Lime de Indebidamente enamorada cap.23 +18

Publicado por Laura Al en el blog El blog de Laura Al. Vistas: 122

(Narrado por Sesshomaru)
Llegamos a casa algo tarde, todo el día lo pasamos en la calle, veníamos de un antro, ya que habíamos quedado en hacer cosas que alguno o ninguno de los dos hubiera hecho antes, y el antro era algo que Aome nunca había pisado en su vida, así que decidimos ir a uno. Nos la habíamos pasado bien, pero no había contado con que también era novata en alcohol…

—Con cuidado—dije mientras le ayudaba a caminar.

A tropiezos y mareos, subimos hasta la habitación, ella venía diciendo cosas y riéndose, definitivamente se había emborrachado. La dirigí al baño, me reclamó cuando empecé a desvestirla, pero la ignoré y llené el jacuzzi con agua fría, la cargué y la metí.

—Es para que se te baje la borrachera—le dije cuando se quejó de lo frío del agua.

— ¡Está heladísima!—siguió quejándose. Mientras tiritaba de frío, la enjaboné y enjuagué, al terminar la dejé un rato en la tina, con el cabello enjabonado nada más.

—Iré por un café, no tardo—Salí y me dirigí a la cocina, calenté el agua y a los pocos minutos ya iba subiendo con un café bien cargado, entré y la vi enjuagándose el cabello—Toma—le di la taza.

— ¿Qué es?—dijo al agarrar la taza y sorber un poco.

—Café—Le dije al ver que hacía gestos por haberse quemado la lengua—Está caliente…

—Si no me lo dices no lo noto—me reclamó, me dio la taza— ¿No me acompañas?—me sorprendió su pregunta.

— ¿Qué?

—Vamos me toca bañarte—dijo de forma coqueta. Supuse que serían los efectos del alcohol—Bueno si no quieres no—se molestó.

La miré extrañado, suspiré con pesadez y me desvestí para hacerle compañía, en fin sólo sería otro baño. La vi aplaudir contenta al verme junto a ella, y con torpeza intentó enjabonarme la cabeza, así que le fui ayudando. Una vez ya enjabonado, trató de enjuagarme, por un lado me gustaba verla así menos cohibida, lastima que fuera por el alcohol, pensé.

Un apasionado beso me sacó de mis pensamientos y la miré con ojos muy abiertos, Aome me estaba besando, y vi como acercaba su cuerpo al mío, ¡Maldición! Pensé molesto, si esta chiquilla sigue así… ¡Demonios! Tenía que ser obra del alcohol. Quise apartarme de ella, pero fue tarde pues me abrazó rozando sus senos con mi pecho bajo el agua, y poco a poco se iba acercando más hasta que sentí su vientre rozando mi parte. Un ligero gemido salió de sus labios.

Tragué saliva intentando controlarme, de por si la situación era demasiado excitante, dejó de besarme la boca y fue bajando lentamente por mi cuello hasta el pecho.

—Basta—La detuve al sentir que cierta parte de mi cuerpo no soportaría más éstas acciones. No sería problema si estuviera en sus sentidos, pero no lo estaba. Me miró con reproche, demonios le dio un toque más excitante…

— ¿No te gusta?—preguntó.

¿No gustarme? ¡Me fascinaba! Y si no me detenía, terminaría haciendo algo de lo que después quizá ella se arrepentiría, porque en definitiva yo no lo haría…al contrario. No me dio tiempo a responder, pronto sentí una mano sí, justo en donde no debía tocarme sino quería que perdiera el poco control que estaba intentando no perder. Un gruñido salió de mi garganta cuando sentí que con su mano derecha tocaba completamente mi parte, y peor aún cuando sus dedos recorrieron mis testículos de forma lenta, torturante, excitante. Tomé su brazo derecho deteniéndola, y la miré profundamente.

—Si sigues así dejaré de contenerme—le dije en un tono de voz ronco, realmente me encontraba excitado—Y no me detendré…

—No lo hagas—me dijo en un tono seductor.

—No estás en tus sentidos Aome, es mejor que paremos—seguía luchando contra mi mismo, me miró y sonrió de forma traviesa, y sin importarle que detuviera su brazo, volvió a masajear mi parte, haciéndome soltar un gemido—Tú lo has querido, así que no te quejes después de las consecuencias pequeña—Detuve su brazo y me miró interrogante, el poco control que tenía se desvaneció al instante, la tomé de los hombros y la besé con pasión…vi que se sorprendió de momento, pero sonreí al ver que también me correspondía y de la misma forma…
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario