Krahem's Legend: Capítulo 6

Publicado por Aura Lance en el blog El blog de Aura Lance. Vistas: 72

Capítulo 6: El ritual del fracaso

Marion estaba muy cansado, no pudo dormir hasta altas horas de la noche…

Mientras tanto en el templo ya estaban planeando un nuevo ritual sagrado, Zaidon se encargaría una vez más de liderarlo, Hanko, Caire, Raphel, Airin… estaban casi todos allí y una vez más… Damia decidió ausentarse.

Los preparativos se llevaban a cabo, llegaba entonces Kalei que fue a hablar con el anciano Hanko.

“¿Cómo está mi abuelo Hanko?” preguntó preocupada Kalei

“No te preocupes pequeña, él se recuperará pronto, pero necesita descansar” le contestó, al mismo tiempo que le hizo un ofrecimiento “Comprendo como te sientes después de las blasfemias que dijimos de tu abuelo, pero en este momento Zaidon necesita mucho apoyo de parte nuestra, me gustaría que participaras en este ritual”.

“Señor, usted sabe que yo estuve siguiendo los estudios de mi abuelo este último tiempo, ahora pienso como él… pero debido a lo que usted hizo por mi abuelo Manth, participaré en el ritual” le dijo Kalei agradecida

“Me alegras mucho pequeña” le dijo Hanko

La ceremonia estaba por comenzar, todos se reunieron alrededor de la piedra memorial de Mardah. El siguiente paso era invocar la magia de los cuatro elementos… fuego, agua, tierra y aire… los elementos se mezclaron entre sí formando una neblina espiritual revitalizante.

Zaidon en voz alta dijo “¡Muy bien, llegó la hora de iniciar el baile alrededor de la piedra ceremonial, por favor… tengan firmeza, sean de fuerte voluntad y cambiemos el destino de Krahem por nuestro héroe!”

Una vez que Zaidon finalizó con sus palabras… comenzó el ritual, un baile sagrado que dura 3 horas donde todos danzan alrededor de la piedra memorial cantando contra el destino marcado en ella.

Durante el baile la niebla revitalizante devuelve algo de energía a todos los que bailan para que puedan continuar haciéndolo hasta que el ritual termine.

Caire era una de las más efusivas… esto la lleva a que siempre se canse mucho antes de que termine el ritual, habiendo pasado una hora decide retirarse a descansar.

Como el ritual durará mucho tiempo, Caire decide aprovechar y volver a su casa para visitar a Marion, quien aún continuaba dormido.

Llegó Caire a su hogar algo cansada por el ritual, entró, fue al cuarto donde habían alojado a Marion y gritó “¡Hola!”

Sin embargo Marion continuaba dormido
“Vaya, que niño tan dormilón haha” hablaba sola

Moviéndolo mucho fue que al final lo despertó…

Marion tenía mucho sueño pues hace poco había logrado por fin dormir profundamente.

“Oye… ¿por qué… me… despertaste?” le dijo Marion a Caire

“Vamos niño dormilón… es hora de despertar y salir a pasear un rato” le dijo Caire siempre con su voz tan enérgica

“A… pasear… ¡!”

“¡Oh no!, hoy le prometí a Damia que iría a verla”

Inmediatamente que le dijo eso a Caire salió corriendo hacia el hogar de Damia… dejando parada a Caire…

“Vaya, ni siquiera dijo adiós hehe, pues ni hablar…” y se quedó allí descansando.

Marion estaba aún cansado puesto que durmió muy poco, así que luego de correr unos pocos segundos se detuvo, se sentó en una piedra a tomar aire y luego decidió ir caminando.

Cuando vio la casa de Damia a lo lejos empezó a correr hacia ella, llegó y tocó la puerta gritando “¡Damia, perdóname por llegar tarde, no era mi intención!”. Sabía del duro carácter de Damia, por lo cual tomaba todos sus recaudos para no hacerla enfadar.

Damia le abre una puerta y le esboza una sonrisa diciéndole “No te preocupes, sabía que vendrías, te esperaba muy ansiosa”.

Dicho esto él entró a su casa y subieron al cuarto de Damia a hablar una vez más.

Ella empezó a preguntarle acerca de como es su mundo y como es su gente, él le respondió cada pregunta que ella le hacía.

“Tu mundo no parece un lugar muy placentero por lo que me dices” le dijo Damia

“No lo es, es un lugar donde pasan muchas cosas… pero nosotros nunca nos rendimos, tenemos muchos problemas y vivimos constantemente sufriendo las desgracias ocasionadas por nosotros mismos pero… seguimos adelante, porque así como pasan cosas malas también pasan cosas buenas que nos alegran la vida” respondió Marion

Damia hizo silencio unos segundos mirando hacia el suelo… levantando la cabeza nuevamente le dijo a Marion “Estás cansado ¿no es así?, acuéstate en mi cama, usaré un hechizo de vigorización para devolverte tus energías, como provienes de una raza muy inferior seguramente no me costará trabajo”

Marion la miraba medio enojado… “¡Qué mala eres!” y rió muy fuerte

Damia no comprendía al joven, le decía que era mala pero luego se reía, sin comprenderlo demasiado… aunque le agradaba a ella verlo reír.

“Sabes, no te entiendo… pero al lado tuyo me siento… tranquila, aliviada de los problemas y de cierta manera, haces que por un segundo me olvide de nuestro destino” le decía mientras usaba su hechizo de curación.

Al mismo tiempo Marion se sentía feliz al estar al lado de Damia… empezaba de cierta forma a tomarle cariño.

Marion entonces empezó a pensar…

“(No quiero pensar en eso, pero… me olvidé de donde estoy, y de que debo hacer, cuando me levanté solo me preocupé por no llegar tarde a ver a Damia, no… estoy mal…)”

“(Inclusive le dije que debe haber alguna manera de prevenir el destino de este planeta… me involucré en algo que no puedo solucionar… estoy mal, no puedo pretender que soy un héroe, le estoy dando falsas esperanzas a Damia y a su gente cuando no tengo una mínima idea de como solucionar esto…)”

“(No… no debo, tengo que ir a ver a Kalei y pedirle que me saque de este mundo, debo volver, mi madre debe estar preocupada… no hay otra salida… no puedo seguirme involucrando en este mundo…)”

“Lo siento Damia pero debo irme”, inmediatamente que le dijo eso se levantó revitalizado por el hechizo de Damia y salió rápidamente de allí.

Damia lo siguió hasta la puerta de su casa y a lo lejos le dijo…

“¡Espera!, ¿por qué?”

“¡Lo siento pero yo no quiero ser de este mundo!” le gritó Marion mientras se iba corriendo al templo.

Damia lo miró y se preocupó, creía que ella le había dicho algo malo a Marion

En el templo el ritual estaba a punto de finalizar, llegó Caire y se unió para bailar los últimos minutos.

Cuando el ritual terminó todos acabaron muy cansados y la neblina revitalizante desaparecida.

El líder quien dirigió el baile lleva en si espiritualmente las voluntades de todos los seres mágicos, como paso final del ritual, debe presentárselas al Corazón del Destino a través de una oración para que cambie las palabras de la piedra memorial y selle por toda la eternidad el alma de Grandha.

Marion llegó al templo, pero debido a que la última vez fue considerado culpable del fracaso del ritual, decidió no solo esperar, sino alejarse del templo para que nadie lo vea.
Zaidon terminó con la oración en frente del Corazón del Destino, salió del recinto donde este estaba y se dirigió junto con los demás a leer la piedra memorial, esperando que pronto sus palabras cambien.

Pasó el tiempo, pasaron los minutos… y nada ocurrió.

Zaidon calló arrodillado en frente del altar de la piedra memorial y comenzó a llorar…

“No lo entiendo… ¿por qué fracasé?... no puede ser…”

Lloraba desconsoladamente…

Caire y Hanko trataron de animarlo diciéndole que hizo lo mejor que pudo, que ofreció todo de sí, pero que aún la voluntad de los seres mágicos no es suficiente.

Raphel además de tener un aspecto deshilachado no medía a veces sus palabras y dijo en voz alta “Creo que no funciona porque el viejo Manth no ofrece su voluntad, Caire siempre se va, Damia está rebelde y Kalei no cree que esto funcione y da malas energías”

La dureza de sus palabras llegaron a oídos de Kalei quien le contestó enfurecida “¡Cállate Raphel!, yo me ofrecí a participar en esto y puse lo mejor de mí por el señor Hanko!”

El ambiente nuevamente estaba tenso. Marion a lo lejos oía que discutían todos, se había dado cuenta que el ritual no funcionó. Por esa razón decidió irse al parque donde había descansado cuando fue a visitar a Damia y decidió esperar allí antes de hablar con Kalei.
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario