Temor a las muñecas (parte III)

Publicado por CENTSOARER en el blog Un blog que se actualiza con cierta regularidad. Vistas: 113

Gex me ha hecho pensar al respecto. Me pidió que explicara no a grandes rasgos acerca de mi temor por la maniquí de a tres cuadras de aquí.

Es la ambigüedad. O quizá la ambigüedad en la ambigüedad. Ya he establecido que las muñecas son objetos inanimados e impotentes y que por lo tanto no hay en ellas intencionalidad o finalidad en sí mismas.

Les diré la primera ambigüedad, esta es universal en las muñecas que tienen un usuario devoto: las muñecas --esos objetos no vivos-- parecen animadas cuando se les transfieren cualidades humanas (y esto ocurre desde las fábricas hasta más allá de l@s usuari@s finales). Una pareja de herman@s puede amagarse en su propia relación utilizando una muñeca. Es tan real el lazo del(la) usuari@ con la muñeca que uno puede aprovecharse de ello y desatar odio.

La segunda amigüedad corresponde a las muñecas supuestamente animadas por cierta quintaesencia, como expliqué en la parte II. En este caso ese objeto ambigüo ha sido determinado como un algo animado y además, por la sustancia (sea la cantidad que sea) de su quintaesencia, no sólo está vivo sino que tiene la cualidad de razonar, contingente, pero muy útil. Lo que no es una contingencia en tal caso es la ánima (o fracción de ella que la mueve). Aquí hay una gran contrariedad, pues yo no creo en las almas antes que en los cuerpos y de eso estoy bien convencido.

Por eso no es sólo temor a las muñecas, como puedo explicarme la situación y no el miedo, quizá se trate de una fobia.

Pero la ambigüedad es más afín al descocimiento, al encubrimiento que a la ambivalencia. La ambigüedad es más que un objeto que parece una u otra cosa, porque puede ser un objeto que parece una u otra u otra u otra... cosa e incluso tantas cosas a la vez como puedan enumerarse. Lo encubierto puede ser un complot o la existencia de dragones o extraterrestres. Hay un incentivo evolutivo en desconfiar y temer a algo desconocido, aunque está más manifiesto en nuestra capacidad de aprender.

Quizá no sea la ambigüedad dentro de la ambigüedad (si es que tal cosa existe) y sí el temor a lo desconocido (potencialmente lo ambigüo se tornará desconocido). Pero la experiencia me dice que las muñecas no están vivas bajo ninguna circunstancia. Pero yo imagino que sí. Pero si no es una fobia ¿qué otra cosa es?
  • CENTSOARER
  • Jade
  • Pixel Dust
  • Distroyer
  • Gex
  • ArTeMoK
  • Gex
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario