Día filosófico

Publicado por Zéfira en el blog UnaNitSenseLluna. Vistas: 88

Hoy no me levanté con la intención de que hoy fuera un día filosófico, pero al final terminó convirtiéndose en EL día filosófico.

Empecé las clases (al fin) y todo fue bastante normal. Me tocó de tutora a alguien simpático que ya conocía y la mayoría de profesores son nuevos y espero llevarme bien con ellos (no puedo decir lo mismo de los que tengo igual que el curso pasado). Volví a ver a los amigos, a mi primo-amigo (al que aprovecho para decirle que le quiero mucho, aunque ni sepa que esto existe) y a el césped del insti, que el año pasado estaba todo bien cortadito, convertido en una selva que te llega hasta las rodillas (mucho para ser césped ;0;). Hubo dos noveades respecto al año pasado: 4 avaluaciones en vez de 3 y que el primer día empezamos a las 9:50. Todas las clases parecían la clásica "soy tu profesor, vamos a hacer esto, necesitáis aquellos, si os portáis bien puede que hagamos algún juego..." hasta que llegó la hora de studio (con la profesora de religión, que ya es casualidad...). Esta profesora me parece una persona encantadora, en serio, porque estuvo toda la clase explicándonos cosas suyas (problemas, complejos...) para que "viéramos" que nadie es perfecto (al menos yo entendí eso...). Nos pidió que escribiéramos tres cualidades, yo no escribí ni una, porque soy pesimista, friki (lo iba a poner, pero como no sabía si era bueno y al final me dijeron que bueno...), me acuerdo de las cosas no demasiado importantes y las que tengo que recordar se me olvidan con una rapidez sorprendente... pero tampoco pienso que no valgo nada (por ejemplo, ser pesimista en los exámenes puede ser bueno: si sacas mala nota, no te llevas un disgusto y si, por lo contrario, sacas muy buena nota, te alegrás más xD), así que no le doy demasiadas vueltas, tampoco.

Por la tarde me fui al médico para ver si me operaban o no (me operaron de bebé, pero no les salió como querían...), con la idea fija de que lo diría, cosa que no me extraña. Y me lo dijo, yo ya miraba a las musarañas, no es un tema que me interese demasiado porque me he acostumbrado a vivir com mi "defecto", pero con lo que no contaba es que lo tuviera tan claro y que mis padres estuvieran de acuerdo, eso me dejó..., bueno, en blanco, sin poder articular palabra... Al principio, cara de póker, pero yo suelo emocionarme bastante y al final me puse a llorar: que me operen me da mucho miedo. Me operaron de pequeña y no quedó como "si no hubiera pasado nada", los análisis me asustan y parezco criatura cuando me los hacen (me quejo que duele, pero cuando me "perforen la piel" apenas lo noto, lo que me molesta es un incómodo picor mientras tengo eso metido el el brazo, me vuelve loca). Muchas veces doy la culpa a la operación que me hicieron, pero en el fondo no quiero afrontar mi miedo y no querría que quedara peor de lo que está.
La médica parece muy amable, pero, des de siempre (y por culpa de unos aparatos que tenía que llevar por las noches y que mis padres me quitaban cuado me despertaba llorando a altas horas de la madrugada, según testimonio de mis padres), dormir no es mi actividad predilecta y me despierto con mucha facilidad (aunque ahora que tengo que madrugar cada día cuando el cielo aun está negro, empiezo a cogerle el gustillo), y eso de que con una inyección me duerman (y precisamente una inyección...) me da un poco de cosa, preferiría una pastilla y anastesia parcial...

Con todo este rollo quiero decir que a veces, de forma inconsciente, el propio cuerpo teme algunas cosas que lo dañaron cuando aún no comprendía lo que pasaba a su alrededor o empezaba a comprenderlo. Sería algo como el instinto de un animal, que sin saber él muy bien lo que le hicieron, identifica ciertas cosas con lo que le pasó y tiene miedo de ellas. Al fin y al cabo, los humanos somos una especie más de las muchas que hay en el planeta.
  • Nyggaventureroh
  • Zéfira
  • Nyggaventureroh
  • Zéfira
  • Zéfira
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario