Krahem's Legend: Capítulo 8

Publicado por Aura Lance en el blog El blog de Aura Lance. Vistas: 61

Capítulo 8: La elección de Damia

Zaidon se sentía dolido por el fracaso de su ritual, ya no estaba Marion…

En cuanto recobró fuerzas decidió ir a ver a Damia mientras los demás todavía se reponían del ritual.

Llegó a la casa de Damia, ella salió de su cuarto creyendo que era su madre Airin… pero se encontró con Zaidon.

“Zaidon, ¿qué haces aquí” le preguntó Damia

Zaidon estaba decidido, quería que Damia participara en el próximo ritual si o si… “Damia… quiero que vengas a participar en el próximo ritual”

“Te he dicho muchas veces que no tengo intenciones de participar en ese ritual”, Damia se enfadó con Zaidon, todos conocían cual era su postura y aún así no querían respetarla.

“Eres la principal causa por la que el ritual fracasa, no permitiremos que tu egoísmo nos destruya, tienes que venir si o si a participar del próximo ritual…”

Antes que pudiera continuar Damia lo abofeteó…

“¡Ya basta!”

“¡Estoy cansada, nací en este maldito mundo, tenía miles de sueños hasta que me mostraron esa maldita piedra memorial, desde ese entonces mi vida fue un calvario, me hicieron participar desde muy pequeña en un ritual que nunca funcionó, viendo una y otra vez a miles de personas llorar cada vez que fracasaba!”

“¡Crecí, decidí no participar más, es inútil… y encima vienes a mi casa a insultarme y decirme que soy la causa por la que su ritual no funciona, abre los ojos… ustedes no se dan cuenta que su ritual no sirve de nada… mi vida fue manejada desde que nací y no voy a soportar que ni tú, ni mi madre, ni nadie me la vuelva a manejar, quiero hacer de mi vida lo que quiera en estos últimos instantes”

“¡Vete, vete de mi casa, no quiero verte nunca más!” gritó Damia llorando… se dio media vuelta y se metió a su habitación.

Zaidon quedó enmudecido, Damia… la persona que él más quería le había dicho que no quería verlo nunca más… por primera vez Zaidon dudó de sus convicciones, de lo que él creía. Pero necesitaba tiempo para pensar… así que decidió regresar a su casa y dejar a Damia en paz.

Damia no podía seguir en su cuarto y salió afuera a calmarse…

Marion pasaba por allí, conciente de lo que podía pasar estando con Damia, ni siquiera la miró.

Ella le dijo llorando “Marion… por favor, quédate un rato conmigo…”

Estaba acongojada… Marion no quería hablarle, pero no podía dejarla, volteó a mirar y vio a Damia con lágrimas en los ojos… se acercó…

Ella le dijo… “Marion, necesito que… hables conmigo, que me contagies de ese espíritu alegre que tú tienes”

“Ya veo, te sientes mal y quieres que te contagie esa fuerza que tenemos los humanos” le dijo él en un tono extraño.

“Así es… me tienes que enseñar como hacer lo que tú haces”

“Hahaha, a hacer lo que yo hago” Marion carcajeando le digo

Ella lo miraba asombrada pero de alguna forma empezaba a sentir nuevamente lo que ella llamaba poder extraño que el ser humano Marion le transmitía.

“Noto que ya te sientes mejor hahaha” siguió riendo

“No entiendo, ¿Cómo lo haces?... me sentía muy mal y ahora me siento bien, ¿estás seguro de que no tienes poderes mágicos de algo?” le preguntó Damia con gesto de ingenuidad.

“No te preocupes, ya lo descubrirás por ti misma, me alegro haberte ayudado” le dijo sonriente Marion

“Es que no lo se, verte sonreír me hace sentir tan bien… ustedes los humanos son muy extraños” le dijo Damia

“Haha… quizás seamos un poco extraños, a veces nos encontramos en situaciones difíciles, pero si no nos sobreponemos, pues no vale nada seguir viviendo, por eso Damia te dije lo que te dije… no te rindas, los seres mágicos encontrarán una forma de sellar a Grandha para siempre, estoy seguro de eso”, Marion intentaba una vez más convencer a Damia de que tuviera fe en lo que él decía.

Ella pensó y pensó y no encontraba una respuesta…

Le repetía a Marion lo mismo una y otra vez, que no comprendía como alguien tan débil y sin poderes podía hacerle creer que todo tenía solución, pero Damia dejó de dudar, creyó en él.

“Marion… ¿podrías venir mañana de nuevo?” le preguntó Damia tímidamente

“Lo intentaré… antes iré al templo para ver la piedra memorial con Kalei, quizás allí podamos encontrar algo” le respondió

“De acuerdo… y Marion… gracias…”

Damia estaba feliz… quería estar con Marion más tiempo pues se contagiaba de su extraño espíritu, ambos se despidieron y Marion comenzó a pensar…

“(La verdad no se como solucionaré esto… quizás la piedra memorial pueda decirme algo…)”

Marion estaba decidido a ver a Kalei en la mañana y visitar juntos la piedra memorial antes de que comience un nuevo ritual para ver si podían encontrar una solución.

Airin volvía a su casa luego de agotador ritual y decepcionada de que una vez más este haya fallado al no poder cambiar las palabras de la piedra memorial.

Damia salió a recibirla con una sonrisa…

“¿Qué sucedió?” preguntó Airin

Se mostraba ingenua al ver a Damia sonreír, como una niña que aún no había leído la piedra memorial.

“No lo se… ese chico Marion, tiene algo especial… que me hace sentir muy feliz, es una fuerza que no se palpa, no la podemos ver como nuestra magia” le respondió ella

“No pienso en nada más… que en volver a ver a Marion”

Airin se mostraba feliz y al mismo tiempo triste, debido a que sabía lo que significaba esta decisión para Zaidon quien quería mucho a Damia y para Damia misma… veía en Marion a su ser especial, veía en un ser de otra dimensión a su persona especial, lo cual no era nada bueno… pero sabía que ya no tenían tiempo…Grandha estaba a punto de despertar. No podía negarle a Damia vivir feliz como ella deseaba estos últimos instantes.

Marion vio a Kalei con cuatro hombres y se acercó a hablarle…
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario