La semana...

Publicado por CENTSOARER en el blog Un blog que se actualiza con cierta regularidad. Vistas: 104

A todo mundo le debe ocurrir que se enfrenta a días en los que pocas cosas a su alrededor parecen tener orden: un segmento fractálico de tu vida, si les gustan las comparaciones curiosas.

Pues bien, desde hace un mes mi vida se ha comportado de manera fractálica. Les conté con rimas acerca de la Semana de Biología y hasta el día de hoy no me he librado aún de ese trabajo. El fin de semana no estaba obligado a hacer nada; no obstante, me ocupé de diversas maneras y no dormí temprano. ¿Cómo es eso? En la entrada anterior les quería hablar acerca del tiempo libre/tiempo útil y terminé haciendo una analogía basada en una persona que ha trabajado durante toda su vida y fatalmente alguien expresa de ella "¡qué desafortunad@ fue porque a pesar de su capacidad para trabajar, no pudo llegar tan lejos como quería!", hice una analogía con las probabilidades de un dado y dados hipotéticos para demostrar lo absurdo que es decir bajo ese contexto 'desafortunad@'; en palabras coloquiales, el que las clases sociales se polaricen cada vez más y la clase jodida crezca de igual forma, mientras los ricos siguen siendo una élite no por fortuna ni por trabajo, y que de eso se concluya que unos somos más afortunados (ni siquiera capitalistamente más afortunados) que otros... bueno, me encabrona.

Antier me embriagué un poco. A las 4:00 a.m. (siempre confundo los ceros con las os) me dispuse, un poco mareado, a leer una tesis que se titula " LA IMAGEN ESCRITA: LOS IMAGINARIOS DEL COLOR Y DEL SUJETO EN UN TEXTO DE DEREK JARMAN". (Jarman es un gurú del cine, murió de sida ya ciego hace como 10 años. Su actividad en el cine era titánica, a veces se estrenaba 4 películas en un solo año sin sacrificar calidad y como inglés, su contribución general al arte es digna de admirarse. Hay muchas cosas que verle aunque siempre me he confesado muy ignorante del hombre.) Al terminar la página 6, y no sé cómo llegué a ella --lo digo por mi estado y por la hora-- terminé durmiendo. Les contaré una imagen del sueño: todo azul, de diferentes tonos (hay una película de Jarman que se llama Blue, la última) y saturaciones; era una habitación pequeña muy modesta en la que podíamos ver a un hombre viejo como convaleciente pero sin éxito. Está sobre un colchón viejo sobre el suelo retorciéndose del dolor, no parece saber nada ni centrarse en nada más que el dolor que sentía; sobre él había dos langostas grandes peleando entre sí y el colchón estaba rodeado de una multitud de insectos. El cuerpo de un hombre desauciado es el ring de pelea, las langostas grandes son los contendientes, la colección de artrópodos (incluidos cientos de insectos) son el público. ¿Qué es el dolor? ¿El interés morboso generado por la pelea acaso? Imágenes similares a esa se presentaban una y otra vez sin repetirse, todas azules, escenas de violaciones y sexo, escenas de holgazanería desmesurada, escenas insalubres; animales de todo tipo, animales celebrando sus ritos de reproducción, a veces interespecíficos, pero sólo en momentos decadente... dejo éstas imágenes un rato.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.


Como sea. En mercado un recurso concreto es algo más fácil (y sencillo) de valorar. Mi punto es que hago cosas provechosas casi la totalidad del tiempo, pero el valor de los recursos que genero y/o poseo es muy bajo en el contexto económico, no así en el social: la vida social explica la vida económica, las relaciones sociales --y en su caso, culturales-- están intrínsecamente ligadas a las económicas y viceversa. Es por lo anterior que mi vida está pasando por un periodo fractálico. Y no creo que eso sea algo especial, digo, dejará de serlo cuando comience a envejecer y totalmente cambiará cuando me muera. De hecho, al inicio de la entrada no debía decir que "desde hace un mes", sino "desde que nací, pero desde hace un mes me doy cuenta que...".

Ahora bien, inicié la semana ya agotado. Y en estos momentos estoy tendiendo a mirar fijamente las cosas sin sacar ninguna conclusión al respecto, ausente. Las aseveraciones que hago pueden ser tajantes pero también pueden ser subjetivas. Con todo, ya he ocupado desde hoy lunes toda esta semana para prestarme a hacer cosas que no me reportaran ningún beneficio económico, oh, les juro que mi vida (y mi cuerpo, y mi psique, y mi familia, y...) exige cambiar eso. Pero, ¿qué hago yo al respecto? Quedo de hacer una decena de mapas conceptuales (no sé si los mapas conceptuales sean peores que un poema, para cualquiera sería totalmente claro que son mucho máso menos sencillos, pero siempre sencillos), veinte reconocimientos más, ir a ver una película, ir a una cena y examen profesional, una revisión bibliográfica de "Punctuated equilibria" y Gradualismo, una entrada más en mi blog, terminar de arreglar o comenzar otra vez y luego terminar de arreglar de otra manera una PC (pueden ser ambas), plantear un proyecto de manejo y conservación de un ave silvestre, dibujar varios bocetos y no crear un personaje pero por lo menos sí la imagen de varios personajes... ahhh, y todo lo haré con mucho gusto.

Bueno, que se jodan los adictos al trabajo. A mí déjenme gastar mi tiempo como quiera y sobre todo, dejenme decaer tanto de vez en cuando o decaer muy bien. Que el destino no me ponga enfrente a un estudioso del tiempo de vida o qué sé yo.

Como ven, un fractal (en este caso el lapso de mi vida que someramente he descrito) seguramente no tiene infinitos elementos pero por lo menos a esta altura de mi vida sí tiene incontables: este 'fractal' es un componente de un 'fractal' más grande y ese de otro. Conviene manejar conjuntos que simplifiquen la complejidad de las cosas. Teoría de sistemas. Pero los modelos de sistemas, y lo digo por experiencia propia, quedan MUY CORTOS con respecto a la realidad; y es que es una regla inevitablemente aceptada. Así como yo no obtengo capital de mis actividades cotidianas, existen elementos capitales que no parecen importantes. Nuestro cuerpo es tan complejo, tan complejo, que me gusta pensar que la complejidad se uniforma entre más grande es... bueno, reniego de sistematizar y dejo que mi cuerpo me diga qué quiere hacer y lo hacemos acorde a la complejidad universal. El saber cómo actuar ventajosamente en determinadas e incluso indeterminadas situaciones sacando el mejor provecho o la mayor reducción del problema y los posibles problemas ulteriores, es a lo que yo llamo madurez; no resulta tan obvio, pero sí consecuente, decir que el caos no me inquieta sino que me hace sentir avergonzado ante los ojos del mundo. El caos puede serme útil, pero no le sirve un ser así a una especie social; los sacrificios no son un dilema.

Si me pongo a analizar lo que acabo de escribir, y en eso podrían ayudarme, tal vez saque la justificación holística de mi [triste, afortunada, ajetreada, intranquila, servil, corta, alocada, vertiginosa, abyecta, alegre, inútil, trabajosa, alegre, inconsecuente, desperdiciada, prodigiosa, aventurada, miserable, estricta, ordenada, reprobable, lujuriosa, aceptable, religiosa,virtuosa, desassssstroza...] vida. ¡Pero caramba!: NO QUIERO JUSTIFICAR MI VIDA.





|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||


Ah, si me disculpan, no quiero perderme "El tambor de hojalata". Nos vemos :).
  • Distroyer
  • Dramatyka
  • 4c3
  • CENTSOARER
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario