NO tengo imaginación para el título...soo se amuelan

Publicado por _Reika_ en el blog ·☆·¦[·Nymphette·]¦·☆·. Vistas: 124

Aqui aparezco para que la monga de Itzel no venga a difamar de que desaparezco cuando ella regresa :o


Ando Happy Happy por culpa de un menso que me quiere emborrachar y que se cree cavernicola....comiendo carne cruda :o


[​IMG]


Definitivamente maru me amara, ando mas peruanizada que ella misma xD. Probe Machu Pichu y es rico pero no soy tan amante de la menta y terminé hastiada ToT


[​IMG]


La piña colada fue muy rica y el tema tropical fue medio raro porque debia decorarse con piña NO con uva xD solo que el sapo se comio la piña restante :o


[​IMG]


Y la ultima foto es cortesia de Ray Productions que se cree fotografo y anda enviciado de mis ojitus birolosss como bizcochito xD


[​IMG]



PS: aclaro que la letra y el "Italics" lo pidio el menso este....como inchaaaaa




PSD: Sopita de pollo, mi te extraña >_>


--------------------

Caperucita Roja visitará a la abuela
que en el poblado próximo sufre de extraño mal.
Caperucita Roja, la de los rizos rubios,
tiene el corazoncito tierno como un panal.

A las primeras luces ya se ha puesto en camino
y va cruzando el bosque con un pasito audaz.
Sale al paso Maese Lobo, de ojos diabólicos.
«Caperucita Roja, cuéntame adónde vas».

Caperucita es cándida como los lirios blancos.
«Abuelita ha enfermado. Le llevo aquí un pastel
y un pucherito suave, que se derrama en juego.
¿Sabes del pueblo próximo? Vive en la entrada de él».

Y ahora, por el bosque discurriendo encantada,
recoge bayas rojas, corta ramas en flor,
y se enamora de unas mariposas pintadas
que la hacen olvidarse del viaje del Traidor...

El Lobo fabuloso de blanqueados dientes,
ha pasado ya el bosque, el molino, el alcor,
y golpea en la plácida puerta de la abuelita,
que le abre. (A la niña ha anunciado el Traidor.)

Ha tres días la bestia no sabe de bocado.
¡Pobre abuelita inválida, quién la va a defender!
... Se la comió riendo toda y pausadamente
y se puso en seguida sus ropas de mujer.

Tocan dedos menudos a la entornada puerta.
De la arrugada cama dice el Lobo: «¿Quién va?»
La voz es ronca. «Pero la abuelita está enferma»
la niña ingenua explica. «De parte de mamá».

Caperucita ha entrado, olorosa de bayas.
Le tiemblan en la mano gajos de salvia en flor.
«Deja los pastelitos; ven a entibiarme el lecho».
Caperucita cede al reclamo de amor.

De entre la cofia salen las orejas monstruosas.
«¿Por qué tan largas?», dice la niña con candor.
Y el velludo engañoso, abrazado a la niña:
«¿Para qué son tan largas? Para oírte mejor».

El cuerpecito tierno le dilata los ojos.
El terror en la niña los dilata también.
«Abuelita, decidme: ¿por qué esos grandes ojos?»
«Corazoncito mío, para mirarte bien...»

Y el viejo Lobo ríe, y entre la boca negra
tienen los dientes blancos un terrible fulgor.
«Abuelita, decidme: ¿por qué esos grandes dientes?»
«Corazoncito, para devorarte mejor...»

Ha arrollado la bestia, bajo sus pelos ásperos,
el cuerpecito trémulo, suave como un vellón;
y ha molido las carnes, y ha molido los huesos,
y ha exprimido como una cereza el corazón...

Archivos adjuntos:

  • Maru
  • Nuhur
  • Maru
  • Kotoko
  • Maru
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario