Mission Impossible - but not tonight

Publicado por veta en el blog // vetaventuras. Vistas: 74

¿Nunca os habeis sentido como unos maquiavélicos espías en una misión creada exclusivamente por vosotros? Me explico...

Anoche me fui a dormir aprovechando que se me había acabado la batería de la GBA, pero NECESITABA tener para el día siguiente o me iba a morir de ansiedad durante los numerosos viajes que hago. No podía cargarlo en un sitio al alcance de mi abuela o a saber qué haría con ella mientras yo durmiera, así que debía encontrar un sitio cerca mío.

Pensé en usar el enchufe de la lamparita de mi cama así que me puse a seguir con cuidado el cable, pero llegó a algo extraño. Debía ir con mucho cuidado porque mi abuela estaba justo a mi lado, así que esperé un rato hasta volver a intentarlo. Volví a palpar, pero no me gustó encontrar algo metálico, así que dejé pasar más tiempo.

Como aquello estaba pegado a mi colchón, pensé en apoyar las manos en la pared y hacer fuerza para separarlo. Con la luz del móvil visualicé la pieza metálica, pero seguía sin entender qué era. Para colmo, al palpar, noté el tacto de puntas de cables pelados. Sólo faltaba que me diera la corriente...

Separé más la cama, de manera que podía coger la pieza y subirla a la altura de mis ojos. Era como un enchufe roto o parecido, lo que estaba claro es que estaba roto, y las piezas metálicas eran cortantes en muchos trozos, así que debía ir con cuidado. Prové de separar el enchufe de la pieza con poca fuerza y no parecía ser fácil.

A cada espacio de tiempo pensaba en dejarlo estar y quedarme sin jugar, pero al rato volvía a pensar que debía conseguirlo, hasta que tomé la pieza, estiré con fuerza y se separó. ¡Ya sólo quedaba enchufar el cargador! Lo saqué con cuidado de mi mochila y... intenté enchufarlo, porque aquello no tenía ninguna forma definida y sin luz era peor que un puzzle.

Usé la luz del móvil para ver la posición de los agujeros, pero aun así era imposible, sólo un golpe de suerte conseguiría acertarlo, así que dejé el móvil encendido en el suelo y rápidamente me pusé a insertarlos antes de que se apagara la luz. ¡Misión cumplida! Ahora mi GBA está disponible para mi vuelta a casa.

La mini aventura me costó más de una hora, porque debía moverme a cámara lenta y estar en silencio unos minutos cada cierto rato. Si alguien ha leído El corazón delator de Edgar Allan Poe entenderá lo que siento cada vez que hago algo así, y quien no lo haya leído, ¡que lo haga!
  • Aura Lance
  • veta
  • Gary
  • veta
  • 4c3
  • veta
  • Voodoo Girl
  • veta
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario