Krahem's Legend: Capítulo 10

Publicado por Aura Lance en el blog El blog de Aura Lance. Vistas: 86

Capítulo 10: El futuro que deseo ver

Zaidon estaba hablando afuera con Damia y le dijo…

“Damia… admiro mucho tu determinación, siempre te admiré y te quise… esa convicción que tenías, yo se que para ti yo fuí una alimaña, ya que quise forzarte a hacer algo que no querías”

“Yo… quiero pedirte perdón Damia” terminó Zaidon

“Yo también lamento haber sido grosera contigo, se que tú me brindaste mucho cariño para sobreponerme a nuestro destino y colaborar… nuestro fin está cerca y…”, mientras Damia hablaba, Zaidon la interrumpió…

“Damia… noté algo especial en ti desde que ese chico de otra dimensión está aquí, algo que nunca había visto…”, a Zaidon nunca le agradó demasiado el joven Marion, pero de alguna forma, estaba renunciando a su cariño por Damia.

“No te detendré más, tampoco interferiré, quiero que seas feliz Damia… y creo que esa felicidad la has encontrado al lado de… Marion…”, fue muy duro para Zaidon… él, que durante años fue quien más cariño mostró por Damia, no podía darle a ella lo que Marion le estaba brindando…

“Discúlpame Zaidon, porque tú fuiste siempre muy bondadoso conmigo desde pequeña, siempre te estaré agradecida por eso…”

Damia y Zaidon ya se dijeron lo que debían decirse… ya el final estaba cerca y no había razón para oponerse a la voluntad de nadie, cada uno tenía que disfrutar los últimos momentos del mundo de Krahem.

Mientras tanto todos los que estaban adentro del templo iban saliendo uno a uno…

La orden por parte de Hanko y Manth era reunir a todos los seres mágicos en la plaza central e informarles del plan.

Zaidon los acompañó…

Damia le preguntó a Marion “¿Qué van a hacer?”

Marion se fue con Damia cerca de un río y le habló del plan que los seres mágicos llevarían a cabo.

“¡Es una locura!”, dijo ella

“Comprendo lo que quieres intentar pero… es muy peligroso” continuó

“Hay algo que me hace creer que es posible, cuando yo llegué a este mundo, todos quedaron muy asustados… y el templo empezó a ser cubierto por una neblina negra y fría… no fue obra del portal… a lo mejor, a lo mejor el Corazón del Destino reaccionaba negativamente al miedo, una niebla negra y fría, no lo se…” le respondió él

“Damia… no se que hacer, no se si lo que les dije a los seres mágicos servirá de algo… pero…” y fue interrumpido por Damia

“Yo se que podrán Marion, tu energía es diferente a la del resto, tú infundes un sentimiento de alivio, con eso ellos podrán ganar…” le dijo ella

“Vaya, ¿desde cuándo eres tan optimista?” le preguntó Marion asombrado

“Desde que te conocí… tú me has transmitido una fe extraña, valor, tranquilidad, alegría.”

“Estoy segura de que pronto podrás volver a tu mundo y con tu gente” finalizó Damia sonriéndole

“Sí… mi mundo…”

Marion pensó en su mundo, en su madre, en su planeta… su mentalidad era la de no involucrarse con este mundo mágico, pero no lo logró, los seres mágicos habían empezado a comprenderlo, se sentía parte de su causa y además…

“Lo siento…” dijo Marion

“¿Qué?, pero… ¿por qué estás triste?” ella respondió

Marion no pudo contenerse más… explotó en llanto y abrazó fuertemente a Damia; ella quedó paralizada, se ruborizó…

“¿Ma… Marion…?, ¿qué… te sucede…?”

Marion lloraba desconsoladamente… no pudo evitar ni involucrarse con este mundo, ni evitar sentir un cariño muy especial por Damia.

“Lo siento… lo siento… yo no quería pertenecer a este mundo, mi hogar está con mi madre, con mi gente, en mi mundo… no quería. Pero Damia lo siento, no pude evitarlo… no pude evitar sentir algo especial por ti”

“…”

“Marion… yo…”

“Por eso hice lo que hice, dejé de buscar formas de salir de aquí… no pude detener a mi corazón…”, Marion sintió dentro de sí que había cometido un pecado…

“Espera… ya no llores, tú no eres así…” le dijo Damia tiernamente para intentar calmarlo pues se veía muy agobiado por toda la situación que venía.

“No pude evitarlo…” era lo único que repetía una y otra vez

“Perdóname Damia pero… te amo, te amo con todo mi ser, no quiero separarme de ti, quiero estar a tu lado y vencer al destino que este mundo tiene marcado” se desahogó Marion… sin medir las consecuencias había confesado que se había enamorado de un ser mágico, de una persona de otro mundo.

“Marion… yo… desde que hablamos la primera vez sentía que eras un ser extraño, de a poco… empecé a estar más apegado a ti… porque me hacías sentir bien” dijo ella

“No tienes que arrepentirte de nada… porque yo por ti siento lo mismo… quiero que estés a mi lado para siempre y si desaparecemos, quiero vivir estos últimos momentos contigo… porque me has hecho cambiar, me has hecho feliz y esa felicidad nada puede reemplazarla” terminó

El sentimiento era mutuo, por razones que nunca terminaron de comprender, ellos sentían un cariño especial por el otro… ambos sabían que podría pasar si dos seres de mundos distintos estaban juntos, pero no se puede controlar al corazón.

Con las estrellas como testigo y bajo el manto de la noche, ambos se abrazaron y besaron… esa noche podría ser la última de Krahem, ellos querían estar juntos, solos… por un momento olvidaron lo que el mañana les tenía preparado, solo pensaban en el momento, en el amor que sentían uno por el otro, esa noche no hubo nada más en que pensar… solo en el amor.

Pasaron muchas horas y había llegado el momento de descansar para el día siguiente… donde se llevaría a cabo la lucha que podría determinar el destino de Krahem y de todo el universo y sus mundos.

Ambos se abrazaron una vez más, en una despedida que fue eterna…

“Marion… prométeme que esto funcionará por favor…”

“Damia… mi deseo, es estar contigo para siempre, porque te amo, por eso… no importa lo que pase… mañana todos los seres mágicos de Krahem y yo, elegiremos el futuro de este planeta, ¡te lo prometo!” le dijo Marion

Ambos se volvieron a abrazar y besar con lágrimas en los ojos, preparándose para la batalla final.
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario