El éxito en las metas

Publicado por Esguayer en el blog In Her Eyes. Vistas: 170

Como yo, mucha gente que se propone metas en esta vida no las cumple. Mientras más difícil sea el cambio (por que toda meta se trata de cambios), más difícil es cumplir la meta. Y esto no es casualidad.

¿Saben ustedes cuál es la diferencia entre una persona de éxito y una persona promedio? La diferencia es el precio que pagaron los exitosos. Es tan sencillo como eso. Los exitosos sabían que su meta no sería fácil, pero perseveraron y pagaron el precio.

Una buena forma de ilustrar esto es, digamos, con una persona que sueña con ser cantante. Hay que tener un interés y talento natural para cantar, por supuesto, pero se necesita mucho más que eso para tener éxito nacional e internacionalmente. El precio es altísimo: hay que lucir bien, ir al gimnasio, ir con un profesor de canto, perseverar y prepararse para ser rechazado mil veces, para ser aceptado al intento 1001. Esta lista es muy corta, se requiere muchísimo más para tener éxito en una carrera artística actual.

Pero vayamos a metas más fáciles. ¿Qué pasa con quien quiere tocar la guitarra pero dice nunca tener tiempo de practicar? ¡Ah! Es gente que se engaña a sí misma, en realidad es por que NO ESTÁ DISPUESTA A PAGAR EL PRECIO, el precio es dedicación, dinero y tiempo. Eso se necesita para tocar la guitarra, nada más, aunque en distintas proporciones.

En otras palabras, no puedo ir por ahí diciendo que soy muy bueno en el baloncesto, que toco muy bien la guitarra, que soy un excelente matemático, si no estoy dispuesto a pagar el precio. ¡De eso se tratan las metas, de pagar el precio! ¡De resistir placeres temporales con la ilusión de obtener un mayor placer al culminar la meta!

Eso es lo más difícil del mundo: resistir los placeres temporales. Llámense tiempo, fiestas, descanso, televisión, parque de diversiones, flojera, parque acuático, ir a la playa... los placeres temporales son muy difíciles de vencer. Sin duda tropezarás con ellos cuando estés en medio de una meta, todos lo hemos hecho.

Los exitosos son aquellos que logran vencer los placeres temporales. ¡Y esto aplica hasta en los matrimonios! Los hombres muchas veces somos vistos como cerdos que no pueden resistirse a una mujer que les atraiga, y aunque debo admitir que la mayoría no se resiste a los placeres temporales, ¡los hombres seguimos siendo seres pensantes! ¡Claro que aún podemos resistir! Aún así, hay muchos hombres y mujeres que, por el placer de 5 min. de pasión en una aventura extramarital, se niegan el placer enorme de una familia unida, y un matrimonio de confianza.

Hay que mandar al diablo a los placeres temporales que impiden que cumplamos nuestras metas. Hay que identificarlos, y hacerlos a un lado.

¡Recuerda que un avión comercial pasa el 90% del tiempo fuera de su ruta planeada! ¡Igual pasa con las metas! Todo se trata de PERSEVERAR. Perseverar significa que no caerás 1, 2, ni 3 ni 100 veces. ¡Puedes llegas a caer 10,000 veces! PERSEVERAR significa que, caigas cuantas veces caigas, siempre te levantarás.

Si perseveras, alcanzarás todo lo que te propongas. Si los placeres menores te ganan, serás exactamente como la mayoría. Cuidado con no caer en el fracaso, si elijes caer en todos los placeres temporales.

¡Perseverando, moverás montañas!
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario