Eterna Tentacion

Publicado por sakuryo en el blog El blog de sakuryo. Vistas: 260

Sakura caminaba distraídamente por konoha, su madre le había entregado un pedido que debía llevar a un lugar muy especial, por lo menos para ella. Su querido sasuke había encargado una ración de comida a la mama de sakura que preparaba excelentes comidas japonesas.

-que bien, podré ver a sasuke hoy –se decía sakura mientras caminaba hacia la casa del chico-

Mientras tanto en la casa de sasuke:

-¿Qué estará haciendo? Ya debería haber llegado –decía sasuke bastante ansioso-

El timbre sonó acabando con sus ansias, había planeado aquello por mucho tiempo y ese era el momento de hacer realidad su fantasía.

-buenos días sasuke-kun –dijo ella sonriendo-

-hola –dijo el con su típica frialdad pero esta vez con cierto brillo en los ojos-

-aquí esta tu pedido, espero que te guste –comento la joven entregándole la cajita de madera donde iba la comida-

-si, estoy seguro de que hoy me comeré algo bien bueno –dijo el recibiendo la comida y al mismo tiempo tomando la muñeca de sakura- pasa, comamos juntos –sugirió el logrando que sakura se sonrojara-

-pero sasuke-kun debo ir a mi entrenamiento con tsunade-sama –recordó ella cada vez más sonrojada-

no hizo caso a nada de lo que ella decía, simplemente la guió escaleras arriba hasta su habitación.

Ella entro primero ya que sasuke la llevaba jalando, aprovechando que estaba detrás de ella sasuke miro descaradamente la figura de sakura. La joven ya tenia 15 años y su figura completamente desarrollada, sasuke tenia unos meses mas que ella y por eso el tenia ya los 16 años cumplidos.

-sasuke-kun prende la luz, no veo nada –comento la pelirosada intentando girarse a ver a su compañero pero el la tenia fuertemente abrazada… -¿en que momento me abrazo? –se preguntaba sakura sorprendida-

-sasuke-kun… ¿Qué pasa? –Su voz se notaba asustada, cosa que excitaba más a sasuke-

-te voy a hacer mujer sakura –dijo el pelinegro luego de haberla tirado sobre la cama de esa habitación-

-¿sasuke-kun… en donde estamos? –pregunto asustada intentando levantarse, pero el cuerpo de sasuke ya estaba sobre el de ella-

Su pregunta no obtuvo mas respuesta que las manos del uchiha recorriendo su cuerpo, y sus labios y dientes mordisqueando su cuello.

-¡basta sasuke-kun detente!! –ordenaba molesta-

-cállate, ¿acaso no eras tu la que se moría por mi? –pregunto el irónico mientras desgarraba las ropas de la joven.

-si, pero no así sasuke-kun hay tiempo… espera un poco –pedía ella inútilmente-

Sasuke termino de arrancar la ropa y se vio con un pequeño problema…
Estaba tan oscuro que ni siquiera el podía disfrutar de ver a sakura, por suerte todo estaba perfectamente planeado para si satisfacción.

Con un simple yutsu de fuego prendió las velas que había esparcido alrededor de la cama, iluminando así la habitación.

-¿te gusta? –pregunto sasuke al ver a sakura muy sorprendida-

Los ojos color jade de la pelirosada recorrieron toda la habitación, asombrándose en especial con el piso que se encontraba cubierto de velas y pétalos de rosas rojas.

-sasuke-kun tu… ¿tu hiciste esto? –pregunto asombrada-

-me ocupare de que tu primera vez sea maravillosa –aclaro el-

-¿y que tan maravillosa puede ser si lo estas haciendo en contra de mi voluntad? –pregunto ella nuevamente asustada-

Sasuke no contesto, el estaba cada vez mas excitado y ella cada vez mas asustada.

Sintió como la rodilla de sasuke separaba sus piernas, intento cerrarlas nuevamente pero no pudo ya que el pelinegro las tomo con sus manos y sostuvo una a cada lado de sus anchas caderas. no tardo en darse cuenta del gran bulto que había bajo el pantalón de sasuke, ya que este hacia presión contra su entre pierna.

-basta sasuke-kun detente por favor –rogaba ella una y otra vez como si fueran las únicas palabras que sabía-

El inspecciono con su mirada el cuerpo de la joven, aun permanecía cubierta con sus prendas mas intimas, aunque no durarían por mucho tiempo.

La abrazo pasando sus manos por alrededor de su espalda, y aun manteniéndola bajo su cuerpo desabrocho el sostén. Ahora solo quedaban las bragas, pero antes de ocuparse de la última prenda quería deleitarse con las delicadas curvaturas que habían quedado al descubierto recientemente.

-eres tan perfecta –le comento sasuke mientras tomaba uno de los botoncitos rosados entre sus dientes y lo mordía delicadamente, siempre cuidando de no hacerle daño.

-sasuke… kun –dijo ella entre suspiros-

Bajo desde sus pechos hasta encontrarse con las bragas, sin darse cuenta había soltado las piernas de sakura para poder tomar posesión de su parte mas intima, separo delicadamente las piernas de sakura dejando ver su intimidad que estaba cubierta con unas lindas bragas azules.

Deslizo la prenda color mar y la dejo caer a un lado de la cama, asegurándose que no hiciera contacto con ninguna vela.

-no te preocupes, esto te va a gustar –aseguro el despreocupadamente-

La pelirosa solamente cerro los ojos para dejarse llevar, las circunstancias no eran buenas pero aun así decidió darle una oportunidad a sasuke, después de todo era lo que siempre había querido.

En menos de un minuto sintió como sasuke le besaba el cuello susurrándole que le iba a doler un poco, eso logro asustarla y solo pudo pedirle a sasuke nuevamente que se detuviera.

Sintió el miembro rígido del uchiha haciendo presión en su intimidad intentando invadirla.

-espera un poco –ordeno ella empujándolo ya que empezaba a sentir el dolor de la penetración.

Sasuke estaba sumergido en el placer, no escuchaba nada de lo que sakura le decía, jamás pensó que aquello pudiera sentirse tan bien. La pelirosa le estaba regalando los placeres mas grandes del mundo sin siquiera habérselo propuesto.

Lo único que logro traerlo de regreso a la realidad fue sentir las frías lagrimas de sakura corriendo en sus mejillas, poso una mano sobre el rostro de la joven y limpio delicadamente esas gotas cristalinas, ella por su parte corrió su rostro para que sasuke no la tocara, en esos momentos lo odiaba, a el no le importaba nada de lo que ella sintiese…

-solo querías tener sexo –comento sakura molesta mientras el comentario se perdía entre sollozos.

-¿realmente crees eso? –pregunto el deteniéndose sin estar dentro de ella por completo-

-claro que si, no seas hipócrita. Me engañaste para que viniese aquí solo para poder hacer esto –comento con tristeza-

-¿y porque te elegiría a ti? –pregunto el con arrogancia -tengo a mis pies a todas las mujeres de konoha, incluyendo a ino que es muy hermosa

Escuchar esto molesto aun mas a sakura, estaba haciéndole el amor y se atrevía a decirle que ino era mas hermosa…

Lo empujo fuertemente intentando sacárselo de encima, lo único que deseaba era tenerlo lejos y no verlo nunca más. Pero su fuerza le fallaba en aquellos momentos, no podía quitárselo de encima así que solo se dedicaba a llorar.

-¿aun no lo entiendes? –pregunto el luego de un rato de escuchar su llanto- ino puede ser hermosa, pero yo te quiero a ti, para mi tu eres la mas hermosa de la aldea y esto lo hago porque te deseo demasiado y ya no me puedo reprimir. –le comento el mientras se acercaba a su oído y lo besaba lentamente-


Aun tenía la mitad de su miembro dentro de sakura y no pensaba salir de ella hasta que ambos hubiesen llegado a sentir placer.

-¿puedo continuar? –pregunto el mientras besaba el cuello de sakura-

Asintió levemente con su cabeza dándole la libertad de continuar al pelinegro que ya estaba impaciente.

Ella rodeo la espalda de sasuke mientras el volvía a hacer presión para adentrarse aun mas en su cuerpo, sintió como las delicadas uñas cubiertas de un esmalte rosado se clavaban en su espalda para luego escuchar los gemidos de sakura que comenzaban a inundar el lugar.

-¿te gusta? –pregunto el mientras empezaba a moverse dentro de ella con leves envestidas-

-s…sasuke –su respiración era demasiado agitada como para hablar, solo podía sentir el peso del cuerpo de el sobre el suyo y el placer con que iban cargadas las envestidas.

El aumento el ritmo obligando a que el cuerpo de sakura se arqueara por las enormes descargas de placer que le regalaba sasuke en pocos segundos el había aumentado el ritmo frenéticamente terminando con aquellas sensaciones antes de lo que el mismo había planeado.

Se dejo caer completamente sobre el cuerpo de sakura, disfrutando de las últimas sensaciones que le regalaba su cuerpo, había sido maravilloso, por primera vez en años se había olvidado del resto del mundo.

Su hermano, orochimaru… en esos momentos nada ni nadie era más importante que aquella pelirosa que tenia debajo.


-mi madre debe estar preocupada –comento sakura en un murmullo-

-se preocupara aun mas –advirtió sasuke- porque no pienso dejarte ir –aclaro sonriéndole por primera vez a aquella joven-

-sasuke… yo…

-si, lo se yo también te amo –dijo mientras rodaba a un lado de ella para poder dormir mas cómodos y se encargaba de que una ráfaga de viento apagara todas aquellas velas que ya estaban derretidas-
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario