El Fútbol y dos Personas Especiales

Publicado por _-Astaroth-_ en el blog El País de la Sonrisa. Vistas: 76

En un lugar muy especial existen dos seres necesarios en mi vida, lástima que ese lugar esté a varias millas de aquí, pero quizá eso no sea del todo malo, pues me ayuda a valorarlos muchísimo y aún aprovechar más los momentos que pasamos juntos.

Recuerdo que desde chamacos, las mejores de nuestras travesuras las hicimos juntos, desde quemar la casa de muñecas de mi prima hasta querer romper record montándonos cinco personas en una bicicleta de niños. Lo mejor de ese día fue haber terminado en el suelo, con raspones por todos lados y muertos de la risa gritando “Otra vez”. Todo era color rosa hasta que recibí la triste noticia de que se marcharían a otro país, eso fue como que cercenaran una parte importante de mí.

Las horas, los días, los meses y los años pasaban y la nostalgia de aquellos momentos felices aún seguían a flor de piel y lo duro es que siendo niño uno no sabe como sobrellevar la situación. Pero creo que ni el tiempo pudo hacer lo suyo, pues la nostalgia regresa cada vez que regreso de visitarle y lo único que me queda es recordar los momentos más felices que he pasado con ellos, los cuales espero sean infinitos.

Como son tantos los recuerdos, hoy compartiré uno de tantos:

La Noche del Fútbol:

Desde el primer día en que llegué, comenzó la vagancia (jejeje). Entre a la casa mis tíos, saludé a la familia y en segundos acepté la invitación de ir a ver un partido de fútbol en vivo y a todo color. En el carro de un amigo de mis primos nos dirigimos: su amigo, mi primo, su novia y yo sin saber que después de una hora de congestionamiento infernal no encontraríamos un solo boleto para el partido. Remojados y bajo una brisa nos resignamos a ver el partido en “La Casita” (así se llama el bar al que fuimos), mientras comíamos y bebíamos celebrábamos con extraños uno a uno los goles de nuestro equipo: SAPRISSA. Desde ese entonces me convertí oficialmente Saprissista (Morado de corazón).

Planeamos ir a la final del campeonato de apertura, un jueves. Como mi prima estaría en el trabajo, nos encontraría en la puerta del estadio “Ricardo Saprissa” y mientras tanto hice lo mío para ir con todas las de la ley. Dije dentro de mí si he de ir, tendrá que ser de Morado y un día antes logré adquirir mi camisa a un precio módico. Pero no omito, que casi dejo pasar por alto la odisea de conseguir las Tickets del partido, fuimos a una tienda dos días antes del partido y ya estaban agotadas y el mundo se derrumbó ante nuestros pies, pero en instantes sonó el celular de mi primo con la voz angelical de mi prima diciendo que había posibilidad de encontrar boletos, cerca de su trabajo (¡Dios bendiga Multiplaza del Este!). Mientras me las ingenié de convencer a mi primo para que me acompañase junto con su novia (Lau, una persona muy tierna) a buscar un CD y unas camisetas en varios lugares, terminamos dando en Mall San Pedro. Después de dar tantas vueltas no encontré el CD, pero al menos compré una camiseta de Jack (el personaje principal de la película Nightmare Before Chrismas); mi personaje favorito (casi no se nota verdad??) y mientras comíamos algo sonó nuevamente el celular de mi primo con la mejor noticia del día, mi prima ya había conseguido las entradas y nosotros no lo podíamos creer.

Unas alitas espantosas (de KFC) después, nos fuimos a casa a esperar a mi prima para confirmar que había comprado los boletos. Llegó y nos dijo que era mentira, teníamos ganas de matarla, pero al ver nuestras caras confesó que sí las tenía. Y así nos preparamos para el día del juego, recuerdo fue un viernes.

Mi primo, su novia y yo, nos fuimos al centro de San José sin saber la parada del autobús que nos llevaría a Tibás, mi primo le preguntó a un policía y después de decirnos el lugar de la parada nos deseó suerte. En el camino cayeron como buitres los revendedores de boletos, pero llegamos sanos y salvo al autobús. Nos bajamos y en el camino todo se veía morado, decidimos hacer una “coperacha” (jejeje) y compramos una bandera para entrar un poco más en ambiente. Llegamos al estadio y preguntando dimos con la entrada a Platea Oeste y respetando los boletos, cada quien se sentó en su respectivo haciendo, guardándole el lugar a mi prima, faltando aún mucho para el partido, una ola de frío se empecinaba con las más de 20,000 almas que caben en el estadio. Suena el teléfono de Checho (así le decimos de cariño a mi primo) y es mi prima diciendo que ya estaba en el estadio pero que se quedaría con unos compañeros del trabajo y fue ahí cuando me resentí con ella. Pero un par de regaños después regresó al rebaño como oveja descarriada, y en pocos minutos comenzó el partido.

¡¡Estuvo súper, hiper mega emocionante!! , con un gol en contra y a la falta de 5 minutos (los de compensación) uno de los árbitros decide corregir los errores garrafales que había cometido durante el partido, cantando un penal a favor nuestro y el partido se empató. En el tiempo extra, el marcador no quiso favorecer a ningún equipo y por lo tanto, la cosa terminaría en penaltis. Mientras todos en el estadio se comían las uñas, comenzaron los penales y yo por estar afanado con la cámara, casi no pude disfrutarles, pero cada vez que SAPRISSA anotaba uno, era una celebración casi indescriptible ¿Y quien creen que ganó? .Por supuesto, el MONSTRUO y aquello estaba que iba a estallar. Este amigos míos es un momento que sin duda jamás será borrado de mi disco duro, pues compartí algo muy especial con dos personas especiales.

Algo que les recomiendo, es que si quieren descargar tensiones, vayan a un juego de fútbol y griten todo lo que quieran hasta quedar afónicos, griten Hijo de Put@!!, Arbitro Perra!! o esta consigna que fue la que más me gusto de la Ultra: “Que lo vengan a ver, que lo vengan a ver, eso no es un portero es una put@ de cabaret”.

Ahí les adjunto las fotos que más me gustaron de una noche de un juego de película.

Una es de mi primo Checho y su novia Lau, la otra de mi primita querida Kanya y su servidor y la última de uno de los jugadores con la copa.

Y recuerden al final de los días, se verán cosa y el Monstruo caminará entre nosotros y nadie se resistirá ante su poderío.
  • _-Astaroth-_
  • _-Astaroth-_
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario