1. Invitado La navidad llego a Cz, ¿Por que no vas a visitar la choza de Santa Cooz?
  2. Invitado ¿Te gustaría participar?, podrías ganar una versión chibi de ti <3
    Descartar aviso
  3. Invitado ¿Puedes jugar sin repetir palabra?
    Descartar aviso
  4. Invitado ¿Por que no derribas a un que otro adversario con una bola de nieve?
    Descartar aviso
  5. Invitado Faltando tan solo unas pocas horas para navidad, alguien a quien no le gusta esta festividad, decidió sorprender a santa, raptarlo, atarlo y robar los regalos que llevaba consigo.
    Descartar aviso

[actividad] Fotorrelatos

Tema en 'Club de Lectura' iniciado por Idunne, 7 Abril 2012.

Cargando...
  1.  
    Idunne

    Idunne Creador del tema Cemzoonita

    Virgo
    ¡Buenas!

    Esta actividad la encontré en otro foro (106), pero allí se quedó estancada.
    Consiste en que un usuario pone un relato sobre la última imagen publicada. Un ejemplo; de la imagen: [​IMG]

    Hice el siguiente relato:
    Apareció de la nada.

    Aquella lluvia de estrellas que todos vimos desde nuestra terraza no era más que un presagio de todo lo que me iba a suceder desde ese momento.

    Ese día había comenzado como cualquier otro. Me levanté antes de que amaneciera, le di un beso a mi esposa, me duché, preparé el desayuno para la familia y me fui a Mercamadrid en busca de las mejores ofertas en pescado. Después, me volví a meter en mi furgoneta (mi preciosa, aunque apestosa furgoneta) y me dirigí a mi puesto de trabajo habitual: M-40, A-42...

    No sé si andaba distraído, estaba dormido o qué. El “Love the way you lie” de Rihanna sonaba en los cuarenta. El río que unía las dos ciudades (Leganés y Madrid) se me hacía inmensamente largo y monótono. El paisaje era el mismo, los coches eran los mismos, los insultos eran los mismos... A las ocho de la mañana poco puedes hacer salvo esperar a que todo ello pase mientras tú aguardas en tu pequeña canoa de aislamiento.

    De verdad, no sé qué me pasó. Es fácil no estar atento a la carretera cuando todo es tan aburrido y más si encima llueve, pero sé que sigue sin ser excusa para que ocurriera lo que ocurrió.
    Cuando estaba saliendo (por fin) de la dichosa A-42 no me fijé en aquel pequeño puntito. Tampoco me percaté de que fuera creciendo a medida que mi coche avanzaba hasta tomar la figura de una mujer. Sólo me di cuenta cuando la pasé por encima. Dios. ¿Qué había hecho?

    Me bajé del coche rápidamente. La gente empezaba a reunirse alrededor del accidente. Grité a un hombre que llamara al uno uno dos mientras me llevaba las manos a la cabeza. Me acerqué a la chica. Era joven, de la edad de mi hija, probablemente. El pelo castaño, ahora en círculo alrededor de su cabeza le brillaba. Llevaba una rebeca blanca y un paraguas.

    La ambulancia llegó rápido. De alguna manera habían sido capaces de esquivar el tráfico. Ella seguía inconsciente, nívea y con su paraguas en la mano.
    Seguí a la ambulancia con mi apestosa furgoneta. Sabía que, o llegaba pronto al trabajo y dejaba los peces en hielo, o iba a echar a perder todo el género. Pero no podía. Simplemente no podía hacerlo.


    Su cirugía fue larga y difícil. No me dieron los detalles, pero sé que estuve en la sala de espera seis horas, tres minutos y veintidós segundos sólo para oír una mala noticia.
    Hemorragia interna y el bazo destrozado. Los médicos no le auguraban nada bueno a la chica. Que agradeciera si se volvía a despertar para decir adiós, si eso. Decidí quedarme con ella todo el día. ¿Qué había hecho? Mi mujer llamaba y yo contestaba con evasivas. Mis empleados llamaron también y les dí el día libre...

    Me dijeron que no la habían podido identificar, que parecía que se hubiera aparecido, así. Sin más ni más. Que no tenía móvil, ni aparentemente familia. Me preguntaron si me iba a quedar y asentí. No es sólo que quisiera, es que tenía la sensación de que era lo que se tenía que hacer en estos casos.

    Así que estuve por la noche con ella. Cogí su mano, en un estúpido intento de mantenerla en este mundo. Era un estúpido, pero era lo único que se me ocurría en ese momento.

    De pronto abrió los ojos, ofreciendo a su cara, ya de por sí angelical, un mar circular en el que se podía leer confusión, debilidad y la tristeza. No sabía qué pasaba, pero sabía que estaba a punto de dormirse otra vez, como cuando uno se despierta durante la siesta y tarda dos minutos en volverse a dormir.
    No pude decirle nada. Me eché a llorar ahí mismo. No sabía cómo expresar la disculpa que tenía en mente. Ella me devolvió una sonrisa. “No pasa nada”, me dijo. “Te perdono”.

    Me quedé en blanco.

    Ella murió diez segundos después. Pero parecía plácidamente dormida.

    Esa chica, que parecía caída del cielo, con su paraguas negro y su rebeca blanca, lo había cambiado todo. Para siempre.



    Os pongo una imagen, a ver quién se anima ;).

    [​IMG]

    Hale, a disfrutar =D
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  2.  
    Myriel

    Myriel Cemzoonita

    Tauro
    Después de que el martillo sonara en mi cabeza una y otra vez hasta que por fin desperté de mis profundos pensamientos. El juez me observaba malhumorado. Me disculpé con una sonrisa y continué escuchando lo que este declaraba.
    Aquella mañana de octubre se me habia hecho realmente extraña. ¿Qué hacia yo allí? ¿Por qué me estaba divorciando si yo era una de esas personas que creían y luchaban por el amor? Pero llegué a otra conclusión del amor cuando lo conocí a él.

    Todo era perfecto entre nosotros. Éramos felices, jóvenes, pero tambien muy estúpidos, inmaduros e ingenuos.
    Nos casamos, parecía un sueño. Nos amamos de tal manera que podía llamarse paraíso...
    El caso es que la balanza en el amor siempre comienza equilibrada, hasta que te das cuenta de que se comienza a inclinar... y cada vez resulta más pesada para uno y menos para el otro. Sabía que cada día que transcurría era más y más doloroso, pero no os voy a hablar de mi vida en este pequeño escrito ya que, tanto dolor necesita años para ser explicado, los mismos que se necesitan para intentar adaptarte de nuevo a ser libre.

    No podía desviar la mirada de aquel pequeño martillo de madera que se apoyaba en el altar del juez. Un pedazo de madera modificado de una manera tan extraordinaria... era sorprendente como los seres humanos pudiéramos crear semejantes maravillas. Pero al mismo tiempo aprendíamos a modificar los sentimientos, moldearlos y destruirlos por completo. El dolor era más y más grande en el universo juntando cada pedazo de corazónes que por el camino se encontraba. A veces desearia que la vida de cada uno fuese como ese pequeño e insignificante martillo pero al mismo tiempo de un poder muy grande, que solo con tres golpecitos acabara con todo.


    [​IMG]
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  3.  
    Helrika

    Helrika Cemzoonita Paper Bag Brigade

    Cáncer

    Porque enmarqué entre los límites del cuatro un sueño, que si bien todavía no tiene final, tendrá comienzo; porque sólo yo sé cuánto viajé y luché, cuantas veces me habré caído para poder lograrlo y aún queda ir a por más, no tengo tiempo para volverme y mirar hacia atrás; dejaré que mis ojos se pierdan en el cálido horizonte mientras, en un intento lleno de fantasía, persigo este sueño viejo y lo acojo entre mis manos.

    :3

    Dejo:

    [​IMG]
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Myriel

    Myriel Cemzoonita

    Tauro

    Por que observando la luna comprendí que el universo, más bien mi pequeño y patético planeta llamado Tierra, no podía ser nada si no se combinaba con la bellaza de esta. La Luna, aquel astro al que yo llamaba "la madre de las mujeres" ¿Por qué? La razón del nombre que yo le coloqué era tan sencillo como; La Luna representaba física y emocionalmente a como era una mujer, sí, esa era mi teoría. Os explico:

    Redonda, o sea abierta, las mujeres somo abiertas referente a lo social y nos gusta hacer amigos, al mismo tiempo que desacernos de ellos. Somos como esa noria que nunca se para pero cambia de viajeros siempre.

    Luminosa y brillante, como las miradas de todas ellas, siempre con ese áspero brillo fugáz en los ojos que siempre te llena cuando las miras, el cual brila aun más fuerte através de sus lágrimas. Frías pero sinceras, escondiendo un dolor punzante.

    Blanca, al menos a nuestros ojos, por que es gris, esa fusión de blanco y una pizca de negro. Puras desde el nacimiento pero con el tiempo, el mismo que nos hace caer y equivocarnos, que muchas veces nos añade gotitas negras, pero aún así permanecerá aquella pureza de cuando éramos niñas, solo con el simple hecho de poder recordarlas como eran.

    Se ve de noche, quizás esto es lo que más describe a las mujeres. El misterio. Todos aquellos secretos que ocultamos al mundo pintándolos con una sonrisa, pero que poco a poco hemos conseguido que aquella sonrisa sea real. Aun así, el misterio siempre nos dará la mano en este duro y largo camino que nos espera... al menos hasta el eclipse, que es cuando encontraremos a ese sol que nos ilumine por dentro y nos muestre tal y como somos al mundo.


    [​IMG]
     
  5.  
    Helrika

    Helrika Cemzoonita Paper Bag Brigade

    Cáncer
    Aquel día aunque todo estuviera tan gris, tan falto de vida, me armé de valor y fui a elevar mis sueños a la costa. Aunque la gente pasara de mí, aunque no me tomasen importancia o me vieran como un loco. Pues para mí, sólo era un deseo interno y secreto, pero para ellos era un clara muestra de positivismo del que carecían. Sin embargo alguien más extendería su mano, alguien de corazón puro y sincero, una niña que me regaló el color de su sonrisa. ¡Aquellos globos que tanto quería! Aún permanecí incrédulo ante su acción, no obstante entendí que ella también quiso dejar volar sus sueños.

    [​IMG]
     
  6.  
    Myriel

    Myriel Cemzoonita

    Tauro
    ¿Te acuerdas de aquel día? Sí, aquel día en que te dieron un regalo por primera vez, bueno, al menos el primer día que recuerdes que te dieran ese regalo. Recuerdas aquella emoción que te llenaba por dentro, aquel escalofrío que te recorria toda la espalda esperando a descubrir que es lo que ocultaba aquel papel brillante atado con un gran lazo que parecía la ropa de la caja que lo guardaba todo. Ese momento tan emocionante y perfecto, sonreias abiertamente mientras tus padres, familiares o amigos imaginarios te extendían el regalo y observaban como tus ojos se iluminaban cada vez más, como al mismo tiempo te impacentabas. Entonces, te lo dan y gritas "¡Bieeeeeen!". Emocionado te das más prisa, rompes el papel y...
    ¡No te gusta! Ay, cuantas veces nos habrá ocurrido tal cosa...

    [​IMG]
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  7.  
    Helrika

    Helrika Cemzoonita Paper Bag Brigade

    Cáncer
    Porque todas las cosas cambian según el punto de vista de cada persona, porque la lejanía y lo cercano están siempre a un paso, pero eres tú quién decide darlo. También donde alguien ve una sombra otro verá un dibujo, porque nuestra mente trabaja de forma distinta y nuestros sentimientos afectan la manera en que apreciamos la cosas. Ahí no hay oscuridad, sino un pequeño trecho con poca luz, no es un libro lleno de letras sino el significado de las mismas.

    [​IMG]
     
  8.  
    Myriel

    Myriel Cemzoonita

    Tauro
    Sostener la mirada en la oscuridad durante mucho tiempo te hace creer que la luz es solo un mito. Caminas por las sombrías cuevas de la vida agarrando apenas un hilo que lentamente se fue descomponiendo hasta quedarse de tal modo. Caminando sin rumbo te detienes y te esfuerzas por observar aquel muro que bloquea tus pasos, lo acaricias un momento notando aquel áspero tacto que consigue apartar tu mano. Acercas la oreja e intentas escuchar algo que posiblemente sea fruto de tu imaginación, y allí lo escuchas. Cada vez suena más fuerte, como si estuviese vivo. Sí. Tiene vida. Aquel fuerte corazón que cada vez se escucha aún más cerca de aquel muro que nos separa a ambos. No puedo parar de escuchar, su latido es tan fuerte… rudo, inteligente, sincero. Poco a poco escucho otro latido más débil, pero este proveniente de mi interior. El motor de mi cuerpo, después de tanto tiempo permaneciendo en la penumbra, arranca. Pero entonces recupero algo que hace mucho perdí; la vista. En aquel momento diviso un diminuto destello que poco a poco se hace más grande mientras el gran muro se parte en dos. El sol. Ahí está, después de creer que fue un sueño… sueño… examiné atentamente aquel cuerpo que me observaba con una sonrisa radiante pintada en su iluminado rostro, me extendía la mano anunciándome que ya todo estará bien. Era él, mi ángel. Había venido a rescatarme de la tristeza para poder al fin vivir.

    [​IMG]
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Idunne

    Idunne Creador del tema Cemzoonita

    Virgo
    No. Aquello no era suficiente. ¿Cómo iba a serlo, si lo que yo sentía era mil veces más poderoso que cualquier palabra que fueras a decirme? Miré hacia arriba para encontrarme con tus ojos y lo vi todo claro. No te culpo por ello, pero no me sentó bien. Cuando se ama a alguien hasta este punto y no se es correspondido, el dolor que te imbuye es demasiado fuerte.

    Salí ahogando algunas lágrimas con mis puños de la pista. Ni me molesté en mirar si me seguías con la mirada, y cuando me quise dar cuenta, estaba en la terraza, mirando al vacío. Hacía frío, pero la vergüenza y el dolor me hacían ignorarlo. De hecho, tan sólo supe que hacía frío porque mi piel estaba roja.

    La altura era bastante considerable, pero podía ver a las felices hormigas que paseaban en pareja bajo la lluvia, con su hediondo perfume a felicidad. Traté de escupirlos, de echarlos de mi vida. Hasta estuve pensando en lanzarme al vacío sólo para abofetearlos. Los odiaba, compartiendo un paraguas con esa expresión en el rostro de alegría perpetua.

    Y entonces entraste, o saliste, o como coño se diga cuando alguien va a una terraza. Me da igual, la verdad. Tu cara... tus ojos... todo ello inundó mi ser. Te odiaba y te quería cerca a partes iguales. No te quería cerca, pero te quería ahí, a medio camino. Porque yo sin ti no puedo respirar, y cuando estoy contigo siempre acabo mal, que reza la canción. Me cago en la puta. ¿Por qué todo es tan difícil?

    Una sensación de agobio me recorrió el cuerpo. Trataste de acercarte para tranquilizarme y te grité que te quedaras ahí lejos. La lluvia se había intensificado, o mis ojos estaban llenos de lágrimas. O ambas, cualquiera sabe. Me levanté, y tú no hiciste caso a lo que te dije. Te intentaste acercar a mí y yo te suplicaba que no lo hicieras. Me intentaste abrazar, y yo traté de resistirme, pero no tenía fuerzas ya para nada.

    Me empezó a faltar el aire. La sensación de agobio se iba incrementando a medida que mis fuerzas desaparecían. Te supliqué que te alejaras, pero tú no querías. Tu cabezonería era legendaria. Por enésima vez traté de zafarme de aquello que me mataba y me daba la vida a la vez. ¿Es que no lo entiendes, joder? Si seguías así iba a cometer una locura. Mi corazón latía a mil por hora, y tus intentos por calmarlo no hacían sino alentarlo a desbocarse. Cada palabra tuya era una inyección más de adrenalina. Y, como todo, lo que mata no es la sustancia, sino la cantidad.

    Un empujón. Mi cuerpo sacó fuerzas de vete tú a saber donde. Un empujón y te quedas estampado en la pared, con cara de asombro. Yo me doy la vuelta...

    Y salto.

    La última bocanada de aire que doy antes de darme cuenta de que me voy a estrellar contra el suelo, dejando un amasijo de sangre y huesos rotos, es la que me libera, la mejor que nadie pueda dar. La lluvia tapa la risa que emana de mi boca. Llave y cerradura encajaban a la perfección. Por un momento fui libre.

    Y joder, qué momento.

    [​IMG]
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  10.  
    Myriel

    Myriel Cemzoonita

    Tauro
    Ella paseaba por la playa observando aquel bello atardecer en el cual la luz del sol teñía el cielo de un color anaranjado. El sonido de las olas era extremadamente somnífero. Cerró los ojos un momento y respiró profundamente saboreando su bocanda de aire. En aquel momento la dominaba una sensación de pureza y libertad. Caminó bailando al son del mar y el viento, al menos unos segundos antes de tropezar con algo y caer al suelo. Al abrir los ojos observó que había un muchacho observandola con curiosidad. La miró a los ojos con dulzura mientras el viento peinaba su cabello lacio y dijo; “ahora entiendo el deseo tan repentino de pasear a la luz del atardecer, era el destino que me empujaba a cruzar mi camino con el tuyo. Se lo agradezco”

    [​IMG]
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    Idunne

    Idunne Creador del tema Cemzoonita

    Virgo
    Todavía recuerdo cuando nos conocimos. No, cuando nos conocimos de verdad, no cuando teníamos 3 años e íbamos a la misma escuela, ni cuando jugábamos en el parque como amigos. Me refiero a ese viaje que hicimos. ¿Tú lo recuerdas? Espero que sí. Allí fue donde me diste el primer beso. La primera dosis de la droga que me hace levantarme cada mañana.

    Yo recuerdo que todo empezó como una broma entre amigos. Que si jijijí, que si jajajá, que si vamos a jugar a pasarnos el hielo... Tú ibas curda, y yo iba con el punto. No quería sino olvidarme de un viejo amor no correspondido, y necesitaba entretenerme. Y todo vino de sopetón. De pronto tus labios estaban junto a los míos en una suerte de danza inconsciente. Por alguna extraña razón, yo sabía los pasos que había que dar. Ojos cerrados, manos a media espalda, un, dos, tres y croisé de labios. No había nada que decir, no había nada que temer... no había nada. Sólo el ballet inconsciente de dos personas enlazando sus lenguas y sus destinos en uno solo.

    Todavía recuerdo el nerviosismo posterior a aquel beso. Cada vez que miro en los ojos de nuestra pequeña Sara lo veo. Fue el mismo nerviosismo que aquella primera vez tan desastrosa, pero cómica, que la primera vez que le dije a mis padres que tú y yo estábamos juntos, que la primera casa, que el primer cumpleaños de Sara...

    Hay gente que lo llama nerviosismo, pero yo prefiero llamarlo vivir.

    Va, que nos estamos poniendo melosos. A ver si esta imagen inspira algo que no sea amor :P

    [​IMG]
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  12. esa me la dejan a mi :D
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13. Ok
    Me encontraba en en mi despacho, donde había planeado ataques y estrategias, donde había hecho todo lo posible para poseer el preciado y ahora devastado continente cuando decidí hacer algo que no hacia nunca, me dirigi al balcon a respirar el aire denso del desierto.

    Este balcon observaba directamente nuestras otras dos bases. Inspiradas en antiguas imágenes de las construcciones que se encontraron alguna vez aquí, nuestras tres bases eran pirámides de perfecta simetría y extremada belleza, los ojos de los foraneos se posaban sobre ellas sin poder creer lo que veían. Pero no eran simples pirámides como las de las fotos, las nuestras poseían luces, artilugios y garabatos muy elaborados en el exterior, todos y cada uno de ellos para una propósito especifico, esto creaba un aire mistico y siniestro alrededor de ellas, mezclado con las luces y los chillidos que emitía.

    -Egipto? creo que así se llamaba- dije en voz alta, hacia muchos años que Francia habia tomado Egipto y las otras potencias había ocupado el resto de áfrica, nos encontrábamos en plena guerra cuando todo sucedió, -Fuimos tan tontos- dije con un tono de tristeza mezclado con vergueza en la voz.

    El sol ya se ocultaba en el horizonte, mezclando las luces, creando colores tan hermosos e iluminando el agua que nos rodeaba en ese momento, nadie hace mil años se hubiese imaginado que estas luces solo significaban una cosa. El ultimo ocaso.

    -Capitan!- grito el hombre que estaba detrás de mi -Las naves ya están aquí-

    Por un momento pensé en la posibilidad de quedarme a observar el atardecer hasta que el agua me cubra por completo y me llene los pulmones. En ese momento el agua empezo a ingresar a mi despacho -Vamos- dije.

    Mire por ultima vez mi lugar, iluminado con esas hipnotizantes luces violetas, sali de mi despacho, subi unas cuantas escaleras, y ya me encontraba una nave asendiendo, dejando atras mis piramides, todo lo que alguna vez me habia importado tanto y me habia hecho perder la cabeza, que ahora ya no se distinguian.

    La naturaleza nos habia ganado la guerra .

    [​IMG]
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  14.  
    Helrika

    Helrika Cemzoonita Paper Bag Brigade

    Cáncer
    Aquella noche cubierta por la tempestad, el cuerpo me temblaba a causa del miedo infundido por el encuentro en pasado y el futuro, esa visita que me hacía a mí misma... Aquella chica que fui en un ayer tan distante, sentada al lado de mujer que seré en un futuro no tan lejano; guardé silencio por unos segundos, el aire parecía tan tenso que ni mi respiración se dejaba oír.

    ¿Quién era yo en este momento? No lo sabía, me había perdido entre las penumbras y lo único que me hacía saber que estaba viva era la tenue luz de cada relámpago que me permitía verme las manos, frías y húmedas, estaba siendo consumida por el temor... Quería dejarme llevar por el ruido de la música, una orquesta que interpretaba una sinfonía mortal, en aquella estructura vetusta y manchada por la sangre de los inocentes.

    Ese paisaje parecía ser sacada de alguna novela gótica, no..., era un error mío. Este momento no debería de ser narrado en ninguna historia, ni pensado por nadie, este momento tan próximo a la muerte y al mismo tiempo tan alejado...


    ---------------

    Dejo esta imagen~


    [​IMG]
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  15.  
    gon4D

    gon4D Cemzoonita

    Libra
    Continuo la actividad para que no muera!!! :B
    ------------------------

    Y heme aquí yo… desolada, sola en una casa inmensa, sin compañía ¿qué ganas de vivir me quedarán si ya lo he perdido todo?, días como estos donde la lluvia es abrumadora, angustiosa, tempestuosa pero a la vez tan simple y delicada me recuerdan cada momento de felicidad, recuerdos que veo reflejados en cada gota que cae pero que pronto se desvanecen al impactarse la gota con el suelo, volviéndome así a la realidad, a mi tristeza, a mi soledad. Mis fuerzas ya se acaban, poco a poco caigo en un lugar cada vez más oscuro, miro hacia mí alrededor y no hay nadie que me pueda prestar ayuda… mamá… papá… ¿siguen aun allí?, díganme que aun están vivos, que aun los podre abrazar cuando los necesite y que me sostendrán para no caer, díganme que esto es solo un mal sueño del cual pronto despertare… mamá… papá… ¿qué será de mi sin ustedes?... la soledad se apodera completamente de mí, no me queda más que cerrar mis ojos y ya sin fuerzas para seguir luchando, rendirme a esta oscuridad que ya simplemente es parte de mi.

    ---------------------

    Dejo esta imagen:

    [​IMG]
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    Helrika

    Helrika Cemzoonita Paper Bag Brigade

    Cáncer
    ¿Para qué buscar lo más complejo...? Cuando lo más simple nos traerá algo mucho más duradero; pero esto es algo contradictorio, nuestras mentes buscan la felicidad, sin saber que está frente a nuestros ojos, mas no podemos verla.

    Aquella sonrisa que dibujamos en una galleta de navidad o, bien, esa flor que sembramos en el patio. ¿Acaso no nos sacaron más de una sonrisa? ¡Claro! ¡No puede compararse con otras cosas, según nuestros pensamientos errados!

    [​IMG]
     
  17.  
    *AkiKo*

    *AkiKo* Cemzoonita

    Escorpión
    Desperté en medio de ese colchón de hierbajos, donde la fría brisa de primavera me acariciaba e intentaba acunar mi sueño. Era bello, mirar ese cielo púrpura, pero despertaba en mí una insaciable curiosidad por encontrar respuestas a esas malditas preguntas existenciales que tantos filósofos han intentado desvelar. No quería ponerme romántico, odiaba ese estado anímico, todo parece neutral y sientes como si nada externo afectara a tu vida. Sin embargo, debía buscar la solución a mi gran problema: No tener hogar.
    Me fui. Abandoné mi propia vida, era horrible vivir con aquel pesar todos los días. Había decidido no volver, y no pensaba rehacerme a la idea, pues me sentía más a gusto viviendo en el campo, acompañado de la soledad, que vivir en esas míseras condiciones de la sociedad más superficial.
    Ver aquel cielo, aquellos paisajes todos los días no era nada cansado, al contrario, cada día parecía diferente: despertaba, merendaba y me dormía con una proyección casi fantástica, como de un cuento de hadas.
    Pero hoy, hoy era especial. La inmensidad de aquel universo se me tragaba, me rodeaba con sus estrellas e iluminaba mi paz. No me importaba ya buscar un nuevo lugar donde vivir, me quedaría allí, construiría una casita si era necesario, pero tenía claro que no me marcharía a otro sitio.
    Por fin, había encontrado mi lugar de la forma más inesperada y sin a penas darme cuenta, gracias a esa noche, sentí que todo volvía a empezar.


    Edité, no me acordé de añadir la imagen... :p

    [​IMG]
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  18.  
    gon4D

    gon4D Cemzoonita

    Libra
    Aqui algo pequeño para continuar.
    =================


    Este día es el más feliz de mi vida, ¡mis padres nuevamente más estaban juntos! Fueron varios años de separación, de tristeza para mi, más ahora todo es felicidad. El viento pasa por mi cara, mi cabello, mientras me balanceo en el columpio de siempre, pero estaba vez con la mirada atenta de mi mamá y de mi papá, ¡estoy incluso con mi ropa favorita!, mis zapatatillas rojas y mis queridos calcetines amarillos! Nada podría ser mejor que esto.

    [​IMG]
     
  19.  
    Helrika

    Helrika Cemzoonita Paper Bag Brigade

    Cáncer
    Esos viejos recuerdos que se mantienen frescos, parecieran estar grabados en el acero con fuego. ¿Quién diría que algo tan inocente e infantil sería aquello que más perduraría en mis memorias? No sé, tal vez un mero capricho del destino me hace recordar con felicidad cada momento y cada canción, de aquel oso aventurero que fue parte de mi infancia. =D

    [​IMG]
     
  20.  
    *AkiKo*

    *AkiKo* Cemzoonita

    Escorpión
    La edad le pasaba factura. Podía oir el tic-tac de aquella bomba de relojería biológica que poseemos cada ser humano. Sentía la muerte a flor de piel y sin embargo sacaba fuerzas para caminar por el campo que su difunto padre había cuidado con tanto amor. Si debía morir en algún momento, debía ser en aquel campo, con sus frutos y esa tierra húmeda por las lluvias otoñales.
    Ese iba a ser el último día, el que protagonizaría su último suspiro ante tan bella e imponente imagen. Ahí, plantada sobre sus temblorosas piernas que hacían grandes esfuerzos para no derrumbarse, se encontraba la vieja señora, al lado del árbol deshojado donde antiguamente colgaba un sencillo columpio. Ya atardecía y la luna se mostraba tímida y rojiza ante ella, como si fuera a despedirla, triste y llorosa, donde las estrellas se convertían en sus lágrimas. Pero ella, la moribunda, no se sentía triste en absoluto, allí daría su última bocanada de aire y se desplomaría lentamente hasta reposar en la copa de ese árbol para la eternidad.

    [​IMG]
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  21.  
    Idunne

    Idunne Creador del tema Cemzoonita

    Virgo
    "... ¿Recuerdas cuando éramos niños? Por aquel entonces no quise decírtelo, pero ahora no puedo irme sin hacerlo. Ese día, el día del puerto... ¿Te acuerdas? Sí, ese, cuando vimos aquel atardecer tan extraño, tintado por nuestra imaginación, lleno de luces y de colores... bueno, digamos que lo que más brillaba no era el Sol, sino tú. Aquel día había perdido a mis padres en un accidente, y cuando me lo dijeron, salí corriendo como alma que lleva el diablo. Solo, buscando ayuda y sin encontrar nada que me solucionara la angustia que tenía dentro... Y entonces apareces. Hasta aquel día no te había visto bien. Sí, éramos compañeros de escuela, pero ése fue el día en el que de verdad nos conocimos. Me enamoré de ti enseguida.

    Luego... Bueno, ya sabes cómo continúa la historia: Tú te enamoras de otro, yo me caso con Andrea... La vida sigue y yo sigo atesorando ese momento como el más preciado.

    Lo cierto es que nunca dejé de quererte. Y espero que ahora todo te vaya muy bien."

    Sara leyó la carta por cuarta vez antes de derrumbarse en el sofá. Isaac intentaba consolarla, pero no sabía cómo, y ella no se dejaba. Antonio se había ido. Para siempre. Y ésta era la carta que él había dejado en el testamento para ella. Su último adiós.

    [​IMG]
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  22.  
    *AkiKo*

    *AkiKo* Cemzoonita

    Escorpión
    Sabía bien como hipnotizarme, aquella muchacha. Era su triste títere, fiel y servicial. Hacía cuando me pedía y con una sonrisa me sentía lleno de gratitud. Claramente, ella no lo hacía para dar las gracias, nunca tuvo esa intención, ni tampoco tenía en mente ascenderme en su escala de valores. Pero me atraía tanto, era tan bella cuando se le marcaban esas arrugas al reír... que no podía alejarme de su lado y acudía a sus pies cada vez que hacía el ademán de pedir alguno de sus caprichos o iba a socorrerla cuando parecía que le flojearan las piernas.
    Y pensar que yo me reía de esos chicos que estaban colados por niñas egoistas y egocentricas, que no les miraban ni les hacían caso si no era por interés... y pensar, que yo me prometí a mi mismo que nunca me rebajaría por obtener la atención de una de esas princesitas. Pero todo cambió cuando me miró con esos ojos. Esos preciosos ojos verdes, tan fluorescentes para mis sentidos que hasta me aturdían. Me pareció tan inocente, tan alegre, que no me di cuenta de esa parte oscura de ella, supongo que así es el amor, si esto se le puede llamar amor... Porque yo, en realidad, soy un simple esclavo que aunque quiera escapar volverá a su dueña, aunque luche interiormente por cambiar y conseguir algo que se merece, recae en la tentación de volver a verla. Y es que, sabe como usarme, como camelarme y es que estoy bajo una maldita hipnosi eterna de la que no me veo capaz de salir.


    [​IMG]
     
  23.  
    Yuno

    Yuno Cemzoonita

    Capricornio
    Lo soñaba una y otra vez, estaba ahí, insistente en mi cabeza. No podía negar que me sentía miserable sin ese sueño, pero tampoco que la esperanza no crecía al tenerlo. Estaba triste, dispersa, de una extraña forma que no desaparecía. Mi sueño consistía que estaba él, de nuevo, conmigo. En ese coche que juntos habíamos comprado. Yo llevaba flores. Todo eso era una mentira y no entendía cómo podía soñar eso...
    El de mi sueño jamás existió. Y la verdadera realidad es que siempre he estado sola, anhelando un poco de calor.


    [​IMG]
     
  24.  
    Aristhan

    Aristhan Cemzoonita

    Leo
    Such a lonely day, and it’s mine, the most loneliest day of my life..(…) era la canción con la que su radio despertador le daba la bienvenida a un nuevo día.
    Rápidamente abría los ojos y se incorporaba a empezar la que se había convertido una rutina diaria. La cual consistía en levantarse a las 7 A.M. (a pesar de ello siempre llegaba tarde) escuchando o bien la voz estridente del locutor que daba los “Buenos Días en la radio o con alguna canción deprimente que algún radioescucha haya solicitado, casi siempre solía ser una canción muy poco motivadora y más teniendo en cuenta que era lunes. Sus sospechas cobraron vida al escuchar la ya conocida melodía de una de sus bandas favoritas SOAD en Lonely Day. Lentamente empezaba a desvestirse mientras se diría con determinación al cuarto de baño repasando mentalmente lo que seguía a continuación: precalentar el agua y proceder a llenar la bañera, cepillarse los dientes, inspeccionar el horrible grano que amenazaba con reventar por segunda vez en su frente y por último adentrase en la tina que amenazaba con desbordarse mientras veía de soslayo el reloj e inspeccionaba que efectivamente se estaba retrasando como siempre. Rápidamente se sumergía en la tibia agua mientras se maldecía interiormente, volvería a llegar tarde. Algunas cosas nunca cambian.


    [​IMG]
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  25.  
    Yuno

    Yuno Cemzoonita

    Capricornio
    Entonces, recostándome en el pasto me puse a pensar. Tu sonrisa en cada momento y en cada instancia, tu mirada brillante que me hace pensar que algún día tu podrías mirarme de esa forma. Me tapo la cara y lloro . ¿Por qué no logro tomar el valor? Pienso en todas las veces que me has hecho daño, en todas las veces que desapareciste. Esa sensación recorriendo el cuerpo. Esa soledad vacía que me llena al mismo tiempo. Me levanto y camino , y camino, y camino... voy por donde nadie va y por donde la oscuridad reaparece. Pero no me doy cuenta, en ese segundo, que todo está lleno de vida...

    [​IMG]
     
  26.  
    *AkiKo*

    *AkiKo* Cemzoonita

    Escorpión
    Clara volvía a estar sentada frente la ventana. Parecía dormida al mecer de las olas, envuelta de un sonido suave que terminaba con un ruidoso estallido. Sonreía con los ojos cerrados, imaginando cualquier quimera irrealizable pero típica de su edad. Me gustaba acercarme por detrás y asustarla, despertarla de sus fantasías, pero en realidad me molestaba que ella fuera capaz de soñar. En efecto, yo me había hecho mayor y me era prohibido fantasear, debía trabajar, servir en casa, ser útil... y sin embargo ella se empeñaba en seguir así día tras día, año tras año, y por mucho que se le exigiera lo mismo que a mí, seguía soñando despierta en algo que nunca se iba a realizar.

    Estaba obsesionada con el mar, con las criaturas mitológicas, con romances perfectos y turbulentos con un final feliz. Tenía 20 años y seguía pensando que eso era posible, y que quizás, algún día, esos sueños se iban a cumplir en su propia vida. Mi rabia aumentaba causada por esos celos, ese egoismo en querer poseer esa imaginación ilimitada y tan útil, pues te permitía alejarte del odioso mundo real.
    Un día, pescando en el acantilado frente nuestra casa, Clara puso su red, en el agua y la sujetó firme. Luego echó su cabeza hacia atrás y se recostó sobre otra roca, dejando que el sol bañara su cara. Cerró los ojos, sonrió. Volvía a soñar. Intenté imitarla pero me veía incapaz, pensaba en que eso eran pamplinas infantiles, me sentía frustrada por mi inhabilidad. Sentía los ojos llorosos por la rabia, escupían maldiciones por su vida vacía de objetivos y sueños, por ser incapaces de visualizar un futuro de mi agrado.
    Mi hermana se levantó a recoger la red, con movimientos calmados y cuidadosos, respiró hondo e inhaló el aroma del mar. Embriagada por ese olor se dirigía a decirme algo cuando me di cuenta de que mis manos la habían empujado desde el precipicio donde nos encontrábamos. No sabía encontrar el momento en que decidí hacer eso, estaba confusa, pero ella sonrió antes de desaparecer en el agua. Con los labios me dedicó un "gracias" y se esfumó.

    Ella simpre confió en vivir una de sus diversas fantasías, ella siempre mantuvo la esperanza en sus sueños, y por fin sería una sirena libre en un mar de utopías.


    [​IMG]
     

Comparte esta página