El Enigma de la Plancha

Publicado por Aithra en el blog Faute Éclatante. Vistas: 33

Nota: Los nombres de los protagonistas han sido abreviados sólo con su letra inicial. Es fundamental en estos casos reservar la identidad de los implicados.

El reloj marcaba las... bueno, la hora que debía marcar ya de noche, cuando E. se dio cuenta de algo terrible: la plancha estaba prendida. Meditándolo mejor, el problema no era que estuviera enchufada, sino desde cuándo lo estaba.

L: "C. ¡La plancha está prendida! ¡Pero miiiiraaaaa! ¡Siempre tan irresponsable! ¡Ahora cuánta luz nos va a salir!"

C. desesperada, corre hacia el aparato, lo desenchufa de un tirón (y por favor, no ignoremos la chispita que salió en el proceso), pero sabe que está perdida. El daño ya está hecho. Con un nudito en la garganta escucha como L. le sigue gritando, entrando hacia el lugar del crimen.

L: "¿La tenías así desde la mañana? ¡Pero C. Por hacer las cosas a última hora! ¡Ya te ha pasado cuántas veces y todavía no aprendes! ¿La ocupaste en la mañana?" Repitió.

C. Pensando que haría un mal menor diciéndole que sí, que la había ocupado en la mañana, asintió con terror. Porque si L. supiera... que ella no había planchado temprano, sino la noche anterior...

L. entra a su pieza y sigue gritando cosas como : "¡Ahí ya son como veinte mil pesos!" "¡ Y apaga el computador, siempre tan incosciente!" "¡Está prendida desde la mañana, desde la mañana!!!!"

Pero como por magia, C. tuvo un flash back muy oportuno.

C: "Ah, no, mamá. Tú fuiste la última que planchó anoche, yo no. ¡Así que no me eches la culpa!"

L: "¡Y hoy día en la mañana! ¿Ah?" L. se ha agarrado del hoydíaenlamañana.

Pero C. ha recuperado la memoria. Le dice a L. la verdad, la pura y santa verdad, apuntándola con un dedo índice firme y acusatorio. L. se queda pasmada, es más, como en shock. No lo puede creer.

Pero el lapsus pasa rápido. Ahora cataliza su furia en otra dirección:

L.: "¡Todo por culpa de tu papá que hay que andar planchándole camisas!" L. se queda callada y sigue, un rato después, con sus acusaciones de las cuentas excesivas de la luz, y un interminable etcétera hasta que razona: "Pero si yo estoy segura de que tiré el enchufe".

C: "No sé, yo creía lo mismo cuando se me quedó prendida" Hizo un mohín de superioridad, al menos a C. se le había quedado prendida por medio día solamente, alguna vez, tres veces este año.

L: ¡Ah! Pero entonces fue tu papá. ¿Te acuerdas que hoy día se había puesto otros pantalones, antes de que le dijera que yo le había dejado otros listos? Ese F. - furia pura en su voz - anda a llamarlo" Puso su cara de esposa dispuesta a la pelea.

C: "Y se hizo el tonto nomás." Dijo C. echando un poco de carbón.

Pero F. había salido. Lo que hizo aumentar aún más las sospechas sobre el caso de la plancha. En el intertanto de espera, L. no perdió oportunidad para lanzar todo y tipo de acusaciones, suposiciones, y denuevo a lo de las cuentas de luz. Y entonces llegó F.

L. adoptó un semblante serio y le ordenó a C. que lo fuera a buscar. Desconcertado, F. entró a la habitación donde se llevaría acabo el juicio.

L: "F. ¿tú ocupaste la plancha hoy día en la mañana?" preguntó L. entrecerrando los ojos para ver más allá.

F: "No, para nada mi amor. Incluso lo pensé, pero decidí que no" Niega con la cabeza, y pone su mejor cara de no-culpable.

L. y C. lo observan incrédulas, pero piensan - ya han estudiado el pantalón que F. había usado por error y estaba sin rastros de planchado -: F. es pésimo planchando, así que ni siquiera lo intentaría.

F.: "¿Por qué?" Prguntó con tono de sospecha, quizás porque notó la acusación tácita de L. y C. L. mira al suelo y dice humildemente:

L: "Es que parece que la dejé predida yo"

F: "Oh" Dice F. arqueando sus cejas, como diciendo: pero qué mal.

L: "Y eso ya son como veinte lucas"

C. sale de la pieza, se ha salvado de una grande (nunca hay que olvidar el 25% que ha subido la luz), y no tiene por qué apagar el computador. Pero preguntas siguen rondando por su cabeza: ¿Y si de verdad L. desechufó la plancha? ¿Y si F. está mintiendo? ¿Y si ella misma es una especie de sonámbulo enchufa planchas? O algo peor: ¿Y si aquel crimen lo realizó un tercero o un cuarto?

C. estaba decidida a averiguarlo. Entonces fue a interrogar al perro.

Y eso pasó anoche. Ando medio aletargada todavía, hace poco desperté y tengo más sueño todavía. Al menos el día ha sido bueno: Me eximí de una prueba en lenguaje (yo dije que Dios era grande), y menos mal, porque justo hoy se me ocurrió llegar tarde XD.

Ya en el transcurso de la mañana, a ensayar la coreografía (igual hubo mala vibra un rato, pero fue poco :P) y mañana es el gran día de mostrar mi tiesura frente al curso. La J. ya me va aplicar W40. Tengo fe en que no haré el ridículo.


[Yo] :eek:

  • Lugaid
  • Fercho
  • £x£
  • Minya
  • Aithra
  • Sayuri
  • £x£
  • SiNaI
  • Spark
  • £x£
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario