primer lemo de la sexta luna...

Publicado por inariamy en el blog **vamper**. Vistas: 4001

[​IMG]
Sesshomaru observaba cada movimiento de ella, podía ver que estaba sonrojada y que con torpeza se quietaba el kimono, ahora estaba totalmente desnuda, estaba dándole la espalda, y sus cabellos ocultaban su trasero, solo se podía ver sus piernas largas y bien torneadas.

-ya-dijo ella con vos temblorosa.
-ahora vírate y entra al baño.
-está bien.

Kagome se viro y con ambas manos tapaba sus pecho, dejando al descubierto su sexo y su figura bien formada, camino a paso lento hacia el baño, cuando paso junto a sesshomaru sus nervios se incrementaron mas, entro a la tina, donde ya se encontraba el agua caliente.

-iré a buscarte ropa-dijo el yéndose.

Kagome suspiro, se sentía aliviada por no ver esos ojos dorados, que la deseaban, se apresuro a bañarse, luego de unos minutos, el no regresaba por lo que decidió salir y tomo una toalla y se cubrió y con otra comenzó a secarse el cabello.

-¿listo?

Ella se sonrojo al ver a sesshomaru en el umbral del baño, mirándola.

-sí.

Él le dio un kimono blanco, ella se voltio y se coloco, luego de unos minutos ella salió del baño cerrando la puerta, sesshomaru se sentó en la cama.

-ven aquí-dijo sesshomaru apuntando a sus piernas.

Kagome lo obedeció y se sentó en sus piernas de él, sesshomaru tomo la toalla y comenzó a secarle el cabello a kagome, hubo un silencio incomodo, pero fue roto cuando kagome ya no sintió la toalla en su cabello, no se atrevía a voltear porque sabía que si lo hacia se encontraría con los ojos dorados, pero sintió como el apartaba su cabello sobre su hombro derecho de ella, y seguido sintió como el besaba su cuello, kagome no pudo evitar soltar un gritito, pero sesshomaru ni se inmuto y siguió besándola, kagome realmente estaba muy sonrojada y aun mas cuando el bajo un poco el kimono de la parte de cuello para besar su clavícula.

-¿Qué estás haciendo?-dijo kagome algo nerviosa por la respuesta.
-en esta posición, cualquiera se excitaría princesa.

Kagome se había quedado cayada, ella jamás había escuchado esa palabra, su madre murió cuando ella apenas y era una niña, no supo de esos temas, y su hermana kikyo jamás le dijo, simplemente le dijo que jamás este con un hombre, porque eso terminaría con un fruto y ya sabían lo demás…es por ello que nunca supo de esos temas y hasta cierto punto jamás quiso saber, y ahora un demonio le estaba enseñando los placeres carnales.
El la seguía besando, kagome comenzó a sentir cierta calidez de su intimidad y también de la parte media de las piernas de sesshomaru, ¿eso es a lo que se llama excitación?, kagome estaba hecha un mar de dudas, sintió que sus pezones se endurecían, y no sabía por qué, voltio su cara para ver a sesshomaru, y lo que encontró fueron unos ojos dorados llenos de deseo, se besaron, pero no fue cualquier beso, fue unos lleno de pasión, ya que sesshomaru introducía su lengua en su boca, kagome lo besaba y sintió como su intimidad comenzaba a quedar húmeda, habría sus piernas y pudo sentir como sesshomaru recorría se entrepierna, ella estaba más preocupada en aquellos besos fogosos que en ello, pero cuando sesshomaru comenzó a frotar ahí, ella gimió y llevo sus manos a s boca.

-solo te estas excitando no es nada malo-dijo él con vos ronca.

Dios estaba al borde de la locura, nadie le había dado aquel placer que estaba sintiendo en estos momentos, de hecho era la primera vez que sentía el deseo de torturar a sesshomaru, lo sentía, ahora ambas manos de sesshomaru estaban frotando su intimidad, kagome podía sentir el aliento de sesshomaru en su oído derecho, kagome tenía en su boca uno de sus dedos, lo mordía cada vez que sentía aquel impulso que recorría su espina dorsal.

-veras de lo que soy capaz de hacer-le susurro con vos sexy en el oído.
-quiero verlo-dijo ella con vos de suplica.

Kagome se encontraba mirando las manos de sesshomaru, y sintió como salía un liquido de su intimidad, no le prestó atención, ya que podía sentir como el miembro de su amante ejercía presión en su trasero, no pregunto ya que no quería arruinar ese momento con sus preguntas, las manos de sesshomaru dejaron la intimidad de ella para recorre su vientre y su estomago, hasta llegar a sus pechos, kagome mordió sus dedos, no podía gritar, sabía que tenían vecinos y que los sirvientes dormían en las habitaciones de abajo, no podía permitir que nadie los oyera.

-quiero que gimas-dijo sesshomaru con una vos sexy.
-nos escuchara-dijo kagome con vos quedada.
-no me importa-dijo sesshomaru-quiero oír tus gemidos princesa.

Sesshomaru estrujo sus pechos de kagome, la cual hecho un gemido, sesshomaru le rasgo el kimono, dejando solo pedazos de tela en el suelo, kagome mantenía en su boca sus dedos, no podía permitirse que la escucharan, sesshomaru la levanto, kagome se voltio, el estaba completamente desnudo ante sus ojos, podía ver su dotado miembro ergido y no pudo evitar preguntarse, ¿eso es lo que ella había provocado en él?, no pudo evitar sonreír.

-¿Por qué son sonríes?-pregunto el acercándose a ella.
-de ti, no puedo creer que excite a un demonio tan frio como tú.

Sesshomaru seguía caminado hacia ella, kagome noto algo en sus ojos por lo que retrocedió hasta topar con la pared, el puso una mano contra la pares y la otra la puso en la barbilla de ella.

-esto es solo el comienzo-dijo besándola-si puedo hacerte esto me muero por estar dentro de ti.

Kagome sabía muy bien lo que significaba eso, por lo que se quedo callada, sesshomaru la tomo de la mano y la guio hacia la cama ahí la sentó, kagome estaba a la altura de su miembro por lo que no pudo evitar no verlo, lo tomo entre sus manos y lo introdujo a su boca, ahora sesshomaru fue el que gimió, kagome seguía con el miembro de él en su boca, luego de unos minutos ella lo dejo, ambos se miraron, sesshomaru la acostó y la beso, kagome no podía estar pendiente del beso, ya que sentía el miembro de sesshomaru rosando su entrepierna.

-¿ya te he dicho que tienes los mejores pechos?-dijo sesshomaru besándolos.
-dios-grito kagome-eres un pervertido.

Sesshomaru la miro, su simple rostro lo llenaba de excitación, verla tan inocente, eso era lo que le excitaba mas…sesshomaru mordía los pechos de kagome, que no se pudo evitar que unas pequeñas hileras de sangre salgan de ellos, kagome tenía sus manos en su boca, no quería gritar, kagome vio como el abandonaba sus pecho y seguía por su estomago, por su vientre hasta llegar a su intimidad.

-¿Qué haces?-dijo ella.

Kagome no tuvo tiempo de detenerlo, el estaba lamiendo su intimidad, kagome grito de placer, lo que incito a sesshomaru a seguir, kagome tenía una mano en su boca y la otra estaba aferrada al cabello paleado de su amante, pasaron minutos así, cuando ella se corrió el se detuvo y se llevo aquel liquido a su boca, luego la miro, y esta también.

-ahora viene lo mejor-dijo él.
-no has termino ya.
-claro que no-dijo el-eres una droga para mi, termino de explorar una parte de ti y quiero explorar otra.

Kagome estaba sonrojada.

-amo que te sonrojes, eres muy inocente, y yo te enseñare a no serlo más.

Sesshomaru se coloco sobre ella, con una mano tomo su miembro y lo paso por la entrada de la intimidad de ella, y con la otra se sostenía sobre ella, para no aplastarla, kagome gritaba y se movía en la cama, el pudo ver cómo salía la saliva de su boca, eso significaba que la estaba volviendo loca.

-me estas volviendo loca-dijo ella gritando-húndete en mi, hazlo de una vez.

Sesshomaru sonrió y se inclino sobre ella para mirarla directo a los ojos.

-te dolerá, pero luego de unos minutos de acostumbraras.

Ella no pudo responderle estaba en otro mundo, estaba totalmente ida, el lo noto y sonrió, entonces introdujo su miembro en ella de uno solo golpe, kagome abrió sus ojos y no pudo evitar que las lagrimas salieran, le dolía, pero luego de unas envestidas, el dolor se había convertido en placer, ella se aferraba a las sabanas, mientras seguía a sesshomaru en el vaivén de caderas, miro hacia el techo, mientras sentía como el entraba y salía de ella, miles de impulsos recorrieron todo su cuerpo, en ese momento no pensó en nada más que en él, que en ellos dos, no quería pensar en nadie mas que no fuera su querido sesshomaru y ahora amante.
No podía evitarlo más, hacia ya una hora que seguían las envestidas y ella no podía gritar por miedo a que los escucharan, pero ahora que importaba, quito la mano de su boca y gemía con cada envestida que él hacía y aun más cuando estas eran rápidas.

-mas, mas-dijo ella gimiendo.

El seguía con las envestidas, esto era una tortura para él, sentir la intimidad de ella, verla como dios la había traído al mundo, oír sus gemidos y ver sus movimientos tan sensuales como inocentes, esa mujer lo volvía loco y sacaba a relucir la persona que en su interior era, pero eso era lo que le gusto de ella, que siempre era ella misma, ahora la miraba, tenía los ojos cerrados, las manos aferradas a las sabanas y de sus hermosos labios salían gemidos, que para él era como una bella canción, ya había tenidos muchas veces sexo con muchas yokais pero por primera vez, se entregaba por completo, y hacia una humana, una humana que lo conquisto por completo, ahora entendía la diferencia entre ella y las demás, con kagome estaba haciendo el amor.

-o sesshomaru-gritaba kagome.

Sesshomaru la miro, sus pechos se movían al ritmo que ella, se inclino para besarlos y morderlos, kagome se sentía en el paraíso, jamás había experimentado tal placer, el había dejado sus pecho para sujetar la cintura de ella, para hacer más profunda la penetración, ya se le había ido la cuenta de las veces que sesshomaru se había corrido en ella, solo sabía que las sabanas estaban cubiertas, por sangre, que demostraba su virginidad y por los fluidos internos de ambos, kagome arqueo su espalda y sesshomaru sujeta fuertemente sus caderas, ya estaban llegando de nuevo al clímax, sesshomaru ya se iba a correr, cuando saco su miembro de ella y su semen callo en el cuerpo de ella, instantáneamente los dos gritaron de placer, luego de unos minutos sesshomaru callo rendido junto al cuerpo de kagome, la cual tenía unas respiración rápida, la miro unos segundos.

-¿estás cansada?-dijo él en un susurro.
-si-dijo ella mirándolo.

Sesshomaru le dio un beso, ella le correspondió, ella se puso sobre el cuerpo de sesshomaru y lo beso muy apasionadamente, mientras movía su trasero sobre su miembro de el.

-o kagome-gimió él.
-te amo sesshomaru-dijo ella mientras lo besaba-te amo mucho.

Ella volvió a introducir el miembro de él en su cavidad, y se movía una y otra vez sobre él, luego de unos minutos de nuevo ambos llegaron al clímax, kagome callo rendida sobre el cuerpo de él.

-estoy cansada-dijo ella en suspiros-dormiré.
-está bien-dio el-kagome.
-si-dijo ella.
-te amo.

Kagome sonrió y luego quedo en brazos de Morfeo.
  • inariamy
  • *Kurayami*
  • StarAcua
  • PurU
  • anllely
  • inariamy
  • ISYLU
  • ISYLU
  • Naamah
  • inariamy
  • VANEZITHA
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario