Y no me derretí.

Publicado por Ukyo en el blog Delirios. Vistas: 70

Exista una organización estatal secreta llamada "Hermandad del Señor de Nazareno". Integrada en casi su totalidad por ayacuchanos de la tercera edad que siguen picones por tener que haberse venido a la Lima en los 80s y no tienen mejor forma de demostrar el amor a su tierra que gastando el poco dinero extra que reciben en comidas para indigentes, cajas de cerveza bendecida y pelucas para la imagen del señor que sale en procesión. Mi familia es también ayacuchana, y aunque yo no lo sea, me siento igual. Hace cinco años que se creó esta hermandad y hace tres que mi familia está metida en todo esto. El año pasado dos de mis tíos salieron escogidos como mayordomos (término empleado para encubrir sus fechorías como directores de dicha organización estatal secreta). Así que, como familia unida que son (yo no), mi abuela dio una novena (nueve misas seguidas antes de la procesión), mi tío se encargó del Huatakuy (almuerzo un día antes de la procesión mientras se arregla el anda) y un grupo de tíos, amigos de la familia y primos bailaron La chonguinada en la fiesta que se suele dar luego de la procesión. El baile salió TAN bien, que este año le pidieron a mi familia como ofrenda, que presenten otro baile; pero ahora íbamos a bailar el Pacasito (youtube es un buen diccionario). Una de mis primas que bailó en esa ocasión está embarazada (de hecho hoy la internan porque ya se la pasó la fecha de escupir a su engendro) así que yo entré en reemplazo. La persona que me sigue en edad dentro del grupo de baile es mi prima de 27 y mi pareja debe de haber estado por los 40, pero al carajo, estaba de vacaciones y realmente me gusta bailar. Las últimas dos semanas estuve ensayando y logré bajar dos de los cuatro kilos que había subido en la universidad. El sabado fue la última novena y ya que mis tíos estaban encargados de ella tuve que ir a misa. Me senté atrás, en la última fila, al final de la banca, volteando cada minuto para asegurarme de que no me obstruyan el paso en caso tenga la sagrada obligación de salir corriendo. Después de la comunión me uní al grupo de encargados de repartir el ponche y la wawa (siempre lo hacen al finalizar cada novena). Me pusieron de carterera y guardiana de la parte posterior (para que nadie nos sorprenda por atrás y quiera tomar más de dos wawas o peor aún, robarse la caja entera). Fuegos artificiales, llantos de bebés, ¿señorita dónde pongo la basura?, ¡quién tiene mi cartera! y unas cuantas ornitocagadas al piso, felizmente, por el susto que debió haberles causado el ruido.
Al día siguiente, o sease ayer, fue la procesión, el día central. La misa empezaba a las 10:30 y exactamente a esa hora me desperté. A las 11 vinieron a recogerme y ya estaba yo lista con mil curitas en los pies, una pantaloneta corta debajo del jean y un polo blanco pegado en caso tengamos que ponernos los trajes del baile frente a todos. A las 12 llegamos, al centro de Lima, allá donde entras con ropa y sales igual, pero luego te das cuenta que sin llaves, sin billetera, sin aretes, sin anillos, etc, etc. Acompañé a la procesión casi dos cuadras cuidando a cuatro niñas, mientras mi madre corría por todos lados intentando ubicar al grupo con el que íbamos a bailar. Ya todos juntos cuando el reloj marcaba casi las tres, nos dividimos: unos irían al local donde sería la 'fiesta' a ver dónde carajos nos cambiaríamos y qué tan grande era, y los otros iríamos a llenarnos las tripas con la sabia y bien conocida excusa de "las niñas deben tener hambre". Terminamos de embutirnos al pollo (chiste familiar: Junior, un primo = pollo ._.) y corrimos al local a cambiarnos. Pasamos de contrabando, sin hacer cola ni mostrar pases, solo dijimos "somos del grupo de baile", mwajaja xD. Nos metimos a un cuartito y nos vestimos, maquillamos y asdf en 10 minutos. Ya estábamos listos y alguien por ahí, ok, fue mi madre, dijo "mé olvidé el pisco". Cómo carajos saldríamos a hacer el ridículo frente a 500 personas conocedoras de nuestras tradiciones sin el más mínimo nivel de alcohol en la sangre. Nos quejamos y las buenas tías base ocho nos trajeron 3 botellas de cerveza que se acabaron en una pasada. Nótese que esta fue la primera vez que tomaba frente a mis familiares, ¡frente a mi madre! que aún pensaba que odiaba a la gente que gustaba de estar en constante estado etílico. Salimos a bailar, los diez minutos pasaron como si hubiera sido solo uno y regresamos al cuartitos todos llenos de sudor. Luego tuvimos que volver a salir porque no habíamos hecho el saludo final, hijos de puta :eek:. Dicen las malas lenguas (más precisamente mi primo Juan Carlos, quien se autonombró manager) que se acercó una señora disque representante de la parroquia de Salamanca pidiéndo número para contratos. Fotos y más fotos, gente desnuda y ¡EPA! Una caja de cerveza de parte de los mayordomos en agradecimiento :D. Salimos y nos apoderamos de una esquina del local. Los tíos hicieron un círculo y los primos menores de 25 (léase: Merli, Eliana y yo) detrás de ellos alegando discriminación generacional y reclamando botellas solo para nosotras. Tío Warner fue el único que nos hizo caso y hasta donde pudimos contar ya nos habíamos acabado siete botellas. Mientras estaban tocando ese carnavalito ayacuchano donde todos se cogen de las manos y empiezan a avanzar para algún lado, intentan hacer figuras, etc, etc, todo producto del alcohol. Hasta que rompí una botella y nos dimos cuenta que debíamos botar toda esa maldad de nuestra sangre y purificarnos eliminando sudor. Créanme que dar esas vueltitas marea más que tomarse una caja de cerveza entre tres... ¡y peor aún si es que hacer las dos cosas al mismo tiempo ToT! Ya eran casi las 10pm y mi madre sabiamente puso la excusa de que mi abuela estaba cansada y debíamos llevarla a su casa. Nos fuimos, no sin antes hacer la estúpida promesa de repetir ese trío en las bodas de oro de la tía Bertha.

LOL, es un webo. Quisiera hacerlo más ameno poniendo emoticons pero jódanse uds. x3

P.D.: Entren a mi bosque: http://unax.un-clic-por-el-bosque.com/ :)
  • Saku sakura
  • Ukyo
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario