Muerte, resurrección, muerte, resurrección, muerte...

Publicado por veta en el blog // vetaventuras. Vistas: 100

Hoy he vuelto a soñar que mi Ancistrus (el pez al que más cariño tengo) moría, y no una vez, sino dos. Hoy ya ha sido demasiado.

Primero soñaba que lo veía enganchado al tronco en una parte muy superficial con los ojos blancos y muy pálida toda su piel. Y sin dudar que estaba muerto, lo movía, provocando que se soltara y se quedase flotando boca arriba en la superfície, seguido de un estallido de llantos por mi parte, como siempre.

Después he soñado que por alguna razón saltaban fuera del acuario él y mi pez ángel (que aparecía convertido en un goldfish naranja ¿?). Yo conseguía rescatar a mi pez ángel/goldfish, pero no encontraba a mi Ancistrus, aunque era enorme, de 20cm de longitud como un Plecostomus Hypostomus. Al final lo daba por muerto, aunque seguía buscándolo con desesperación, porque ¿cómo una cosa tan grande podía desaparecer ante mis ojos?

Y así pensando, me he puesto a recordar todas las formas en que ha muerto mi querido pez en estos nueve meses que llevamos juntos.

Una vez moría porque dejaba a cargo de alguien a mi acuario, y volvía y estaba todo el agua verde, no diferenciaba nada. Yo buscaba a los peces y alguno seguía vivo miraculosamente, pero recordaba lo sensibles que son los Ancistrus a los nitritos y nitratos y pensaba: ¡imposible que esté vivo! Creo que nunca encontré el cadáver.

Otra vez cambiaba el agua del acuario pero en la bañera, o los llevaba a ellos a la bañera, no recuerdo... la cuestión es que se me escapaban en la bañera, y conseguía salvarlos a todos, pero el Ancistrus se me escapaba y acababa enganchándose en mi pierna y yo reaccionaba instintivamente sacudiéndolo, hasta que se coló por el agujero del desagüe (aunque no cabe ni en broma...) y yo lloraba y lloraba por el sentimiento de asesina que llevaba.

La vez más graciosa fue cuando se me ocurrió comprarme un Boxer o Doberman o un perro similar, y lo introducía en el acuario. Singularmente estos perros necesitaban vivir dentro del acuario. Me gustó la idea y compré un perro más pequeño, no sé si era un Bull Terrier o similar, y lo metí también. Yo los miraba muy entretenida cuando me di cuenta que estaba descuidando a mis peces, y que mi Ancistrus acabaría muriéndose, como al final sucedió.

Bueno, teniendo en cuenta que no suelo recordar los sueños, me da miedo pensar de cuántas maneras más ha muerto mi apreciado Loricárido :llorar2: Me gustaría acabar con ellos, me levanto nerviosa y más si no comprobaré hasta mañana si se hace realidad mi sueño! :mad:
  • Rubén1926
  • veta
  • Gary
  • veta
  • veta
  • Rubén1926
  • veta
  • veta
  • veta
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario