Me cago a mí mismo

Publicado por CENTSOARER en el blog Un blog que se actualiza con cierta regularidad. Vistas: 130

.....

Pensó entonces que como sus ganas de cagar eran tan inmensas y la mamá de Falomón no se callaba (tenía que desahogarse por su divorcio, euforia o de verdad disfrutaba su nueva soltería), la mejor salida y una bastante honesta era:

-- Señora... ¿el baño está dónde antes, igual?
-- Sí, Jazed, ahí atrás de tí.
-- OK

Entrando al baño y Falomón saliendo de su cuarto con la playera en mano.

-- ¡Vámonos, vamonos guey!

Jazed se mete al baño ignorandolo por completo. Caga con la consistencia más deseada, ni tan dura ni hecha agua, sólo lo perfectamente suave, tanta como para consentir los intestinos. Perfectamente. Se para y se limpia. Baja la palanca, pero la mierda no se va. Jazed no se da cuenta; se lava las manos (literalmente, en realidad nunca niega su caca). Se lleva las manos mojadas a la cara, está listo para salir. Justo cuando gira la cabeza Jazed se da cuenta que su mojón es grande y duro y de hecho no pudo irse por el caño; por el contrario, su mojón aparece como un falo de medio metro asomándose por la taza del baño como si ésta fuera su escroto. "¿¡Pero qué chingados es ésto!?", dijo en voz baja. Intenta ridículamente bajar la palanca de nuevo, pero aquella estructura ni se movió, no se movió nada.

-- ¡Órale Jazed! ¿Qué hiciste piedras o qué tragaste? ¡Ya lo tapaste!
-- No...
-- ¿¡Qué?!
-- ¡Nada!¡Déjame hacer a gusto!
-- Bueno, pero ¡apúrale cabrón!

Sin embargo Jazed no sabía ni por asomo de genilidad ni por aleatoriedad cómo resolverlo, había hecho todo lo que se le ocurría pero nada resultaba, a lo sumo logró desintegrar una pequeña parte del mojón echándole una cubeta llena de agua pero aún estaba enorme y era demasiado el escándalo. Falomón le dice con tono tranquilizador a Jazed que va a entrar en cuanto consiga la bomba, que no se preocupe, que el hace eso todo el tiempo. Jazed sabe que no es así, que nunca ha visto nada igual ni parecido, que su mamá se consternará, que él mismo no sabrá cómo reaccionar, y además, de repente... él sabe qué hacer. Jazed comienza a comerse su mierda, le da mucho asco, pero aún así continúa, se embarra la cara, las manos el pelo, le salen lágrimas mientras sonidos guturales y gemidos llenan el pequeño cuarto. La mamá de Falomón se desespera y comienza a gritar desde afuera para saber qué sucede y Jazed no podía hablar aunque se esforzaba por no hacer más ruido. Falomón ve a su mamá llorando y da tremenda patada a la puerta encontrando a Jazed comiéndose su excremento, que apenas lo llevaba por la mitad y lo único que hace es mover la cabeza de un lado a otro en un gesto de reprobación.
  • infinity
  • yashiro
  • Gex
  • Dramatyka
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario