<inserte titulo>

Publicado por Lita Copeland en el blog Adam Copeland ~. Vistas: 52

Cómo era de esperar, no, no aprobé el exámen de Matemáticas.

Por un 4.

Por un puto 4.

Por un puto punto no he aprobado.

Genial.

Lo que mas me jode no es el 4, si no que gente que no ha hecho NADA, como María, (nada más que hablar con Patricia, claro) ha sacado un 8, cuando gente como yo, que ha tenido que pasarse dos fines de semana estudiando (y renuncié a ir al centro de Madrid a ver a un tío mío que hacía dos años que no veía sólo por estudiar) ha suspendido.

Estoy harta.

Harta de esforzarme para nada, harta de que estudio todo lo que puedo y más y cuando me dan la hoja me quedo en blanco, harta de tener que mentir a mi madre y decirle que es un 4/8 para no defraudarla, harta de que gente que no se lo merece vaya a aprobar Matemáticas y yo me tenga que joder con un puto 4, en definitiva, estoy harta de que todo lo que haga no sirva absolutamente para nada.

¿Y qué voy a hacer cuando lleguen las notas y salga el puto 4? ¿Y si igual suspendo Francés? porque esa es otra.

Ya llevo dos exámenes suspensos en una semana, ¿qué os jugais a que mañana la de Educación Física dice que he suspendido el exámen (y por tanto, la evaluación)?.

Bueno, una más o una menos, serán los mismos meses sin internet y sin poder salir, nada más que en casa, rodeada de números, de letras en francés y de cosas de educación física (que AÚN sigo sin entender por qué coño nos tenemos que aprender lecciones del libro, educación FÍSICA señores, no MENTAL, aquí demos cómo se tira a canasta, joder).

:deshaogo_mode_of:
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario