Un día en el trabajo

Publicado por _-Astaroth-_ en el blog El País de la Sonrisa. Vistas: 84

Son las 6 y 20 de la mañana y suena la alarma del celular, como siempre martirizándome y recordándome que es otro día más que laborar, pero como me conozco bien y sé que no me levantaré de inmediato, la programé 10 minutos antes para quitarme la pereza y dar mi último suspiro de comodidad en la cama. Llegada la hora fatal comienzo el día con un desayuno poco saludable pero muy agradable a mi paladar, un postré que compré en una panadería y el cual me quito el sueño de tan delicioso que estaba, lástima que era tan dulce que le quitó todo el sabor que podía tener el jugo de naranja que preparó mamá.

Es hora de ir al baño y de repente recuerdo el inmenso frío que hace, justamente cuando tengo la cita con la ducha!!!, abro el grifo para que descargue su furia con el primer chorro helado y así dejar que la temperatura se apacigüe un poco más, luego de haber recibido los beneficios del agua, termino mi asunto con el aseo y como siempre se me hace tarde para coger el recorrido al trabajo y me alisto tan rápido como puedo, pero sin dejar nunca mis compañeros infaltables, el perfume de color azul de olor tan rico que siempre me lo recuerda mi admiradora número 1 del trabajo y un collar de conchas finas el cual me regaló mi prima que está lejos de mí pero que siempre me hace recordarla cuando miro que en el cuello llevo algo regalado por ella, cierro mi cuarto con llave para que no se metan los hampones y salgo tirado no sin antes de despedirme de mi querida madre con un beso sonoro en la mejía, me persigno para que mi ángel de la guarda me acompañe y así comenzar el día con todas las de ley.

Saliendo a la calle el sol apañe mis ojos como si aún no los hubiese abierto, pero como voy de prisa no le doy mucha importancia. Al oír el ruido del portón cerrándose mi perro favorito “Bongo”, deja sonar una serie de llanto porque me voy y no le llevo conmigo, pero ni modo, le calmo diciéndole que se calle, y en un acto de mis reflejos vuelvo la vista atrás y espero a una compañera de trabajo para irnos juntos, como es costumbre en tono burlesco hablamos, que para no perder la costumbre, vamos tarde, aligeramos el paso y unos diez minutos después llegamos a la parada del recorrido con la lengua casi de fuera, saludamos a la gente que se monta con nosotros y bromeamos un poco acerca del frió. De pronto se me ocurre decir que no me quería bañar y comienzan hacer el día conmigo, yo les sigo la corriente para que se calmen, pero como son como la pólvora; una vez encendida es difícil apagarle, encontré un balde con agua cuando aviste a lo lejos el bus y les dije que ya se acercaba.

Una vez arriba encontré lugar para sentarme, por dicha porque el chofer maneja como si fuera Otto el de los Simpsom y parece que es amigo de los huecos y si no te agarras bien, tendrás que saludar el piso del autobus, pero en mi trayecto al asiento debo ser cortés y saludar a los que conozco.

El Encuentro

Llegamos al marcador 5 minutos antes de dar las 8, yo por dicha tengo el privilegio de no marcar ni la entrada ni la salida y así evado el alboroto que se arma para marcar entrada y me dirijo directamente al punto de encuentro de mi “pelota” (amigos), todos nos saludamos efusivamente y por ser lunes queremos estar al tanto de nuestras actividades de fin de semana, cada uno espera pacientemente su turno para contar lo suyo, yo sin embargo aprovecho para sacar de mi bolso un postre muy bien empacado que le llevaba a una amiga (admiradora número 2) que el viernes estuvo de cumpleaños y por falta de dinero no pude darle algo que mereciera y me pareció buena idea darle algo para que comenzara el día de lo más rico. Ella se mostró agradecida pero mencionó que eso debería ir acompañado de un beso y un abrazo y ahí delante de las miradas mal intencionadas se los di como si fuera el día de su cumple.

Seguimos con el recorrido y pasamos dejando a la primera del grupo (admiradora número 3), luego al llegar a la segunda estación, vemos pasar como alma que se la lleva el diablo al compañero más fregón del grupo, el único que faltaba para comenzar el día, entramos a la oficina, no sin antes despedirnos momentáneamente de la “cumpleañera”, me acomodo y saco el bolso un pan de frutas que compré para compartirlo con el resto del grupo. En lo que mi admiradora número 1 se digna hacer café aparece la que le pone pimienta a todo momento, la Doña del grupo, como siempre con la alegría que le caracteriza. Para sorpresa nuestra, el agua estaba fría y el azúcar se estaba despidiendo del envase, pero las ganas del café jamás desaparecieron y decidimos tomarlo así, pero no sin antes darle un telefonazo a mi admiradora número 3 para que reclame su respectivo pedazo.

Después de degustar un rico desayuno (el segundo para mi), veo con recelo el reloj y me doy cuenta de que voy 45 minutos tarde a mi oficina, me despido y salgo tirado. Por dicha no encuentro a nadie conocido en el camino, para que no me delate.

La Noticia

Entro, saludo a mis compañeros; de los cuales no hay mucho que decir ya que mis relaciones con ellos son en su mayoría profesional. Enciendo la PC y como siempre comienza a “bipear” su vieja maña, creo que es porque la pobres es viejita y le afectan los achaques de la edad, (jejeje) pero de igual manera le hago funcionar, por dicha. Lo primero que quiero hacer, es entrar al Foro “Cemzoo”, para ver que novedad encuentro y vaya que habían noticias, bajo con el mouse por la barra de desplazamiento y me encuentro con los resultados del concurso de Mr. y Miss Cemzoo 2006 y con desesperación comienzo a pelear con el mensaje de “el servidor está muy ocupado por favor intenta más tarde” (o algo así), pero la desesperación pudo más y unos 200 clic en el botón “actualizar”después, puede por fin entrar sólo para enterarme que mis favoritos (Anna y Athanatos) no habían sido favorecidos, más sin embargo no me sentí achantado y saqué conclusiones dándome cuenta que a pesar de que ellos no habían ganado yo si había ganado algo y por poco no me percato de que hice un nuevo amigo lo cual es más importante que ganar cualquier concurso.

Pasé todo el mañana afanado chateando con mis familiares que reside en el extranjero y con mi nuevo amigo, pero preferí no hacerlo por PM para evitar la fatiga, (jejeje). Prácticamente no trabajé en la mañana, pues mis obligaciones me lo imponen; no salir de la oficina y atender al que llega, ja, como si fuera secretaria, por eso siempre me desespero por la hora del almuerzo.

Paso por el servicio sanitario, el cual por dicha tenía agua; ya que los cortes parciales de razonamiento les evita funcionar al 100% y descargué todo lo que líquidamente tenía rezagado, me fui a buscar a mi gente para ir al comedor de la Universidad (porque es ahí donde trabajo), bajo el infaltable sol y la mala educación de los conductores llegamos finalmente al comedor e hicimos fila para reclamar nuestro plato de comida y nos fuimos a sentar.

El menú fue basado en comida típica, cosa que a veces no me agrada, pero en fin tenia que comer ¡si o si! Luego para hacer la digestión, comenzó la ronda de preguntas indiscretas entre el grupo (quien lo diría las mujeres son bien curiosas) y me sentí como acosado, lo peor es que hacían preguntas relacionadas con mi novia y eso me puso mucho más apenado, en el camino a la oficina degustamos de un cono, el cual tuve que pagar por tres ya que “mi admiradora número 1” no quiso pagar por montada (que montadas son las mujeres verdad?), pero en fin llegamos a la oficina y di una miradita a Cemzoo nuevamente para ver si había actividad. Pero como siempre el servidor se ensañó conmigo y me dio molestias, pero al menos aproveché y cambié mi firma la cual ya no tenía razón de ser por pertenecer a mi antiguo yo, en el foro (Dj-Oh!) y de paso mostrar mi aprecio a quienes según yo merecen ser Mr. Y Miss Cemzoo.

La Hora Indiscreta del Sexo

Entonces comenzó la hora del “sexo”, preguntas que hacen las mujeres sobre los hombres y viceversa, como la mayoría ahí son mujeres llevo las de perder. Sólo con imaginar que hacían preguntas como ¿Alguna vez te manoseaste con tu novia?, ¿Cuántas veces?, ¿En que partes?, eso es desesperante, en ese momento deseaba que ocurriera algún terremoto para calmar la curiosidad de aquellas féminas, peor no, mis rezos no fueron escuchados y tuve que responder para que dejaran de preguntar, no sin antes pensar la forma de desquitarme, (jejeje). Pero en fin tuve que responderles con la verdad, porque esa es la política del grupo lo que se pregunta con la verdad será respondido, y respondiendo en el orden las respuestas van así: Si, 3 veces, donde se pudo (donde lo permitió ella), pero, ¿Dónde, específicamente? Les contesté que de la cintura para arriba. Uff sólo así me las quite de encima, luego pensaré la forma de devolverles la confesión obligatoria me dije por dentro.

Después del interrogatorio de preso me enrumbé hacia mi lugar de trabajo y seguir con los pendientes del día anterior, gracias a Dios tuve tiempo y terminé todo en la tarde que es cuando me toca trabajar en verdad. Ya desesperado por la hora de salida y el calor que se desquitaba con mi cuerpo, salí rumbo a la oficina para recoger a mis compañeros nos fuimos al marcador, me detuve un momento donde alguien que vende películas y compre una “Spirit Trap”, la cual no he visto por falta de tiempo, me monté en el bus de la muerte (jejeje) y al final había un lugar reservado para mi, al lado de alguien que de recatada no tiene nada y en el trayecto del camino se formó el vasilón, y persona del grupo que se bajaba y persona que era molestada (ya se imaginaran como) y al bajarme no fui la excepción, oí algo así: “cuidado no llegas en la noche” (esto lo dejo a la imaginación de cada quien).

Retorné a mi hogar no sin antes pasar comprando un helado, el cual sólo sirvió para darme rabia, pues ni la inútil de la vendedora ni el ingenuo de mi cerebro no se percataron de que no era del sabor que quería y si era el que más detestaba. Ni modo me lo tuve que tragar porque pagué por el.

Hora de Inspirarse

En la noche, después de cenar algo delicioso y poco nutritivo pero muy grasoso me puse a escuchar mis artistas favoritos: La 5ta Estación, Avril Lavigne y Fey como para coger inspiración y escribir un poema a mi nuevo amor platónico, al cual aún no develaré, pos me da pena, ya que puede estar leyendo este capitulo un poco bochornoso de mi vida. Aún sin terminar el poema vá como que quiere, pero aún está en pañales y cuando esté listo lo compartiré con ustedes. Eso si es sencillo pero refleja lo que sentí cuando conocí a mi nuevo amor platónico al cual jamás pensé conocer de esa forma y enamorarme así.

Bueno ahora son las 11:44 pm y ¡¡basta de cursilerías!!, ya es hora de buscar la reconciliación con la cama y buscar como acceder al mundo de los sueños para comenzar un nuevo día.
  • _-Astaroth-_
  • GM-
  • GM-
  • GM-
  • _-Astaroth-_
  • _-Astaroth-_
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario