Recuerdos de una vida oscura

Publicado por Saku sakura en el blog Saku-ku's BlogA: Delirios Contables ;$!. Vistas: 69

Y yo quiero contar la historia de un pasado que se fue a la realidad de nuestros tiempos, memorias que viajaron hasta un mundo imaginario, en donde los tiempos eran gobernados por criaturas y por Dioses sin nombre donde, yo era una criatura de estas, en una comunidad que denominaron los viejos hombres, llamada oscuridad.

Para unirme, tuve que nacer de nuevo, pelear contra mi yo interior, y contra la luz que me imponían por costumbres de mis padres, padres que nunca considere míos, no me trataban como lo que era, sino como una enemiga. A pesar de ser ciegos, en su vida de religiosos, no supieron como llegue a caer en lo que realmente soy.

Sigo caminando en los valles de luz oscura, en cambio no soporto la luz del sol, que cada vez entra con mas fuerza por mis ojos lastimándolos, la ciudad, el país, el mundo entero se destruyo debido a la ruptura total de la capa de ozono, ahora somos criaturas humanas que no sabemos nuestro destino…

Me llamo Alice o Alicia para mi idioma común, tengo 16 años, y súmale los 360 años que viví anteriormente como humana, digo esto y miro al cielo, mientras hago un monologo con el antiguo ser que mora en mi, ese que me tomo en la noche de la redención cuando hice el antiguo ritual, donde el espíritu invocado se posesiono de mi.

Invoque a los dioses oscuros, espere que el negro apareciese, pero le tuve miedo, no se el se sorprendió de mi temor, se convirtió en demonio, por concentrar todo el odio que el humano tenia sobre el propio humano, no se como llegue a ese estado de invocarlo, que termino por fijarse en mi, en lugar de asustarme me miro fijamente, quise correr pero su poder me detuvo, “¿la desesperación no vale en este momento, a que viniste y porque terminaste por recurrir a mi?”… Fue lo que el “negro” me dijo, aquel espíritu que siempre lo llame bajo ese apodo.

-No permitas que te vuelva a repetir la pregunta—dijo el negro, ahora con más insistencia.
-La vida misma y el temor de morir, de ser incomprendida, y de querer ver más allá de los hechos de la propia naturaleza—dije con cierto rencor y miedo, pero con una voz de lo más callada, como querer y no querer hablar.

El empezó a mover sus manos, en formas inexplicables, pero lo vi con ojos de sorpresa, el no dejaba de colgar de mi mirada, sus pupilas color sangre, aunque su forma era deforme, era bello, algo empezó a nacer de las paredes, del techo y del propio suelo, sombras oscuras y lastimeras como queriendo adorar a un santo, pero el era el señor de todo lo mas oscuro posiblemente creado, de ahora en adelante el también seria mi señor, mi dueño, es así como comienza mi vida, pero no termina, mañana será otro día, mañana relatare mas de lo que puedo encontrar en camino del oscuro, en el camino de la redención…
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario