Naturaleza motora de las ideas

Publicado por CENTSOARER en el blog Un blog que se actualiza con cierta regularidad. Vistas: 144

(Y como consecuencia infortunada, de los sueños)

Antier vi Mansión Foster para Amigos Imaginarios y mientras la veía, sentí que una revelación me poseía. Quizá los creadores de la caricatura están bien conscientes de ese mensaje, entonces al instante pensé:

"LAS IDEAS CORREN, VUELAN Y SE ARRASTRAN... A VECES CHUEQUEAN".

Wildo, por ejemplo, es un personaje que tiene un ojo de esos de plástico con un círculo negro que se mueve al son de la gravedad, su contorno le da mucha movilidad, además Wildo no tiene un brazo. Pero ¿por qué no pensé en el nado y en la locomoción por saltos? Creo que debía pensar "Las ideas caminan, vuelan, nadan y se arrastran... todas pueden ir chuecas a su vez". Un amigo imaginario es una idea bien estructurada que no pertenece al mismo reino de los sueños; sin embargo, los sueños sí saltan, y a veces lo hacen chueco.

Hay pocas privaciones en cuanto a las características de la locomoción de las ideas: pueden caminar, trotar y correr, pueden volar lento, regular o rápido, de igual manera en esas categorías pueden arrastrase. Pero en el momento en que se me ocurrió, a pesar de ver amigos imaginarios andando despreocupadamente por la casa de Madame Foster, pensé en que CORREN, VUELAN Y SE ARRASTRAN: ya sé que esto ya lo dije antes, pero correr implica velocidad, el vuelo es normalmente rápido (y directo) y el reptil que imaginé fue veloz, como si dependiera de ello su vida, ofensiva o defensivamente no lo podría decir, además, era una serpiente.

Hay peces que mantienen una temperatura elevada gracias a la locomoción que logran con sus músculos laterales, alcanzando velocidades cercanas a los 100 km/h, como el pez vela o el marlín. Y los animales que conozco que salten, son una gran variedad de anfibios (en específico ranas y sapos), los canguros y muchos artrópodos (pulgas, ácaros, etc.). La idea de los saltos es muy característica de los sueños. Los sueños saltan ya veces chueco, y nos hacen creer que podemos volar, pero sólo es un graaaan salto. A veces en los sueños azotamos de lleno en el suelo, cuando saltamos muy alto o un pequeño puede llevarnos a un salto espacial que nos haga caer a un precipicio onírico, que nos hace saltar en la cama a la realidad o a la otra realidad. Y si te sales de la cama y saltando te vas a la regadera y luego saltando al trabajo y saltas las escaleras del metro: seguro estás soñando.

Renegaré si arguyen que escribo estas falacias (que les diga así no significa que lo crea) porque Historias del Desencanto tocó fondo en mi inconsciente... renegaré todo acerca de Historias del Desencanto. No sé por qué carajos escribo de historias del desencanto... pinche película de mierda.
  • Dramatyka
  • Gex
  • Plangman
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario