1. Invitado La navidad llego a Cz, ¿Por que no vas a visitar la choza de Santa Cooz?
  2. Invitado ¿Puedes jugar sin repetir palabra?
    Descartar aviso
  3. Invitado ¿Por que no derribas a un que otro adversario con una bola de nieve?
    Descartar aviso
  4. Invitado Faltando tan solo unas pocas horas para navidad, alguien a quien no le gusta esta festividad, decidió sorprender a santa, raptarlo, atarlo y robar los regalos que llevaba consigo.
    Descartar aviso
  5. Invitado Esta vez el grinch esta en CemZoo y quiere tener su propio arbol para ponerlo en su casa pero no quiere cualquiera, tiene que ser creativo y unico el cual escogerá.
    Descartar aviso

Long-fic ¿Quién dijo que no podía amar?

Tema en 'FanFics Naruto' iniciado por Samantha, 30 Agosto 2016.

Cargando...
Tags:
  1.  
    Samantha

    Samantha Creador del tema Cemzoonita Seishun Gakuen

    Tauro
    Saludos a todos los lectores de CZ. Este fic lo escribí hace un año y está publicado en Fanfic.es, allí soy Namanti M (Mi verdadero nombre xD).

    Titulo:¿Quién dijo que no podía amar?
    Fandom: Naruto
    Pareja: ItachixKonan.
    Acta para todo lector
    Aclaraciones:
    es un Long-fic de tres capítulos, quizás puedan notar en el ultimo capitulo que el carácter de Itachi desvaríe un poco, (les juro que para mí Itachi es un reto... muy difícil). Quizás no les agrade la pareja, pero les aseguro que después que lean la historia... les va a gustar. xD
    Aclaraciones 2: Los personajes de Naruto no me pertenecen son exclusivos de Masashi Kishimoto. Trato de que los personajes conserven su personalidad original...
    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Capitulo 1: Sorpresas

    La noche era muy fría, la luz de la luna iluminaban sus pasos. Hacía ya dos días que había salido de aquella cueva, la cual habitaban desde hace mucho tiempo. Sentía un enorme cansancio ya que no había descansado de la anterior misión cuando enseguida les encargaron otra; que sí era realmente importante. Pein decidió encargársela a ellos ya que Itachi era el más rápido y astuto del grupo.

    Uchiha Itachi y su compañero Kisame se dirigían hacía la aldea de la niebla, donde le entregarían un importante pergamino el cual utilizarían para capturar al Jinshuriki del Kyubi. Finalmente llegaron al lugar antes mencionado donde los recibió un misterioso hombre. Tomaron el pergamino y enseguida partieron de vuelta a la Cueva.

    Pasaron dos día más. Kisame e Itachi ya estaban de vuelta, entraron para encontrarse de frente con Pain y Konan. Itachi le entregó el pergamino para luego retirarse a descansar.

    —¿Por qué será tan serie? —comentó la chica del origami.

    —Me importa poco como sea —habló Pain de manera despectiva.

    —“A ti no, pero a mi si” —pensó la muchacha.

    —¿Vas a quedarte ahí o vienes? —preguntó.

    —Saldré un rato a tomar aire fresco, este encerramiento me sofoca —le explicó para luego desaparecer.

    -+-​

    Caminaba sin rumbo fijo, de hecho no prestaba atención hacía donde se dirigía, su mente estaba ocupada por alguien más. En ocasiones llegaba a frustrase ya que no sabía como hacer para acercarse a la persona de la cual se había enamorado, sí... Konan se había enamorado como una tonta de Uchiha Itachi, o eso era lo que pensaba; claro, nadie más que ella lo sabía… o eso creía. Venía tan sumida en sus pensamiento cuando una fuerte explosión la sacó de ellos, imaginaba quien había sido.

    —¡Parate allí imbécil que voy a acabar contigo! —le gritaba Deidara a Tobí quien corría para que las bombas del artista no lo alcanzaran.

    —Señorita Konan por favor ayude a Tobi... Deidara–sempai lo quiere volar en mil pedazos —suplicaba el hombre de la mascara escondiéndose detrás de ella.

    —¡Cobarde no te escondas detrás de Konan-san uh! —expresaba muy molesto el rubio artista.

    —Ya déjense de tontería, y tú Tobi, desaparece —ordenó molesta.

    —Al parecer alguien no está de buen humor hoy… uh —dijo el rubio con una sonrisa pícara.

    La sonrisa de Deidara se debía a que él ya se había dado cuenta de los sentimientos de Konan hacia Itachi, sólo que no se lo había mencionado por discreción y respeto, pero a que había un poco más de confianza le soltaría lo que sabía, aunque ya sabía que lo negaría.

    —¿A qué se debe tu mal humor, te rechazaron acaso? —preguntó sin delicadeza alguna, así era él.

    —¿Rechazaron? ¿De qué estás hablando? —cuestionó un poco nerviosa, cosa que no notó el joven rubio.

    —No te hagas, se que te interesa ese estúpido Uchiha, —le soltó—, No pierdas el tiempo él no se enamora de nadie, ni siquiera tiene sentimientos es una persona sin alma capaz de asesinar a quien sea —le dijo en tono serie.

    —¿Tú qué sabes? ¿Acaso conoces el corazón de las personas para juzgarlas? —interrogó muy molesta, tanto que levanto al muchacho por el cuello de la túnica— además no es tu asunto si él se enamora de mí o no, preocúpate por ti mismo y búscate una novia que bastante falta que te hace —le aclaró para luego desaparece.

    Eso intento —susurró para luego fruncir el seño.



    No muy lejos de allí se encontraba un personaje que había escuchado toda la conversación sin querer. El poseedor del sharinga se encontraba meditando y descansando en una rama de un árbol, cuando de repente escuchó las voces de unas personas a que ya conocía, no le dio importancia alguna hasta que oyó su nombre salir de la boca del rubio explosivo. No podían creer lo que estaba escuchando, quizás era una mentira y ese rubio se había equivocado, pero, ella tampoco lo había negado; ¿sería cierto?

    Por suerte ninguno de los dos había notado su presencia ya que había suprimido el shakra para que nadie lo molestara ni lo encontrara.



    La vida da muchas sorpresas y esta me tomó desprevenido —susurro para luego sonreír levemente.



    CONTINUARÁ…
     
  2.  
    Samantha

    Samantha Creador del tema Cemzoonita Seishun Gakuen

    Tauro
    Aquí les dejo el siguiente capitulo. :)

    Capitulo 2: Preguntas y respuestas.


    En una oscura habitación se encontraba descansando Uchiha Itachi, intentaba dormir, pero se le hacía imposible; aún no podía olvidar lo que había escucha hace poco... jamás imaginó tal cosa.

    Daba vueltas y vueltas en su cama, pero ya era un hecho que no pegaría un ojo en toda la noche. Tomó su capa y salió de la cueva, necesitaba pensar; pero, ¿en qué? ¿Si él no siente tal sentimiento por esa mujer, o sí?

    Según Itachi, Konan llevava una relación con Pein, o eso pensaba debido a la cercanía de ambas personas. Algo dentro de él se había removido.

    —Este tipo de cosas no me pueden estar pasando a mi —dijo lanzando sus palabras al viento.

    Los rayos del sol comenzaban a salir, pegandole en la cara a cierto Uchiha que no había dormido en toda la noche. Decidió regresar a la cueva encontrándose con Deidara quien estaba parado en la entrado con los brazos cruzados.

    —¡Hey! ¿De dónde vienes? —preguntó el chico de las bombas con mucha curiosidad, por lo cual Itachi ni se molestó en contestar, simplemente lo ignoró.

    —Estúpido ¿Quién se cree para ignorarme? —dijo entre dientes y con los puños apretados.

    Uchiha Itachi siguió su camino adentrándose en la oscura cueva, topándose luego con Pein y Konan quienes se dirigían hacia la salida. Trató de ignorarlos, pero el hombre de los piersen lo detuvo para luego preguntarle el por qué de su salida a tan altas horas de la noche, Itachi sólo respondió que no tenía sueño y luego siguió su camino; no sin antes voltear y notar que Konan también lo estaba observando, sus miradas se cruzaron la una con la otra, y, por primera vez el poseedor del sharingan sintió como si algo se le removía en el estómago.

    —¿Podrías disimular al menos? —espetó secamente el de pelo naranja—. No me mires así, si hay alguien tan observador como el Uchiha, ese soy yo, por lo que he notado la manera en que lo miras —le explicó.

    —¿Así? —sonrió de manera disimulada—. No me hago ilusiones con él, Uchiha no tiene tiempo para enamorarse, a veces me preguntó ¿Qué pasará por sus pensamiento? —explicó mientras su mirada se enfocaba en el rubio que estaba sentado en la entrada de la cueva moldeando unas figuras con arcilla.

    —No es el único hombre en esta cueva en el cual te puedes fijar —le comentó— él por ejemplo puede ser una opción, es más sociable —explicó señalando a Deidara quien volteó a mirarlos como si supiera que estaban hablando de él.

    —¿ÉL?, Deidara está loco, antes preferiría quedarme soltera —le dijo molesta.

    —jajajaajaja —rió descaradamente cosa que le extrañó a la joven.

    —¿Se puede saber qué tanto miras? —le reclamó al artista el cual hizo un gesto de desagrado— Oye líder, dile a las personas que cocinan que no le coloquen tanta pimienta a las comidas, parece que alguien no las tolera —dijo con una sonrisa burlona.

    —Payaso —expresó molesta para luego irse.

    Se adentraba más y más a la cueva, a un lugar que nunca había visto, era oscuro, frío, pero, a lo lejos se veía el reflejo del sol. Caminó hacia donde le indicaba la luz para luego encontrarse con una cortina de ramas, se preguntaba ¿qué habría detrás de esa cortina?, también se escuchaba el sonido de una cascada. Caminó hacía la cortina de hojas, separó las ramas para luego sorprenderse con lo que estaba viendo, era como un claro, en ese lugar habían muchos árboles de cerezo, un riachuelo y la pequeña cascada que bajaba desde la montaña; sonrío por la hermosura del lugar. Caminó hasta el riachuelo donde tomó un poco de agua y se lavó la cara, necesitaba distraerse un poco; es difícil convivir con tantos hombre.

    Iba a levantarse para sentarse o recostarse en el pasto, pero se sorprendió al ver el reflejo de Itachi en el río, se levantó disimuladamente sin demostrar sorpresa para luego preguntarle.

    —Uchiha. —nombró—. ¿Qué haces acá? —preguntó.

    —Te iba a hacer la misma pregunta —le dijo— ¿cómo llegaste hasta aquí?

    —Sólo me dediqué a explorar la cueva, y me dio curiosidad la cortina de hojas que tapaba la salida, este es un lindo lugar —explicó para luego regalarle una sonrisa.

    —Sí lo es —contestó.

    Itachi se recostó en el pasto, para luego decirle a konan que se sentara, ese gesto tan amable sorprendió a la chica la cual aceptó gustosa.

    Konan se quedó mirando las nubes por un momento sin darse cuenta que alguien la observaba disimuladamente. Itachi en un momento la detalló y se dio cuenta de que no era como él pensaba, detrás de esa mirada frívola hay una chica dulce, o eso creía; sonrió levemente para luego cerrar sus ojos.

    —Uchiha, —habló, por lo que el mencionado abrió un ojo—, ¿alguna vez has pensado en lo que esperas de la vida, o simplemente vives por vivir? —preguntó para luego dar un suspiro.

    —El motivo por el cual sigo viviendo es mi hermano menor —expresó para luego sentarse— lo que espero de la vida es que él sea mejor que yo en todos los aspectos —le explicó.

    —Te entiendo, pero, no has pensado en formar una familia —interrogó, para luego sonrojarse al darse cuenta cometió una imprudencia— ahora que recuerdo; debo irme —dijo un tanto nerviosa.

    —¿No vas a esperar a que conteste tu pregunta? —preguntó Itachi mientras tomaba su mano para detenerla.

    CONTINUARÁ...
     

Comparte esta página