S. on a minute. (?) Karuhi~

Publicado por Lin en el blog Boxes. Vistas: 54

Cogí las llaves y me desesperé al no lograr abrir el candado.
Lo intente varias veces hasta que, dejando caer los libros que traía en la mano, logré abrirlo sin romperlo. Saqué mi mochila y me hagaché rápidamente para guardarlas en mi bolso todo desordenadamente. Sabía que él suele irse rápidamente, y no podía irse esta vez sin decirle algo, que para mí, era muy importante. Y obviamente, para Karuhi también. Bajé las escaleras mientras me acomodaba el bolso, miré a todos lados y noté que Karu me seguía por detras. "Aún no llega". Decidimos ir a secretaría y revisar el libro de firmas. Su nombre no estaba, aún no se había ido. Nos devolvimos más tranquilas y ambas notamos su presencia al bajar la escalera. Me voltee y mire a Karu, no rrecordaba nada de lo que tenía que decirle. Noté que Fran venía muy emocionada hacia nosotras, le conté la situación, rápidamente me alejé. Karu siguió hablando con Fran y luego la ví correr hasta las escaleras de básica. Lo miré y noté que aún guardaba sus cosas en su casillero, luego lo cerró y se apoyó en la mesa. Me diigí al baño. Aún no me atrevía a hablarle, di unos pasos y antes de entrar dirigí cuidadosamente la mirada hacia él. Ya se iba. Me mordí el labio (Acto común en mi cuando estoy en un momento de tensión) Pensé rápidamente. Sabía que si no le decía, Karu hablaría con el más tarde o mañana, quitándome la posibilidad de salir del rollo. Y si le decía ahora, realmente no sabía que sucedería. No entré al baño, fuí directo hacia él. Me comencé a arrepentir de lo que iba a decir, me sentía esúpida, y más aún nerviosa por su tan despectiva forma de hablarme. "¿Ya te vas?" "Séh, ya me voy. Y si. Ya sé lo que me quieren decir" "No, no lo sabes" "No soy tan weón, si lo sé" "No lo sabes"... Nuestra conversación se basó en eso. Luego me miró de forma cruel, y se volteó repitiendo lo ya dicho. Me sentí impotente, sentí rabia y dolor. Él no me daba la oportunidad para desenredar el nudo que me ataba y por consuguiente ataba a Karu también. Tenía ganas de golpearlo, ganas de golpear las ventanas y patear las mesas. Pero lo evité. Subí rápidamente las escaleras. Le conté a Karu lo que había sucedido.
No me quice espedir de ella, por alguna razón creí que era ella la culpable de lo que estaba sucediendo.
Corrí escalera abajo y me fui rápidamente por el pasillo. Miré a Fran y la arrastré hasta secretaría. Karu apareció de la nada y me dijo "Está ahí, apúrate y dile, antes de que se vaya" No pretendía volver a hablarle, lo anterior me había provocado una sensación tan horrible, no deseaba repetirlo. Me anoté en el libro y salí casi corriendo. Estaba entre furiosa y dolida. Estaba llegando a la pastelería cuando me voltee y vi Fran a lo lejos. Me volví hacia a ella y preferí olvidar lo sucedido. Pero no... aún no lo olvido, y será horrible si Karu y yo andamos deprimidas, además su "depresión" es más notoria, y causa un gran revuelo dentro del salón. No lo sé, ya hablé sobre lo sucedido con Karu. Qué fue lo que me molestó de ella una vez anterior.

Una mañana de hace dos semanas más o menos. Tras haberme enterado de algo bastante deprimente para mi, pero muy alegre para Karu. Me sentí algo... Ella esperaba que saltase de felicidad, ya que ultimamente no sabía diferenciar lo que daña y lo que no daña. Pues realmente fui indiferente. Karu se sintió culpable y comenzó a estar "depresiva". Ocultaba su cabeza entre los brazos y los brazos los apoyaba en la mesa. Sus ojos se humedecían y evitaba cualquier conversación.
Muchos se me acercaban, ya que yo, siendo su amiga, sabía lo que le pasaba. Y pues, si, sabía lo que le pasaba. Se sentía culpable de mi dolor. Y eso era lo que yo les decía a todos.
En ese momento, me llené de rabia contra Karu. Ya era como segunda vez que lo hacía. Llorar por que se sentía culpable de lo que yo estaba asumiendo. Hablé varias veces con ella, mi dolor es mi dolor. Mucha gente no entiende eso. Mucha gente arrastra con ella su dolor y el mío. Pero eso no es necesario. Lo único que se provoca es una cadena de dolor que se multiplica a lo largo de las personas. Luego de unas dos horas, de mentalizarme, eliminar mis tensiones, y terminar de llenar de palabras sin sentido, las páginas traseras de mi cuaderno de matemática. Volví a hablar con Karu, olvidando lo sucedido.
Ya hace unos días, le conté que fue lo que sucedio ese día. Y al parecer, me entendió.
Soy una persona muy compleja. Karu una persona muy dulce y sensible, quizá aún no sabe entenderme. ¿Aún no existe alguien que lo haga? Quizá yo soy la fría y testaruda. Pues, lo que importa ya no es nada. Nada importa. ¿Para qué joderse la "vida" si estamos recién empezando a vivirla? Karu, no seas una yo, y tampoco un "él". Tampoco trates de entenderme. Sé que a veces no me doy el tiempo de entenderte, y eso que pasamos más tiempo juntas que con cualquier otra persona. Soy algo extraña, y quizá preferirías olvidar nuestros problemas y juntarte con Fran que es mucho más simple y más "inocente" si es que aún podemos ser descritas así, pero una amiga como Karu, no hay dos, y tampoco dos Fran. Así que no sigamos siendo dos, no seamos una. Volvamos a ser tres amigas que solían andar por ahí cantando villancicos navideños con gorros rayados sin importar lo que piensasen los demás, incluyéndole a "él". Ya no nos sentamos en el "Triángulo de no se qué" a contar chistes obsenos, y Fran ya no nos empuja haciendo "efecto dominó". Tal vez si lo piensas, por un rollo, estamos alejándonos entre nosotras, y la cosa terminará poniéndose cada vez más insalvable. Y perdóname muchísimo, por las veces en que no te he tomado en cuenta. Quizá algún día entiendas lo de... "Soy mierda..." Ahora que leo, tu siempre eres una padrA, siempre lo fuiste. Preocupada por mí, y yo tan mal agradecida. ¡PadrA mía!
Karuhi, te lo lees todo, eh.
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario