Filosofía antropeluquerística parte 1.46.

Publicado por Skafôlickësh en el blog This is HARDCORE. Vistas: 65

Hace unos días (o unas semanas) fuí a la peluquería -las estéticas y los salones de belleza son para panistas y homosexuales- dispuesta en hacer un cambio radical con mi cabello. Salí viéndome exáctamente como me veía hace 7 meses, con la única y nada radical diferencia de que antes tenía un flequillo normal peinado de lado y ahora tengo un flequillo cortado de lado.

(Y siempre hacia la izquierda, porque mi flequillo también es un pejefan).

Y me voy dando cuenta apenas ahora que en realidad aborrezco los cambios en mi vida. He dejado de conectarme tan seguido al foro y al MSN porque en realidad las únicas personas con quienes platico constantemente son Didier y Alonso. La primera me dejó -injusta e injustificadamente-, y con la segunda es más práctico platicar por teléfono o en persona. El foro es una mierda. Un montón de gente diciendo una y otra vez las mismas tonterías, y alrededor de la sexta repetición se vuelve algo sumamente aburrido. Cambié de Firefox a Opera porque el primero me daba algunos problemas, y con Firefox se fue también Chatzilla, y con él un montón de gente de #cemzoo que tengo también en el MSN pero con quienes es muy aburrido platicar por separado. Y mi doble vida gracias a internet se convirtió en un conectarme sólo para bajar discos con portadas llamativas de artistas que jamás había escuchado mencionar.

Anoche salí al Racing porque estoy a punto de presenciar la pérdida de otra puta en mi vida, y es que contra todo pronóstico, Usha sí alcanzó a quedar en la ENAP y fue encima la más alta puntuación de su plantel. Parte mañana hacia el DF, así que salimos para despedirla. Estando en el Racing pasó un sujeto repartiendo propaganda de un nuevo antro clandestino que no es más que un ático feo decorado de forma muy retro donde hay música electrónica de esa que me inflama los ovarios y que tiene un sólo punto a su favor: cerveza al 2 por 1 a partir de las 2 de la mañana -que es cuando terminan las promociones similares en el resto de los antros y que es la hora en que dejan de vender alcohol en el Oxxo-. Cambiamos el post-racing de siempre (casa de Juan Manuel) por una visita demasiado extendida al Avalon, y fue horrible. Me comenzó a doler la cabeza, no podía levantarme de mi silla retro, mi novio de 55 kilos tuvo que arreglárselas para hacerme bajar unas escaleras de mil kilómetros de altura y poder respirar aire fresco mientras una hippie francesa probablemente drogada lo seguía tratando de restregarle sus sitios pecaminosos.

Francesas estúpidas.

El sábado cumple años Alonso. Un año más cerca de la legalidad.

Mi blog me aburre. Resumiendo, el punto es que el mundo y la gente debería ser como mi flequillo.

~Fin~
  • veta
  • Balandor
  • Dyna
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario