Hola Mamá

Publicado por Lita Copeland en el blog Adam Copeland ~. Vistas: 82

HOLA MAMÁ, SOY YO

Hola mamá, soy yo. Presta atención unos minutos, por favor. No ignores mis palabras ni les restes importancia. Necesito que las leas, todas; que las sientas; las comprendas. No quisiera que mis palabras resultaran solo un gran reproche. Quiero mamá que estas palabras marquen una diferencia en nosotros. No es mi intencion que alguna de ellas te lastime, simplemente quiero que sepas y entiendas mejor quien soy: en quien me he convertido.

No sé con certeza por qué fui yo quien tomo el papel de defensora. Desde muy chica pense que era mi deber protegerlos a ti y a papá. De qué: no sé. Pero recuerdo bien esa fuerza de determinacion que algun dia se coló en mi corazoncito de niña y de la cual no me habia podido liberar hasta hoy. Sé que siempre supiste que yo seria mas independiente que mis hermanos y de cierta manera siempre lo he sido. Pero mamá, ¿No te dabas cuenta tambien que era yo la que más necesitaba tu cariño? ¿Nunca pensaste yo tambien necesitaba la atencion que le dabas a mis hermanos aqunque no te lo pidiera a gritos? Ya pasó. Ya pasaron las tareas de la escuela y los juegos infantiles. Ya aprendi a aprender sola lo que me habria gustado me enseñaras.

Era yo muy chica pero ya sentia una urgente necesidad de cambiar para complacerte. Pensaba que algo estaba mal en mi y quería cambiarlo. Siempre fui una niña "diferente" y tu nunca me dejaste olvidarlo. Fui una buena niña mamá, piensalo, fui una buena niña. Aun asi siempre me sentí fuera de lugar.

Yo siempre he encontrado mucho sentimiento en las palabras y tú nunca te has tomado el tiempo de pensar en lo que dices. Mala suerte para mi, tal vez. Siempre me pregunto cómo seria todo si no le hubiera dado tanta importancia a lo que decias. Si como tú hubiera olvidado las ofensas despues de que las dijeras. Si me hubieras dejado hablar... si me hubieras escuchado. Pero tus palabras fueron mas grandes que las mias y un dia simplemente las abandone. ¿Te dabas cuenta de todas las palabras que mis ojos guardaban? ¿No notabas el gran nudo que tenia en la garganta? ¿No te extraño la repentina dureza en mi ser? ¡Mamá! ¡Sé que notabas esa aguda sensibilidad que dejaba salir solo en ocasiones! ¿Nunca te preguntaste por que no parecian conmoverme las cosas?

Callar tampoco funcionó. Utilice tanta energia en hacerme la fuerte que cuando ya no pude sostenerme más sola cualquier soplo del viento me tumbaba y enterraba. Y lo notaste, mamá. Recuerdo la desesperación en tus ojos... ¡Me estaba volviendo loca! Y tu no te explicabas por que. La culpa en tus ojos se la llevo la adolescencia: ya tenia yo 12 años. En esa epoca tenia regresiones a la infancia, queria volver a empezar. Tal vez si tomaba un camino diferente todo cambiaria. Gritaba para ver si alguien me escuchaba. Mamá, ¡te pedia ayuda a gritos desesperados! a mis 13 años de edad estaba convencida que seria mejor para todos si simplemente desaparecia. Mama, te busque por todos lados... te busque en muchos dioses, te busque en canciones, te busque sola en mi cuarto. Lo dije claramente: Necesitaba ayuda. Necesitaba saber que sin importar lo que pasara me querrias y estarias orgullosa de mi. ¿No podias dejar a un lado tus ideas un rato y simplemente abrazarme? Mamá, ¿No te dabas cuenta que tus palabras me lastimaban más que mis navajas? ¿Que tus miradas frias congelaban la poca felicidad que me quedaba? ¿Que tus desprecios solo hacian mas amplio el hueco dentro de mi?

Yo no segui tu camino, mamá. No pude. Me perdi intentando ser lo que tu querias que fuera. No me arrepiento ¿De que serviría? No niego que me habria gustado seguir un camino mas convencional que el que segui. Haber seguido en la escuela, haber salido con mis amigos ¡Vaya! ¡Haber tenido amigos!... Pero no fue asi. Era mucha la presion; la tuya y la mia. Todavia sentia que tenia que protegerte y hacerte feliz y no lo estaba haciendo. no solo te defraudaba a ti sino a mi tambien.
Pero nunca me escuchaste mamá. Nunca me preguntaste por que titubeaba al hablarte. Siempre criticaste que fuera antisocial pero nunca me permitiste explicar que tenia miedo a defraudar a mas personas. Siempre me reprochaste que saliera de la escuela pero nunca me preguntaste por que lo habia hecho realmente. ¿Pensaste siquiera estas cosas? ¿Las pusiste en tu agenda mental y luego se te olvido preguntarlas? ¿Te diste cuenta que te tenia miedo? ¡Mamá! Decirte cualquier cosa hasta ahora me tomaba dias y hasta semanas de planeación! No tienes ni idea desde hace cuanto me habria gustado decirte esto...

Pero nunca escuchabas mamá. Las pocas veces que logre hablar parecia que mis palabras rebotaban en tu cabeza. Y las veces que pensaba habias entendido algo, el dia que llorabas y me decias que todo iba a cambiar duraban poco. en un rato todo se habia olvidado y habiamos regresado al mismo lugar.

Ahora escuchame mamá, ¡Mamá! Dios mio, ¡Escuchame! Si no me has escuchado antes en mi vida, ¡Escuchame ahora! Lamento cualquiera que sea la causa de tu infelicidad. De verdad, mamá, te quiero y lo lamento; Pero ya no puedo llevar tus cargas en mi espalda. Ya no puedo ser la sombra de tus tristezas. Ya no puedo, mamá, ¡Ya no quiero!

¡Mirame mamá! Mirame de verdad... tengo veinte años y a tu lado me sigo sintiendo como esa indefensa niña que nunca te tuvo para protegerla, esa niña que tuvo que dejar de ser niña. Lo lamento mamá, pero hoy ya no puedo tratar de protegerte mas, ya no puedo necesitarte: Hoy yo voy a ser esa mujer que siempre necesite en mi vida. Hoy, yo mamá, voy a tomar esa manita que temblaba de miedo, voy a darme el abrazo que tanto necesite, voy a calmar el llanto desesperado que tu no quisiste oir, voy a curar las heridas que te negaste a ver, voy a decirle a esa niña que todo esta bien. Que ella va a estar bien... Y voy a estar bien, mamá. Yo se que voy a estar bien y me duele que tu lo dudes. Pero se acabo. Lo siento mamá por que te quiero, pero se acabo.

Lo sabes mamá, aqui estoy: No te ciegues a mi. No tapes tus oidos al oir mi voz. No corras lejos al sentirme cerca. No te escondas detras de esa dureza a la que estas acostumbrada. Hoy no te necesito, mamá, pero me gustaria tenerte a un lado como amiga, como confidente, como madre. Te dejo a ti la decisión: Yo me ofrezco sin paredes de por medio. Abiertos: ojos, oidos y corazón. Ya no puedo cargar con rencores, mamá, te estoy pidiendo una vez mas que me ayudes a dejarlos atras. Por favor deja tus rencores atras. Pesan mucho estos miedos y frustraciones, pesan mucho...

Si mamá, sigo siendo una niña "diferente", esa soy yo. Y me gusta quien soy. Me gusta la persona que puedo ser.

Te quiero mamá pero ya no puedo vivir tu vida: Acompañame en la mia.
---------------------------------
Seguramente no la hayan leido entera, pero les recomiendo que la lean, es DEMASIADO linda como para ignorarla.
¿Está hecha por mi?
No, la encontré buscando entre la página "cartas imposibles" y esta es la que mas me gustó.

No les obligo a que la lean, pero en verdad, sí me gustaria que lo hicieran..
  • Cm_Blast
  • JF
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario