Extrañando a Dina

Publicado por Alexis. en el blog C o l o r s ~. Vistas: 54

_Pero yo no quiero discutir nada más, entiéndalo y sepa que todo terminó.
_ Si a tu ex-marido le aguantaste tantas groserías, y a tu madrastra le sigues
hablando después de como te ha tratado, ¿por qué eres tan inflexible conmigo?
_No le voy a dar explicaciones acerca de eso, adiós.
Cuando colgó el teléfono me sentí destrozado, sabía que hablaba en serio,
entonces me dije a mí mismo:
Si te interesa no te debes rendir así nada mas, debes luchar hasta donde puedas.
Llamé a su madrastra en la noche y le estuve hablando varias cosas, entre tantas,
que yo amaba a Dina y no la quería solamente como novia sino como mi futura
esposa, que ella y yo habíamos hablado del hecho de vivir juntos y tener o adoptar
niños, pero a mí me parecía preferible terminar nuestras carreras antes de
intentarlo.
Le dije que nunca le había hablado sobre esto, de manera tan clara a Dina, por lo
cual quería decírselo, hacerle saber que si quería una relación más formal, por mi
parte sí la podíamos tener, pero teniendo paciencia.
También le mencioné que deseaba preguntarle a Dina por qué no me quería dar,
ni siquiera la oportunidad de hablarle.
Me recomendó llamar dentro de unos días, cuando a Dina se le bajara un poco el
enojo, pero me advirtió que ella había dicho no querer volver a hablar conmigo
nunca.
Al ver la decisión de Dina me decidí a hacerlo lo mejor posible, escribí una carta
para dársela en la noche del siguiente día (lunes), cuando la viera en la
universidad, en la cual le manifestaba no sólo mis sentimientos hacia ella, sino
también lo que a mi parecer, podríamos llegar a hacer en un futuro.
Al día siguiente llegué a la universidad justo cuando estaba empezando la clase,
por lo cual me vi obligado a esperar hasta la salida para poder hablarle. Cuando
terminó la lección me acerqué a donde ella estaba e inmediatamente me dio el
dinero. Intenté dialogar y no quiso hacerlo. Le expliqué muy rápidamente mi
opinión respecto a lo acontecido y le pedí disculpas, pero ella solamente me
evitaba y decía que todo había acabado. Por último, le di la carta y le pedí por
favor llamarme si cambiaba de opinión, ella asintió con la cabeza y se marchó.
Esa noche me fui muy apesadumbrado para mi casa, me sentía embargado por
una profunda sensación de impotencia.
Al día siguiente, mi amiga y compañera de trabajo, Viky, -quien conocía la
situación y yo le había contado lo sucedido la noche anterior-, me sugirió no hacer
nada más y esperar la decisión de Dina, pero no le hice caso. Era tal mi
desesperación que decidí seguir intentándolo de otras maneras.

-11-​
  • Nyomi
  • Nyomi
  • Nyomi
  • Nyomi
  • Nyomi
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario