Una novela de Peeta Mellark 1 CAPITULO

Publicado por AliciaQB en el blog El blog de AliciaQB. Vistas: 2074

-Esta historia comienza después de que ve a Katniss y Gale agarrados de la mano dormidos-

Peeta Mellark [​IMG]
Katniss Everdeen [​IMG]
Gale Hawthorne [​IMG]
Odette Rose [​IMG]


Peeta Mellark
Vi a Katniss subir las escaleras y deje la bandeja a una mesita alado mientras que me recargaba en la silla donde estaba Katniss sentada dormida con Gale. Era obvio que Katniss lo había escogido a el, soportando que mis lagrimas no se soltaran cuide a Gale todo el resto de la noche, aun cuando escuche a Katniss gritar a causa de una pesadilla, ella tenía que aprender a vivir sin mí y aferrarse a Gale.
Escuche cuando Katniss se levanto y decidí irme de la casa, me levante de la silla tome mi chaqueta y me la puse.
-¿Ya te vas Peeta? .-Dice la mamá de Katniss que se asoma por la puerta abierta de la cocina.
-Si Sra. Everdeen .-Respondo de la manera más formal, aun me da un poco de pena esta situación con ella, de que yo y su hija tengamos algo.
Ella asiente y me dirige a la puerta de salida, se despide de lejos con la mano y yo noto que hay una tormenta y camino a casa, no hay mucha distancia de mi casa a la de Katniss, ya que vivimos en la Aldea de los Vencedores, pero de la casa de Haymitch salió una chica, parecía que la e visto antes en la escuela; ojos verdes profundos y pelo rubio que le llegaba un poco mas que el hombro ondulado, lo llevaba suelto. La mujer parecía muy feliz, llevaba un pequeño de la mano, el pequeño era flaco y de ojos grises; de La Veta. ¿Esa chica será acaso un amor de Haymitch y el pequeño su hijo? Sonrió ante mis tonterías, claro que no, la chica era muy joven, tal vez menor que yo, de seguro que es de las chicas que cuidan a los chicos huérfanos o que reciben mal trato en sus casas y estaba preguntando a Haymitch si lo quería conservar, que para mi es una perdida de tiempo, es obvio para todo el distrito 12 que Haymitch no es de tener buen trato con niños.
Movió sus flacas piernas que se veían bajo esa falda rosa pastel que le cubría hasta las rodillas, y llevaba de la mano al pequeño mientras miraba con preocupación al cielo al ver que estaba empezando una tormenta, bajo hasta la calle y caminaba hacia mi dirección, miro como el piso se cubría de nieve, tomo al pequeño y lo cargo, la vi pasar a mi lado y voltee y la mire alejarse rápido, pero algo en mi impido verla irse mas.
-¡Hey! .-Grite y vi como movió la cabeza en mi dirección- ven conmigo.
Corrió hacia mí con el niño en brazos, con una sonrisa tan brillante; con esos dientes perfectos entre ese par de labios carnosos y de color rosa pálido.
-Gracias .-Dijo esa chica, mientras que se pasaba un mechón suelto de su cabello atrás de la oreja.
Caminamos hasta mi casa, que fue un viaje muy corto. Pasamos los dos a la casa y yo me quite mi chamarra y se la di a ella, ella la tomo y se la coloco al pequeño, y empezó a sonar el teléfono, camine hasta el después de unos cuantos tonos, conteste.
-Hola .-Es la voz de Katniss.
-Hola .-Contesto mientras acomodo el teléfono, para que la mujer no me escuche.
-¿Cómo estás?
-Katniss, vivo a 3 casas de la tuya.
-Si pero con el clima.-Y se que solo es una llamada tonta, ella ya a decidido a Gale y tengo que recordárselo, tardo poco en responder.
-¿Y cómo esta Gale? .-Pregunto al final.
-Bien, le pusimos nieve en la espalda.
-¿Y tu? .-Pregunto al final, que tonto soy, no debería de volver a preocuparme tanto por ella, seria mas difícil para ella, alejarse de mi.
-Bien, también tengo un poco.
La conversación no me importa mas ahora que se que esta bien, que es lo único que me importa, y suelto un suspiro al colgar el teléfono y miro a la chica arrullar al niño entre sus brazos.
-¿Cómo te llamas? .-Le pregunto mientras me coloco enfrente de ella.
-Odette Rose .-Responde clavando su hermosos ojos verdes e intento no perder la noción del tiempo mientras miro esos ojos.
-Yo soy…
-Peeta Mellark .-Suelta entre risitas- todo mundo sabe quien eres.
-Ah es cierto, soy el chico enamorado .-Bromeo, mientras que ella se ríe y noto que tiene una quemada en el brazo.
-¿Qué te a pasado hay? .-Digo mientras señalo con el dedo su quemadura-
-Esa me la hice mientras horneaba pan .-Me sonríe y me muestra otra que tiene más abajo del brazo – y esta fue por unas galletas.
-¿Tu horneas?
-Para los niños de la casa hogar, no quiero seguir teniendo flaquitos, sin músculos .-Me mira – y parece que el pan alimenta bien.
-¿Lo dices por mis músculos? .-Bromeo, haciendo una pose que muestre mi conejo y ella vuelve a reír.
Pasamos el resto de la tarde juntos y le ofrezco que se quede a dormir, al principio no acepta pero logro convencerla diciendo que es por la seguridad del pequeño, ella termina diciendo que está bien, y duerme con el niño en el cuarto de invitados.
Yo tengo la casa para mí solo, así que prácticamente tengo demasiados cuartos de invitados, pero ella insiste en dormir con el pequeño, yo voy a dormir y no puedo dejar de pensar en Odette, al poco tiempo quedo dormido.
Al despertar me levanto de sobresalto, no eh tenido ninguna clase de pesadilla, será acaso que Odette pueda quitarme tanto peso de encima. Tomo mi ropa y me la coloco, al bajar las escaleras noto el olor de huevos con jamos y jugo de naranja, sigo más abajo y veo a Odette cocinando y miro como se pasa un mechón de pelo detrás de la oreja mientras canta.
Rosas rojas que dan amor
Ha que este día salga el sol
No importa si hace calor
Para este frio, es mejor.
Linda nieve vete ya
Aunque bella es tu forma de bailar
Deja ya de danzar
Oh hoy mi día arruinaras.

Odette coloca los huevos con jamos en dos platos y sirve en dos baso juego de naranja y vi como todos los pájaros se asomaban a la ventana de la cocina callados, y mi corazón sentí que se detuvo por un momento.
a Skrinjaric le gusta esto.
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario