lemon 1 de: eNtRe CHuPiToS NaCió eL aMoR

Publicado por *NoiA* en el blog El blog de *NoiA*. Vistas: 379

CaP. 7 (lemon)

Inuyasha: Kagome, dime si esto ha llegado a alguna parte, ¿si o no?-decía mientras se acercaba más, hasta que sus labios empezaron ha rozarse convirtiendose en un tierno y dulce beso. Ese beso que tanto anelaba Inuyasha, con el que había soñado tanto él como ella-.

Kagome solo pensaba en la respuesta que le daría, mientras que Inuyasha pensaba en lo bella que estaba hoy. Kagome llevaba una blusa negra, una minifalda jeans y unas sandalias negras atadas a los tobillos a juego. Inuyasha empezó ha pensar lo que podrían hacer alli, era un lugar apartado y la lluvia era muy fuerte para que hubiera alguien merodeando por alli.

Mientras la besaba, Inuyasha fue recorriendo todo su cuerpo con las manos. Comenzó por el cuello, acariciando su suave piel, Kagom no sabía como actuar mientars seguía bajando pasando una mano por debajo de la blusa que llevaba encontrandose con sus firmes pechos. Kagome se puso algo nerviosa pero le gustaba sentirse tan pequeña y frágil bajo Inuyasha, que siguió bajando la mano acariciandole el muslo, se estaba estremaciendo mucho e Inuyasha se excitó.

Kagome le siguió el juego, dejó de besarlo para dedicarse a su cuello, mientras acariciaba su amplia espalda. Después sus manos recorrienron su torso, sintiendo cada músculo de su pecho y abdomen. (yo:*¬*)
No se esperó esto de su pequeña, olía lo receptiva que estaba y se excitó aún más provicandole una erección. Kagome se dio cuenta del bulto que tenía Inuyasha entre las piernas, lo miró a los ojos y se avergonzaron, aunque Inuyasha se derretía cada vez que ella lo miraba con esa carita tan inocente.

Siguieron con su juego, Kagome se quedó arriba de él mordiendose, besandose, Inuyasha la agarró de la cabeza y empezó a jugar con el cuello o tra vez succionandolo y dejandole una marca que la identificaría que ella suya y de nadie más.
Con la poca cordura que le quedaba, entre besos y toqueteos Inuyasha la llevó al asiento de atrás. La tumbó ansioso y se puso encima de Kagome, abriendole las piernas y empezó a rozar su miembro con su intimidad. Kagome se puso más nerviosa, pero le gustaba sentirlo tan cerca. Iba bajando la mano hacia los suaves muslos de la chica y la volvió a subir llegando hasta su humedad, Kagome soltó un gemido, notó como si ardiera por dentro a la vez que infinitos escalofrios le recorrían todo el cuerpo, haciendo que gimiera más fuerte que antes, lo que hizo que Inuyasha enloqueciera totalmente.

Kagome: I-nu-ya-sha, quiero estar contigo siempre... -se entendio decir-.

Inuyasha: ¡Ahora que me lo has confesado, serás mia eternamente! -dijo con orgullo-.

Sus ojos comenzaron a oscurecerse, para él era maravilloso, la tenía alli tan pequeñita, tan tímida, tan suave...Inuyasha fue desvistiendola, una vez desnuda comenzó a desnudarse pero Kagome se lo impidió, quería ser ella la que lo desnudará, sintió que por cada prenda que le quitaba su intimidad le dolía del deseo que sentía.

Inuyasha no podía más, no podía creer que su niñita lo estuviera desvistiendo. Se quitó la parte de abajo con rapidez, cogió a Kagome, volvió a abrirle las piernas y la embistió con toda la fuerza que tenía, los dos soltaron un poderoso gemido. Para la sorpresa de él Kagome comenzó a sangrar, se fijo en el rostro de ella que expresaba dolor. Se acercó a su cara le besó la mejilla y le susurró en el oído - Lo siento, no lo sabía. Esta vez seré más delicado-. Kagome asintió, se agitó al sentir su aliento chocar con su rostro. Estaba tan cerca.... y recibió los labios de Inuyasha. Él se arqueo un poco para probar sus pechos. Kagome gimió y se retorció debajo de él al sentir que volvía a entrar en ella, esta vez más suave. Esos minutos se convirtieron en un juego específico de amar y ser amado. Inuyasha seguía penetrandola, Kagome entre sollozos seguía gimiendo por el doloroso placer. Esto hacía que Inuyasha sintiera deseos de volver a embesirla con la brutalidad del principio. Kagome notó que Inuyasha estaba nervioso, y que su nerviosismo era debido por la desesperación. Sabía que le iba a doler mucho pero lo haría por él.

Kagome: ¿Ya no puedes más o es que tienes prohibido ser más salvaje?-dijo con picardía-.

Inuyasha acató sus deseos y volvió ha embestirla con más potencia que antes, lento pero poderoso. El ritmo comenzó a ser mucho más rápido, Kagome sentía contracciones pero no sabía muy bien porque eran provocadas, aún asi le gustaba. Inuyasha sentía que iba ha reventar, su piel se desgarraba poco a poco, era como una tortura placentera para los dos, hasta que el dulce tormento explotó en el cuerpo de ella. Mientras sus cuerpos temblaban y se agitaban.

Inuyasha: Kagome, te amo....
Kagome: Yo también te amo.... Inuyasha.
Se quedaron un tiempo en silencio...
Inuyasha: Va siendo hora de que te lleve a tu casa ¿no?.
Kagome: Tienes razón.... -dijo algo desanimada-.

CoNTiNuaRá............

Comentarios en el fic porfa

Matta ne
Atte: *NoiA*
  • Tirabuzones
  • TEG
  • **YUNA-LI**
  • Karl Orphen Fei D´lyra
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario