Oki Doki

Publicado por Voodoo Girl en el blog The joy of what it means to be me. Vistas: 172

La lectura siempre ha constituido para mi un refugio, la razón primordial siempre ha sido esa, escapar… todos los beneficios que pueda aportar la lectura no fueron para mi más que efectos colaterales, derivados mas o menos irreverentes acaecidos por la manía de esconderse tras las hojas de un libro y concebir como refugio único e indispensable pequeños universos perfectos llenos de inverosímiles fantasías por más reales que parecieran o que me gustase que fueran… más que conocer a un escritor, me hubiese gustado conocer a alguno de los tantos personajes que he visto desfilar por el mundo literario, después de todo el escritor tal vez no sería mas que el burdo bosquejo reprimido que liberándose tras el tinte de una pluma da origen a un ser de inmaculada magnificencia y esa es la cosa… cuanto más leía era por que más quería huir, cuanto más quería huir más deseaba vivir ese mundo perfecto, con perfectos razonamientos, con perfectos valores, con perfectos modus vivendi a expensas de la ideología propia, esa que vale la pena mantener firme en los romances tormentosos, en las amistades tambaleantes, en los gobiernos injustos, en las sociedades vulgares y en la misma antesala de la muerte… y sin darme cuenta me fui adoctrinando poco a poco en la ideología de esos mundos perfectos, sin tomar en cuenta la imperfección del mío, del único en el que vivo… este en el que se me fue domando y moldeando para encajar perfectamente en él, el competitivo, el cruel, el injusto, el traicionero, pero a fin de cuentas el real y el verdadero… para cuando me di cuenta no era yo más que el bosquejo reprimido de alguna magnificente e inmaculada fantasía, útil y perfectamente funcional en esta sociedad… a veces no me queda más que el dolor de no ser un personaje de ficción, eterno, inmortal o en el peor de los casos reencarnable… lo único que me queda es un suspiro por hoja de lectura, una sentimiento ficticio de muerte inminente, una preocupación hipócrita, una simpatía sembrada con alevosía o más rara vez un platónico amor de fin de semana, pero esto es solo a veces y también es efecto colateral de ese primitivo deseo de esconderme, indudablemente infundado en mis más arcanos deseos de supervivencia, pero no una supervivencia cualquiera, una sana, una supervivencia que no fuera producto de una infancia tasajeada y reprimida a la que aún a veces me sorprendo aferrada a pesar de los pesares, por eso no me gustan las fiestas, por eso no me gusta mucho salir, por eso prefiero la soledad de mi recámara, las tardes y las noches tranquilas en compañía de un mundo perfecto, un mundo irreal donde no soy una imperfecta y reprimida pieza más del rompecabezas...
  • Dramatyka
  • Plangman
  • Voodoo Girl
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario