Lemon de Oscuridad

Publicado por Hira en el blog Hira, gira gira la cabecita xD. Vistas: 627

Él empezó a besarme el cuello, sus labios se notaba muy suaves en mi piel... me hacía cosquillas... eso hacia que saliese una pequeña risa de mi boca que contagiaba a Inuyasha, el cual, paraba de darme besos en el cuello y yo hacía pucheros... así estuvimos un largo rato, jugando y besándonos asta que Inuyasha, sin poder aguantar más volvió a coger la iniciativa... volvió a besarme otra vez el cuello, pero esta vez, sentía como algo en mi estomago se movía... estaba nerviosa... no era para más... era mi primera vez... siento como las manos de él bajan hacía mi cadera y allí cogía la parte de arriba de mi pijama y me lo sacaba... como me había levantado “recientemente” no llevaba sujetador y él se quedó mirando de cintura para arriba de mi cuerpo... yo aproveche para mirarle a los ojos... y pude descubrir que me miraba no con deseo sino con... ¿amor?, no me dio tiempo a pensar en algo más, ya que mi mente se quedó en blanco en cuanto él volvió a besarme el cuello... cerré mis ojos de la plena satisfacción que me causaba esas caricias en mi cuerpo. Sentía como sus caricias bajaban de mi cuello asta mi pecho... allí él se la pasó jugando y mordisqueando con ellos un buen rato mientras yo me moría de placer. Después bajó al ombligo, el cual, me lamió por cinco veces, dándome pequeños escalofríos junto con el placer que conllevaba. Después empezó a bajarme los pantalones de pijama y mis braguitas de ositos que llevaba. Empezó a besarme la barriga y fue bajando hacía la vajina. Allí ya no pude pensar en nada... el placer era tan grande que lo único que podía decir era su nombre entre gemidos muy notorios. Después él metió sus dedos dentro de mí y empezó a jugar dentro. Yo ya no gemía si no que gritaba su nombre... empecé a respirar rápidamente, quería más, mucho más, asta que algo, me recorrió todo mi cuerpo dándome un placer incalculable, pero no estaba satisfecha, quería más y en ese momento, como si me leyera el pensamiento, Inuyasha me miro a los ojos, dudoso, yo asentí con la cabeza. Le ayudé a quitarse la camisa y los pantalones junto a los boxers. Esperé unos segundos y vi como Inuyasha, ante mi mirada dudosa, me enseñó el envoltorio de un preservativo. Después de unos segundos, me empezó a besar en los labios, mientras que con sumo cuidado se adentraba en mi. Lancé un gemido de dolor al notar un dolor agudo procedente de mi vajina. Inuyasha se quedó quieto mientras me miraba. Yo los tenía cerrados pero podía sentir su mirada perfectamente. Cuando dejé de sentir dolor los abrí de nuevo y vi que él me miraba con preocupación, yo volví a asentir con la cabeza y él empezó a balancearse, poco a poco. Sus envestidas eran muy suaves y delicadas... yo seguía su movimiento de caderas con las mías. Mientras el ritmo subía, los gemidos también. Yo sentía el placer recorrer todo mi cuerpo mientras él aumentaba más el ritmo. De repente sentí como algo me recorría toda entera, era el placer más grande que había experimentado y no pude reprimir un gemido casi chillido de placer. Simultáneamente Inuyasha había llegado a su climax y se dejó caer sobre mí. Segundos después salía de dentro de mí, para abrazarme por la cintura, y dormir profundamente... minutos después, el cansancio me venció.
  • Pam
  • Kotono
  • _KanaË
  • Hachi
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario