Los Dualistas, o la funesta muerte de los gemelos Bram Stoker

Publicado por Voodoo Girl en el blog The joy of what it means to be me. Vistas: 1587

Por favor, queridos visitantes de mi blog, dense el tiempo de leer el cuento, dénselo...

1. BIS DAT QUI NON CITO DAT (El que no da pronto, da dos veces)

En casa de los Bubb reinaba la alegría.
Durante diez largos años, Ephraim y Sophonisba Bubb se habían lamentado en vano de su soledad. Inaccesibles al desaliento, habían contemplado una y otra vez las tiendas de ropa de bebé, y habían fijado sus miradas deseosas en los almacenes de los mimbreros, donde las cunas colgaban en tentadoras filas. En vano habían rezado, y suspirado, y farfullado, y deseado, y esperado, y llorado, sin recibir nunca ni el más mínimo atisbo de esperanza por parte de su médico de cabecera.

Pero ahora, al fin el tan deseado momento había llegado. Un mes había sucedido al otro con exasperante lentitud, y los días habían seguido perezosamente su curso. Los mese se convirtieron en semanas; las semanas menguaron hasta no ser más que días; los días se redujeron a horas; las horas devinieron minutos; los minutos se desvanecieron lentamente y ya no faltaban sino segundos.

Ephraim Bubb se sentó encogido en la escalera e intengó agudizar el oído preparándose para escuchar el compás de la maravillosa música que sin duda surgiría de los labios de su primogénito. En la casa reinaba el silencio, ese silencio mortal propio de la clama que precede al ciclón. ¡Ay! Ephraim Bubb, poco podías tú imaginar que el momento que se aproxima podría destuir para siempre tu pacífica y feliz existencia, y descubrir ante tus ansiosos ojos losportales de ese maravilloso país en el que la infancia reina suprema, y en la que al niño tirano le basta con un ademán de su manita y el tiple de su vocecita para sentenciar a sus padres a la tumba mortal bajo el foso del castillo. Palideces tan pronto como te asalta la idea. ¡Como tiemblas al descubrirte al borde del abismo! ¡Como desearías poder cambiar el pasado!

¡Pero escucha! Para bien o para mal, la suerte está echada. Los largos años de rezos y súplicas han llegado a su fin. Desde el interior de la habitación llega un llanto agudo, que se repite poco después. ¡Ah! Ephraim, ese llanto es el tenue esfuerzo de unos labios infantiles -inhabituados todavía a nuestra ruda y mundana forma de hablar- que intentan pronunciar la palabra <<padre>>. Precisamente en el momento más vívido de tu ensoñación, olvidas todas tus dudas; y cuando el doctor avanza hacia ti como portador de la felicidad, te encuentra radiante de satisfacción recién adquirida.

-Mi querido amigo, permítame que le felicite... por partida doble. ¡Señor Bubb, es usted padre de dos gemelos!


2. DÍAS DE ALCIÓN

Los gemelos eran los niños más buenos que jamás habían existido... o eso decían al menos los cogonoscenti, y los padres no tardaron en creérselo. La opinión de la niñera fue una prueba en sí misma.

No se trataba, señora, de que fueran buenos para ser gemelos, sino que eran buenos para ser niños; y ella debía de saberlo, no en vano había cuidado muchísimos en sus buenos tiempos, gemelos y no gemelos. Todo lo que pedían era que se les cortasen las piernecitas y se les pusieran unas alitas en sus adorables hombritos para poder colocarse uno a cada lado de una lápida de mármol blanco, bellamente tallada y consagrada a los restos de Ephraim Bubb; vaya si podrían, sí señor, si se diera el caso de que la esposa sobreviviese al padre de tan encantadores gemelos... pero se atrevería a decir, sin ánimo de ofender, que aunque un pelín -o dos- más mayor que su buena mujer, el señor Bubb seguía siendo un caballero de los más apuesto; y había oído que los caballeros nunca son demasiado mayores -además, por su parte, ella los prefería así-: no le gustaban los muchachos descerebrados; claro, que al padre de aquellos gemelos tan celestiales (¡Dios los bendiga!) no se le podía calificar de otro modo que no fuese de muchacho, aunque, al menos que ella supiera, nunca muchacho alguno había tenido unos gemelos como aquéllos, ni de ningún otro tipo, por cierto.

Los padres idolatraban a sus gemelos; eran al mismo tiempo su alegría y su tristeza. Que Zerubbabel tosía, allí estaba Ephraim, arrancando de su balsámico sueño con un agónico sollozo de consternación, debidoa a qeu las visiones de innumerables gemelos asfixiados y de ennegrecidos rostros acosaban su almohada. Que Zacariah lloriqueaba, hasta la cuna se apresuraba Sophonisba con el rostro pálido y los rizos desordenados. Ya fueran torturadores alfileros o cordeles, o irritantes moscas y franelas, o luz deslumbrante, o atemorizante oscuridad, o hambre o sed, lo qeu aslatara a la sincrónica progenie, el hogar de los Bubb se vio privado de sus horas de sueño, y la rutina de las tareas domésticas cambió.

Los gemelos crecieron como uno solo: fueron destetados, les crecieron los dientes y, finalmente cumplieron tres años.

Crecieron bellos uno junto al otro
llenaron unhogar, etc.

3. RUMORES DE GUERRA

Harry Metford y Tommy Santon vivían en la misma hilera de casas que Epharim Bubb. Los padres de Harry habían construido su hogar en el número 25; el número 27 se veía alegrado por la perpetua luminosidad de las sonrisas de Tommy; y entre aquellas dos residencias, siendo el número de la mansión el 26, Ephraim Bubb cuidaba de sus flores. Harry y Tommy se habían acostumbrado desde hacía tiempo a reunirse diariamente. Su principal método de comunicación había sido a través de los tejados, hasta que sus respectivos padres se habían visto obligados a pagarle a Bubb los daños que le habían ocasionado enel tejado y las ventanas de la buhardilla; a partir de aquel momento las autoridades paternas les habían prohibido que volvieran a encontrarse, mientras que su mutuo vecino había tomado la precaución de tapiar su jardín, rematando las paredes con vidrios rotos para prevenir sus incursiones. Harry y Tommy, en todo caso, al estar dotados de almas valientes y obstinadas, de una naturaleza lativa, ambiciosa e impetuosa, desafiaron las rugosas paredes de los Bubb y continuaron encontrándose en secreto.

Comparados con estos dos jóvenes, Cástor y Pólux, Damón y Pitias, Eloísa y Abelardo, no eran sino insípidos ejemplos de constancia y amistad. Todos los poetas, desde Higinio hasta Schiller, podrían cantar todas las nobles gesas y los desesperados peligros desafiados en el nombre de la amistad, pero se habríanquedado mudos de haber conocido el mutuo afecto de Harry y Tommy. Día tras día, y a menudo noche tras noche, se enfrentaban a los peligros representados por su niñera, su padre y su madre; y desafiaban la correa y el encierro, el hambre y la sed, y la soledad y las tinieblas, para encontrarse. Lo que hablaban en secreto por nadie era sabido. Que hechos perpetraban en sus simposios al amparo de la oscuridad, nadie pudo decirlo. Se encontraban a solas, permanecían a solas y a solas regresaban a sus respectivas viviendas. En el jardín de los Bubb había una glorieta recubierta de plantas trepadoras, y rodeada por unos álamos jóvenes que el orgulloso padre había plantado el día que habían nacido sus hijos, y cuyo rápido crecimiento había observado con satisfacción. Aquellos árboles ocultaban un cenador, y allì era donde Harry y Tommy, sabedores gracia a una cuidadosa observación de que nadie entraba en el lugar, celebraban sus cónclaves. Una y otra vez se encontraban con completa seguridad y se lanzaban, como de costumbre, a la búsqueda del placer. Descorramos el misterioso velo y veamos cuál era el Gran Desconocido ante cuyo altar se arrodillaban.

A Harry y a Tommy les habían regalado por Navidad una navaja nueva a cada uno; y durante mucho tiempo (casi un año), aquellas navajas, similares en tamaño y forma, fueron su principal fuente de deleite.

Con ella podían cortar y tajar en sus respectivas casas todo aquello que pudiera pasar inadvertido, ya que los caballeretes eran prudentes y no tenían deseos de que aquellos momentos de placer se convirtieran en dolorosos tormentos. Los interiores de los cajones, y de los escritorios, y de las cajas; los bajos de las mesas y las sillas; las partes traseras de los cuadros, incluso los suelos, donde las esquinas de las alfombras podían retirarse subrepticiamente; todo ello llevaba el sello de su habilidad artesana. Comparar notas sobre aquellos triunfos artísticos era una fuente de regocijo. a la larga, sin embargo, llegó un momento crítico: había que abrir un nuevo campo de acción, ya que los viejos apetitos estaban completamente saciados, ylos viejos placeres habían empezado a palidecer. Era absolutamente necesario que los esquemas de destrucción existentes se vieran aumentados; y sin embargo aquello apenas podía llevarse a cabo sin un terrible riesgo de ser descubiertos, ya que se habían alcanzado y sobrepasado los límites de seguridad. Pero, fuese el riesgo pequeño o grande, había que abrir un nuevo campo... encontrar un nuevo placer, ya que la antigua tierra se había vuelto estéril, y el ansia de satisfacciones crecía fieramente en su interior cada día que pasaba.

La crisis había empezado: ¿quien podría predecir el resultado?

4. QUE SUENE LA FANFARRIA

Se encontraron en el cenador, dispuestos a debatir aquel asunto tan grave. El corazón de ambos latía con los estampidos de una revolución, sus cabezas estaban llenas de intrigas y estrategias, y sus bolsillos estaban repletos de dulces, más dulces aún por el hecho de haber sido robados. Tras haber despachado los caramelos, los conspiradores pasaron a explicarse sus respectivas visiones sobre la necesidad de ensanchar sus horizontes artísticos. Tommy reveló orgulloso unplan que se le había ocurrido en relación a los agujeros que podrían hacer en la caja de resonancia del piano, de modo que sus propiedades musicales quedasen destruidas. Harry no se quedaba atrás en ningún momento con sus ideas de reforma. Había perpetrado el proyecto de cortar por la parte de atrás el lienzo del retrato de su bisabuelo, tenido en alta estima por su padre entre sus lares y penates, de tal modo que cuando el cuadro se moviese, la capa de pintura se resquebrajase y la cabeza se separase del resto del cuerpo.

Llegados a aquel punto del consejo, a Tommy se le ocurrió una idea brillante.

- ¿Por qué razón deberíamos privarnos de un doble disfrute, y no sacrificar en el altar de nuestro placer tanto los instrumentos musicales como los retratos de nuestras familias en ambas casas?

De este modo se pusieron de acuerdo y el encuentro quedó suspendido debido a la proximidad de la cena. Cuando volvieron a encontrarse resultó evidente que ha´bia alguna pieza que no acababa de encajar en el esquema, que -algo se estaba pudriendo en Dinamarca-. Tras un intercambio de esgrima verbal, se desveló que todos los planes de reforma doméstica habían quedado frustrados por la vigilancia maternal, y que tan fuerte hyabía sido la reprimenda debido a un descubrimiento parcial de sus esquemas que éstos deberían abandonarse, al menos por el momento, hasta que una mayor fuerza física permitiese a los reformadores reírse hasta la burla de amenazas y mandatos paternos.

Embargados por la tristeza, los desolados muchachos tomaron sus navajas y las contemplaron con respeto; afligidos, pensaron, como lo hiciese Otelo, en la desaparición de todas sus oportunidades de alcanzar el honor, el triunfo y la gloria. Compararon sus navajas con un cariño propio de padres seniles. Allí estaban... tan parecidas en tamaño y fuerza y belleza... sin empañar por la corrosión, impolutas, y con un filo intacto y tan agudo como el de la espada de Saladino.

Tan parecidas eran sus navajas, que de no haber sido por las iniciales grabadas enlos mangos ninguno d elos chicos podría haber estado completamente seguro de cuál de las dos era la suya. Al poco empezaron a alardear el uno frente al otro de la superior excelencia de sus respectivas armas. Tommy insistió en que la suya estaba más afilada. Harry afirmó que la suya era la más resistente. La guerra de palabras creció en intensidad. Los temperamentos de Harry y de Tommy se inflamaron y sus pechos juveniles se alumbraron con hombrunos pensamientos de odio y atrevimiento. Pero aquella hora se vio invadida por el espíritu de una era perdida en el tiempo, un espíritu que penetró incluso en el sombrío cenador de los Bubb, y que susurró en el oído de cad uno de ellos un esquema de sufrimiento tan viejo como el mundo, poniendo a la disputa de inmediato. Mediante un solo impulso, los chicos sugirieron poner a prueba la calidad de sus cuchillos mediante la ordalía de La Mella.

Tan pronto como se hubieron puesto de acuerdo, Harry colocó la hoja de su navaja hacia arriba, y Tommy agarrando firmemente la suya, blandió su hoja golpeándola contra la de Harry. Después , se invirtió el proceso, y Harry se convirtió en agresor. Entonces se detuvieron y contemplaron ansiosamente el resultado. No era difícil de ver: en cada navaja habían aparecido dos grandes muescas de igual tamaño, de modo que fue necesario reanudar la competición en busca de pruebas más concluyentes.

¿Qué necesidad hay de relatar minuciosamente los detalles de tan fatal disputa? hacía tiempo que el sol se había puesto y la luna se había alzado sobre el tejado de los Bubb, exhibiendo una bella sonrisa, cuando, agotados y molids, Harry y Tommy se retiraron a sus respectivas casas. ¡Ay! El esplendor de las hojas se había desvanecido para siempre. ¡Maldición! su gloria se había esfumado y ya nada quedaba, salvo dos ruinas inútiles con las hojas completamente melladas, y parecidad a nada salvo a las serradas colinas de España.

Pero aunqeu lamentaron la pérdida de sus tan apreciadas armas, los corazones de los muchachos se regocijaron, pues el día que acababa de marcharse les había descubierto un nuevo método de obtener placer, tan ilimitado como el horizonte.

5. LA PRIMERA CRUZADA

Aquel día, una nueva era amaneció en las vidas de Harry y Tommy. Mientras los recursos materiales de sus padres pudieran mantenerlo, su nuevo entretenimiento continuaría. Con extremo sigilo fueron tomando posesión de los componentes menos utilizados de la cubertería de su familia, y los fueron llevando uno a uno a sus rendez vous. Y aunque salieron perfectamente inmaculados del santuario que suponía la alacena del mayordomo... ¡Ay, no volvieron del mismo modo!

Pero con el transcurrrir del tiempo la cantidad de cuchillos disponibles se fue agotando, y de nuevo las inventivas facultades de los jóvenes tuvieron que volver a ponerse en marcha. Razonaron de la siguiente manera: -El juego de los cuchillos, es cierto, se ha agotado. Pero la excitación provocada por las mellas aún perdura. Adaptemos, por lo tanto, esta estupenda idea a nuevos mundos; sigamos viviendo bajo el resplandor del placer; continuemos jugando a mellar, pero usemos otros objetos además de los cuchillos.

Así se hizo. Ningún cuchillo volvió a llamar la atención de los ambiciosos jóvenes. Las cucharas y los tenedores, sin embargo, pasaron a ser golpeados y aplastados hasta la deformidad; los pimenteros se enfrentaron a otros pimenteros en el campo de batalla, y todos fueron retirados agonizantes del mismo; los candelabros pelearon entre sí para no volver a encontrarse a este lado de la tumba; incluso los fruteros fueron utilizados como armas en la cruzada del mellado.

Al fin, todos los recursos de la alacena del mayordomo se agotaron, por lo que dio inició un sistema de destrucción variada que en poco tiempo demostró ser ruinosa para los hogares de Harry y Tommy. La señora Santon y la señora Merford empezaron a darse cuenta de que los desgarrones y las roturas que asolaban sus hogares eran excesivos. Un día tras otro se sucedían las calamidades domésticas. Hoy, una valiosa edición de un libro buya lujosa encuadernación le habría hechho merecedor de ser expuesto en público, parecía haber sufrido la peor fortuna posible, ya que los bordes estaban aplastados y rotos, y el lomo aparecía completamente desgarrado; mañana, el mismo funesto destino le estaba predestinado a una miniatura; al día siguiente, las patas de una silla o de una mesa mostrarían indicios de severo maltrato. Incluso en el cuarto de juegos de los niños se oyeron lamentos. Se había convertido ya en una rutina diaria el que las niñas dejaran a sus muñecas tumbadas sobre sus camitas con caiño y cuidado cuando tenían que irse a dormir, para encontrarlas tras su descanso privadas de toda su belleza, con las piernas y los brazos amputados y los rostros golpeados más allá de toda semblanza humana.

Entonces empezaron a desaparecer las piezas de la vajilla. El ladrón no pudo ser descubierto, y los sueldos de la servidumbre empezaron a sufrir descuentos hasta llegar a ser más nominales que reales. La señora Merford y la señora Santon lloraron sus pérdidas, pero Harry y Tommy rieron con alborozo, cada día más, sobre los despojos que se habían ido acumulando en el bosquecillo de los Bubb. Hasta tal punto se había ido apoderando de sus mentes el disfrute por el mellado que se había convertido en un capricho... en una locura... en un frenesí.

Al final llegó un día funesto. Los criados de los Merford y de los Santos, hartos del hostigamiento continuo al que se veían sometidos debdio a las desapariciones, y viendo que la cuenta or las roturas había llegado a exceder sus propios sueldos, decidieron buscar una ocupación en la que, aunque no consiguieran una recompensa o un reconocimiento adecuado a sus servicios, al menos no perdieran ni la fortuna ni la reputación que les pudiera quedar. Por lo tanto, antes de hacer entrega de las llaves y de los bienes confiados a su cuidado, procedieron a realizar una cuenta preliminar por su parte para asegurarse de la corrección de lo acreditado. Intensa fué su inquietud cuando pudieron apreciar el verdadero alcance del caos que se había desencadenado; terrible fue su angustia ante el presente, amargos sus pensamientos sobre el futuro. Sus corazones, derrotados por el pesto del infortunio, les fallaron; se embotaron sus cerebros, que habían conseguido derrotar a enemigos más peligrosos que la pena; y se derrumbaron sus fornidas figuras sobre los suelos de sus respectivos sanctasanctórum.

Ese mismo día, algo más tarde, al ser requerdios sus servicios, se les buscó de una punta a la otra de la casa, hasta que se les encontró en el mismo lugar en el que se habían derrumbado.

Pero ¡Ay, la justicia! Fueron acusados de haberse emborrachado y de haber destruido deliberadamente mientras se hallaban en aquel degradante estado, todo aquello al alcance de sus manos. ¿O es que acaso no se hallaban las pruebas de su culpabilidad presentes en todo lo que habían destruido? Entones se les acusó de todos los males que habían aafligido a las dos casas, y ante su indignada negativa a reconocerlo, tanto Harry como Tommy, cada uno en su casa y de acuerdo al plan de acción, dieron unpaso al frente y aliviaron sus mentes del mortal peso que durante tanto tiempo les había afligido. Su historia fue que una vez tras otra habían visto a su mayordomo, cuando pensaba que nadie le estaba mirando, chocando entre sí cuchillos en la alacena, sillas y libros en el salón y el estudio, muñecas en la habitación de juegos, y platos en la cocina. Después de aquello, los señores de cada casa se mostraron inexorables e inamovibles en sus demandas por el cumplimiento de la justicia. Cada mayordomo fue condenado ante la ley bajo los cargos de embriaguez y destrucción intencionada de la propiedad privada.

Aquella noche, Harry y Tommy durmieron plácidamente y dulcemente en sus camitas. Los ángeles parecían susurrarles al odído, ya que sonreían como si estuvieran disfrutando de un sueño maravilloso. Las recompensas dadas por sus orgullosos y agradecidos padres yacían en sus bolsillos, y en sus corazones se agolpaba la feliz conciencia de haber cumplido con su deber.

Así de dulce debería ser el sueño de los justos.

6. DEJA QUE LOS MUERTOS ENTIERREN A SUS MUERTOS

Se podría suponer que Harry y Tommy aprovecharon aquellas circunstancias para olvidar sus desmanes.

Pero no fue así. Las mentes de aquellos dos jóvenes no eran ordinarias en los más mínimo, y tampoco sus almas estaban compuestas de una naturaleza tan endeble como para arredrarse ante las primeras muestras de necesidad. Como Nelson, desconocían el miedo; como Napoleón, creían que "imposible" era el adjetivo usado por los idiotas; y que se regodeaban en la gloriosa verdad de que en el léxico de la juventud no entra la palabra "fracaso". Por lo tanto, un día después del éclaircissement de los delitos de los mayordomos, se reunieron en la glorieta para planear una nueva campaña.

En el momento en que más negras se les presentaban las cosas y en que los estrechos muros de la posib¡lidad los mantenían fuera de sus límites, las deliberaciones de los impávidos jóvenes encontraron un rumbos a seguir:

- Ya hemos jugado con los objetos inanimados e inertes, ¿Por qué no pasar a los dominios de lo vivo? Los muertos ya se han deslizado hacia el pasado remoto y olvidado... que los vivos se anden con cuidado.

Aquella noche volvieron a encontrarse cuando todos los habitantes de las dos casas se hubieron retirado a disfrutar de un balsámico sueño, y nada sino los amorosos maullidos de los gatos nocturnos revelaban la existencia de vida sentiente. Cada uno acunaba entre sus brazos un conejillo y un pedazo de esparadrapo. Entonces, bajo la silenciosa y pacífica luz de la luna, dio inicio una actividad misterioso, sangrienta y tenebrosa. Lo primero fue tapar con esparadrapo las bocas de los conejos, para evitar que hiciesen ruido. Entonces, Tommy agarró a su conejo por el escurridizo rabo, y balanceó su masa blanca a la luz de la luna. Lentamente Harry elevó a su animal, agarrándolo de la misma manera,, hasta que ambos quedaron a la misma altura y lo arrojó sobre el de Tommy.

Pero no habían calculado bien. Los muchachos siguieron agarrando con firmeza los rabos de los conejos pero sus cuerpos se desgajaron y cayeron a tierra. Antes de que las condenadas bestias pudieran escpar, los competidores ya se habían arrojado sobre ellas y, agarrándolas por las patas traseras, reanudaron la prueba.

El juego prosiguió hasta altas horas de la noche, y cuando cada chico se retiró arrastrando triunfalmente el cadáver de su conejo favorito hasta depositarlo en su jaula, el cielo oriental empezaba a clarearse conel anticipo del nuevo día.

A la noche siguiente reanudaronel juego con un conejo diferente, y durante más de una semana (hasta que las jaulas quedaron vacías de materia prima) la batalla siguió su curso. Cierto es que entre la chiquillería de los Santon y los Merford aparecieron corazones tristes y ojos enrojecidos cada vez que una de las amadas mascotas aparecía muerta, pero Harry y Tommy dotados del corazón de acero propio de los héroes, ajeno al sufrimiento y sordo ante los sollozos de la infancia, continuaron desarrollando su competición hasta las últimas consecuencias.

Cuando se agotó el suministro de conejos, buscaron otro tipo de proyectil, y durante los siguientes días la guerra continuó gracias a la colaboración involuntaria de ratoncitos blancos, lirones, erizos, conejillos de indias, palomos, corderos, canarios, periquitios, pardillos, ardillas, loros, marmotas, caniches, cuervos, tortugas, terriers y gatos. De entre todos estós, como podría esperarse, los más difíciles de manejar fueron los terriers y los gatos, y de entra estas dos clases, la proporción de dificultad inherente al volteamiento de terriers, comparada conla que suponía el volteamiento de gatos, era la misma que existe entre el lac (sucedáneo de la leche) de la farmacopea británica y el agua que lleva ese compuesto que los repartidores venden al público incauto como si fuera leche. En más de una ocasión, mientras se hallaban absortos en el extático placer que les producía golpear entre sí sus respectivos gatos, Harry y Tommy desearon que la tumba silenciosa pudiera abrir sus pesadas y masivas fauces paa engullirlos, pues los felinos no se mostraban pacientes ante las agonías de la muerte y a menudo se desembarazaban de las ataduras dispuestas para garantizar la seguridad de los artistas y se revolvían contra sus verdugos.

En todo caso, llegó un momento enel que todos los animales disponibles habían sido sacrificados,pero la pasión por la competición seguía sin apagarse.
¿Como acabría todo?


7. UNA NUBE FORRADA DE ORO

Tommy y Harry estaban sentados enla glorieta, abatidos y desconsolados. Lloraban como dos Alejandros que se hubieran quedado sin mundos que conquistar. Al fin, la convicción de que los recursos disponibles para ser golpeados se habían agotado se les hizo completamente patente. Aquella misma mañana habrían librado una batalla desesperada, y su atuendo mostraba los estragos de la guerra abierta. Sus sombreros habían sido golpeados hasta convertirse enmasas informes, sus zapatos habían perdido las suelas y los tacones, y tenían los altos completamente desgarrados; los extremos de sus mangas, sus camisas y sus pantalones estaban hechos jirones; y si se hubieran permitido el masculino lujo de llevar fraques, también éstos habrían desaparecido.

Ciertamente, aquel modo de combatir se había convertido en una pasión absorbente. Durante mucho tiempo se habían visto fieramente arrastrados por las alas del demonio de la lucha, e inútiles incluso en sus mejores momentos habían resultado las incitaciones del bien. Pero en aquel momento, enfebrecidos por el combate, enloquecidos por el éxito simultáneo de todas sus armas, y con el ansia por la victoria aún sin saciar, deseaban más fieramente que nunca una nueva forma de placer: como los tigres que han probado la sangre, ansiabn una libración más potente y abundante.

Estando allí sentados, son sus almas convertidas en un tumulto de deseo y desesperación, algún genio diabólico guió hasta el jardín a los brotes gemelos del árbol de los Bubb. Cogidos de la mano, Zacariah y Zerubbabel salían por la puerta trasera: habían burlado la vigilancia de sus nñeras, y siguiendo el instinto explorador de la humanidad avanzaban osados hacia el gran mundo, la terra incógnita, la última Thule del dominio paterno.

Poco a poco, se acercaron al grupo de álamos, tras el que se ocultaban los ansiosos ojos de Harry y Tommy, que observaban su avance, ya que los muchachos sabían que las niñeras solían reunirse allá donde estuviesen los gemelos, y temían ser descubiertos síi se les cortaba la retirada.

Era una imagen conmovedora, la de aquellos adorables bebés, idénticos en forma, rostro, tamaño, expresión y vestimenta; tan parecidos, -que uno no podría decir quién era quién-. Cuando Harry y Tommy advirtieron aquella sorprendente semejanza, se miraron entre sí y, agarrándose por los hombros hablaron en susurros:

-¡Diablos! ¡Pero si son idénticos! ¡Ésta será la apoteosis de nuestro arte!

Con la excitación grabada en sus rostros y las manos temblando, establecieron sus planes para atraer a los confiados gemelos hasta los límites interiores de su matadero, y tuvieron tanto éxito que, en breve, los gemelos habían avanzado tambaleándose hasta quedar detrás del círculo de álamos, fuera del campo de visión de la mansión de sus padres.

Harry y Tommy no eran conocidos en el vecindario por su amabilidad ni por su buen comportamiento en sus casas, pero vel el modo amable en que se dirigieron a los indefensos bebés habría hecho las delicias del corazón de cualquier filántropo. Mediante sonrisas, palabras traviesas y dulces artimañas, les atrajeron hasta el interior del cenador. Después con el pretexto de columpiarlos por el aire de esemodo que les encanta a los niños, los levantaron del suelo. Tommy agarró a Zacariah, que sonreía con su carita de luna en dirección a las telarañas que se acumulaban en el techo del cenador, y Harry, congran esfuerzo, alzó al querúbico Zerubbabel.

Ambos se prepararon para acometer una gran empresa: Harry para golpear, Tommy para recibir el impacto; y entonces pudo verse la figura de Zerubbabel girando en el aire alrededor de la cara iluminada y decidida de Harry. Se oyó un impacto repugnante y el brazo de Tommy cedió visiblemente.

El blanco rostro de Zerubbabel había golpeado de lleno contra el de Zacariah, ya que Tommy y Harry eran para entonces unos artistas con demasiada experiencia como para fallar un objetivo tan evidente. Las narices se demigaron comi si fuesen de barro, las carnosas mejillas quedaron durante un momento completamente aplanadas para separarse despuès empapadas de sangre. De inmediato, el firmamento quedó rasgado por una serie de gritos tan terribles que podrían haber despertado a los muertos. Desde el interior de la casa los Bubb llegaron los ecos de las voces de los padres y de sus pasos. Al oír el ruido de los pies apresurarse a través de la mansión, Harry le dijo a Tommy:

-Estarán aquí en un momento. Subamos al tejado del establo y retiremos la escalera.

Tommy asintió mediante un gesto, y los dos muchachos despreciando las consecuencias, arrastrando cada uno a un gemelo, ascendieron al tejado del establo con la ayuda de una escalera que solía estar apoyada en la pared, y que retiraron en cuanto hubieron llegado a arriba.

Cuando Ephraim Bubb llegó desde la casa en busca de sus queridos niños perdidos, se encontró con una visión que le heló el alma. Arriba, en el alero del tejado del establo, Harry y Tommy habían reanudado su juego. Parecían dos jóvenes demonios forjando un instrumento diabólico, ya que los gemelos eran elevados por turnos y después arrojados con una fuerza fenomenal sobre la forma supina de su semejante. Nadie salvo un padre cariñoso e imaginativo podría llegar a adivinar como se sintió Ephraim. De hecho, ver cómo sus hijos, los consuelos de su vejez, sus amados gemelos, eran sacrificados para el brutal placer de unos jóvenes degenerados que ni siquiera eran conscientes de su infanticidio, destrozaría incluso el corazón del más insensible de los progenitores.

En vano gritaron Ephraim y Sophonisba, que acababa de llegar hasta la escena con los rizos desordenados, lamentándose por el destino de su desgraciada descendencia y solicitando auxilio: quiso el infaustos azar que nadie más que ellos pudiera ver aquella carnicería o escuchar los chillidos de angustia y desesperación. Ephraim se subió salvajemente sobre los hombros de su mumer para intentar escalar el muro del establo, pero también fué en vano.

Frustrados todos sus esfuerzos, corrió hasta la casa y regresó un momento más tarde portando una escopeta de dos cañonese, que cargó mientras corría. Se aproximó al establo y les ordenó a aquellos jóvenes asesinos:

-¡Soltad a los gemelos y bajad aquí antes de que os dispare como si fuerais perros!
-¡Nunca!- exclamó el heroico dúo al unísono, antes de ocntinuar con su horrible pasatiempo, multiplicando el entusiamos al saber que los atormentados ojos de los padres lloraban a causa de su alegría.

-¡Entonces morid!- chilló Epharim al descargar sus dos cañones (derecho e izquierdo) sobre los competidores.

Pero ¡Ay! El amor por sus pequeños hizo temblar aquella mano que nunca antes había vacilado. Cuando desapareció el humo y Ephraim se hubo recuperado del retroceso del arma, oyó unas estruendosas risas de triunfo y vio a Harry y a Tommy, completamente ilesos, agitando en el aire los torsos de los gemelos... el cariñoso padre les había volado la cabeza.

Tommy y Harry chillaron de gozo, y tras jugar a lanzarse los cuerpos durante un rato, vistos únicamente por los ojos del infanticida y de su esposa, los arrojaron al vacío. Ephraim se apresuró a coger aquello que una vez había sido Zacariah, y Sophisnoba le siguió frenética para intentar detener la caída de los restos de su amado Zerubbabe.

Pero ninguno de los dos padres tuvo en cuenta el peso de los cuerpos y la altura desde la que habían sido arrojados. Dado que ignoraban una fórmula dinámica de lo más simple, intentaron realizar una operación que la calma y el sentido común, ujnidos al conocimiento científico, les hubieran revelado como imposible. Las masas cayeron y Ephraim y Sophonisba murieron a causa del impacto con los gemelos, quienes de este modo se convirtieron en parricidas a título póstumo.

Un juez de instrucción de lo más espabilado declaró a los padres culpables de infanticidio y suicidio, gracias a las pruebas aportadas por Harry y Tommy, quienes juraron, aunque de mala gana, que aquellos monstruos inhumanos enloquecidos por la bebida, habían asesinado a sus retoños al dispararlos al aire con un cañón (posteriormente robado) que los había hecho caer sobre sus cabezas como si de maldiciones se tratase; y que luego se habían matado eluno al otro suis manibus, con sus propias manos.

En consecuencia, a Ephraim y a Sophonisba Bubb se les negó el solaz que otorga un sepelio cristiano y fueron entregados a la tierra sin mayor ceremonioa que la de atravesarles el cuerpo con una estaca para que quedaran bien clavados en sus ímpias tumbas, por lo menos hasta el Día del Juico.

Tanto Harry como Tommy fueron recompensados con honores nacionales y fueron armados caballeros sin que su tierna edad supusiese un inconveniente.

La fortuna pareció sonreírles en los años que siguieron; alcanzaron una edad considerable gozando de buena salud, y fueron respetados y apreciados por todos.

A menudo, en las doradas vísperas del verano, cuando la naturaleza parecía descansar, cuando se abría el barril más añejo y se encendía la lámpara más grande, cuando las castañas se asaban sobre las brasas y el cabrito giraba sobre el espetón, cuando sus bisnietos pretendían reparar una armadura imaginaria y guarnecer el penacho de un imaginario casco, cuando las lanzaderas de las buenas esposas de sus nietos destellaban en sus telares, los dos viejos acostumbraban recordar, entre gritos y carcajadas, la historia de LOS DUALISTAS, O LA FUNESTA MUERTE DE LOS GEMELOS.
  • veta
  • Voodoo Girl
  • Tooru Shinomiya
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario