LOS REYES DE TANTOCOB (El lugar de Nubes)

Publicado por CENTSOARER en el blog Un blog que se actualiza con cierta regularidad. Vistas: 98

PARRAFO TAL
Son reservados y notablemente simpáticos, los Reyes de Tantocob. Hablan siempre entre ellos y de ellos; no obstante, parece ser que nunca han sabido de su atributo, podríamos hablar de una meticulosidad a nivel genético. Algunos resultan aptos para el mundo exterior y tratan de seguirlo porque les atrae como polos contrarios de dos imanes distintos (y entran Reyes al juego), como la luz de noche a los insectos, como la Tierra a una pluma, como un amigo de la infancia al otro indiferente, como un par de desconocidos en dos distintos continentes del mundo, cada uno… como dos estrellas separadas por el universo entre ellas. Los Reyes aptos para el mundo exterior siempre regresan (-Nombre, como crees –Ni que fuera como el Fulano Tal –Jamás pisaré esta tierra otra vez para quedarme –Siempre que piense en regresar me clavaré una aguja en la yema del dedo –Antes me suicido -¿Qué caso tiene entonces? –Lo dudo en verdad –Yo no soy como él), siempre lo hacen.

PARRAFO n-2
¡Ah! Si alguien desea entrar al círculo de los Reyes de Tantocob no bastaría con el sólo unirse en matrimonio con alguno de ellos, sino que bastaría con dividirte el alma y clonarte el cuerpo un@s 99 pedazos/veces (o bien actuar esto a la perfección). Desintégrate y entrégate a ellos, hablarán entre ellos, de ti entre ellos con ellos, nadie más nunca lo sabrá, tú jamás lo sabrás pues estarás hablando cosas de ellos entre ellos que tampoco lo sabrán por ellos.

EL PÁRRAFO DE ALLÁ
Los Reyes de Tantocob son unos seres mágicos que de poder a poder competirían con los fairies sólo por diversión, se ha sabido que un Reyes venció, en duelo mano a mano, a un mismísimo ángel ganando los derechos que los Reyes de Tantocob mantienen hasta ahora. Poseedores de una innegable concupiscencia de la que nunca afuera nadie ha sabido de la que surgen incestos de los que se han negado de las bocas de los chismosos de los argumentos falaces *hic*.

El PÁRRAFO QUE VA SOBRE EL PÁRRAFO INICIAL Y FINAL
¡Ah! Esas no míticas y legendarias criaturas. Nunca sabes qué cosas harán. Crean tragedias para reunirse durante los días en que el sopor les parece insoportable. El fragor de todo lo que les rodea. Gritan –entre ellos y a sí mismos– para que alguien los escuche y ellos mismos no se oyen: ondas de sonido caprichosas… caprichoso el Dios (de los sonidos que viajan por ondas). Se miran entre ellos alegres y se beben uno, dos, tres… incontables tragos. Menean el alcohol con el cuerpo y el cuerpo por el alcohol mientras sienten lo que no están preparados para sentir y por eso se vuelven en carcajadas, cosa que me gusta. Buscan a alguien que pueda golpearlos porque, o son intocables o si los tocan se sienten más divinos. Gimotean y hacen carantoñas a cualquier edad, en cualquier situación, en sueños y enfermedad.

UN PÁRRAFO APARTE
Los Reyes de la Ciudad de las Nubes tienen talentos, por ese rasgo se distinguen mágicamente, por lo general, su talento principal es el reír y trabajar sobremanera. Algunos de ellos poseen facultades malas: uno de ellos, por ejemplo, es impensablemente inestable; todos los Reyes de Tantocob lo saben y lo discuten y el que lo es no lo ha remediado aún, empero ya lo sabe. Yo soy, por nacimiento, uno de los Reyes de Tantocob; mi talento principal es saber muy poco de muchas cosas, ese talento sólo me ha servido para nada, así que renuncié a la vida de los Reyes, así que me alejé de la vida Real.
  • Plangman
  • Gex
  • CENTSOARER
  • Gex
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario