Lemons de "¿Por qué me has Abandonado?"

Publicado por Kayazarami en el blog Espiral de Luna. Vistas: 7072

[​IMG]




-Primer Lemon-

Nadie dijo nada.

Kagome se encontraba paralizada, sin poder moverse... ¿La iban a tomar...los dos? Su pregunta pronto obtuvo respuesta, Naraku se desplazo lentamente, colocándose tras ella y sus cuerpos conectaron.

La chica intento moverse al notar el miembro de Naraku a través de la ropa de el, totalmente excitado, cerca de su trasero. Pero no pudo moverse, pues Sesshômaru se situó frente a ella.

No querían darle tiempo para pensar, ninguno de los dos.

El hanyou a su espalda comenzó a lamer su cuello, mientras sus manos se deslizaban por las caderas de la chica. Sesshômaru, no quedándose atrás, unió sus bocas y comenzó a quitarle la parte superior de su uniforme, dejando al descubierto un pequeño sujetador que reprimía sus senos. Lo desecho rápidamente y cómenos a masajearlos con sus manos.

-Ahhh....

La miko sintió como las manos de Naraku, que no apartaba en ningún momento la boca de su cuello, se filtraban bajo su falda, acariciando su sexo a través de la fina tela que lo cubría. No pudo evitar gemir con más fuerza.

Aprovechando esto, el youkai dejo sus senos y aprovecho para desnudarse. Naraku lo miraba desde el cuello de Kagome con expresión de lujuria, desde luego, aquello había sido una magnifica idea. Presiono un poco mas el sexo de Kagome, provocando un estremecimiento en el cuerpo de esta, queriendo más, bajo la prenda que la cubría y se deshizo de ella junto a la falda, haciendo que quedara desnuda al mismo tiempo que Sesshômaru.

El pene del demonio, totalmente erguido de ver a Kagome gimiendo ante el, semidesnuda, deseaba introducirse en ella de una sola embestida, pero si lo hacía, la dañaría.

Por su parte, Kagome quedo impactada por el perfecto cuerpo del demonio, su fuerte torso...Cuando se le acerco, tembló. Ya estaba totalmente sonrojada, no podía sentir más vergüenza, o eso creía.

Naraku tomo a Kagome sujetando sus piernas con ambos brazos, de manera que la espalda de ella quedaba apoyada en su pecho y sus piernas abiertas en el aire.

Sesshômaru pareció entender y se agacho, para probar con sus labios la cavidad totalmente húmeda de la miko.

-¡¡Ah!! No...Para...no sigas...

Lentamente, el youkai comenzó a lamer su sexo, haciéndola gemir sin control. Cuando sintió que el orgasmo de ella se aproximaba, se detuvo.

Entonces le toco a él tomarla por la espalda, pues bien sabía que era Naraku el que debía penetrarla o moriría. Este se deshizo de la piel de babuino que llevaba encima y de una sola embestida entro en la sacerdotisa.

Kagome grito de dolor. Sesshômaru lo miro con furia. Detuvo totalmente sus movimientos, minutos después hablo Kagome.

-Cont...Continua...Ah...Por...ahh..favor....

No se hizo de rogar y comenzó un ritmo lento, hasta que ella le grito.

-¡Mas fuerte, no te siento!

El ritmo se volvió frenético, Naraku entraba y salía dilatando las paredes de la cavidad de la joven, que se sentía morir. Ambos gemían, pero ella deseaba algo más.

Sentía que Sesshômaru muy tenso tras ella, así que giro el rostro y susurro:

-Tómame...Aaahhh... tú... también... onegai.

Sesshômaru no se hizo de esperar, mientras Naraku la embestía con fuerza, el introdujo un dedo en la pequeña cavidad trasera de Kagome, esta gimió levemente de dolor, pero el placer que le daba Naraku contrarrestó inmediatamente el dolor.

-Hazlo...Sessh...ômaru...Haa....No.... me dolerá....

Sin poder contenerse por mas tiempo, la embistió por detrás con mucha fuerza, ella soltó un leve grito de dolor y el se detuvo, pero Naraku continuo. Sesshômaru comenzó a masajearle los senos con delicadeza y a penetrarle despacio.

Al poco, los tres gemían de placer, siguiendo un ritmo salvaje que se habían impuesto, moviéndose al unísono, penetrándola una vez tras otra, hasta que no pudieron más y alcanzaron el orgasmo.

-Segundo Lemon-
Las manos le quitaron la blusa, dejándola en sostén, mientras su boca se deslizaba por el cuello de ella.

Kagome se dejaba llevar mansamente, era todo tan agradable... El demonio le arranco la falda y la tumbo en el suelo.

-Sesshômaru...

-Eres preciosa.

-0///0

Entre caricias y besos, el youkai iba deshaciéndose del resto de la ropa de la chica, mientras que esta solo gemía. Pronto quedo completamente desnuda.

Cuando se dio cuenta de como estaba, intento cubrirse con las manos y apartarse, pero el demonio no lo permitió.

-Sesshômaru...No...Mires....

-Muy bien, mira tu.

-¿Qu...que?

El Taiyoukai comenzó a desvestirse delante de la chica sin ningún pudor. Kagome se cubrió los ojos con las manos para no mirar, craso error que el demonio aprovecho para tomarla del brazo y pegar sus cuerpos y después sostener con sus manos las muñecas de ella.

La imagen de Naraku sosteniéndola le azoto la mente y su cuerpo reacciono temblando. Naraku...Quien estaba ante ella era Naraku...

-Por...favor...Suéltame....

-Humana. Mírame.

-¡Por favor! ¡NARAKU!

-¡¡Kagome!!

Su nombre, la había llamado por su nombre, la voz de Sesshômaru, la sorpresa le pillo desprevenida y él le sostuvo la barbilla con las manos, obligándola a mirarle.

-Sesshômaru.

-No te voy a hacer ningún daño, tranquila.

La beso y después recorrió todo su cuerpo con su lengua, al llegar a su sexo, comenzó a lamerlo lentamente, provocando gritos de placer en le joven.

Era Sesshômaru, estaba siendo tan delicado... La piel le ardía y sentía como también ardía la del youkai. La recorrían espasmos de placer, pero deseaba que él sintiera lo mismo.

En cuanto el demonio dejo de acariciar su sexo con su lengua, ella se situó sobre él.

-Déjame...

-No es necesario.

-Quiero hacerlo.

-...

¿Aquello era un si? Comenzó a acariciar el bien formado pecho del demonio con sus manos, despacio, probo el sabor de su piel y memorizo su olor, después, imitándolo, deslizo su lengua desde el cuello hasta la ingle.

Toco su miembro con las yemas de los dedos, y comenzó a lamerlo lentamente. Sesshômaru comenzó a gemir suavemente, lo que le encanto.

Tener a un demonio tan poderoso y serio gimiendo por las caricias que le das la excito mas de lo que cualquier otra cosa hubiera echo jamás.

Las lamidas se hicieron mas profundas los gemidos más desesperados, hasta que el youkai termino derramándose en su boca, lo cual le resulto un poco violento.

-Kagome...

-Ah...Lo siento...¿He hecho algo mal?

-No, lo has echo...

-¿Si...? Mmmhhh.....

Otro beso, uno profundo y desesperado cubrió su boca, a lo que ella respondió igual de apasionada.

El demonio se coloco sobre ella y separo los labios.

-Al principio te dolerá, pero será por poco.

-Ya lo se....

Error, para castigarla, Sesshômaru entro en ella con fuerza, pero no contaba con que ella comenzase a llorar.

Dolía, le dolía mucho, ¿por que había sido tan brusco?

-Para...Por....fav...

-Ssshhh...No digas nada, perdóname, pero no vuelvas a mencionarlo...

Ese tono parecía...Kagome dejo de llorar y sonrió, lo cual, sonrojada como estaba, quedo muy dulce...

-¿Estas celoso?

-....

Comenzó a moverse lentamente, pero al poco Kagome le exigió que fuera más rápido y las embestidas se hicieron brutales.

Gemidos, reparación acelerada, gritos...Placer. Pronto el demonio se vino en ella y salio de su interior. Equivocadamente, la chica creyó que había terminado, pero el la puso de espaldas a cuatro puntos y comenzó a acariciarle el clítoris, hasta que comenzaron una nueva ronda.

Cuando ella creía que no podría más, Sesshômaru estallo y el orgasmo los sacudió a ambos como un espasmo.


-Tercer Lemon-

Los ojos de Sesshômaru brillaban de pasión.

Rápidamente, se deshizo de la blusa que cubría el pecho de la chica, para masajear con sus manos los senos allí ocultos.

Kagome jadeaba suavemente, dejándose llevar.

Pronto, el demonio pareció aburrirse de ellos y le quito la falda, para después deslizar la mano bajo las braguitas de ella, provocándole escalofríos de placer.

-No..Aghmm...No te muevas...¡Noo..! ¡¡Aghhmmm!! ¡¡Ahhmmm...!!

Cuando considero que ya estaba lo suficientemente húmeda, retiro su mano de allí y retiro la fina prenda que cubría el sexo de la chica, dejándola completamente desnuda, sentada sobre él.

-Sesshômaru, ¿Que...?

-Desnúdame.

-No...Yo no...

La mano de el comenzó a acariciar de nuevo lentamente el sexo de ella, que no podía más.

-Sesshômaru, por favor...aghmm...Hazme...¡Aghmmm!

-Vamos, miko...

Obedeciendo las órdenes de él, comenzó a desnudarlo, gimiendo sin control mientras el acariciaba su zona más sensible.

Primero le quito la armadura, luego parte superior del yukata, el lazo, los “pantalones”, hasta que el youkai quedo totalmente desnudo.

Él la miraba divertido mientras Kagome no dejaba de gemir y suplicarle que terminase pronto.

La coloco sobre él, despacio, penetrándola lentamente, torturándola un poco más.

-¡¡Aghhm...Hazlo...pronto...Sessh...ômaru...!!

ÉL cedió y comenzó a moverse rápidamente, mientras la tomaba por las caderas con sus manos, subiendo de arriba abajo.

Kagome gritaba sin control, aquello era demasiado excitante y el placer la llenaba por completo, un poco más y perdería la razón.

Pronto, leves espasmos recorrieron al demonio y este estallo en el interior de la chica, haciéndola gritar por última vez cuando el orgasmo le llego.

N.Autora: ¡¡Volver al fic, pero no cerréis esta pagina!!

-Cuarto Lemon-


Kôga le agarro las manos con fuerza y la obligo a montarse a sus caderas mientras sostenía sus manos juntas contra la pared, de modo que no pudiese moverse.

De varios impulsos, el pene entro en el sexo de la chica, que grito de dolor.

-¡¡Para!! ¡¡Suel...Ughhhh!!

El lobo la silencio besándola, introduciendo su lengua en la boca de la chica. Kagome intentaba morderle, sin mucho éxito, cuando comenzó a sentir como él se movía fuertemente en su interior.

Al principio le dolió, le dolió muchísimo, hasta que su cuerpo se adecuo al del lobezno y, mal que le pese, comenzó a jadear suavemente de placer, pero sin poder evitar llorar del asco.

Mientras, Kôga paseaba su lengua por su cuello, bajándola hacía su pechos, mordisqueando levemente sus pezones, provocándole escalofríos.

A pesar de que su cuerpo sentía placer, este se confundía con el dolor, el asco y el miedo a lo que estaba pasando.

Ella no quería a Kôga y mucho menos quería que él le hiciese aquello. Era repugnante.

Pronto, el lobo comenzó moverse frenéticamente contra ella, acelerando el ritmo de las embestidas, al tempo que Kagome sentía como su cuerpo alcanzaba el clímax.

Y termino derramándose dentro de la chica.
  • Yami
  • Arizona
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario