El fic del Warcraft

Publicado por Himperion en el blog Otra Bitácora más. Vistas: 110

Esto es el capitulo 1 del fic que he trabajado eh estado cambiando muchos parrafos y situaciones soy muy autocritico y no se si interesa al lector asi que antes de publicarlo lo coloco aqui para que me critiquen.


Warcraft El Renacer de la Humanidad



Capitulo 1:La traición de Arthas

-Tras 3 meses de larga espera el pueblo de Lordaeron aquí valiente y sufrido pueblo ve con regocijo el retorno de su joven y amado príncipe, El príncipe Arthas quien valientemente fue a las heladas tierras de Northrent a luchar contra el despiadado Mal´Ganis quien desato una terrible plaga corrompiendo la bella campiña de Andorhal y transformando a sus habitantes en muertos vivientes putrefactos. Pero nadie imagino el alto precio que pagaríamos por esa victoria pirrica.


Timmy: Maestro por favor siga ha pasado un año desde que fuimos exiliados de nuestra patria, Lordaeron es cenizas y nuestras familias han perecido en las garras del azote –Dijo un chico no mayor de 13 años conteniendo las lagrimas ante tan trágicos recuerdos-

Bien dijo un anciano hombre de unos 50 años él era Nicolás Buzan uno de los pocos paladines supervivientes a las luchas contra los muertos vivientes, su voz era cansada la voz de alguien que había visto demasiado en este mundo cosas que superan la lógica y la voluntad del hombre, tomo un sorbo de agua fresca que le reconforto el rostro evidentemente algo de tranquilidad provocaba un enorme placer a alguien que ha estado semanas sin comer manteniéndose solo con su fe en la luz.

Nicolás Buzan: Bien chico recuerdo ahora lo que paso aquel día en que la muerte llega a nuestro de la persona a la que más amábamos .

-Aquel día un bello día y soleado los aldeanos y súbitos reales estaban felices las noticias del exterminio del azote llegaban de todos los rincones del Lordaeron, las carreteras comenzaban de nuevo su trafico comercial, los jóvenes soldados podían dejar sus armas eh incluso la Horda orca no había dado problemas se decía que habían abandonado el continente, de pronto las campanas del pueblo sonaron 15 veces en las torres de vigilancia esa señal era el retorno del príncipe aquel joven vestía de negro y estaba escoltado de dos hombres con túnicas oscuras.

Arthas caminaba con elegancia y el porte de un héroe en aquel momento el eufórico pueblo agolpado en los escalones del palacio real sonaban sus trompetas, los campaneros estaban sonando alegremente las campanas del palacio mientras que las mujeres lanzaban bellos pétalos de rosa en el camino donde transitaba el recién llegado en aquel momento. Arthas atrapo un pétalo de rosa que cayo en su mano después de verla tan bella, tan llena de vida solo alcanza a destrozarla en la palma de su mano y accedió al interior de la recamara real donde estaba su anciano padre, el rey Terenas.

Una de las doncellas informo al enfermo rey de la llegada de su hijo el rey hizo un gran esfuerzo para estar con dignidad en su trono recibiría a su primogénito y ah aquellos héroes que salvaron su amado reino pero.

Arthas no era el mismo hombre que salió de Lordaeron primero no-tenia sus vestimentas de paladín, si no una capa negra cubría una armadura con una apariencia diabólica, sus largos cabellos rubios de pronto estaban blancos como la fría nieve en la noche y sus ojos azules que había heredado de su madre estaba oscura como si no existiese vida en ellos.

El anciano rey se levanto de su trono, en ese instante las puertas fueron abiertas de par en par con un gran ímpetu, que un joven descuidado tenia siempre aunque esta vez la falta fue pasada era un momento de gozo.

Al entrar Arthas y sus dos escoltas se dirigieron al centro del salón real en una plataforma circular, mientras los 2 sectarios estaban fuera del circulo Arthas entro en la parte central desenfundando su espada y arrodillándose ante su padre.

El rey se levanto débilmente mientras decía- Ah! Hijo mi sabia que volverías –mientras en un murmullo.

Arthas: ¡Tu! No tienes por que sacrificarte mas por tu pueblo, no necesitas seguir llevando el peso de la corona, me he encargado de todo.

–Después se retiro la capucha que cubría su rostro dejando ver su rostro tan cambiado sin expresión de humanidad mientras se levantaba y empuñaba su arma, comenzó a caminar hasta donde estaba su padre.

Terenas: -confundido por lo que sucede- ¿qué es esto?,¿qué estas haciendo hijo mio?.

Arthas: Destronándote padre, deja que tus ojos se cierren ahora que los míos están abiertos

En ese momento atravesó la frente de su padre con aquella demoníaca espada de nombre Frostmourme solo se escucho un quejido de dolor por parte del rey y su corona cayo de su cabeza manchada por la sangre de una victima inocente.

Arthas: ¡Este reino debe caer! Y de sus cenizas resurgirá una nueva orden, que hará temblar los mismos cimientos del mundo.

Tras ese terrible instante la devastación y el miedo comenzaron su camino de destrucción arrasando todo lo vivo en nuestro hogar.

Nicolás buzan: Ahora nuestro deber es encontrar una nueva tierra donde vivir lejos de esta corrupción.

En ese momento llega un soldado raso corriendo con todo lo que su cuerpo le permite.

Footman: Señor un ejercito de muertos vivientes se acerca al campamento ¿qué hacemos ahora?.

Nicolás Buzan: Afianzad vuestros escudos debemos ganar.
  • Himperion
  • Himperion
  • Tania
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario