Extensión

Publicado por NeoDaedalus en el blog cd... Vistas: 84

Cuando uno no tiene plan alguno y espera tener un día completamente tranquilo, pasivo y relajado, y, entonces, aparece el factor determinante que hará que ese día completamente tranquilo, pasivo y relajado termine siendo bastante más rayado que cualquier otro día ya lo suficientemente rayado.

Y si se pudiera predecir esos factores determinantes, ¿alguien haría algo en contra de ellos? Un cambio de planes imprevisto, o, en este caso, la aparición de posibilidades de forma violenta. Y mientras piensas cómo divertirte, ya empezó a correr el tiempo.

Tic tac.

[imagen]859848[/imagen]
[imagen]859848[*/imagen]

¿Hambre?​

-----------------------------------------------------------------

-- Quiebre --

El día Sábado empezó de forma normal, de hecho no tendría que haber otra manera. Me desperté a eso de las 10 de la mañana, subí y tomé desayuno. El café no puede faltar, claro. Sin embargo, una vez que me apoderé de la PC, pequeños mandados empezaron a moverme a cada rato.
  • Pagar al señor cobrador.
  • Tender la ropa.
  • Ir por arroz a la tienda.
  • Ir por una escoba al primer piso.
  • Demás demases.
Y mientras lo hacía, mi hermana se las ingeniaba para colarse al sitio que supuestamente ya había declarado como mío. En fin, la primera acción dura del día.
  • Abrir un cajón sin tener la llave.
Digamos que ese tipo de órdenes no deberían darse así nada más. Para empezar, yo no tengo idea de cómo hacer eso más allá de lo que he visto y no visto en series de TV, películas y dibujos animados. Afortunadamente, mi mamá ya tenía una solución. Me dio una mini sierrita y me dijo que empiece a cortar el cerrojo. ¡Aw por favor!
  • Cortar, cortar.
  • Un trapito para no cortame, por favor.
  • El metal se calienta con la fricción.
  • Me quemé.
  • Consejos de mi tío.
  • Lamparita alumbra aquí.
  • Viendo avances.
  • Finalmente, jalar.
  • Listo.
Después de estar como media hora cortando y cortando, mi tío vino y le dio un jalón al cajón, éste cedió y se abrió. De que si mi mamá encontró lo que esperaba allí dentro, no lo sé. De hecho, más le vale.


Y entonces, digamos que porque en verdad algunos creyeron que era posible o porque, quizá, otros dijeron que no era imposible, se decidió ir a la piscina. Tripulación: Valeria, Angela, José, mi abuela, mi mamá y yo.
  • Resumiendo.
  • Piscina.
  • Entrada rápida.
  • Piscina libre.
  • Agua no fría.
  • Pelota.
  • Clases.
  • NAdar, nadaaar.
  • Nubes.
  • Salida.
  • Sed.
  • Columpios.
  • Aves y ardillas.
Con José colado, con mi abuela en su silla de ruedas, con mis primitas hablando de modas infantiles que no entiendo, con mi mamá enojadamente enojada, y conmigo pensando sobre lo que haría al lado de primos con edades tan distantes, subimos a un taxi y empezó el viajecito rumbo al agua.

Prácticamente aprovechándoNOS de la política del parque a favor de las personas mayores, entré primero con mi abuela. Debod ecir que empujarla no es nada fácil, en serio. EN SERIO.

Mi mamá y mis primos nos alcanzaron luego y, otra vez apoyándonos en esa política, netré primero a la piscina. Bueno, no al agua, pero sí al área. Mi mamá hacía cola y compraba las entradas. Un señor intentó venderme unas a mí, pero NO. Y luego lueego, ya entraban todos. Eso sí, yo ya estaba en el agua.

La primera mitad me dediqué a nadar de aquí hacia allá y a jugar con una pelota ligera y grande que trajo Valeria, la cual era llevada por el viento en cada lanzamiento alto dando como resultado objetivos bastante poco estrellables sobre personas, también bastante poco estrellables. Igual, fue divertido.

La mitad restante, mis primitas se dedicaron a hacerse las profesoras de natación. Alentadas por mi mamá, claro. Y es que, de hecho, sí sé nadar, pero no como ellas. Y eso que les llevo 8 años de edad. Como sea, paso a paso me empezaron a indicar lo que debía hacer para desplazarme más y más rápido. Intentaba acatar todas las órdenes, pero mientras pataleas y braceas, es difícil recordar tantos movimientos a la vez. Como sea, dudo haberlo hecho tan mal.

Obviamente, no olvidaré el sabio consejo de Angela: Si respiras con la nariz, te ahogas, te ahogas.

Y como sea, saliendo ya, compramos alimentos y bebidas, entre todo esto, algodón, raspadillas, helados, gaseosa, cítricos, saladas, entre otras cosas más. Los pequeños fueron a jugar en las cuatrimotos random, se estrellaron un par de veces por torpes y, bueno, luego ya a columpiarse un rato.


Y después de todo eso, ya en casa, en vez de caer rendido, a la PC. Y no podía ser de otra forma, definitivamente.

-----------------------------------------------------------------

-- Crónica --

Sin embargo, el día no había acabado aún. Cuando apenas me había conectado al MSN y mi mamá empezaba a preguntarme sobre lo que quería comer, Vladimir apareció y me dijo que si estaba haciendo y que si quería jugar un rato en el Wii. Cuando me emncionó sus nuevos juegos, no podía dudarlo, en serio.

Mi mamá me despidió con un refresco de maracuyá y pues... el viaje al cuarto piso empezó sin accidentes.

No llegué a entender cómo se jugaba Naruto. La idea es que en pareja con Vladimir no perdía, así que bueh... estaba bien, supongo yo.

Entonces, llegó la hora de empezar con el MArio Party 8. Diego se unió al juego y el juego de tablero dio inicio. O algo así.

[imagen]859850[/imagen]
[imagen]859850[*/imagen]

Empezando con poner en línea cada uno de los controles de Wii en el orden deseado, claro. Y yo cometiendoe rrores a cada rato, terminé como tercer control y no como segundo. Digamos que... ¡muéranse malditos! Y bueno, lo cierto es que adoraba ser el n00b entre ellos.

Diego también tiene Wii, y claro, también tiene el MP8, así que mis dos primos podían destruirme con facilidad y yo podría poner a mi n00beZ como excusa ante semejante desastre. Como sea, las explicaciones sobre el modo de juego empezaron justo después de elegir a nuestros personajes y al tablero. Vladimir, Mario; Diego, Waluigi; yo, Yoshi. OMG, viva Yoshi.

[imagen]859851[/imagen][imagen]859852[/imagen]
[imagen]859851[*/imagen][imagen]859852[*/imagen]

La idea es la misma que siempre. Conseguir el mayor número de estrellas posibles. Ahora, la forma de obtenerlas, al menos de la forma en que jugamos, es bastante distinta a la de la última vez. Digamos que... al desplazarte por el tablero, llegarás a casilleros en los que se encuentran hoteles. Debes invertir monedas en esos hoteles para hacerlos tuyos y, entonces, ganarás una estrella. Desde luego, si alguien invierte más que tú en ese hotel, perderás tu hotel y tu estrella. Finalmente, mientras más monedas hayan invertidas en un hotel, éste puede evolucionar a 2 ó 3 estrellas.

En el camino, puedes conseguir caramelitos que te darán más cajas de movimiento, algún movimiento especial, ataque a otra persona, entre otros. También habrán casillas de bonus, de DK, de Bowser y, claro, unas cuantos casilleros dorados que harán que un tipo venga y te lleve en su auto a posiciones fuera del mapa en donde conseguirás hoteles de varias estrellas. Con las pocas probabildiades de que otro jugador llegue a estos hoteles, es una gran ventaja.

[imagen]859853[/imagen][imagen]859854[/imagen]
[imagen]859853[*/imagen][imagen]859854[*/imagen]

Los primeros turnos sucedieron uno a uno. Diego resultó primero, yo segundo, la CPU tercera y Vladimir de último. Con ello, yo sólo imitaba a Diego y la CPU nos tomaba ventaja consiguiendo su primera estrellita. Vladimir se quedó atrás, digamos que no tiene muchas suerte con los dados. El primer minijuego lo gané yo, casi de milagro. Pero bueno, como no encontré imágenes de cada uno de los minijuegos que jugamos, tendré que resumir los que me acuerde.

En los juegos 2 VS 2, en verdad descubríq ue tengo severos problemas para acostumbrarme a la dirección del puntero del control de Wii. Como sea, en el de carreras perdí siendo apreja con Vladimir. Y en el de pegarle a los fantasmas, gané siendo pareja con Diego.

La CPU nos tomó una real ventaja cuando llegó a las 7 estrellas. Pero todas sus inversiones eran pésimas, algunas hechas en poco menos de 5 monedas... y eso, no es nada sólido. Pronto le empezamos a quitar todo lo que tenía y yo, con mi supermegaultrasuerte, llegué al primer lugar.

[imagen]859856[/imagen][imagen]859858[/imagen]
[imagen]859856[*/imagen][imagen]859858[*/imagen]

No fue una vez, sino hasta dos veces las que me tocó enfrentarme a ellos en un 1 VS 3. La primera fue con las navecitas que ven en la imagen. De alguna forma u otra pude vencer a mi pésimo manejo del puntero y patearles a todos. La otra fue en un juego de recepción de moneditas con unas canastitas. Me pwnearon.

El juego de suerte por excelencia. Similar a un juego del Mario Party 5, en éste se debe cortar las cuerdas y rogar a dios que no sea la que te mande a volar. Se reduce a ser una experiencia de probabilidades, en las que sólo dependes de la suerte. Gané.

Diego logró superarnos en monedas. Con dos inversiones mías que me ubicaron en primer lugar, no podía hacerle frente a su riqueza. PRácticamente él tenía todo arreglado. Sin embargo, justo antes de que haga su movimiento mágico, llegó la hora de un Battle Game en el que Vladimir ganó y nos robó monedas tanto a Diego como a mí. Su suerte había empezado.

[imagen]859859[/imagen][imagen]859860[/imagen]
[imagen]859859[*/imagen][imagen]859860[*/imagen]

En el juego de golpear la estatua perdí porque no me quicieron explicar cómo era que era. Malditos tramposos. Me dediqué a golpear a gran velocidad cuando la idea era golpear y esperar que el puño crezca para así dar un golpe más fuerte. Sentí que se burlaban de mí y me hizo gracia.

A la hora de pintar, prácticamente perdí el control, otra vez debía sufrir con el puntero y, casi al final, decidí que en vez de pintar lo que se indicaba, hacerlo de forma total. Se aceptaba y casi me recupero, pero como que el foquito se me prendió demasiado tarde.

Vladimir daba vuelta al juego, cuando quedaba sólo dos turnos, Diego cayó en una casilla dorada que lo llevó a un hotel de 3 estrellas. Sin embargo, yo también, y eso que salté un hotel de Diego para mantener las relación política. Vladimir usaba su triple dado y su alta cantidad de monedas para llegar a las 9 estrellas mientras que yo sólo tenía 5.

El turno final decidió todo, Diego hizo suicidium comprando el hotel de tres estrellas por el que pasé yo luego. Me obligó a gastar 23 monedas en ése para recuperarlo. Tenía ahora 8 estrellas y, ayudado de mi dado doble y de mi increíble suerte al golpear la cajita de movimiento, llegué a pasar por dos hoteles más, de los cuáles sólo logré comprar 1 de Vladimir, quitándole 3 estrellas y yo ganando 3 más.

De esta forma, Vladimir quedaba con 6 y yo con 11. Pero ahí no quedó el juego. Vladimir estaba justo al lado del primer hotal que compré yo. Invirtió todo lo que tenía y me quitó 2 estrellas mientras que él ganaba 3. Quedamos empatados 9 a 9 y la decisión quedó a manos de los Bonus.

Al final, Vladimir recibió 2 estrellas por bonus y yo sólo 1.


El hecho de que todo haya estado así de cerrado hasta el último turno me encantó. Y... aunque haya descubierto que tengo un pulso terrible con el estúpido control, me divertí.

Claro, me irrita haber perdido así, snif.

-----------------------------------------------------------------

-- Óscar y Bill G. --

Terminando con todo esto, por qué no, otra tira de éstas. Los contrastes así se dan y se dan. Como el hecho de que yo sea todo un traumadito en clases y que... aw, olvídenlo.

[imagen]859849[/imagen]
[imagen]859849[*/imagen]

Zaz.

-----------------------------------------------------------------

Con los dedos cansados y sabiendo que esto es más de lo que debería ser. Un mes más allí.

Comenten y sean felices. Y recuerden nada.

Bye Bee
  • Clarity-Passiline
  • Ryoko
  • NeoDaedalus
  • NeoDaedalus
  • Yuri
  • Ángel
  • NeoDaedalus
  • Shinobu
  • NeoDaedalus
  • Nohemi Vouwell
  • NeoDaedalus
  • Steffy
  • Whis
  • Nohemi Vouwell
  • Lin
  • NeoDaedalus
  • NeoDaedalus
  • Shinobu
  • Steffy
  • NeoDaedalus
  • Nohemi Vouwell
  • NeoDaedalus
  • Lyra
  • Shinobu
  • Nohemi Vouwell
  • Clarity-Passiline
  • NeoDaedalus
  • Ryoko
  • NeoDaedalus
  • Ryoko
  • NeoDaedalus
  • Ryoko
  • Clarity-Passiline
  • NeoDaedalus
  • Clarity-Passiline
  • Ryoko
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario