Brent 21 Noviembre 2007
Seis días a punto de ser siete.
Cuando ya no me encontraba a mí mismo bajaste del cielo y no sólo me dejaste sentir tu hombro cuando caí dormido en la tarde, sino que cumpliste mi deseo por el que tanto había suplicado mientras abrazaba tu retrato: recuperar lo perdido e irrecuperable.

¿Qué haría yo sin ti, mamá?