    - Vamos hasta Sicilia – dice Atenea en un tono súbitamente confiable.

    - ¿Usted quiere ir personalmente, Diosa?! Nunca permitiríamos una cosa así.

    - Nicole... – la voz de la joven desborda compasión. – Estoy feliz de que se preocupe por mí, pero no puedo abandonar a mis Santos. ¿Qué tipo de madre abandonaría a sus hijos?

    La imagen de la muchacha refiriéndose a los Guerreros Sagrados como sus hijos es muy poética, y demuestra su inigualable determinación en protegerlos. Una Diosa dispuesta a luchar por aquellos a quienes ama.

    - ¡Y lo siguiente...! – el tono más alto de Seiya interrumpe el momento solemne. – Todavía no entendí que hacen esos Gigas ahí, pero no pienso quedarme sentado aquí sabiendo exactamente donde están esos tipos. ¡Yo voy hasta allá!

    - Yo también – concuerda Shun.

    Todavía temiendo por la seguridad de Atenea, Nicole decide tomar las riendas de la situación, usando su autoridad como Patriarca temporal.

    - Entonces van los dos – y con eso la misión es oficialmente transferida a Seiya y Shun, que aceptan con vigor. – El primer paso es investigar las fuerzas enemigas – añade Nicole.

    – Sólo entonces someteremos la decisión al juicio de Atenea.

    - Pero...

    - Ya todo está decidido y providenciado, señora. – completa, ignorando la tentativa de protesta de la Diosa.

    - ¡¡¡¡¡¡Llegué!!!!!! – una voz estridente viene desde afuera. Kiki se une a los otros en la sala del Maestro.

    - Buen trabajo, Kiki.

    - Vaya, señor Nicole, usted gusta de abusar de la gente, ¿Eh? – dice el muchacho en su tono infantil y animado. – Está bien que Sicilia quede a meros 800 kilómetros de aquí, ¡Pero fue un trabajo agotador atravesar dos veces el Mar Jónico y la Península Italiana!

    - ¿Ya fuiste y volviste de Sicilia, Kiki?

    - ¡Pues claro! – Kiki da un guiño a Seiya.

    - Pareces estar muy bien – dice Nicole, sonriendo. – Tienes energía de sobra para reclamar...

    La Teletransportación provoca un enorme cansancio espiritual, especialmente en una jornada de ida y vuelta sin descanso como esa.

    - Le pedí a Kiki que trajera un guía de allá – explica Nicole.

    - Y voy a decir una cosa, ¡Teletransportar a alguien cansa dos veces más! – Kiki no deja de jadear, sentándose en el piso. – ¡No, cansa cuatro veces más!

    - ¿Un guía? – Seiya todavía está bastante confundido.

    - Ustedes van a necesitar de alguien que les muestre el camino. – la respuesta es dada por una nueva voz. – Sicilia es la más grande isla del Mediterráneo. ¿No querrás quedar perdido por allá, eh, Seiya?

    El muchacho recién llegado habla con ironía y da una palmada en el hombro de Seiya, demostrando intimidad. Pero el Santo de Pegaso parece no tener la menor idea de quien se trata. El “extraño” es unos 10 centímetros más alto que él y aparenta ser dos o tres años más viejo. Tiene un tatuaje en el brazo y usa ropas desgarradas que podrían pertenecer a un chico de la calle. Su cabello largo y teñido de plateado está peinado para atrás, haciendo que su apariencia recuerde a la de un lobo.

    - ¿Quién eres tú?

    - ¡Ja! ¡Ja! ¡No pongas esa cara fea! Sigues igualito a cuando eras mocoso, vienes queriendo arreglar los daños de tu cara por tantas peleas. – el joven bromea sobre Seiya en un tono amigable y nítidamente nostálgico.

    - ¿Cuándo yo era mocoso...? ¡Hey, tú eres Mei!

    La constatación hace que Seiya, Shun y hasta Atenea vuelvan en el tiempo por algunos instantes. La presencia del amigo de la infancia trae recuerdos antiguos que iluminan y transforman el rostro de todos. La Encarnación de la Diosa, tan imponente hasta hace poco, parece cambiarse a la muchachita de pocos años atrás.

    - ¿Eres tú mismo, Mei?

    - Continúas siendo el mismo, Seiya. ¡Y tú, Shun, vaya como eras llorón! Y... – el joven de cabellos plateados queda más serio al voltear en dirección de Atenea. – Es un enorme placer reencontrarla, señorita Saori.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  9.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    SICILIAPARTE 1
    - ¡No puedo creer que estés vivo, Mei! – dice, regresando a su lugar en el avión después de haber ido a buscar algo para beber.

    Estamos en pleno vuelo. Este avión no tiene ventanas ni butacas. Los asientos son lonas filtradas, suspendidas por tubos en ambos lados de la cabina. El espacio es apretado: Si Seiya estuviese sentado frente a sus amigos, estaría prácticamente tocando sus rodillas con las de ellos. Por la decoración parece más una aeronave militar que un avión de pasajeros.

    - No hay razón para tener esa expresión de sorpresa en sus caras. ¿Acaso Shun y tú no están vivos?. Es normal que yo consiguiera sobrevivir.

    - ¿Normal, tú? ¡Aaiii! – grita Seiya cuando Mei aprieta con cierta fuerza su mejilla.

    - ¡Piénsalo bien, Seiya! ¿Alguna vez conseguiste derrotarme en una pelea?

    - ¡Eso fue cuando tenía 7 años! ¡Tú eres dos años mayor, en aquella época eso era mucha diferencia!

    - ¡Ja! Pero tú continúas siendo un pequeño.

    Shun no resiste soltar una pequeña risa al ver la cara avergonzada de Seiya. Los dos Santos están usando sus trajes Sagrados y llevan las Cajas de Pandora de Pegaso y Andrómeda en el compartimiento de carga, en la parte trasera de la aeronave. Se trata de un Tiltrotor, con capacidad para llevar diez pasajeros. Sus alas poseen rotores móviles, en la parte externa se lee la inscripción “Fundación Graad”. Falta menos de media hora para llegar a Sicilia.

    - Si yo los llamara para pelear algún día, perdería con certeza. Exactamente como Shun, que vivía llorando... ustedes ahora son Santos. Yo no lo conseguí.

    - ¿No lo conseguiste?

    - Yo sobreviví, sin embargo, no recibí la Cloth – continúa Mei, en un tono ligeramente sarcástico. – No paso de un soldado raso. Una Estrella cae – es extraño. Mirando hacia Shun, en un gesto sorprendentemente serio: - ¿Cuántos...? - pregunta cabizbajo – ¿Cuántos sobrevivieron?

    - Diez.

    - Contigo, Once. – dice Shun, en voz baja.

    - Nosotros, sólo diez...

    En este punto es necesario interrumpir la historia para hacer un pequeño viaje al pasado.

    Las luchas libradas entre Atenea y otros Dioses por la posesión de la Tierra son llamadas “Guerras Santas”. La última de ese tipo ocurrió hace poco más de diez años atrás cuando la nueva Reencarnación de Atenea descendió en el Santuario. La Diosa era apenas un bebé y tuvo que enfrentar un ataque.

    La sombra del mal se presentó en la Región Sagrada cuando Saga de Géminis, uno de los Santos de Oro, fue dominado por sentimientos perversos, queriendo volverse el señor de la Tierra. Poseído por la ambición, Saga asesinó secretamente al Patriarca de aquella época, enfrentándose después a la indefensa Atenea.

    Felizmente, el Santo de Oro Aioros de Sagitario consigue salvar a la Diosa antes de que ella se vuelva víctima de la Daga afilada de Saga. Atenea fue confiada a un señor llamado Mitsumasa Kido, que la llevó para el distante Japón, bautizándola como Saori Kido y la crió como su nieta.

    Mitsumasa Kido, creador de la Fundación Graad, era uno de los hombres más ricos y poderosos del mundo. Después de poner a Atenea bajo su protección, Kido ofreció a los cien hijos que tenía con amantes, en sacrificio, pidiendo como intercambio que fuesen consagrados como Santos de la Diosa y vuelvan con las Cloths Sagradas. El viejo jamás reconoció la paternidad de esos niños, tratándolos como huérfanos y lanzándolos a su propia suerte por los cuatro rincones de la Tierra.

    Las tácticas de entrenamiento en las artes de combate de Atenea superan lo absurdo. Flaquear es sinónimo de muerte en busca de juntar a los más poderosos Guerreros de la Tierra.

    Los aspirantes fueron sometidos a bosques infestados de animales salvajes, desiertos insoportables, montañas donde respirar es un suplicio, planicies gélidas donde el frío lleva a una persona a la muerte en menos de cinco minutos. Islas volcánicas con calor infernal y gases tóxicos.

    Prácticamente todos los hijos de Mitsumasa Kido murieron en ese proceso, enviados al infierno por su propio padre. Apenas diez de ellos consiguieron completar ese entrenamiento extremo y, elegidos por las Constelaciones, volvieron milagrosamente con sus Cloths Sagradas. Entre esos pocos están Seiya y Shun.

    No hay tiempo para extender detalles del conflicto que ocurrió en el Santuario que fue conocido como “La Revuelta de Saga”. El lector interesado puede buscar información en una biblioteca, donde encontrará registros de esa serie de Batallas. Fueron 13 años desde el encuentro del héroe Aioros con el viejo Kido, pasando por el despertar de Atenea (Saori Kido) y culminando con la derrota de Saga, cuando finalmente la Diosa consigue regresar al Recinto Sagrado.

    Entre los aspectos más dramáticos de ese periodo está el descubrimiento, por parte de los 10 huérfanos sobrevivientes, de que la nieta del viejo Kido, a la cual algunos llegaron a odiar, era en verdad la Diosa Atenea. O el hecho de que su padre los ofreciera en sacrificio para criar Santos Guerreros que vivirían para defenderla.

    Ahora reconocen a Saori como la verdadera Atenea, Seiya y sus compañeros consiguieron superar la propia infancia infeliz y, lo más importante, derrotaron al maligno Saga, arrancando el Santuario de su poder.

    No podemos olvidar que el costo de innumerables sacrificios e incontables pérdidas y gracias al grandioso amor de Atenea es que la paz en la Tierra sigue preservándose.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  10.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    - ¿Seiya, tu fuiste enviado a Grecia, cierto? Y Shun, tú fuiste para.... ¿La Isla de Andrómeda, cierto?

    - Y tú fuiste a Sicilia.

    - Eso. Sin embargo no fui llamado de vuelta por la Fundación Graad después del entrenamiento. ¿Qué les habían dicho que había pasado conmigo?

    - Creo que habían hecho una partida de defunción en tu nombre. Quien desee ser Santo tiene que conquistar la Cloth a cualquier precio. Las otras alternativas son huir, morir o vivir totalmente aislado como un soldado anónimo.

    - Sí, entiendo – los ojos de Mei parecen perderse en el vacío. – Mi Maestro fue asesinado en la "Revuelta de Saga" y yo ya no tenía a nadie para entrenarme. – El joven hace una pausa para suspirar. – Acabé en Sicilia, sirviendo como una especie de espía del Santuario. O lo que ellos llaman “Agente Operacional de Campo”, creo.

    - Lo más importante es que estás vivo, Mei. Cambia de cara, yo estoy muy feliz por eso, de verdad.

    - Bien.

    La simpatía que los tres jóvenes sienten por el otro tiene raíces mucho más profundas que la camaradería ganada por haber sobrevivido al entrenamiento para volverse Santo. A pesar de tener madres diferentes, son todos hermanos.

    - ¿Tú sabías sobre nuestro padre? – pregunta Shun, cuidadosamente.

    - Yo siempre lo supe. Desde que estaba en el orfanato de la Fundación Graad. – Mei continúa, ahora mostrando una sonrisa. – Sin embargo, la señorita Saori era la Encarnación de Atenea, ¡Eso yo no lo sabía! – completa. Soltando una risa burlona.

    - A nosotros, ¡Eso nos pegó de sorpresa!

    - Ahora, con respeto, Seiya – dice Shun, en un tono bastante serio.

    - ¡Qué les parece, Shun habla serio! ¡Me recuerdas a una niña mimada, arrogante y diciendo su voluntad!

    De hecho, la Saori Kido de ahora es la imagen perfecta de la gran Diosa Atenea, símbolo de amor y confianza absoluta, pero ella no fue siempre así. Cuando niña, llamaba la atención sólo por su belleza física, causando impresión de gran soberbia. El despertar de la Voluntad de Atenea sólo ocurrió después de su desenvolvimiento físico. Antes de eso, para los huérfanos como Seiya y los otros, Saori –quien recibía el amor del mismo Mitsumasa Kido– no pasaba de ser blanco de los celos y del rencor.

    - ¿No fue contigo, Seiya, aquella historia de “se mi caballo”?

    - ¡Ese fue Jabu! ¡Ni aunque me chicotease fingiría ser un caballo!

    - Jabu... él, recuerdo una cara con ese nombre... – Mei está cabizbajo, los ojos mirando en dirección a sus brazos, cruzados entre sí. Luego de hacer una pequeña pausa, se arma de valor para hacer una pregunta más difícil: - ¿Quiénes son los otros que sobrevivieron?

    - ¿No lo sabes?

    - Yo nunca salí de Sicilia, no sé casi nada sobre los Santos del Santuario. Yo no sabía que ustedes estaban bien hasta que nos encontramos ahora hace poco.

    De hecho, no todos tienen acceso al nombre de los Santos. Es una especie de secreto militar, como muchas de las informaciones sobre la Región Sagrada. Soldados de jerarquía inferior, como Mei, en general conocen un número mínimo de Santos.

    Shun dice los nombres de sus hermanos sobrevivientes, uno por uno:

    - Shiryu, Hyoga, Ikki

    - ¿Tu hermano? – pregunta Mei, al recordar que Ikki es hermano de padre y de madre de Shun – Y también que los dos no son nada parecidos en términos de temperamento, por el contrario: mientras Shun tiene carácter delicado, llegando a recordar a una niña, Ikki es su opuesto perfecto, un niño brutal y duro, con un gran gusto por las artes marciales.

    Mei se emociona con la lista de Santos sobrevivientes. Consigue recordar los rostros de cada uno de ellos.

    -... y Jabu. Diez en total – Es Seiya quien concluyó contando.

    - ¿Cuál es la Estrella de él?

    - Unicornio.

    - ¡Jaja! – Mei no consigue contener la risa.

    - ¿No es perfecto? – concuerda Seiya.

    - ¡Con seguridad! Unicornio sólo acepta ser cabalgado por doncellas, ¿No? Y él siempre estaba moviendo el rabo para Saori, hasta corría para servirle de caballo a ella.

    - Y continúa así mismo hasta ahora. No ha cambiado nada.

    - Ni ustedes – completa Mei. – consiguieron volverse Santos, ¡Pero no cambiaron ni un poco!

    - Ni tú, Mei – confirma Shun.

    - Jabu está en Argelia – cuenta Seiya. – Shiryu está en Rozan, China y Hyoga en Siberia Oriental. La mayoría de los otros también continúa cumpliendo su papel de Santos en los lugares donde fueron entrenados.

    - No conseguimos descubrir donde está mi hermano Ikki.

    - Bueno, desde pequeño le gusta andar de lobo solitario...

    En ese momento el alto parlante anuncia que ya están sobrevolando espacio aéreo Siciliano. El viaje de Grecia hasta ahí fue corto para matar dudas.

    Seiya y Shun corren en dirección a sus Cloths, en cuanto a Nicole, que no participó en la conversación por estar pilotando el avión, anuncia secamente:

    - Vamos a abrir la puerta trasera y disminuir la altitud. Ustedes tres van a saltar.

    - ¿Brincaremos, eh? – Seiya hace una mueca pero la cosa va en serio.

    - Este bichito bebe mucho combustible en cada aterrizaje y despegue – explica Nicole. – Tenemos miedo que no tengamos suficiente para volar al Santuario.

    - ¿Pero sólo piensas en ti mismo, Nicole? ¿Quién va a garantizar nuestra seguridad? – replica Seiya.

    Tal vez el lector está sorprendido con que un Santo como Nicole, de la Constelación de Altar, sea capaz de pilotar una aeronave de tecnología avanzada como este Tiltrotor. Sin embargo, el hecho de que los Santos de Atenea sean entidades completamente aisladas del mundo cotidiano, no significa que no se relacionen con él. Su misión no es proteger un universo fantasioso de cuentos de hadas, sino el planeta donde vivimos. Los Santos también son mutables, así como el cielo y la tierra evolucionan con ellos.

    Sin embargo, conforme a la idea de lanzarse al vacío, Seiya avanza con Shun hacia la parte trasera, que está abierta y deja entrar a la cabina intensas corrientes de aire. Está a diez metros de altura, por eso no se usarán paracaídas.

    - ¿Listos? – pregunta Mei, su voz abochornada por el sonido del viento cortante, y entonces: - ¡Fiu! – salta del avión.

    - Que Atenea los proteja. – dice Nicole, en el momento en que Seiya y Shun se lanzan tras Mei en el oscuro mar de Sicilia.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  11.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    SICILIA - PARTE 2
    Si pensamos en la Península Italiana con su forma de bota, la isla de Sicilia queda a pocos kilómetros del pico del zapato, separada del Continente por el Estrecho de Messina. Es una ubicación privilegiada en el Mar Mediterráneo: desde su extremo oeste, es posible divisar el Continente Africano.

    Esa es la mayor isla de la región, con más o menos la misma área de Sergipe, en Brasil, su formato triangular le ha ganado el apodo de Trinacria (isla de tres puntas). Sicilia tiene un clima ameno y suelo fértil, que, junto con su posición estratégica en el mapa Europeo, fue objeto de innumerables disputas y guerras a lo largo de la historia.

    En la antigüedad, prosperaban ahí colonias griegas. Años mas tarde, la región fue conocida como “Granero de Roma”. Después ocurrieron las invasiones bárbaras y la dominación por el Imperio Bizantino. En la Edad Media, la isla fue conquistada por árabes venidos de África, y, en el siglo XI, los normandos, descendientes de los vikingos nórdicos, se aliaron con las fuerzas islámicas para establecer el reino de Sicilia.

    El trono Siciliano pasó por varias familias y tradiciones monárquicas; El Sacro Imperio Romano Germánico; La Casa de Anjou, Francesa; Los de Aragón, Españoles; Y la de Habsburgo. En el siglo XIX se fundó la región de Nápoles, en principio se le conocía como “El Reino de las dos Sicilias”. Finalmente, en 1861, Sicilia fue anexada a Italia, país con el cual forma parte hasta hoy, a pesar de su cultura y trayectoria histórica completamente independientes.

    Habitada por pueblos de múltiples orígenes y lenguas, Sicilia es diversificada, colorida, y frecuentemente complexa como un mosaico. Su propio nombre ya tiene innumerables variaciones, como Siquéria, adoptado cuando era una colonia griega, o Siquília, en la época de la dominación romana. De la misma forma, las ciudades de Siracusa, al sureste de la isla es famosa por ser la tierra de Arquímedes y recibió diferentes denominaciones a lo largo de su historia, como Surakusai, Siragosa, Siracusa.

    La arquitectura Siciliana es uno de sus grandes destaques, una combinación armoniosa de culturas mediterráneas medievales – bizantina, islámica y gótica – y de la corriente barroca, adoptada a partir de la Edad Moderna, al mismo tiempo, pocos lugares conservan tantos rastros de la Grecia Antigua. Se separaron por la isla ruinas de monumentos erguidos en honor a los Dioses del Olimpo, como los Templos encontrados en el valle de Agrigento, así mismo, innumerables y grandiosos teatros y arenas.

    Varios episodios de la Mitología Griega tienen a Sicilia de escenario, como la ya mencionada Gigantomaquia. Por ejemplo, dice la Leyenda que Odiseo, uno de los mayores héroes de los poemas épicos griegos, libró una batalla difícil con el monstruo marino Scylla cerca del estrecho de Messina.

    - ¿Qué te viene a la mente cuando oyes hablar de Sicilia? – pregunta Mei. Los amigos se refugiaron en un islote pequeño y oscuro, de donde Mei observa el antiguo teatro de Taormina. Llegaron ahí después del arriesgado salto: lo que sería suicidio para las personas normales pero no es nada comparado al entrenamiento que los tres habían vivido para volverse Santos.

    Seiya piensa un poco y dice:

    - Mafia.

    - ¿Debido al Padrino, verdad? – dice Mei. – ¡En verdad ese asunto es un tabú aquí! ¿Pero ahora Sicilia es mucho más segura que el Continente, sabías?

    Taormina está en la costa este de la isla, con una población de cerca de 10.000 habitantes. Situada en un declive en el monte Tauro, a 400 metros de altura, la ciudad tiene una magnífica vista al mar. Su belleza natural le ha ganado ser escenario de muchos films, y la región es un centro turístico mundialmente famoso.

    El área urbana de Taormina es antigua y, como ocurre en muchas ciudades europeas, predominan las aceras y calles estrechas. El pavimento es todo hecho de piedra, completamente inadecuado para los automóviles de hoy en día, y prácticamente no existen estacionamientos ahí. En el camino 114, al lado del mar, parten góndolas llevando turistas que visitan la ciudad.

    - Hay un frase conocida en Sicilia – cuenta Mei -, “En las tierras ocupadas por los Dioses del Olimpo, pueden nacer estúpidos y genios, pero jamás criminales”. Es algo que mi difunto Maestro decía.

    - Mira… Mei. Nosotros no hemos venido aquí para hacer turismo – dice Shun.

    - Lo sé.

    Los Santos fueron enviados a Sicilia después del ataque al Santuario, pero no tienen idea del paradero de los invasores.

    - ¿Sabes dónde podemos encontrar a esos Gigas?

    - Shun, si no lo supiese no habría sido llamado a la Región Sagrada. No un mero soldado raso como yo – Mei apunta en dirección a la fachada del teatro. A través de la pared de arcos es posible ver el mar Iónico a la izquierda y Taormina a la derecha, separados por la venda litoral que se extiende en dirección sudoeste. Aun más allá de este espectacular paisaje está una montaña imponente.

    - El monte Etna – susurra Shun.

    Se trata del mayor volcán activo de toda Europa, con 3.340 metros de altura. Por sus muchas erupciones y gran cantidad de lava derramada, el monte tiene una pendiente suave y no exageradamente inclinada. De su cumbre brota una intensa capa de humo y ceniza.

    - Según las Leyendas Griegas – explica Mei – Los Gigas enterrados por Atenea sobre el monte Etna sufren tanto que escupen llamas y humo.

    - Vaya, como está oscuro – interrumpe Seiya – ¿Ya debió haber amanecido, no?

    El sol es poco más que un círculo apagado en el cielo, y toda la isla está cubierta por una especie de luz media. A pesar de que estamos en el auge del verano, no hay casi nadie en Taormina, el lugar parece más bien una ciudad fantasma.


    - El Etna está en una fase de intensa actividad, lo vi en la TV – explica Mei. – La montaña tiembla a todas horas y el aeropuerto está cerrado por causa de las cenizas volcánicas y una corriente de lava ya llegó al borde de la ciudad, que se declaró en estado de emergencia. Eso explica por que Taormina está tan desierta en este verano, siendo normalmente un agitadísimo centro turístico.

    - ¿La población fue evacuada de esta área?

    - Exactamente. Normalmente podríamos subir una parte del Etna en auto, pero ahora las entradas están bloqueadas por el ejército.

    - Rayos – reclama Seiya, tocándose la cabeza – Entonces la gente tiene que ir a pie.

    - Primero, un baño de mar. Ahora, caminar por la montaña, ¡Tus vacaciones de verano están completas, Seiya! – dice Mei.

    - Esto es bueno… podemos actuar sin tener que preocuparnos por los moradores o turistas.

    - Si los Gigas realmente están de vuelta, la primera cosa es verificar si los arcos de Atenea están atados.

    - Como, a propósito, ordenó el señor Nicole.

    - Según mi Maestro – dice Mei, al mirar en la dirección del cráter – Los arcos de Atenea están en las profundidades del Etna.

    - ¡De acuerdo! ¿Entonces vamos? – pero antes que Shun y Mei pudieran responder…

    - ¡Bienvenidos, cachorros de Atenea!

    Con el susto, los jóvenes se ponen en posición de alerta, sombras salen de diferentes puntos del teatro a cielo abierto.

    - ¡Es necesario felicitarte por haber venido tan rápido al encuentro de la muerte, Pegaso!

    - ¡Agrios! – Seiya reconoce al gigante con quien luchó en el Santuario. Y él no está solo.

    - ¿Sólo mandan tres personas? Los Santos deben estar con falta de personal.

    - ¡Y esos son niños aún! Mamá les mando hacer compras, ¿Cierto? Quirrirri…

    En el palco está Agrios, la Fuerza Bruta, Thoas, el Relámpago Veloz, y Pallas, el Espíritu Estúpido, armado con sus “Garras Marionetas”. Sus trajes de Adamas reflejan el brillo turbio del cielo oscurecido.

    - ¡Shun, son los Gigas que invadieron el Santuario ayer! – pero otra vez Seiya es interrumpido, ahora por una nueva presencia que surge poco a poco en el centro del palco.

    - ¿Qué? ¡Argh, que olor tan horrible! – Seiya cubre su boca instintivamente, sintiendo una terrible ansia de vómito. Y como si estuviese empujando su rostro dentro de un saco de excrementos.

    - ¡Espera ahí! - dice Shun – Mi cadena está reaccionando ante su presencia…

    La cadena amarrada a la Cloth Sagrada de Andrómeda tiembla como si estuviese siendo golpeada por un relámpago.

    - ¡Es él! ¡La persona que me atacó en el teatro!

    La sombra, el cuarto Giga, aparece de repente en medio de un remolino de humo negro. Su voz poderosa resuena en la arena y hace que todo el lugar tiemble con la vibración:

    - Mi nombre es Enkelados, la Voz Sellada.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  12.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    SICILIA - PARTE 3
    - ¡Soy Enkelados! ¡El Sumo Sacerdote de los Gigas!

    Con eso, ondas vibratorias recorren el aire, chocando contra las ruinas y causando varias explosiones concéntricas.

    La fuerza increíble de esa voz lanza a Seiya, Shun y Mei, éste último cayó en las gradas.

    - ¿Qué tipo de voz es esa? Mi cuerpo se está hormigueando…

    - ¿Él es el Jefe de los Gigas?

    En ese momento, Mei es lanzado nuevamente, ahora contra la pared, y su cuerpo cae pesadamente en el suelo.

    - ¿De dónde está viniendo esa presión...? – pregunta el joven, escupiendo unas gotas de saliva con sangre.

    Mei está particularmente afectado por no tener un traje Sagrado para protegerse, como Shun y Seiya, quienes visten las Cloths más poderosas de la Tierra, hechas de una mezcla de súper metales ahora desconocidos por la humanidad, como Orichalcum, Gammanium y Polvo Estelar.

    - ¿Dónde está Atenea? – Enkelados carga un bastón esculpido con imágenes de monstruos de tierras desconocidas, su rostro se esconde detrás de una máscara con facciones de Orco, o de demonio devorador de hombres. Su Armadura de Adamas, bastante adornada, tiene color amarillento, con un topacio eclipsado, y está cubierta por una sotana de sacerdote. – ¡Aquella idiota mandó Caballeros de Bronce para atacarnos! ¡La jerarquía más baja! Por lo visto, ella aún no cree que nosotros, los Gigas, ¡Hemos vuelto!.

    - ¡Hey, puedes insultar a la gente pero deja a Atenea fuera de eso! – Seiya siente la sangre subirle a la cabeza.

    - ¡Ja! Una meretriz ordinaria luciendo como protectora de la Tierra. Y ustedes son peores aún, ¡Meros cachorritos de ella! ¡El Dios primordial que adoramos ni siquiera reconoce su calaña! – Enkelados pretende claramente irritar a los Santos con esas ofensas. – Atenea nos lanzó en las profundidades del vacío… ¡Imperdonable! ¡Ahora queremos venganza! – el monstruo continúa su juego de provocaciones: - ¡Arrancaremos los vestidos de Atenea y la humillaremos como una bastarda común!.

    - ¿Cómo puedes…? - la mirada de Shun, normalmente calmada y serena, se arma de una fuerte furia.

    - Están los Gigas de vuelta… - dice Mei, levantándose y limpiando la sangre de su rostro. – ¡Eso significa que el Sello de Atenea fue roto!

    - ¿Cómo consiguieron romper el Sello de la Antigua Gigantomaquia?

    - ¿Qué hicieron con la señorita Yulij? – Seiya pregunta mirando fijamente al Sumo Sacerdote de los Gigas.

    - ¿Aquella mocosa…?

    - ¡Quirrirri! ¡Mediocre, mediocre, mediocre, mediocre, mediocre! ¿Los supuestos protectores de la Tierra son meros cobardes que se aterrorizan por una rehén? Me hacen reír – se entromete Pallas, el Espíritu Estúpido.

    - No la matamos. Aquella mocosa está en una caverna subterránea – Enkelados apunta con su Báculo al monte Etna. – Si quieren salvarla, es mejor que sean rápidos. Aún siendo un Santo Femenino, morirá pronto si continúa respirando los gases venenosos del volcán. Eso si las cavernas no volaran por los aires en una erupción.

    Mei se da cuenta que no pueden continuar ahí, deben ir a buscar a Yulij inmediatamente:

    - ¡Seiya, Shun! ¡Síganme!

    Es difícil dejar a un lado a Enkelados después de todas las provocaciones, pero esta lucha tiene que esperar. Los jóvenes corren en dirección al monte Etna, evitando la zona urbana de Taormina, a una velocidad tan increíble que no dejan ni sombras en el camino. Aún sin poderes extra sensoriales como la Teletransportación, la agilidad y los saltos de un Santo son inmensamente superiores a los de un ser humano común.

    La ciudad queda atrás rápidamente, dando lugar a colinas con plantaciones cercadas de muros de piedra y arbustos. Todo ahí está cubierto por cenizas volcánicas.

    - No tengan tanta prisa, niños. – para sorpresa de los tres, los Gigas los siguen de cerca.

    - ¡¿Pero cómo?! – se pregunta Shun, en cuanto Thoas, el Relámpago Veloz, viene atrás de él, como una sombra. Pallas, por su parte, está atrás de Mei.

    - Aún no terminamos la explicación… si quieren salvar a aquella chica…

    - No necesitas decirlo. Debemos derrotarlos a ustedes, ¡¿No es cierto?!

    - ¡Sabes hablar, mocoso! – Agrios, la Fuerza Bruta, arranca de un solo golpe una enorme cantidad de tierra, cavando así un enorme cráter.

    - Ahora, tu adversario, obviamente seré yo, ¡Pegaso!

    Seiya no está dispuesto a conversar y salta en dirección a los Gigas. Si quieren luchar ahora, que sea rápido. Para poder finalmente salvar a la señorita Yulij.

    El brillo de los trajes de Adamas es de un azul tenebroso. La pesada Armadura, con clavos expuestos por toda la superficie, simboliza claramente la naturaleza agresiva de las criaturas. Bajo el Casco adornado con cuernos, Agrios encara a Seiya con una sonrisa maliciosa.

    - Puedes venir.

    - ¡¡PEGASUS RYÛSEI KEN!! (Puño Meteoro de Pegaso) – al grito del Santo fue como si surgiera un brillante rayo de luz. Es su golpe más poderoso. Ningún oponente resiste en pie los más de cien golpes por segundo, cada uno con la fuerza de Pegaso, cayendo sobre su cuerpo como una lluvia de estrellas fugaces…

    - ¿Eso es todo? – Agrios pregunta, sin mostrar algún daño mínimo por el Pegasus Ryûsei Ken. Cada vez queda más claro que los Gigas despertaron con un poder equivalente al de los Santos.

    Las Adamas de la Armadura de Agrios no tienen señales de daño. Seiya se detiene ante el dolor que atraviesa su puño. Por más poderoso que sea, ningún cuerpo consigue resistir el golpe de un Guerrero Sagrado – La esencia de la destrucción, capaz de romper átomos. La única forma de detener un ataque como ese es con una fuerza igual o superior al de los Santos. Estamos hablando de la fuerza interior, el llamado Cosmos.

    - Yo lo sentí en la Región Sagrada – balbucea Seiya, poniendo los brazos en posición defensiva – Pero el Cosmos de él es aún mayor y más agresivo de lo que imaginaba.

    En ese momento, Agrios se inclina para abajo, expirando vigorosamente. Coloca una de sus manos en la tierra, agachándose. Seiya observa horrorizado cuando explosiones internas de fuerza hacen que los músculos del Giga se expandan aún más.

    - Siente la diferencia de fuerzas entre los Santos y los Gigas – Agrios dice, antes de gritar:

    - ¡¡CRAG PRESS!! (Presión de Risco)

    El Giga salta en dirección de Seiya, golpeando el suelo con su pie para impulsar su impetuoso avance. Su golpe acierta de lleno en el Santo, que sólo consigue soltar una especie de espasmo sofocante.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  13.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    SICILIA - PARTE 4
    De vuelta al Santuario, en la Sala del Patriarca. Al volver de Sicilia, Nicole de Altar encuentra a Saori Kido – Esa es, Atenea – En pie, en la misma posición en que estaba cuando el partió.

    - Agradezco su empeño – dice la Diosa. – ¿Cómo están Seiya y los otros?

    - Los dejé a salvo en la isla – responde Nicole. – Están verificando la integridad del Sello de Atenea en el monte Etna.

    - Parece que el monte está en erupción, con muchos daños.

    - Es verdad, Diosa.

    - ¿No será muy peligroso? Se sabe que la población fue evacuada por causa de la lava y los gases volcánicos.

    - Los Santos de Atenea no tienen ningún peligro o dificultad. Fuera de eso, la Fundación Graad ya está trabajando en conjunto con el Ejército Italiano. La región está aislada en un radio de diez kilómetros, ciertamente no tenemos disturbios innecesarios.

    - Muchas gracias, Nicole. Fue muy rápido y eficiente.

    - Es el papel del Patriarca sustituto – agradece, inclinándose delante de la joven. – Pediremos que Kiki nos traiga noticias de los acontecimientos en Sicilia.

    - Lo siento mucho – dice Atenea, ligeramente cabizbaja. – Di otras órdenes a Kiki – y continúa, después de una pausa: - Se que los Gigas realmente volvieron, son enemigos terribles. Por más que Seiya y Shun sean Guerreros Sagrados de innumerables Batallas, enfrentándolos solos serían…

    - Comprendo – interrumpe Nicole – Me hubiera gustado que me lo hubiese consultado al respecto antes.

    - Pensaras que soy demasiado sentimental – dice la Diosa – No quiero que ninguno se lastime… no quiero que se derrame la sangre de los Santos…

    Saori Kido puede parecer demasiado emotiva para ser una Divinidad, pero es exactamente esa la “voluntad” de Atenea.

    - Justamente por ser así, Atenea, es que nosotros, los Santos, la seguimos y la protegemos – responde Nicole, con la más absoluta sinceridad y lealtad.

    - Que las Estrellas los protejan – Atenea hace una plegaria con su grandioso Cosmos, deseando a sus amados Santos un retorno rápido y seguro.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  14.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    SICILIA - PARTE 5
    No es fácil explicar en palabras la naturaleza del Cosmos, una vez que se trata del Séptimo Sentido. Las palabras son la propia expresión de la sabiduría humana, y estamos lidiando con algo completamente ajeno a la humanidad en los días de hoy.

    El ser humano común posee básicamente Cinco Sentidos: vista, oído, gusto, olfato y tacto. Existe un Sexto Sentido, al que se acostumbra llamar intuición o capacidad de premonición, pero apenas aquellos considerados paranormales tienen esa dimensión más desenvuelta.

    En un pasado lejano, todas las personas estaban dotadas del Séptimo Sentido – Estábamos en la Era de los Mitos, cuando aún no había fronteras nítidas entre los Dioses y los seres humanos. Aunque está presente aún ahora, de forma sutil, con el desenvolvimiento de la civilización, los hombres acabaron perdiendo esa maravillosa capacidad.

    El Séptimo Sentido es el origen de los poderes sobrehumanos de los Santos de Atenea.

    A través de el, los Guerreros Sagrados dominan la técnica de despedazar átomos, siendo capaces de manipular, incendiar y expandir la energía que da origen a la vida – es por eso que son tan poderosos. Es de esa increíble habilidad que nace el Cosmos, una fuerza grandiosa e impar.

    En el monte Etna, las plantas del paisaje se vuelven cada vez más escasas a medida que se avanza en dirección a la cumbre del volcán. Aquí los terremotos ocurren con frecuencia.

    Las laderas negras están cubiertas de cenizas, gravas, guijarros y pedazos de lava endurecidos.

    - Basta de jugar a “atrápame”, chico de Bronce – Thoas, el Relámpago Veloz, se coloca frente a Shun, bloqueando su camino.

    Las Adamas de su Armadura son de malaquita oscura, con piedras incrustadas. El traje es extrañamente bello y elegante, contrastando con las formas agresivas dotadas de garras y clavos que adornan las Armaduras de los demás Gigas.

    La expresión de Thoas también es diferente de los otros Gigas. Con largos cabellos negros y piel extremadamente blanca, su semblante se mantiene generalmente sereno. Su mirada, adornada por cejas marcadas y oscuras, puede considerarse tranquila. Con certeza – Y eso vale para todos los Gigas – Su apariencia no recuerda en nada a los gigantes de pinturas inspiradas en la Mitología Griega, comúnmente retratados como intimidantes demonios de cabellos blancos.

    - Este ser posee un Cosmos impresionante – piensa Shun, asustado. Los Santos se valen más del Séptimo Sentido que de los ojos, oídos, nariz, piel, boca o intuición. Es a través del Cosmos que su sensibilidad alcanza su punto máximo.

    - ¿Será que Seiya y Mei están bien?

    - ¿Preocupado por tus compañeros? – Thoas lee los pensamientos de Shun con facilidad, usando principalmente el Séptimo Sentido. – Que tranquilidad la tuya, estar pensando en otros… - continúa el gigante. – Es mejor preocuparte primero por tu propia vida.

    - ¿Por qué están provocando este conflicto? ¿Son responsables también de la erupción del monte Etna?

    - ¿Y si fuimos?

    - ¡Muchas personas viven aquí! Las víctimas de las Batallas son siempre personas que no tienen como defenderse. ¿Por qué quieren destruir a tantos inocentes? ¿Quieren conquistar la Tierra?

    Thoas responde con otra pregunta:

    - ¿Chico, estás hablando de la Guerra Santa?

    - Sí, lo estoy.

    - El olvido es el peor de los crímenes. Santo Guerrero de Atenea. Tú pareces dispuesto a enfrentarnos sin saber el motivo. – el Giga suelta una risa maliciosa y comienza su explicación tortuosa. – Antes de la Gigantomaquia, antes de ser exiliados en las profundidades más allá del Tártaro, ya estaba Atenea en la Tierra, Poseidón en el Mar y Hades en el Reino de los Muertos. Más poderoso que ellos existía Zeus, en los Cielos, y los Dioses del Olimpo reinaban sobre los tres mundos. Poseidón y Hades declararon la Guerra a Atenea innumerables veces, con el objetivo de dominar la Tierra… ustedes, Santos, expulsan a los enemigos y llaman a esos conflictos Guerras Santas.

    - Los Santos siempre luchaban contra “voluntades” malignas para proteger el amor y la paz en la Tierra – Shun no entiende a donde Thoas quiere llegar con todo eso.

    - Sin duda, Atenea es la Guerrera Protectora de la Tierra, eso todos lo admiten. Ahora dime… ¿A quiénes defienden Atenea y los Santos?

    - A los seres humanos. – responde Shun.

    - Tienes razón. Los seres humanos, las personas de la Tierra. – hace una pausa breve. – Chico, luchas y me matas.

    - ¿Cómo?

    - Y yo lucharé y te mataré. Arrancaremos la carne de nuestros huesos, uno del otro. Basta sobrevivir respirando la sangre del enemigo. No se necesitan pretextos edificantes y de lenguaje difícil para justificarlo.

    - ¿El qué...?

    - Sin embargo, recuerda que seremos nosotros, los Gigas, los vencedores de esta Batalla. – después de eso, Thoas lanza el cuerpo de Shun por los aires. El Santo cae al suelo deslizadizo de grava y ceniza volcánica, cayendo por la ladera.

    - ¿Qué fue lo que ocurrió? – Shun está cada vez más confundido. Simplemente no percibe el movimiento del ataque de Thoas.

    - Voy a matarte. – Thoas golpea al Santo en el cuello antes de que él se pudiera levantar. En ese momento, un sonido estridente de metal resuena cuando chispas saltan por el aire. Thoas retrocede, protegiendo la muñeca herida por la cadena de Shun, que ahora rodea al Santo en una espiral frenética que recuerda a un ciclón. – Esa cadena es una excelente defensa, chico.

    El lector que conoce el mapa de las Constelaciones Celestes debe saber que Andrómeda, comparte una Estrella con la Constelación de Pegaso, y representa a una doncella con las manos encadenadas.

    Cuentan las Leyendas Griegas que la Reina Casiopea de Etiopía provocó la ira de Poseidón, quien pasó a devastar su país con maremotos e inundaciones. El Rey Cefeo consultó a un oráculo buscando una forma de apaciguar al poderoso Dios de los Mares y el oráculo le respondió que debía ofrecer al gran Poseidón a la Princesa Andrómeda en sacrificio. Con eso, Cefeo ordenó que la Princesa fuera encadenada a unas rocas, en la bahía del mar. Andrómeda fue salvada por el héroe Perseo, que la rescató montado en su caballo Pegaso. Todos los personajes citados en esta historia fueron alzados en el cielo y transformados en Constelaciones.

    - Mi nombre es Shun... Shun de Andrómeda. No “chico”.

    - Ah, eso explica la cadena. Al igual que las flores más frágiles se visten de espinas para defenderse. Su Cloth acaba de salvarle la vida.

    - Lamento informarte que la Cadena de Andrómeda no sólo sirve para la defensa. – el Cosmos interior de Shun aumenta con cada palabra. – Ella puede atravesar cualquier espacio para atacar a un enemigo, no importa a cuantos años luz se esconda.

    Fue esta misma cadena la que soportó la pesada espada del Orestes enmascarado en la Acrópolis. Ella atiende a la elevación de Cosmos de aquel que la posee, rompiendo el espacio por si sola para protegerlo. Las Cloths Sagradas de los Santos son más que Armaduras hechas de súper metales. Ellas poseen un misterio Divino, vida y voluntad propia.

    - ¡Cadena de Andrómeda! – lanzada al piso, la cadena se arrastra por el suelo volcánico, levantando las cenizas y formando un remolino brillante. – Esta es mi Nebulosa de Andrómeda – explica Shun.

    La imagen de la Galaxia formada en la penumbra de la montaña amplía infinitamente su alcance, con poder proveniente de una dimensión desconocida.

    - De hecho, no podemos menospreciar a los Santos con un traje Sagrado – a pesar de toda la demostración de fuerza de Shun, Thoas se mantiene misteriosamente calmado y en ningún momento asume cualquier posición de combate. – Mejor así. ¡Es preciso que sea así! De lo contrario, no habría razón para traerlos al monte Etna... joven y bello Andrómeda, muestra tu Cosmos para Thoas, el Relámpago Veloz.

    - ¿Tenemos realmente que luchar? – como siempre, Shun se resiste a pelear.

    - Si no me matas yo te mato.

    - Fuerzas internas estallan. Los Cosmos de Shun y Thoas chocan con violencia en la lucha, envolviendo la Cadena de Andrómeda.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  15.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    SICILIAPARTE 6
    Al recuperar el sentido, Yulij de Sextante no tiene idea de donde está. Se siente atontada, con un dolor agudo en la cabeza, y tiene una tremenda dificultad para respirar. Es como si sus pulmones estuvieran quemándose.

    - ¿Es gas? – se pregunta, en voz baja.

    De hecho, el interior de la caverna está repleto de gases volcánicos con un acentuado olor a azufre, ahora intenta llevar las manos al rostro para cubrir su boca. Yulij percibe que sus brazos están encadenados a una roca.

    Normalmente ella no tendría dificultad alguna para romper esas cadenas de hierro, pero su cuerpo está adormecido, tal vez por el efecto de los gases. Yulij mira a su alrededor, volteando así gradualmente. No sabe dónde está, pero percibe que es una especie de gruta. A pesar de no encontrar en su campo de visión ninguna antorcha o fuente de luz, consigue ver claramente dentro de la caverna. “¿Por qué no está oscuro aquí?”, piensa la joven.

    - Porque esta es la Tierra Santa de los Gigas – la voz hace que Yulij se estremezca de pavor, como si fuese una mujer común. Voltea para ver en dirección a ella:

    Un demonio. No, es una máscara. Un hombre vistiendo una máscara diabólica como un Orco.

    Es Enkelados, la Voz Sellada, en su larga Armadura, que tiene un brillo dorado de topacio, él observa atentamente a su prisionera.

    - ¿Quién eres? ¿Dónde estamos? – Yulij se esfuerza por aparentar tranquilidad y firmeza, mas está seriamente trastornada. Siendo un Santo Femenino, no se asustaría con la fachada rastrera de una máscara: consigue reconocer e identificar con precisión el increíble poder del enemigo.

    - De la misma forma que Atenea tiene su Santuario, nosotros tenemos esta tierra, protegida por la voluntad del Dios de los Gigas.

    - ¿Gigas...? – Yulij no consigue hablar bien y ni siquiera tiene la certeza de que su pronunciación es correcta. Hasta sus labios están adormecidos. Revisando sus conocimientos como Oficial Auxiliar, recuerda que los Gigas son seres malignos de morada desconocida, exiliados por Atenea en la Antigua Gigantomaquia. Es una historia de una Guerra distante, de la cual prácticamente no quedan registros, ni en el mismo Santuario.

    Pero otra vez Yulij ve a su alrededor, sin entender de donde viene esa sutil luminosidad del ambiente. ¿Sería la propia roca brillando como una pared luminosa o estaría saturada de partículas de luz?. De cualquier forma, no es una luz comprensible para la lógica humana. Ciertamente está en una Región Sagrada, pero esta voluntad es de naturaleza completamente diferente a la de Atenea.

    - ¿Qué pretendes al haberme raptado? – pregunta, tosiendo.

    Tampoco entiende como el gigante que tiene enfrente puede estar inmune a los efectos de los gases. Recuerda que las máscaras de los Santos Femeninos tienen efecto neutralizador de tóxicos, tal vez la máscara de Orco tenga la misma función. Entonces Yulij recuerda que su máscara fue quebrada en la lucha en el observatorio. Su rostro está expuesto, desprotegido. Para un Santo Femenino, estar sin máscara es como estar desnuda.

    - Los Santos tienen dogmas exquisitos – dice Enkelados, demostrando que puede leer los pensamientos de Yulij. – Los Santos Femeninos usan máscaras para abandonar su feminidad – continúa, irguiendo con su bastón el mentón de la joven, forzándola a mirar al frente, haciendo que su espíritu sea invadido por humillación y desagrado. – Tú eres una presa, un cebo, una carnada. Este será el fin de los Santos.

    Mientras estaba enfurecida, Yulij no consigue contener la risa.

    - ¿Yo soy tu rehén? ¿Qué te hace pensar que un Santo Femenino de Bronce como yo tendría tanto valor?

    - No he dicho que tengas valor alguno. Pero Atenea no piensa así. Dice que su espíritu se retuerce de dolor cada vez que uno de sus protegidos es herido. La prueba es que ella envió unos Santos aquí, al Etna, para salvarte.

    - ¿Qué? – Yulij no entiende como el Oficial Mayor, Nicole, colocó a otros defensores de Atenea en peligro. En contraste con su actitud pacífica del día a día, cuando se trata de velar por la protección de la Diosa, Nicole es severo y totalmente insensible a las necesidades individuales de los Santos y Santos Femeninos. “Esto quiere decir dos cosas”, concluye, en pensamiento. “Que esta situación es muy seria, y que, más de una vez, Atenea actuó de acuerdo a su enorme corazón.”

    - Sí, con su enorme corazón, tu Diosa mandó a los Santos a la muerte en las manos de los Guerreros Gigas, ¡Jajaja! – Enkelados suelta una carcajada terrible.

    - Tú no puedes ser un Giga, uno de aquellos monstruos que adoraban Dioses corruptos del pasado... – antes que consiguiese terminar, Yulij es alcanzada en el rostro por el bastón del gigante, cortando el interior de su boca.

    - ¿Cómo osas llamar a mi Dios corrupto? – dice, jalando al Santo Femenino por sus cabellos plateados. – ¡Compórtate, perra de Atenea! Estamos delante de una presencia Divina.

    Un palpitar. Yulij consigue sentir el ritmo de un corazón latiendo. Su Séptimo Sentido le dice que, mucho más allá de esta caverna, en los confines perdidos del vacío entre Gaia y el Tártaro, un Cosmos de escalas nunca antes imaginado está en gestación. En algún Templo subterráneo está siendo nutrido un mal de dimensiones desconocidas.

    - ¡Cuando él resurja sobre la Tierra, no tendremos motivos para tenerle miedo a Atenea! – Enkelados parece satisfecho por el hecho de que el Santo Femenino percibiera el poder Divino.

    - ¿Un Dios maligno del pasado...? – son las últimas palabras de Yulij. El golpe del bastón diabólico la alcanza con un sonido sordo. El Santo Femenino se desmaya, con los cabellos manchados de sangre.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  16.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    RESURRECCIÓN - PARTE 1
    Terremotos hacen a la isla temblar de forma tenebrosa, como si se estuviera expresando el odio acumulado de los Gigas sobre el Etna. Seiya está enterrado en las cenizas recientes que caen en la ladera del volcán. Fue lanzado contra la vertiente de la montaña por el impacto del cuerpo de Agrios, la Fuerza Bruta. La sangre que recorre su frente es absorbida rápidamente por el suelo esponjoso.

    - Que increíble es el poder de los Gigas – piensa el Santo, percibiendo una fisura en su Cloth de Pegaso, a la altura del pecho – Así que la historia de que todos los Santos fueron derrotados no era mentira, no...

    Seiya sabe que sólo alguien capaz de exteriorizar su Cosmos, alguien que domine la técnica de lucha capaz de destruir átomos, sería capaz de dañar su traje Sagrado, más resistente que cualquier metal del Universo.

    - Ahora mira a donde has llegado, Pegaso – Agrios se aproxima al joven con sus Adamas de color azul, pisando las cenizas lentamente – Si no hubieses sido detenido por la montaña, habrías cruzado el Mediterráneo hasta África.

    - Exageras - dice Seiya, irguiéndose. Su rostro está lleno de hollín.

    - ¿Todavía puedes decir tonterías después de recibir mi Crag Press? Estoy impresionado.

    Seiya y Agrios se enfrentan sobre el declive resbaladizo, a diez metros el uno del otro. Cuando ningún ataque de lucha o de artes marciales podría ser detenido a esa distancia, para los Santos, que luchan a velocidades supersónicas, ese es un espacio mínimo.

    - ¡¡RYÛSEI KEN!! (Puño Meteoro)

    - ¡Es inútil!! – sonríe Agrios, mientras los dos se cruzan en el aire, envueltos en ondas de impacto – Para mí, eso es como una picada de mosquito.

    De hecho, en ese momento es alcanzado por centenares de Meteoros, el Giga no muestra ninguna reacción, permaneciendo inmóvil todo el tiempo.

    - ¿Cómo es posible?! – piensa Seiya, perplejo – Por más que sus Adamas sean resistentes, no existe nada que no pueda ser destruido por...

    - No tienes como vencer – dice el gigante, interrumpiendo los pensamientos del Santo. – Confórmate con la derrota, Pegaso. ¡Es el fin!!

    Y una vez más, Agrios toca el suelo con una de sus manos, curvándose para ganar impulso. Para ese terrible gigante, las artimañas son innecesarias. Le basta lanzarse sobre el oponente con su durísima Armadura y el peso sobrehumano de su cuerpo.

    - ¡¡CRAG PRESS!! (Presión de Risco)

    El suelo parece explotar con el avance de Agrios levantando una enorme columna de cenizas. Seiya no consigue desviarlo y el gigante agarra sus pies como en un juego de fútbol americano, lanzando al Santo sobre el suelo con todo el peso de su cuerpo a una velocidad avasalladora.

    - ¡¡AHH!! – Seiya lanza involuntariamente un chorro de sangre, formando una especie de neblina rojiza en el aire. Su nuca alcanza el suelo con un desplome sordo.

    Agrios contempla por unos segundos la eficacia de su técnica, soltando lentamente el cuerpo inmóvil de Seiya, con una expresión satisfecha de haber cumplido el trabajo.

    - ¿Será que le quebré todos los huesos? – se pregunta, mirando con desprecio a Seiya, que está prácticamente enterrado en las cenizas, mucho más golpeado que cuando fue lanzado por el gigante hace poco. El cuerpo del joven absorbió toda la energía destructiva de la Armadura y de la impresionante masa corporal de Agrios.

    - Podría matarlo si quisiese – continúa, irguiendo con una sola mano el cuerpo de Seiya, ya envuelto en cenizas que se acumulan incansablemente. – Pero no habría tenido sentido traer a los Santos al Etna. Sin mencionar que, si lo matase, tendría que escuchar los pesados sermones de Thoas y del Maestro Enkelados. Entonces, ¿Me haces un favor? – su voz se torna en un tono malicioso – Permanece vivo sólo un poco más. Después de acabar nuestro asunto, yo termino de matarte, ¿De acuerdo?.

    Un rayo de luz se esparce por el aire repentinamente. Agrios es tomado por sorpresa por el disparo del Meteoro de Seiya, que hasta ahora parecía moribundo. Los enemigos vuelven a tomar distancia entre sí, mientras un viento fuerte arrastra las cenizas del suelo.

    - ¡Se acabó! Estás diciendo cosas sin sentido... provoca el Santo.

    - ¡Mocoso! – Agrios tiembla de rabia, anda tambaleando un poco por causa del golpe – ¡Tú has perdido esto! – su Casco de Adamas fue arrancado, revelando un rostro de rasgos altivos y marcados, que contrasta con su forma grosera de ser.

    - ¿Perdiste la cabeza junto con el Casco, eh? – continúa Seiya – Ocurre que también perdí la paciencia contigo.

    - ¿Este es el Cosmos de Pegaso? – el gigante parece darse cuenta por primera vez del enorme poder del Santo.

    - No voy a morir en este lugar – dice Seiya.

    - ¡Me levantaré cada vez que caiga! Y al final voy a derrotarte.

    - ¡Ya te dije que no levantaras más la nariz! – una tercera vez, Agrios pone la mano sobre el piso. Gritando, cuando sus ojos desbordan odio para encarar a Seiya fijamente:

    - ¡Enciéndete, mi Cosmos... enciéndete! ¡¡CRAG PRESS!! (Presión de Risco)

    Y nuevamente, el suelo parece explotar. Los dos chocan en el aire en un sonido pesado, que pone fin al movimiento. Una cantidad tremenda de sangre tiñe el suelo cubierto de cenizas. Agrios tiene un enorme corte en la frente y gime de dolor con su voz gutural.

    - Un Santo nunca recibe el mismo golpe dos veces – dice Seiya, interceptando con su poder una tentativa de ataque del gigante

    - ¿Ahora tú derrotaste el Crag Press?

    - Mi Cosmos me lo ha mostrado.

    Seiya suspende por la espalda el cuerpo tambaleante de Agrios. Su Cosmos provoca una explosión avasalladora. Proyectando al joven en un salto, cuando vuela por el cielo, llevando consigo al Giga en un flujo de sangre.- ¿No es posible, mi enorme cuerpo...? ¡Un insignificante Santo...!

    Poseyendo el aura alada de Pegaso, Seiya desciende en dirección a la tierra, haciendo que su enemigo caiga de cabeza al suelo.

    - ¡¡PEGASUS ROLLING CRASH!! (Choque Giratorio de Pegaso) – con eso una Estrella colosal cae del cielo. El impacto estremece la tierra con la fuerza comparable a un choque de un asteroide, abriendo un enorme cráter en la montaña. La figura de Seiya emerge de una nube de cenizas gigantesca.

    El Santo tambalea ligeramente y dobla su rodilla. “Eso estuvo cerca”, dice para sí mismo. Seiya está en un estado de excitación tan grande que no sabe si reír o caerse para atrás del susto. Él está consciente de que no habría vencido la lucha si no hubiese arriesgado su propia vida. Tener la habilidad de dominar la esencia de destrucción, significa que cada Batalla de un Santo contra un oponente a su altura es una visita a los dominios de la muerte.

    Seiya no siente más el Cosmos de Agrios, hace poco tan agresivo y brutal.

    - ¿Dónde está Shun? ¿O Mei...? – moviéndose con dificultad, parte en busca del Cosmos de sus compañeros.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  17.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    RESURRECCIÓN - PARTE 2
    La Cadena Estelar tiembla en la penumbra, formando una Galaxia en forma de espiral.

    - Esta es mi Nebulosa de Andrómeda – repite Shun, envuelto por una barrera intraspasable – Ahora no tienes manera de acercarte siquiera un paso hacia mí – dice, encarando a Thoas, el Relámpago Veloz. El arma se mueve con vida propia, levantando vigorosamente las cenizas del suelo.

    - No me digas – la confianza del gigante permanece inquebrantable.

    - Si pretendes atravesar la cadena, recuerda que pondrás en riesgo tu vida – avisa Shun. Sin embargo, Thoas de todas maneras lanza un golpe rápido como una lanza eléctrica.

    - ¡Protégeme, Cadena Circular!

    El metal gira en el aire como ondas agitadas, repeliendo con éxito el Relámpago. Thoas se retira después de dos embestidas de la cadena.

    - En ese caso, entonces... – el gigante se mueve alrededor de Shun con una velocidad varias veces superior a la del sonido, cercando al Santo con innumerables imágenes de sí mismo. Es imposible seguir con los ojos ese movimiento supersónico y Shun en ese momento no consigue identificar la verdadera posición de Thoas.

    Pero la Cadena de Andrómeda es inmune a Ilusiones de ese tipo. Cuando el gigante intenta lanzar un golpe en dirección al Santo, ella localiza precisamente su posición y lo alcanza con una explosión que hace que la ceniza volcánica acumulada se levante por el aire. Con el choque, la máscara de Adamas de Thoas cae al suelo.

    - Te dije que no podrías acercarte a mí.

    - Shun de Andrómeda permanece intocable en el Campo de Batalla rodeado por las cenizas. Su “tropa” – la cadena – Se mantiene en formación, como una nube de Estrellas.

    - Pues bien – Thoas levanta sus manos hacia su rostro recién descubierto – Tienes motivos para estar tan confiado. Tu cadena tiene una capacidad impresionante – continúa, alineando sus largos cabellos negros – Realmente no ofreces ninguna brecha, sirve como ojos, oídos... más que eso, vale más que los Cinco o Seis Sentidos, debe percibir al enemigo a través de aquello que ustedes, Guerreros Sagrados, llaman Cosmos.

    - Las Ilusiones no funcionan contra ella – completa Shun – A medida que mi Cosmos aumenta, la cadena se vuelve más y más capaz de repeler cualquier ataque, por más rápido que sea.

    - Entiendo – la voz de Thoas mantiene una calma misteriosa – La Nebulosa de Andrómeda es una mezcla integrada de defensa y ataque.

    - Vamos a acabar con esta Batalla sin sentido – dice Shun, como siempre escucha a su instinto pacifista – No quiero golpear a nadie, aunque sea un enemigo.

    El gigante no cree lo que está oyendo:

    - Tú no puedes estar hablando en serio. Si te estás burlando de mí, tienes una personalidad bastante maliciosa detrás de ese rostro de doncella.

    Pero Shun reafirma su posición:

    - Golpear y matar sin motivo alguno... ¡Yo no consigo hacer eso! – sus palabras son una declaración de franqueza, algo impensable para un Santo que tiene la guerra como oficio.

    - ¿Sin motivo? Hummm – Thoas piensa por un instante – O sea, si tuvieras motivos, matarías al enemigo. ¿Entonces no consigues luchar sin el estimulo de alguien?. ¿Necesitas un empujoncito, es eso? ¿Tu auto-afirmación tiene que ser basada por palabras ajenas?

    - Bien...

    - Eres cobarde y mediocre. Me das asco – su voz se vuelve repentinamente dura y seca.

    - Yo ya lo dije: Santos y Gigas no necesitan de preguntas de honor o grandes misiones para enfrentarse hasta la muerte. No es necesario decir nada, la lucha es librada en nombre de la justicia.

    - ¿Entonces debemos luchar por luchar, sin razón alguna? ¿Como los demonios o los Rakshasa?

    - Pretendes disculpar demasiado tus actos, Andrómeda. No estoy interesado en tus lamentos y niñadas. Tu letanía llena de compasión golpea mi espíritu.

    Shun siente que el espíritu de Thoas se fortalece. Como una espada japonesa que gana brillo y belleza en las manos de un artesano, el Cosmos del gigante se vuelve cada vez más afilado y límpido. El artesano que fabrica la espada no tiene miedo de producir instrumentos de muerte, ni tampoco nutre intenciones homicidas cuando perfecciona una Katana. Las guerras, a su vez, no pasan de combates entre armas y escudos – desapasionadas, completamente desprovistas de sentimientos -.

    - Eso es fruto de la humillación a la que me expusiste. Thoas, con su Cosmos creciente, inesperadamente golpea a Shun.

    Una herida, luego dos. Un hilo de sangre brota de los brazos del Santo, mas la hemorragia va volviéndose seria a medida que nuevos cortes aparecen en todo su cuerpo.

    - ¿Cómo es posible? ¿Por qué la barrera impenetrable de la cadena no funciona?!

    - No te sorprendas tanto, muchacho – Thoas apunta su dedo en dirección a Shun, haciendo surgir un brillo agudo y un sangrado.

    El Santo está siendo atacado por ondas de impacto, finas como agujas, lanzadas por la mano de Thoas como proyectiles. El gigante es su propia arma poderosísima y sus ataques atraviesan el cuerpo de Shun sin necesidad de tocarlo.

    - Tú dices que la Cadena de Andrómeda te defiende de los ataques enemigos conforme su Cosmos se eleva... – explica el monstruo, con satisfacción – Basta, entonces, elevar mi Cosmos más que el tuyo y lanzar un ataque a una velocidad superior al instinto de defensa de la cadena.

    Shun percibe que la sangre no se detiene, chorreando continuamente de las heridas. Hasta del menor corte, minúsculo como el hecho por una aguja, sangra de una manera que asusta.

    - Es el STIGMA (Estigma) – continúa el Giga, acompañando los pensamientos del Santo – No es una herida común. Un corte provocado por mí, jamás cierra.

    - ¡¿Pero cómo...?!

    - No es difícil para alguien que domina completamente los flujos de sangre y energía vital del ser humano. Esa técnica fue desarrollada originalmente para que podamos ofrecer a nuestro Dios, cada gota de sangre de los sacrificios hechos en su nombre.

    Uno de los soldados rasos asesinados en el Santuario en la noche anterior, había sido muerto por ese ataque. Fatal hasta para los Santos, que son de carne y hueso, y mueren al perder un tercio de la sangre de su cuerpo.

    - Niño, en pocos minutos estarás muerto en medio de dolores “suaves y placenteros” – una pausa y el Giga habla para sí mismo – Entre nos, a mi no me gustan esas palabras.

    Shun cae de rodillas, perdiendo las esperanzas. Thoas se acerca y le dice, con una voz aparentemente cariñosa:

    - Vamos a acabar con esta Batalla sin sentido.

    - El gigante es pura burla. Su próximo paso es interrumpido por una temible reacción de la cadena.

    - Eres un mal perdedor. Tú cadena perdió toda la fuerza.

    - No me gusta luchar. La verdad lo detesto – Shun levanta el rostro, encarando a Thoas mientras sus manos agarran las cenizas en el suelo – Es como dices, yo vivo atormentándome, vivo en duda sobre lo que hago.

    El Giga percibe el Cosmos de Andrómeda, creciendo rápidamente aunque el muchacho esté casi muerto, con poca sangre en las venas.

    - Mas yo aprendí a luchar – Shun continúa, intentando mantener la firmeza en su voz a pesar que la flaqueza domina su cuerpo – Tengo que luchar, ignorando el sufrimiento que eso me causa. Yo lucho. No soy más un bebe llorón – el Santo usa todas sus energías para tomar su posición de lucha, colocando su cadena enfrente.

    - Entonces, aunque estás condenado a morir por el Stigma, no admites tu derrota. Por lo menos no mientras la cadena exista.

    - ¡Vamos, Cadena Angular!

    El arma avanza hacia el oponente dejando un rastro en zig zag, acompañada de impulsos eléctricos...

    - ¡¡THUNDER WAVE!! (Onda de Trueno)

    Chispas se proyectan en el aire. El gigante detiene la cadena con sus manos, ignorando completamente la electricidad que emana de ella.

    - ¡No puedo creerlo! ¡Inmovilizaste la cadena! – Shun no consigue creer lo que ve.

    - ¿Entonces este es el poder de ataque de la cadena... capaz de encontrar al enemigo rompiendo el espacio? – nuevamente Thoas se dirige al Santo de Andrómeda con una serenidad imbatible – Pero, aún cuando es capaz de alcanzar a los enemigos a años luz de distancia, jamás alcanzaría al “Relámpago Veloz” a esta velocidad. Con ese ataque, mi muchacho, abreviaste aún más el poco tiempo que te queda.

    Thoas agita la cadena, haciendo que Shun se tambalee, a pesar que la presión aplicada es mínima. La presión sanguínea del muchacho cae progresivamente, haciendo que el flujo de la hemorragia causada por el Stigma comience a disminuir un pocos. Las extremidades y sus dedos están blanquecidas y hormigueando, sin fuerzas.

    - Aunque me gustaría saber... – el Giga parece divertirse con el sufrimiento de Shun – ¿Al final eres fuerte o débil, Andrómeda?. En algunos momentos demuestras la fragilidad de una doncella, en otros la bravura digna de un Santo. Tu espíritu es demasiado inestable, es enmarañadamente torpe y, francamente, incomprensible para mi – hace una pausa como si esperase una respuesta – No tiene más fuerzas para hablar... voy a matarlo entonces, aplastando su cadena, destruyendo así su ultima esperanza.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  18.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Thoas cruza los brazos, asumiendo por primera vez una posición de combate.

    - Recibe entonces la técnica más poderosa de Thoas...

    Shun aún tiene fuerzas para gritar:

    - ¡Protégeme, Cadena Circular!

    - ¡¡AVENGER SHOT!! (Disparo Vengador) – un rayo de luz rasga una nube de Estrellas. El impacto del puño de Thoas, cien veces más poderoso que el ataque de sus dedos, destroza la Nebulosa. Para desesperación de Shun, la Cadena de Andrómeda está en el suelo, sin reaccionar.

    - Ahora eres un pájaro sin alas – se burla el gigante, preparándose para un último golpe, ciertamente fatal, ya que Shun no tiene más cadena para defenderse.

    Segundos antes que Thoas lance el ataque final, el gigante percibe algo extraño en sus pies. Sin que se haya dado cuenta, la superficie ennegrecida de la montaña adquirió una tenue cobertura blanca. Una sensación helada.

    - ¿Qué es eso, nieva en pleno verano Siciliano? – se pregunta, estupefacto.

    La helada va cubriendo la montaña. El frío sobre el suelo. Cristales de hielo cada vez mayores y más numerosos se acumulan por todas partes.

    - Eso no es una ilusión – una voz se anticipa al surgimiento de una figura imponente de un joven rubio vistiendo una Cloth blanca. Su presencia emana un brillo gélido sobre la montaña de fuego, ahora en plena tempestad de nieve.

    - ¿Quién eres tú?

    - ¡Hyoga! – es Shun quien responde la pregunta del gigante.

    - ¿Estás bien, Shun? – pregunta, sin mirar a su compañero caído, en cambio encara a Thoas fijamente. El Giga percibe por el traje Sagrado del joven, que se trata de otro Santo de Atenea.

    A pesar del nombre japonés, Hyoga tiene ojos azules, por ser hijo de una rusa, Natassia, y de un japonés, Mitsumasa Kido. Es uno más de los hijos no reconocidos del viejo, uno de los cien medio-hermanos enviados a los más diversos lugares del mundo para volverse Santos. Uno de los diez sobrevivientes de aquel entrenamiento mortal.

    - Soy Hyoga de la Constelación del Cisne

    Su traje Sagrado es una Cloth de hielo, originaria de las eternas gélidas árticas. Tiene alas esculpidas en bajorrelieve en la región pectoral, y una mascara con adornos en forma de plumas. El conjunto sinuoso transmite una impresión de suavidad, reflejando en el aire el nombre del Santo. Hyoga parece salido de una novela Europea. Ya no es más un niño, pero aún no es un adolescente. Posee un brillo peculiar, raramente encontrado en jóvenes de su edad, que le confiere un aire de nobleza. Sus ojos de un azul limpio es lo que más destaca su rostro, que parece rechazar la intimidación ajena, al mismo tiempo que expresa soledad y nostalgia.

    - Entonces la caballería llegó retrasada... por lo visto dominas la energía del frío, Cisne. Interesante.

    - ¿Tengo que conversar contigo? – Hyoga no está interesado en dar cualquier explicación al gigante.

    - ¡Que chico más antipático... mejor así! – Thoas decide partir directamente al ataque – Muere junto con Andrómeda...

    - ¡¡AVENGER SHOT!! (Disparo Vengador)


    El más poderoso golpe de Thoas parece avanzar sobre Hyoga rompiendo la cortina de nieve, pero pasa de largo por el Santo y corta apenas el aire.

    - ¿Cristales de hielo...? – el “Relámpago Veloz” titubea.

    - Ese es mi KOLISO, o Círculo de Hielo del Cisne. ¿No notas que tus piernas están congeladas?

    El gigante no entiende como pudo ocurrir eso tan rápidamente. Los círculos de cristal de hielo aumentan en cantidad gradualmente, enfriando cada vez más las piernas de Thoas sobre las Adamas. Cristales de hielo de los más variados tamaños acechan como ilusiones en campo nevado, en pleno verano de Sicilia.

    - Adiós, Giga.

    ¿Qué es esa energía... o “Ki” del frío?. La temperatura es una medida de agitación molecular. Cuando más intensa es la agitación de las moléculas en una sustancia, mayor es su temperatura, y cuando menos intensa, menor es su temperatura. La relación entre calor y frío es de dinámica y estática. Si la técnica de lucha que destruye átomos es dinámica, ocurriendo a través del calor, aquella que interrumpe el movimiento es la técnica de inmovilización, que actúa por el frío.

    - ¡¡DIAMOND DUST!! (Polvo de Diamante)

    Hyoga de Cisne es uno de los pocos Santos que dominan la técnica de hielo. Su golpe poderoso hace que el Cosmos de Thoas, el Relámpago Veloz, permanezca impregnado al campo de nieve y cenizas volcánicas, dominado por un sonido perpetuo.

    El Santo se voltea hacia Shun.

    - No te muevas – dice, lanzando un golpe en dirección al Santo de Andrómeda. Su dedo índice toca la Cloth de Shun a la altura del corazón, haciendo que la hemorragia del STIGMA se detenga inmediatamente.

    - Toqué un punto vital de Shinôten - explica Hyoga – Ello detiene las hemorragias.

    - ¿Cómo llegaste aquí? ¿No habías vuelto a Siberia Oriental?

    - Fue Kiki. Atenea lo envió a buscarme. Ella quiso que los ayudase.

    - Atenea... la señorita Saori hizo eso por nosotros.

    - Kiki está descansando al pie del volcán.

    Sin duda ir hasta Siberia, y de allá a Sicilia, en un tiempo tan corto debe estar agotando al pequeño.

    - Espero que no hayamos hecho a Kiki exceder sus límites – aunque él mismo esté debilitado, Shun mantiene su generosidad y preocupación con los otros.

    - ¿Dónde están Seiya y Mei? – pregunta el Santo del Cisne, ya sabiendo el reaparecimiento de Mei y del pavoroso retorno de los Gigas, informado de toda la situación por Kiki.

    - Nosotros nos separamos cuando luchábamos contra los Gigas... – Shun se levanta tambaleante, guardando la cadena para aliviar su estado. Mientras que la propia Cloth de Andrómeda no fue destruida, la cadena se mantiene a través de energías dimensionales, recuperándose completamente aunque alguna fuera rota en la Batalla.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  19.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    RESURRECCIÓNPARTE 3
    - Estoy sintiendo levemente el Cosmos de Seiya, pero está muy débil.

    - Vamos a reunirnos de una vez. Estoy preocupado por Mei. Es imposible que alguien sin Cloth consiga derrotar a uno de esos Gigas.

    - Es verdad... – concuerda Shun, llevando sus manos a la frente al ser dominado por un fuerte mareo.

    - Has perdido mucha sangre. No debes moverte mucho en ese estado. Es mejor que te quedes descansando.

    - No, está todo bien conmigo.

    - Está bien – Hyoga muestra una sonrisa – A pesar de que digas que estás bien, eso no significa gran cosa...

    Shun muestra una leve sonrisa y los dos Santos retoman la subida al Etna, en dirección al Cosmos de Seiya.

    - Estoy sintiendo un poco de Cosmos allí abajo – Seiya mira al interior de un antiguo cráter, actualmente inactivo, pero por siglos, tal vez por milenios, escupía fuego y humo. El Santo de Pegaso no consigue determinar si esa energía que siente es de la señorita Yulij o de los Gigas.

    - ¡¡Opa!! – Seiya tambalea. Está sudando mucho, un sudor frío y desagradable – No entiendo. Mi cuerpo parece ser más pesado.

    El aire a esta altura es muy denso, pero no suficiente para afectar a un Santo.

    - ¡Rayos! Estoy sin fuerza – el joven se siente como si su cuerpo estuviese lleno de agujeros por donde su Cosmos fluye a cada paso dado. Seiya no consigue encontrar explicación para su estado. Aunque la lucha contra Agrios fue dura. Él no puede creer que le haya causado consecuencias tan graves.

    Un paso en falso y la superficie de la montaña parece desmoronarse. Seiya resbala y casi cae dentro del cráter, pero es salvado por una inesperada mano amiga.

    - ¡¡Mei!!

    El joven levanta el cuerpo de Seiya con su brazo.

    - ¿Estás bien? – pregunta el Santo, verdaderamente preocupado.

    - ¡Yo soy quien debería preguntarlo! Sólo mira tu estado – dice Mei, completando con una sonrisa.

    - ¿De qué te estas riendo, tonto? – pero Seiya perdió las ganas de enfadarse con un amigo, limitándose a mirarlo enojado unos segundos – ¿Dónde está aquel que usaba garras, el tal Pallas? – pregunta, retomando el diálogo.

    - Huí de él. Piénsalo bien, tú que eres un Santo tienes bastante dificultad para enfrentarte con ese tonto. ¿Piensas que un soldado raso como yo tendría alguna oportunidad?

    Mei consiguió escapar del Giga por conocer cada centímetro de la región. Además de eso, como espía del Santuario, aprendió a disimular el rastro de su Cosmos, despistando a su perseguidor.

    - En ese momento Shun y Hyoga aparecen no muy lejos, subiendo la montaña en dirección de Seiya y Mei. Los cuatro finalmente se reúnen, en la orilla del antiguo cráter.

    - No sabía que estabas aquí, Hyoga... – la expresión de Seiya es de verdadera sorpresa.

    - Fui enviado por Atenea para ayudarlos.

    - Ese traje del Cisne cae bien en ti.

    - Mei – Hyoga mira apenas al hermano que encuentra después de tantos años.

    - ¿Viniste corriendo desde Siberia? Ojalá que no te hayas cansado – dice Mei, sin obtener respuesta – ¡Jaja, continúas siendo antipático!. Nadie aquí cambió nada.

    El joven levanta los hombros haciendo una cara que hace que Seiya y Shun suelten una risa rápida.

    - ¿Ustedes no estaban aquí porque sentían un Cosmos viniendo de este cráter? – pregunta Shun.

    - Entonces ustedes también lo sentían.

    Hyoga se voltea, callado, en dirección del agujero, apuntando una fisura entre dos enormes rocas que parecen labios entreabiertos. El cuarteto se dirige a la abertura en la piedra. Descendiendo cuidadosamente por la frágil y quebradiza superficie del interior del cráter.

    Shun espía por la hendidura:

    - Es bien profundo. Parece ir hasta el centro de la Tierra.

    - El Cosmos viene del fondo de esta caverna.

    Después de las palabras de Seiya, los amigos descienden por la abertura en la roca usando la Cadena de Andrómeda como una cuerda. Al alcanzar la base de la caverna, perciben que no están encerrados en la oscuridad, como abría de esperarse, una vez que habían dejado la luz del día completamente atrás.

    - ¿Qué es esto?. ¿Las paredes de la caverna están brillando?

    Seiya y Shun andan al frente, seguidos por Hyoga y, al final de la fila, Mei. La gruta es larga, lo suficiente como para abrir los brazos, y ellos consiguen divisar algunos metros al frente gracias a esa luz fantástica e inexplicable. Tonos que van de dorado claro a rojo bermellón profundo se proyectan en las paredes de piedra, variando la intensidad cíclicamente.

    - Está pulsando...

    - ¡Lo sé, Shun! – protesta Seiya con una expresión de pavor, como si la observación de su amigo fuese a atraer a algún fantasma.

    - La impresión que tengo es como si estuviéramos en el interior de un ser vivo – sontinúa Shun – La cadena está tensa todo el tiempo.

    Una sensación cada vez más desagradable invade a los jóvenes a medida que avanzan en dirección al fondo de la caverna, de donde viene el Cosmos.

    - Estoy con frío en la barriga, rayos – reclama Seiya, al mismo tiempo en que la temperatura se vuelve cada vez más alta.

    - Que calor. Creo que ya anduvimos unos cuantos kilómetros.

    A esta altura están todos sudando mucho.

    - Ese olor a gas está tornándose más fuerte.

    ¿Será esta hendidura un camino al útero de la Tierra? ¿Los Santos están siendo atraídos a la frontera del Infierno? A pesar de esos pensamientos tenebrosos, el cuarteto prosigue, incansable, su camino hacia el fondo.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  20.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    RESURRECCIÓNPARTE 4
    Del Altar emana un mal de origen desconocido. Un sonido grave, tal vez el viento, domina el ambiente.

    - Agrios. Y Thoas también – susurra Enkelados, la Voz Sellada. En el Templo subterráneo, mientras mira con desdén a la joven acorralada – Los Santos de Atenea... ¿Después de la Antigua Gigantomaquia, será que ellos se van a poner en el camino de los Gigas otra vez...?

    Yulij está desconcertada, con su rostro caído hacia el frente y los cabellos plateados manchados de sangre.

    - No hay nada que temer con relación a los Santos – balbucea el Giga, como si quisiera auto convencerse, mientras pincha insistentemente con su bastón a su rehén, quien permanece inmóvil – Pero, Atenea no debe ser menospreciada. Mientras la Diosa Guerrera protectora de la Tierra exista, los desagradables Santos continuarán proliferándose y nos importunarán como moscas en verano. ¡¡¡Vamos a resucitarlo entonces!!! Nuestro querido hermano pequeño, poseedor de una voluntad más grande que la de Atenea, superior a todos los Dioses del Olimpo... vamos a rescatarlo de las profundidades perdidas.

    - ¡¡Señorita Yulij!! – Seiya no consigue contener su grito al encontrar al Santo Femenino amarrado en una piedra.

    - Finalmente, me cansé de esperarlos, perros de Atenea – dice Enkelados, con su voz poderosa, mientras aparece tras Seiya, Shun, Hyoga y Mei.

    - ¿Qué lugar es este...? – se preguntan los Santos, sorprendidos.

    El túnel por donde vinieron se abre repentinamente en una inmensa caverna, tan grande como para abrigar un anfiteatro. Un estruendo pesado. El volcán parece temblar con una frecuencia cada vez mayor. Estalactitas se desprenden y caen del techo. El lugar parece poder derrumbarse en cualquier momento. El calor es intenso y sofocante, calor de magma. Un sonido constante y escalofriante acecha en el aire. ¿Será el viento...? Parece un grito agudo provocado por un vendaval.

    - ¡Un espacio libre tan grande sobre el Monte Etna!

    Y aquel Altar... esto parece ser un Templo – la Cadena de Andrómeda se pone rígida. En el centro de la gran abertura hay un enorme Altar de piedra. La superficie arrugada mantiene la misma luz tremulante del corredor por donde llegaron los jóvenes, dominados por una impresión perturbadora de estar en el interior de una víscera gigantesca.

    - ¿La señorita Yulij... está bien? – se pregunta Seiya, con una gran preocupación.

    Amarrada por los dos brazos a la roca, cabeza curvada para el frente, es imposible saber si está viva o muerta.

    - Si ella estuvo todo este tiempo aquí, en medio de toda esta concentración de gases, el riesgo es grande – el rostro de Shun demuestra alguna ansiedad.

    - ¿Y él? – pregunta Hyoga, apuntando al Giga enmascarado que asegura su Báculo maligno dentro del Altar.

    - Es Enkelados, la Voz Sellada. Dice que es un Sumo Sacerdote.

    Hyoga fija su mirada en el enemigo. En un movimiento inesperado, el Santo del Cisne se lanza en dirección al gigante. Su cuerpo se cubre de cristales de nieve.

    - ¡¡DIAMOND DUST!! (Polvo de Diamante) – el ataque de hielo golpea a Enkelados por sorpresa, pero aún así el poderoso Giga consigue repeler la energía helada. Lanzándolo devuelta a Hyoga. La onda de impacto se levanta por el aire y afecta a Mei y a los otros Santos, que estaban a decenas de metros de distancia, lanzándolos contra las paredes de la caverna.

    El ataque de Enkelados es el mismo que habían visto en Taormina. El impacto causado por el golpe, parecido a una explosión, es mayor aún dentro de este ambiente cerrado.

    - ¡¡¡Jajajaja!!! – el Giga suelta una risa macabra – ¡Pueden venir tantos Santos de Bronce como quieran, pero ninguno conseguirá siquiera llegar a acercarse a este Sumo Sacerdote de los Gigas!.

    - Tengo algo extraño.

    - ¿Qué es? – Seiya se voltea para ver a Hyoga.

    - Siento el cuerpo pesado...

    - ¿Tú también?

    - Creo que todos sentimos eso – dice Shun, en un tono de gran preocupación.

    - Yo pensaba que era resultado de la lucha con Agrios, pero...

    - Podría ser, si apenas tú y yo, quienes libramos intensas Batallas contra los Gigas, estuviésemos sintiendo eso. Pero afecta hasta a Hyoga, que casi no fue herido, no tiene ningún sentido.

    - Eso comenzó en el momento en que llegué al Etna – revela Seiya – Y empeoró después que entramos a esta caverna. La energía del Diamond Dust no tiene ni la mitad de su potencia, y aún no me consigo recuperar.

    - Yo pensé que me estaba sintiendo así por causa de los gases... pero no es eso. Parece que nuestra propia fuerza está escapando de nuestros cuerpos.

    - No son daños de lucha – dice Mei, balanceando la cabeza – No es cansancio, ni es veneno del aire. Es el Cosmos que está siendo arrebatado. La fuerza de los Santos, el origen de todas las formas de vida... aunque luchemos, no tenemos la menor chance.

    - ¿Arrebatado?. Hablas como si algo estuviese absorbiendo nuestro Cosmos...

    - Exactamente – la voz de Enkelados confirma la teoría de Mei – Desde el momento en que pusieron sus pies en el Etna, sus Cosmos están siendo arrebatados, poco a poco. Esta tierra está dentro del campo protector de Flegra, las llamas terrenales que nos protegen, a los Gigas, de la misma forma que el Santuario es protegido por las redomas de Atenea – la criatura tiene plena conciencia del impacto de su revelación en los Santos – En este lugar, aquellos que no traen Adamas jamás se recuperan de los daños sufridos. Cada vez que incendian su Cosmos, la energía es arrebatada por el Campo de Fuerza. Eso significa que, mientras exista la redoma protectora de Flegra, nunca seré derrotado, ¡Ni siquiera por los 88 Santos reunidos!

    - No es posible... ¿Quieres decir que nuestro Cosmos estaba siendo arrebatado en cada ataque que lanzábamos? – los Santos de Atenea están perplejos.

    - La luz que ilumina estas cavernas también se debe a esas llamas terrestres – concluye Seiya.

    - Nosotros, recién despertados, no estábamos en número suficiente como para atacar al Santuario protegido por Atenea... – continúa Enkelados – Pero bastó raptar a una jovencita para que consiguiéramos robarle toda su energía... con la joven son cuatro apenas, y de la jerarquía más baja... sólo Santos de Bronce no serán suficientes para saciar el hambre de Dios, pero... ¡Por ahora, mueran! – grita el Giga, irguiendo su Báculo maligno y concentrándose para liberar su poder de destrucción.

    - ¡Allí viene otra onda de impacto! – la tensión de la Cadena de Andrómeda aumenta cada vez más.

    - Tenemos que atacar antes que esa cosa se ponga aún peor – dice Seiya – Es nuestra única oportunidad de victoria. ¡Vamos a atacar usando la velocidad!

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  21.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    El aura de las Constelaciones protectoras – Pegaso, Andrómeda y Cisne – resplandece en los tres jóvenes. Estrellas aparecen en el aire y queman dentro de la gran caverna, en las profundidades de la Tierra.

    - ¡Incéndiate, Cosmos! – Seiya se posiciona para el combate, liberando una especia de Big Bang. Mientras que el Cosmos es elevado al máximo, al despertar del Séptimo Sentido, emana una fuerza milagrosa, comparable solamente con la energía primordial del Universo.

    - ¡Toma esto, Enkelados!

    El Pegaso galopa. La Cadena de Andrómeda se transforma en electricidad luminosa y el Cisne alza el vuelo.

    - Es inútil.

    Shun y Hyoga observan, perplejos. El ataque a Seiya. La Cloth de Pegaso se rompe y la sangre empieza a chorrear por los costados del Santo. Un puño golpea con fuerza, como un cuchillo que rompe la tenue capa de grasa.

    - ¿Mei...? – Seiya se desmorona en el suelo al pronunciar el nombre de su medio-hermano.

    - Es inútil – repite en una voz tenebrosa.

    - ¡¿Qué haces?! ¡¡¿Qué haces, Mei?!! – grita Shun, desesperado.

    Incluso Hyoga, que nunca pierde la calma, está boquiabierto con la escena. Mei estaba asesinando a Seiya, con su mano enfundada en el cuerpo hasta la raíz de los dedos. El joven retira el cuchillo en un movimiento brusco, haciendo que la sangre pase a chorrear con una intensidad aún mayor.

    - Ese Cosmos... – Shun tiembla de pavor.

    Una presión formidable. Los Santos perciben que aquel no puede ser, en hipótesis alguna, un soldado raso que no consiguió llegar a Santo.

    Mei pasa los dedos por su rostro. Maquillándose de sangre.

    - Pocas veces sentí un Cosmos tan gigantesco... ¡Esa voluntad es prácticamente la de...!

    Shun y Hyoga se alejan de Mei en un segundo, manteniendo distancia, incapaces de estar tan cerca de aquella energía increíble.

    - Ese... ¡¡Ese no es Mei!!

    Hyoga se posiciona para el combate, tomando a su medio-hermano como enemigo.

    - ¡Necesitamos poder para la Resurrección del gran Dios! – grita Enkelados, la Voz Sellada – Como su fuerza es colosal, necesitamos una gran energía equivalente a aquella presente en la concepción del Universo. ¡Sólo con el sacrificio de un Santo conseguiremos romper el Sello forjado por Atenea!. ¡Sólo con la sangre de un Santo! ¡La pulsación de vida presente en la sangre ardiente! ¡El Cosmos! – Enkelados levanta las manos en reverencia, con el rostro lleno de lágrimas emocionadas sobre la máscara demoníaca.

    - ¿Resurrección? ¿De qué tanto habla él?

    - Está hablando de Dios, bello y joven Andrómeda – Thoas, el Relámpago Veloz, surge de la nada en el Templo subterráneo. Y él no llega solo, Agrios, la Fuerza Bruta, también está ahora delante del Altar y el rostro delgado de Pallas, el Espíritu Estúpido, surge en la entrada de la gran caverna. Los cuatro Gigas se acercan a los Santos.

    - ¡Los Santos de Atenea osaron olvidarse incluso del nombre de Dios!

    - ¡Quirri! Vamos a hacerlos temblar.

    - ¡No es posible! – exclama Hyoga – ¡Nosotros derrotamos a esos dos!

    - ¡Jaja! ¿Creyeron que alguien moriría sólo por causa de eso? ¡Ahora, van a morir! – Agrios frunce las cejas.

    - ¿Entonces fueron Ilusiones? ¿Cómo fuimos llevados a creer en una falsa victoria? – Shun está estupefacto.

    - ¿Creyeron que habían vencido sin al menos revisar los cadáveres?. Los Santos necesitan aprender a ser más incisivos... – la voz de Thoas desborda sarcasmo – Todo el Etna está sobre la redoma de Flegra. Nosotros, vestidos con los Adamas, estamos protegidos, mientras que sus ataques estaban todos, sin excepción, debilitados en potencia.

    - ¡La protección de aquel al que reverenciamos! – el Sumo Sacerdote de los Gigas se voltea y empieza a orar en el Altar – ¡Venga a nosotros! – su grito de combate hace temblar todo el Templo subterráneo – ¡Lo invocamos, último hijo de los Gigas, nacido del enlace de Gaia con Tártaro! Señor de los Vientos Tempestuosos, padre de todos los encantos malignos, hermano querido. Cien cabezas de serpiente, lenguas negras, ojos flameantes... ¡Revela tu verdadero nombre! – el Sacerdote está en una especie de trance extasiado, agitando constantemente su terrible Báculo. Él repite los epítetos, las dedicatorias, pronuncia oraciones: está conduciendo una ceremonia.

    - ¡Ooooooooaaaaahhhh! – Mei comienza a gemir repentinamente. Sobre la mirada de espanto de los Santos, el joven arranca su propia piel, en una actitud siniestra, desprovista de toda razón, que congela a Shun y Hyoga desde la punta de los pies hasta la raíz de los cabellos. Un demonio devorador de personas emerge dentro de Mei, gimiendo y gruñendo. El ser lame algunas gotas de la sangre de Seiya, que aún gotean de los dedos y, robando la garganta y la lengua de Mei, revela su verdadero nombre.

    - Mi nombre es Typhon.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  22.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    RESURRECCIÓN - PARTE 5
    La voz de las tinieblas resuena en las profundidades de un abismo perdido. Los ojos flameantes, lenguas negras, cien cabezas de serpiente, padre de todos los encantos malignos, señor de todos los Vientos Coléricos: “Mi nombre es Typhon”.

    Los Santos están delante del último Giga, nacido del enlace de la Tierra con el Mundo de los Muertos.

    - El gigante inigualable que oculta Estrellas y hace más espesas las nubes – el Sumo Sacerdote prosigue con sus ovaciones – Dominador de la Tierra, aquel que matará a los Santos Sagrados, aquel que destruirá a Atenea... nuestro amado y último hermano.

    - ¿Quién soy yo? – pregunta el demonio en un tono ceremonial.

    - La voluntad que guía a los Gigas – responden los otros al unísono.

    - ¿Quién soy yo?

    - Tú eres Dios.

    Los cuatro Gigas está postrados delante de Mei, o de aquel que debería ser Mei. La luz intensa se proyecta en forma caótica por el gran espacio vacío. Solamente con suma dificultad, Shun y Hyoga consiguen asistir a la escena.

    - Mis ojos me están doliendo... estoy con miedo...

    - ¡No te dejes llevar, Shun! No tengas miedo de ese Dios falso y maligno. ¡No puedes verlo con ojos de temor! – Hyoga habla con desesperación y firmeza – Recuerda que somos protegidos por Atenea y por las Estrellas. Mantén tu Cosmos. Si te rindes al miedo, si dejas que te domine, tu personalidad será devorada.

    El “temor” es la esencia de los Dioses. En sus inicios, los Dioses nacieron del temor. Eran personas temerosas los que los cultivaban, ofreciéndoles sacrificios en una tentativa de atenuar el miedo que sentían.

    Una Voluntad Divina en su formato más arcaico, desnuda en su origen, está encerrada en el cuerpo de Mei:

    - Soy Typhon.

    - Sí – responde Enkelados

    - ¡Pero que carne frágil y fea! ¿Qué pasó con mi resplandeciente cuerpo carnal? – la indignación del Dios lanza un ataque invisible, introduciendo ondas de terror. Poco a poco Shun y Hyoga tienen sus corazones aplastados. En este momento, hasta los propios Gigas, extremadamente tensos, están claramente pavorosos.

    - He... hermano amado – dice Enkelados, temblando – Con todo respeto, recuerde la antigua Gigantomaquia. Su resplandeciente cuerpo carnal fue dilacerado por Atenea y su voluntad exiliada sobre las rocas rígidas de esta isla – en ningún momento el Sumo Sacerdote pronuncia el nombre del Dios.

    Así eran adorados los primeros Dioses del mundo. De la misma forma que encarar directamente la verdadera forma del Dios aplastaría sus ojos, el acto de pronunciar su nombre arrancaría su lengua y le haría perder el habla.

    - Fue eso, entiendo – Typhon aplaca su ira por un momento – ¿Pero dónde está mi resplandeciente cuerpo carnal? – repite – Hermanos queridos. ¿Dónde ocultan el resplandeciente cuerpo carnal de éste, su hermano más joven?

    ¡¡Glan!! Una nueva onda de choque, poderosa a punto de ser audible, parte en pedazos el Báculo de Enkelados. Incoherencia pura. Las palabras de Typhon no tienen lógica alguna. Al contrario, el Dios se despeja totalmente de su rabia, en puro egoísmo, hizo un tifón sin rumbo. Así mismo, los Gigas, antes tan opresores, tan señores de sí, procuran no cuestionar a Typhon. Para ellos, el Dios es puro temor. Algo a ser aplacado.

    Enkelados responde, con las manos temblorosas agarrando la punta del Báculo destrozado:

    - Con todo respeto... primero fue su voluntad la que nos salvó de las profundidades del Tártaro, valiéndose de ese humano como receptáculo transitorio y marioneta. Creo, sin duda, que esa carne frágil lo tiene insatisfecho.

    - Sí. Entiendo – Mei, o Typhon, observa atentamente su cuerpo desnudo – ¿Sumo Sacerdote? – el Dios tampoco llama a los Gigas por sus nombres. Aquellos que sean nombrados por él, sangrarán por los oídos y enloquecerán.

    - Sí.

    - ¿Qué es este cuerpo frágil y feo? – Typhon continúa su discurso incoherente – Siento que me falta poder. Falta, falta, falta, falta... falta... falta, falta – repite, en un tono insistente y enloquecido – Ordené que me ofrecieran en sacrificio la sangre de los Santos para romper los Sellos de Atenea y salir de las profundidades del abismo fantasma.

    - De hecho, señor. Aquí están – Enkelados apunta en dirección de los Santos.

    - Sí. Entiendo – ojos malignos con venas en remolino encaran a los jóvenes – Son estos los sacrificios dedicados a mí.

    La mirada de Typhon casi mata a Shun. En situación extrema por el miedo, la Cadena de Andrómeda suelta un sonido agudo como una cuerda de un instrumento musical estirado hasta al límite, a punto de romperse.

    - Ya me había dado cuenta que era una trampa... ¿Pero un sacrificio? – las palabras de Shun son reprimidas por el barullo de la cadena.

    Hyoga comprime sus labios, presintiendo lo que está por suceder.

    - ¡Sangre de Santos! ¡Por eso secuestraron a Yulij! Por eso nos atraían hasta el Etna. Pero... ¿Por qué Mei?

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  23.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    El Cosmos recorre el cuerpo de los Santos a través de la corriente sanguínea. Por tanto, la sangre de un Santo está repleta de esa energía, la fuente de todas las formas de vida. Prueba de eso es la conocida historia de que es necesario un volumen inmenso de sangre de un Santo, para hacer que vuelva a la vida una Cloth destrozada en combate. Esa también es una ceremonia, un ritual para insertar en el traje una nueva energía vital, el Cosmos.

    - Que se entregue la ofrenda – ojos malignos en llamas encaran a los Santos. Typhon, antes Mei, va acosando a Shun y Hyoga de a poco.

    - Esa presión es equivalente a la de Atenea. ¿Es el Cosmos de un Dios? – pregunta Shun.

    - Sí – responde Hyoga – Pero es de una naturaleza totalmente diferente.

    - Hyoga... – la voz de Shun está temblorosa.

    - Lo sé. Sé que vamos a morir aquí – Hyoga balbucea con un tono de voz seco, cerrando el puño, aún así dispuesto a luchar.

    - Que se entregue la ofrenda – Typhon repite, como si se hubiese olvidado de lo que acaba de decir, penetrando con facilidad la Cadena de Andrómeda y las paredes de energía helada, las defensas de los dos Santos. En un movimiento brusco, el Dios levanta sus dos manos, buscando las gargantas de los jóvenes.

    - ¡Deténganse! – una joven sosteniendo el Báculo Dorado con la imagen de Nike, la Diosa de la Victoria, se manifiesta rompiendo las paredes del gran suelo subterráneo de las profundidades del Etna. Typhon mira de reojo a la joven que desciende en el aire.

    - El último de los Gigas, señor de todos los Vientos Malignos. No permitiré que golpees más a mis Santos.

    - Tú, mujer ceniza – Typhon está frente a frente con la Diosa que tanto odia.

    - Typhon.

    - Atenea.

    En el instante en que los Dioses pronuncian sus nombres el uno al otro, explotan sus espíritus presentes con sus palabras. Typhon y Atenea se vuelven halos y empiezan a centellear. Una energía equivalente a un choque entre Galaxias cubre a todos. Las voluntades de los Dioses chocan en el interior de la gruta. Los Seis Sentidos, cuando son expuestos a los Dioses, son negados e inutilizables. Sólo resta el Cosmos, la única cosa que conserva la identidad individual de cada uno de los seres presentes.

    - ¡Señorita Saori...!

    - Shun, Hyoga, ¿Están bien?

    Saori Kido, la Diosa Atenea, se mantiene serena en medio del halo. Después se arrodilla, silenciosamente dejando su mano reconfortante sobre Seiya. La hemorragia es detenida milagrosamente.

    - ¡Que bien! – Atenea suspira aliviada al certificar que el Santo está vivo.

    - ¡Absurdo! – la voz de Enkelados, la Voz Sellada, suena temblorosa y tenue – ¿Cómo es que Atenea se Teletransportó del Santuario hasta acá? ¡¡Eso nunca podría ocurrir!!. ¡El Monte Etna está protegido por la redoma de llamas terrenales!.

    - Él tiene razón – concuerda Agrios.

    - Quien quiera que sea, si no está vestido por las Adamas, jamás podría cruzar el espacio y venir a este Templo subterráneo – completa Thoas.

    - Sí, así sería si fuesen Santos – Enkelados se irrita con el pensamiento limitado de los otros gigantes – ¡¡Esta muchachita, Atenea, es una Divinidad, como nuestro señor!!.

    En ese momento los poderosos Gigas están dominados por la presión de Atenea, que a los ojos de todos pareciera una humana cualquiera.

    - ¡Ese temor... somos totalmente temerosos a esta mocosa, a pesar de ser algo completamente diferente a lo que sentimos por nuestro Dios!

    - Entiendo – dice Typhon. El Dios de los Gigas, en la forma de Mei, está totalmente desnudo. Sobre los cabellos, ahora en un negro profundo, la criatura lanza el fuego de su mirada maligna – Una hendidura se abrió en la redoma de llamas terrestres sobre mi protección. Ahora entiendo. Fue la fuerza de Atenea.

    - Typhon... – Atenea le apunta con el Báculo de Nike.

    Las ondas de su Cosmos hacen al suelo temblar y, montadas en vientos viciados, cruzan los mares, viajando de Sicilia hasta el Santuario en Grecia.

    - Entiendo. Fue así en la antigua Gigantomaquia. Ven por ti misma a encontrar tu destino en los campos de la muerte.

    - Apártate de ese cuerpo... – ordena la Diosa – Apártate de Mei.

    - Entiendo. Atenea está presente en su plenitud en esta era. ¿Y qué es de mí? Esto no es más que una marioneta. Estaré en desventaja en este frágil cuerpo humano. Además de eso, es un cuerpo terriblemente feo...

    No existe posibilidad de diálogo. Typhon se limita a decir lo que se le viene a la mente, no admitiendo cualquier negociación. Ignorando el pedido de Atenea, el Dios de los Gigas sube tranquilamente los escalones del Altar.

    - Sumo Sacerdote.

    - S... sí, mi señor – Enkelados se arrodilla.

    - ¿Dónde está mi radiante cuerpo carnal? ¿Dónde está la ofrenda?

    - Bien, está aquí, al frente suyo – el gigante apunta en dirección a Yulij. Está encadenada y olvidada.

    - Entiendo – más de una vez Typhon coloca sus manos en posición de ataque.

    - ¡Para! – y más de una vez Atenea grita para impedir la envestida.

    - ¿Pretendes atacarme con ese Báculo de oro? - pregunta Typhon, sin mirar atrás.

    El Dios de los Gigas sabe que Atenea no lo haría. Su bondad no le permite herir a uno de sus protectores. Y ese cuerpo frágil pertenece a Mei.

    - El que tienes enfrente es el cuerpo de uno de tus queridos Santos – el rostro de Typhon se convierte en una sonrisa fúnebre. Si no fuese por los cabellos, que pasaron de plateados a negros, sería la propia cara de Mei – Si me atacas con ese Báculo, el cuerpo de Mei morirá. Si te muestras indecisa, esta niña puesta en sacrificio morirá. Cualquiera que sea la decisión que tomes... ¡Que patética es la voluntad de Atenea! – los brazos de Mei, que ahora son los de Typhon, se mueven en el aire.

    Entonces: Sangre.

    - ¡Ofrézcanme sangre!

    - ¿Pero qué? – Shun, Hyoga y hasta la misma Atenea no creen lo que ven.

    Las Armaduras de Adamas en astillas. El cuerpo de Mei, que ahora es Typhon, está húmedo de sangre.

    - Siento que falta.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  24.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    RESURRECCIÓN - PARTE 6
    Agrios y Thoas convulsionan, en pie, después de que sus Armaduras de Adamas fueron perforadas. Mei, que ahora es Typhon, perforó con sus puños fortalecidos el abdomen de los Gigas, arrancando sus vísceras con vigor. Sus órganos están expuestos y son expulsados enseguida por la presión interna del organismo para, finalmente, esparcirse por el suelo. Los dos caen y la sangre de sus heridas va siendo absorbida por el piso del Templo subterráneo.

    Un estruendo estremece la enorme caverna. La redoma de Flegra pulsa con un nuevo flujo colosal de Cosmos.

    - Siento que falta – protesta aún Typhon, de las profundidades del abismo infernal.

    Enkelados se curva ante las palabras del Dios.

    Aunque se están ahogando en la poza formada por sus propias vísceras, con el rostro totalmente desfigurado por el dolor. Agrios y Thoas hacen una especia de plegaria a Typhon.

    - Que el sacrificio sea hecho. El poco de fuerza que tengo ahora no es suficiente para derrotar a Atenea. Ofrézcanme todo lo que puedan. Sáquenme de las profundidades del vacío. Ofrézcanme – Typhon se impone por el temor.

    Los Gigas, ya condenados, dan su última muestra de lealtad, incendiando su Cosmos en el momento final de sus vidas en ofrenda a su Dios. Los Cosmos de Agrios, la Fuerza Bruta, y Thoas, el Relámpago Veloz, son devorados por Mei, ahora Typhon.

    - Sumo Sacerdote... – continúa el impetuoso Dios.

    - Ofréceme tu cuerpo carnal, el de mi hermano más viejo. El Cosmos flameante de mis hermanos podría destrozar por dentro este cuerpo frágil de ser humano.

    Como usted quiera – Enkelados no titubea, completamente dominado por el “temor”.

    - ¡Ofréceme! – Typhon lanza un rayo en dirección al Sumo Sacerdote de los Gigas.

    Enkelados, la Voz Sellada. Le entrega totalmente el Alma reprimida por las palabras del Dios, volviéndose literalmente un muñeco con una máscara demoníaca: mirada turbada, postura indecisa.

    Un viento repleto de malos presagios causa escalofríos en los Santos. El halo va dejando el cuerpo frágil de Mei, formando un aura flameante que se separa de la figura humana, Typhon: origen semántico de “tifón”: Señor de todos los Vientos Malignos.

    - Typhon – dice una voz.

    La voluntad Divina de los Gigas se detiene a medio camino, antes de ser transferida al cuerpo de Enkelados.

    - ¿Quién pronuncia mi nombre?

    - Soy yo.

    - ¡Mei! – grita Atenea.

    Hasta ahora un títere de Typhon. Mei pasa por una evidente transformación. Sus cabellos recuperan el color plateado, el brillo turbio y flameante de su mirada. Sus labios transmiten las palabras de bondad como debería ser.

    - Saori...

    - ¿Mei? – Atenea es como una humana, entre la desesperación y la alegría de certificar que es él mismo el que está ahí.

    - Reviente mi cuerpo con ese Báculo y lléveselo junto a ese Dios maldito – pide Mei, luchando para mantener el control sobre sus palabras.

    - Pero...

    - ¡¡No lo piense dos veces!! Este es el único momento en que usted puede hacer eso... rápido, antes que Typhon deje este cuerpo de una vez. Usted... es la Atenea viva, ¿No es así? – es el Cosmo de Mei que suplica a la Guerrera Protectora de la Tierra, una voz apagada por el dolor, un hilo de vida que se puede perder en cualquier momento.

    - Entiendo. Cuando comencé el proceso de transferencia hacia el cuerpo de mi hermano, el Alma humana de este cuerpo se reveló, rompiendo los rasgos de dominación impuesta por mi voluntad.

    - ¡Yo no soy una marioneta, Typhon! Yo soy Mei, un Santo de Atenea...

    - Fue gracias a tu presencia frívola delante de mí, mientras estaba Sellado, que un poco de mi poder surgió el día de hoy.

    - ¡¡Cierra la boca!! – Mei agarra sus propios hombros con las manos manchadas de sangre, intentando impedir que la voluntad de Typhon escape completamente. El Dios, agitándose en el interior del halo, parcialmente liberado, se voltea hacia Atenea.

    - ¿Me vas a atacar con ese Báculo de oro?

    - Todo lo que haces es esparcir temor con ese vendaval enloquecido – la voz de Atenea vuelve a sonar altiva como la de una Diosa – No pasas de una fiera demoníaca hambrienta. ¿Qué podrías querer resurgiendo el día de hoy? ¡Una voluntad pervertida como la tuya sólo estaría satisfecha destruyendo la Tierra y después, por fin, a ti mismo!

    - ¿Dónde está la morada de los Gigas, que me adoran y me protegen? – pregunta Typhon – ¿Dónde podremos establecernos en paz? ¿Quiere decir que sólo tenemos la prisión en el vacío entre Gaia y Tártaro, de donde ni la misma luz puede escapar? – la voluntad de Typhon se confunde con la de los Gigas sacrificados, creando un caos en su Cosmos.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  25.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Una sombra pasa volando. Garras cortan la carne.

    - ¡Quirri! – Pallas, el Espíritu Estúpido, que permanecía oculto hasta ahora, corta con ímpetu los costados de Mei. La sangre brota como una bola de lodo, escurriendo al suelo. El cuerpo del joven se inclina pesadamente.

    En ese mismo instante, la voluntad de Typhon brilla, radiante, transfiriéndose al cuerpo de Enkelados. El Dios toma para sí las energías de los Gigas, uniendo a ellas todos los fragmentos de Cosmos acumulados en la redoma de Flegra, creando así un remolino de luz. La máscara demoníaca de Enkelados cae de su rostro, rompiéndose en el suelo. Su traje sacerdotal se reduce a polvo, perdiéndose en el aire. En su lugar, rompiendo la piel de adentro para afuera, surge una nueva Armadura de Adamas, dotada de un brillo ónix nunca antes visto.

    El Dios está ahora en un cuerpo poderoso. El señor de los Gigas, devorador de sacrificios y Maestro de los Vientos de Malos Presagios, finalmente se revela. La nueva imagen de Typhon es totalmente asimétrica. El lado derecho lleva llamas infinitas. En el lado izquierdo, un viento vaga sin rumbo. Los colores de los ojos, los cabellos, la piel, el propio formato de las Adamas, todo es diametralmente opuesto a partir de una línea imaginaria vertical en el centro de su cuerpo.

    El nuevo Typhon es ciertamente bello. Su figura física y su voz son bellas, así como las llamas que brotan del arcoiris en el ojo derecho. Relámpagos blancos y azulados son lanzados de cada uno de los poros de su piel en el lado izquierdo.

    - Atenea. Siempre justificas tus luchas con la autoafirmación de que tus combates son en pro de la “justicia” y escondiendo tus masacres sobre la justificación de “Guerras Santas” – el Dios de los Gigas sabe que Atenea y sus Santos libran perpetuamente un conflicto moral frente a la contradicción de batallar con violencia a fin de proteger el amor y la paz en la Tierra.

    - Calla – Atenea está incomodada, pero mantiene su postura firme – ¿Es que acaso los Gigas tienen alguna “justicia” a la altura de mi voluntad?

    - Estás errada. No es ese el punto que debemos confrontar. El peor crimen que existe es relegar el hecho del olvido. Atenea, ¿Será que olvidaste hasta el motivo por el cual luchamos la Batalla entre los Gigas y los humanos?. En caso de que lo hayas olvidado, te refrescaré la memoria. Esta no es una Guerra Santa: es una Gigantomaquia, una lucha contra gigantes – las palabras de Typhon alcanzan a Atenea como un rayo, despertando su memoria – Esta es una Batalla primitiva, la más primordial de las disputas. Es una lucha de supervivencia. Nadie puede impedirla – proclama el Dios de los Gigas – Y tú, Mei, frágil marioneta, ya eres mío.

    Typhon abre largamente los brazos. Mei no consigue moverse, seriamente herido por las garras de Pallas.

    - Te voy a devorar aquí mismo – la voz de Typhon hace eco, amenazadora. Pero, en el momento en que sus puños de fuego y viento agorero se levantan, Atenea lanza su Báculo de oro, a la altura de la cabeza de Mei. Los Cosmos de los Dioses chocan. Los ataques son anulados, uno reduciendo el poder del otro a un nivel mínimo.

    Del espacio vacío surge una caja adornada con Estrellas del firmamento. No es de Oro, de Plata o de Bronce, es simplemente negra como la noche.

    Typhon empieza a recordar algo antiguo.

    - ¿Cuál de las 88 Constelaciones está simbolizada en ese relieve? – se pregunta en pensamiento.

    - Te lo dije, Typhon – Mei recupera la voz milagrosamente – No soy una marioneta. ¡Soy un Santo de Atenea!

    Con eso, la caja se abre en el aire, revelando una Cloth brillante, que absorbe para sí misma toda la luz de los alrededores. La estatua de la Constelación de Mei comienza a tomar forma: una mujer, de costado. Sus largos cabellos se ondulan con un breve centelleo que recuerda la imagen de una lámina brillando. La figura toda negra se desprende entonces, adhiriéndose al cuerpo de Mei.

    Typhon consigue finalmente recordar el nombre de la Constelación, que permanecía lacrada junto con su voluntad desde tiempos inmemoriables:

    - Eres tú, Santo de Cabellera de Berenice.

    Mei lanza un ataque que proyecta la barbilla desprotegida de Typhon en el aire, lanzando al Dios de los Gigas con fuerza hacia atrás, Typhon escupe sangre. Su mandíbula poderosa es cortada en medio.

    - ¿Yo... Santo de Atenea...? – dice Mei, usando lo poco que le resta de Cosmos. Es un breve momento de felicidad, antes que él se tumbe hacia adelante, agotado, perdiendo los sentidos.

    - De hecho, admito que no recuperé la plenitud de mis fuerzas – refunfuña Typhon, tocándose la barbilla con un aire de preocupación. Lanza entonces su mano derecha contra el suelo, golpeando con vigor el piso, que se parte en dos. Lava se levanta con estruendo, formando una columna de fuego.

    Un sonido estremecedor resuena por toda la gran ruta. Rocas se desprenden de las paredes, cayendo como una lluvia de meteoros. La columna de fuego de Typhon alcanza el techo de la caverna y atraviesa la barrera de piedra, llegando hasta la superficie.

    - No tendrá sentido registrar esta Batalla en la historia – Typhon, envuelto en una columna de fuego, se aleja lenta y soberanamente.

    El magma ardiente comienza a vaciarse de las hendiduras dejadas en la tierra.

    - Tienes la obligación de luchar y matarme. Y yo tengo la obligación de luchar y matarte.

    El Monte Etna, la piedra angular del Sello que retenía a los Gigas, desaparece en medio de la lava y la destrucción.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
  26.  
    Rafaduck

    Rafaduck Creador del tema Cemzoonita

    Cáncer
    Re: Gigantomachia

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    INTERRUPCIÓN
    - Voy a contar la historia de Mei.

    En el Santuario, Nicole relata los acontecimientos para Shun, Hyoga, Seiya y Kiki.

    - Fue un poco antes de la “Revuelta de Saga” – comienza – Mei estaba entrenando en Sicilia, cuando, por lo menos hasta donde yo sé, su Maestro ordenó una prueba final para que él obtuviese la categoría de Santo.

    - ¡Hey! – interrumpe Seiya – ¿Eso quiere decir que, en la época en que nos volvimos Santos, Mei también estaba en el periodo final de su entrenamiento? – el Santo de Pegaso aún no está completamente recuperado de las heridas en su espalda.

    - Mei dice que había perdido el derecho de volverse Santo cuando su Maestro fue muerto en la Revuelta de Saga... – dice Shun.

    - Creo que estaba mintiendo – responde Nicole, con tristeza – Mei ya era una marioneta de Typhon en el primer momento en que apareció delante de nosotros. Aparentemente, él comenzó a trabajar como informante del Santuario después de la Revuelta de Saga. En esa época, era uno entre muchos soldados rasos y yo no lo conocía personalmente. Sólo recientemente como coordinador de agentes secretos, es que terminé sabiendo que él estaba en Sicilia.

    - ¿Pero en qué consistía la prueba?

    - Conseguir, con sus propias fuerzas, una prueba de que era un Santo.

    - ¿Qué dice, una Cloth?

    - Había un traje Sagrado lacrado junto a los Gigas en aquel Templo subterráneo del Monte Etna.

    - ¿Desde le época de la Gigantomaquia?

    - Probablemente.

    - ¿Entonces la Cloth de la Constelación de Cabellera estaba sin portador?

    - Es lo que dicen los libros históricos del Santuario. Como ustedes saben, poquísimas personas tienen permiso para redactar y consultar esos libros. Además de Atenea y el Patriarca, apenas algunos oficiales. Actualmente seríamos Yulij y yo.

    La oficial auxiliar Yulij, rescatada conjuntamente con Seiya por Atenea, está en UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) de un hospital de la Fundación Graad, viva, a pesar de una fractura craneana – tal vez gracias a la protección de su Constelación protectora.

    - Yo no sabía que ese traje existiera... ¿Cómo es que el Maestro de Mei lo sabía? – pregunta Seiya.

    - Bueno, el Maestro de Mei... – Nicole para por un instante, como con miedo de continuar - ... era uno de los Santos perversos que se aliaron a Saga de Géminis con la intención de ejecutar a Atenea. Es probable, por eso, que él quisiera que su discípulo se volviera un Santo para que lo ayudara en la lucha contra Atenea.

    - Entonces tiene sentido – comprende Seiya – En aquella época Saga ocupaba el cargo de Patriarca del Santuario, lo que explica como es que él supo de esa Cloth Sellada.

    - Saga necesitaba de fuerza para enfrentar a Atenea - prosigue Nicole – Como estaba dominado por voluntades malignas, él tenía una sed incontenible de poder. Por eso, violó uno de los secretos más profundos del Santuario. Traicionó las prohibiciones e intentó romper el Sello de la Cloth protegida en el Templo.

    - ¿Mei sabe de eso? – pregunta Shun.

    - Mei no tenía la menor idea de las intenciones de su Maestro o de su relación con Saga. Él ciertamente creía completamente que se trataba de su desafío final para volverse Santo. Pero, al conseguir penetrar el Templo subterráneo, Mei fue dominado por la voluntad de Typhon, pasando por una especie de lavado cerebral parcial... – Nicole hace una nueva pausa – Lo que ocurrió después es suposición mía. Creo que Typhon trajo a los Guerreros Gigas de vuelta a la vida a través de Mei. La verdad, el Orestes enmascarado que nos atacó a Shun y a mí en el teatro de la Acrópolis era Mei, que debió haber invadido el Santuario luego para secuestrar a Yulij.

    - Entonces aquel era Mei...

    Seiya y Shun recuerdan claramente la figura de su “enemigo” y su olor de animal salvaje.

    - Nadie podría imaginar que Typhon intentaría usar la sangre de Santos en sacrificio – explica Nicole – Estaba acumulando Cosmos a través de una redoma de fuerza, a fin de reunir poder suficiente para romper el Sello de Atenea.

    - ¿Qué era aquel traje Sagrado que Mei usó?

    - Pregunta Hyoga, que había permanecido callado hasta ahora. Y, percibiendo que Nicole vacila en responder:

    - Oficial Mayor. Por lo que dice, aquel traje negro parece ser muy especial.

    - Sobre ese asunto... Atenea hablará en un momento o más tarde – declara Nicole en un tono misterioso.

    - ¡¡Ah, que gracia!! – grita Seiya – Ya hace diez días que Typhon desapareció en aquella erupción. La cosa fue tan fea que el propio Etna voló por los aires. Sólo conseguimos huir de allá porque Atenea nos salvó, y...

    - Los heridos no se deben exaltar, Seiya.

    Felizmente la enorme explosión no trajo muchas víctimas, una vez que la población ya había sido evacuada del área, alcanzando solamente a los equipos del ejército que patrullaban la región. La nube de cenizas volcánicas alcanzó la estratósfera y aún cubre el cielo de Grecia.

    - La vida de millones de personas está amenazada – argumenta Shun – Si esa tragedia es fruto del poder de Typhon, nadie puede saber lo que podrá hacer en el futuro.

    - Presten atención – Nicole asume una expresión más seria que nunca – La Batalla contra los Gigas que está por comenzar tiene un significado totalmente diferente de todas las otras que ustedes ya libraron. Antes que nada, ¿Qué son los Gigas?. En estos días que pasaron, procuré investigar la respuesta en los libros históricos. Descubrí que, antes de que los Gigas fueran exiliados a las profundidades del vacío entre la Tierra y el Mundo de los Muertos, ya existía Atenea sobre la Tierra, Poseidón en los Mares y Hades en el Infierno. Bajo el liderazgo de Zeus en los Cielos, los Dioses dominaban los tres mundos. Poseidón y Hades se envolvieron en innumerables Guerras contra Atenea, para conquistar la Tierra. Nosotros, los Santos, luchamos en muchas Guerras Santas para defender el amor y la paz en la Tierra, alejándola de las voluntades malignas y perversas.

    - Señor... – se entromete Shun – Uno de los Gigas me dijo exactamente la misma cosa. Y él cuestionó el que los Santos de Atenea la defiendan.

    - ¿Cuál fue tu respuesta, Shun?

    - Las personas inocentes.

    - Exactamente. Los seres humanos.

    - ¿Pero los Gigas... no son humanos? – Shun, Hyoga y Seiya se quedan sin palabras.

    - En el pasado, existía en la Tierra una especie poderosa que, como los hombres, conquistaron el fuego y comieron del fruto de la sabiduría. Era una civilización poderosa, así como los Dioses que adoraban.

    - ¿Esos eran los Gigas?

    - Los humanos y los Gigas son razas hostiles entre sí que jamás pudieron coexistir. La prueba de eso es que nosotros, los humanos, siempre retratábamos a los gigantes en nuestros Mitos como figuras monstruosas y diabólicas.

    - Por eso la Batalla primitiva...

    - Es la lucha por la existencia, hay una Batalla de cada especie por su permanencia – enfatiza Nicole – Esta no será una Guerra Santa y ninguno podrá impedirla. La que está por comenzar es una lucha que no merecerá ser contada en la historia. El combate más bajo y rastrero que puede existir, una ordinaria lucha a muerte por la vida.

    En la Sala del Patriarca, los Santos son envueltos por un pesado silencio.

    - ¿Cómo está Mei? – pregunta Hyoga, en voz baja.

    Nicole se voltea hacia el fondo de la Sala del Patriarca, irguiendo los ojos en dirección del Templo Sagrado, que está más allá de una cortina rojo bermellón y una pared de piedra.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    TOMO 01 - FIN
    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página