La resurrección de los Cemzoombies

Publicado por Hitomi-chan en el blog HitoBlog. Vistas: 127

Esto mas bien da risa xD, pero igual disfrutenla ;)


Fic propiedad de a 50 y de a Tostón y de HitomiHyuuga, cualquier reproducción parcial o total será sancionada de forma monetaria y moral.
Si quieres usar esta historia pedir autorización a su autora y dar los créditos correspondientes, de lo contrario serás un simple y vulgar ladrón.
Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.
Los personajes expuestos en este relato son imaginarios y no tienen ninguna referencia física o emocional con ningún ser físico o existente.

Voz Narrador: Mr Niveksama .
Ver archivo adjunto 37815
La resurrección de los Cemzoombies

La historia que estoy por contar, puede que no la creas, o puede creas es algo fantástico y extraído del inframundo, pero créeme, no lo es.

En el pueblo conocido como Cemzoo, existe la antigua maldición de los “muertos vivientes”, aquellos seres que murieron hace siglos y que cada año resurgen de su letargo y podrida tumba para atormentar o comer el cerebro de alguno que otro de los habitantes del pueblo.

El día exacto de su resurrección es el 5 de mayo, el día en que el pueblo celebra su aniversario y esta de fiesta, se dice que esa época la comida abunda para ellos, jóvenes inocentes y felices andan por todo el pueblo sonriendo y festejando, sin darse cuenta de que entre las sombras alguien los asecha para devorar sus jugosos y frescos cerebros.

¿Cómo reviven te preguntaras?, la respuesta es fácil, un grupo de viejos brujos y brujas que se niegan a ver pasar el tiempo frente a ellos, llaman a aquellos que conocieron en eras pasadas e intentan todo vuelva a ser como en sus años mozos.

Todo comienza con una simple pero poderosa frase; “El aniversario de Cemzoo”, al decirlo todos los brujos en conjunto y tomados de la mano, la tierra comienza a moverse, lentamente comienzan a surgir putrefactas manos que se apoyan en la superficie y logran sacar su demás cuerpo.

Una vez has dejando su vieja tumba, los seres del inframundo ven a sus viejos conocidos , agradecen los vuelvan a la vida por algunas horas, adoran poder comer tiernos cerebros de los nuevos jóvenes del pueblo. Los brujos por su parte comienzan su aquelarre en búsqueda también de nuevos elementos para su secta, una secta oscura y llena de maldad y horror.

¿Cómo logran esos seres infernales devorar el cerebro de sus victimas?, eso es fácil, la experiencia hace al maestro, y ellos cuentan de sobra con experiencia, su forma es sutil de atacar. Sin que se den cuenta dejan escuchar su tétrica voz por todo el pueblo, durante horas dejan que todos los escuchen.

Su voz es aturdidora para todo el que la escuche, te someten sin que lo quieras a su viejo y retorcido mundo, un mundo tan podrido como ellos, una era en la que nadie excepto aquellos seres conocen.

De manera progresiva te llenan de viejas memorias, de tiempos en que todo era, según ellos lo mejor que el pueblo podía tener. Sin que te des cuenta tu cerebro esta listo para ser devorado por ellos, de forma lenta y torpe se acercan a ti y clavan sus afilados y horribles dientes en tu cráneo, de un solo jalón separan parte de tu cabeza del resto de tu cuerpo, tu cerebro ya esta expuesto a ellos y tu aún sigues en su letargo de viejas memorias y sonidos viejos.

Con calma y sin prisa devoran tu cerebro aún tibio y palpitando dentro de tu cráneo, liquido espeso y café sale de los labios de los seres infernales al aplastar y tragar su tan preciado cerebro. Mientras esto pasa los brujos observan todo con completa alegría, sin cerebro el cuerpo restante es excelente para convertirlo en un fiel sirviente y esclavo dispuesto a cumplir ordenes.

Cuando el día termina, también termina la vida de aquellos seres que vuelven satisfechos a su tumba y al lugar infernal del que regresaron un por día, los inocentes que sus cerebros fueron devorados, quedan como sirvientes de los brujos y brujas del pueblo, y aquellos que por suerte logran escapar, quedan con el horrendo recuerdo en sus mentes de lo ocurrido ese día.

Juro solemnemente que no miento, la historia es quien nos hace lo que somos día a día, pero también es la que hace que algunos deseen traerla de vuelta a una vida en la que ya no puede, ni debe… existir.

Fin (?).

Archivos adjuntos:

a YueHyuuga le gusta esto.
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario