Because I love you... let you go

Publicado por Kurama Renji en el blog Por llegar a ti ~SasuNaru/NaruSasu~. Vistas: 246

Fandom: Naruto
Título: Because I love you... let you go
Protagonistas: ~Neji-Shikamaru-Naruto-Sasuke~
Resumen: Mírame a los ojos y aunque sea una completa mentira júrame que estarás bien —me miró cariñosamente y sentí mi voluntad quebrantarse— sólo así me quedare tranquilo, Naruto —le mentí al verme reflejado en sus zafiros, pues lo que en verdad deseaba decirle es “quédate, no te vallas”.Tipo: Song-fic
Advertencias: Posible Ooc.
Género: Drama-Romance
Terminado:


[​IMG][​IMG][​IMG]
~Porque te amo... te dejo ir~
~Shikamaru Nara~


Porque, viene a buscarte ahora que te ha visto a mi lado, juntos
de la mano,
a caso no te ha hecho daño una y otra vez…


Desde que le vimos hace un mes atrás y conversaste con él en el parque, esa que hasta una hora antes era una magnifica tarde, -que planee durante varios días para celebrar nuestro cuarto aniversario que vivíamos juntos- la vi opacada mientras conversaban, por tus reacciones al tenerlo delante y demasiado cerca. Dolorosos recuerdos que antaño te unieron primero a él y luego a mí se aglomeraron en mi mente.

Aunque tu boca no dijo nada después de aquella charla, el opaco brillo de tus zafiros me lo dijeron todo.

No entendía o más bien me negaba ha aceptar qué rayos era lo que él buscaba, primero te había ilusionado, lastimado, abandonado por irse con quien sabe quien y te había dejado hecho pedazos completamente, imposibilitado de olvidarlo, hecho un manojo de lamentaciones y lágrimas, siendo incapaz de volver a sonreír. Convertido en alguien completamente diferente de quien eras, no había rastro alguno de aquel joven que irradiaba unas inmensas ganas de vivir por cada poro de su piel, quien no te conociera y escuchara aquellas palabras de cómo eras en ese tiempo cuando eras feliz hubiera pensado que era una cruel burla hacia ti.

Fui solo el consuelo del amor que perdías
Clavo que saca otro clavo tu medicina
Soy con quien tú olvidaste al que querías
Al que amaras... Ya lo sabía

Fui yo quien en todo momento permaneció contigo, quien te obligo prácticamente a comer cual infante malcriado tras una rabieta por no tener el dulce pedido. Durante mucho tiempo me convertí en tu paño de lágrimas, el hombro del que te sustentabas para no caer en aquel oscuro vacio –soledad- en la que tanto te empeñabas en estar. ¿Y a mí, quien me ayudaba para no dejarme arrastrar contigo, quien?

—Neji —susurre captando más la atención del aludido que en este momento esta conmigo.

Mis codos apoyados en mis piernas y mis manos entrelazadas con las que sostengo mi barbilla permaneciendo en silencio, esperando a que termine esta cruel tortura y él con una de sus manos en mi hombro derecho sólo me observa en completo mutismo. No existe otra cosa que él pueda hacer en estos momentos, sólo permanecer a mi lado como antes, como siempre siendo él mi sustento.

Siento mi corazón estrujarse cada vez más, se suponía que hoy debería ser uno de los días más felices de mi vida, pero no, todo se fue al diablo al tener que darme de topes contra la realidad hace una hora atrás…


Te di sonrisas y en soledad, pelee una batalla de dos.
Pero, todo no fue suficiente, me mata perderte, quisiera arrancarme el dolor.
Pero mi corazón arrogante, se niega a escucharte, no quiere aceptar tu adiós.

Shikamaru, traté, créeme que lo intenté con todas mis fuerzas pero ya no puedo seguir con esto —me miró con sus orbes opacos por las lágrimas contenidas— jamás hubiera deseado hacerte daño, me has dado todo de ti y por eso te ganaste mi cariño.

No quería creer lo que escuchaba, la pesadilla que me perseguía desde aquella tarde se había hecho realidad.

Después de verlo aquel día, me he dado cuenta que a pesar de todo lo ocurrido en el pasado, aún le amo…

¿Qué diablos era lo que estaba diciendo, era tan idiota cómo para seguir amándolo? ¡Tenía que salir de aquí! No quería escuchar lo que estaba diciendo, me negaba ha aceptarlo y mi cuerpo traicionero se negaba a obedecer obligándome a permanecer estático frente a él.

—Luché con todas mis fuerzas contra lo que siento por Sasuke, porque sé cuanto has hecho y dejado por mí, pero —vi la expresión de su rostro –arrepentido, triste- manteniendo la cabeza gacha, negándose a verme a la cara— mis sentimientos por él fueron más fuertes a los que siento por ti.


Como fui a enamorarme así de ti
Yo siempre supe que no eras para mí
Yo juraba poder controlar mis sentimientos



Ya lo sabía, verte de esa forma frente a mí me había ayudado a aceptarlo. Desde un principio lo único que mantuvo nuestra relación a flote fue mi amor por ti. Ahora sabía que debí de hacerle caso a mi razón cuando me advirtió del peligro que significaba enamorarme de ti. Más quise creer e hice oídos sordos, cerré mis ojos a todas las claras advertencias por este destructivo sentimiento. Me creí capaz de poder manejarlo y tener todo bajo control, así que nada podía salir mal, de hecho nada iba mal hasta ese día en el que él reapareció en nuestro camino.

No bajes la cabeza no, si ésta es tu decisión.
Tendré que ser valiente y armarme de valor



Un nudo comenzó a formarse en mi garganta y el escozor a afectar a mis ojos. Aunque acepte lo que estaba sucediendo quise mantener mi dignidad hasta el último instante. Acorté la poca distancia que aún nos separaba, tome su mentón con mi mano derecha obligándole con este acto a levantar su rostro en el que las lágrimas se deslizaban por sus mejillas.

—Mírame a los ojos y aunque sea una completa mentira júrame que estarás bien —me miró cariñosamente y sentí mi voluntad quebrantarse— sólo así me quedare tranquilo, Naruto —le mentí al verme reflejado en sus zafiros, pues lo que en verdad deseaba decirle es “quédate, no te vallas”.

—Te lo prometo, Shikamaru —susurró apoyando más su rostro en mi mano. Deseé que el tiempo se detuviera en ese instante, pero nada es para siempre.

Neji sólo escuchaba en silencio, desde pequeños hemos sido los mejores amigos y jamás nos “habíamos” ocultado nada entre los tres…

Acerqué mi rostro al de Naruto hasta que nuestros labios se tocaron. Tan cálidos, suaves y ese exótico sabor a rameen que jamás se borra -como siempre me embriagó- él me correspondió y con sus manos –abrazándome- se aferró de mi espalda, le sentí temblar entre mis brazos pues a pesar de lo que siente por él también es cierto que yo soy una parte importante en su vida y eso no se borra de un momento a otro, con todo el dolor de mi alma y nuestras respiraciones un poco agitadas lentamente me separé de su boca…

—Ve a empacar, te libero de tu compromiso conmigo —pedí dándole un beso en la frente y seguido me senté a lado de mi amigo Hyuuga quien posó su mano en mi hombro, dándome un apretón en mudo apoyo.

Naruto tiene veinte minutos en la que una hora atrás todavía era nuestra habitación. Yo, no tengo ánimos de hablar ni pensar en nada, lo único que deseo es retenerle y sin embargo cuando tuve la oportunidad hice todo lo contrario. Unos minutos después Neji y yo lo vimos salir llevando consigo dos maletas, caminando por el pasillo, se detiene frente a la puerta de salida a mirarme.

—Gracias, Shikamaru.

—¿Quieres que te llevemos? —me atreví a preguntar acercándonos ambos a donde estaba.

—No te preocupes, hablé con el teme cuando entré a empacar mis cosas, me dijo que vendría por mi —respondió algo cohibido, sabía que sus palabras eran un golpe bajo para mi, pero aún así las dijo porque quería seguir siendo honesto conmigo. En eso el clac son de un auto se escucho.


Que nada es para siempre, y hasta el amor se acaba,
y cierra ya esa puerta, antes que corran mis lágrimas...


—Ya llegó —sonrió a ambos con cariño— nos vemos luego chicos —sacó sus maletas, marchándose con aquel a quien asegura amar.

Siento el peso de la casa vacía –sin él- caer sobre mi y ya no me puedo reprimir por más tiempo.

—¿Estas seguro de esto, no te arrepentirás después? —Increpa mi amigo Hyuuga bamboleándome de los hombros al ver al fin mis lágrimas rodar cuando la puerta del apartamento que compartíamos fue cerrada tras él— ¿Renuncias a él así de fácil, tanto así le amas, Shikamaru?

El ensordecedor silencio se hace presente. No quiero llorar, por lo que seco las salinas con mis manos dejándomelos un poco rojos por tan brusco movimiento. Neji me observa, está esperando a que le de una respuesta, pues él mejor que nadie sabe cuanto es que yo amo a Naruto, por lo que a mi amigo Hyuuga menos que nadie puedo mentirle.

—Tks, simplemente me he cansado de luchar por un imposible —con algo de esfuerzo logro que las palabras salgan con claridad de mi garganta, comprimida por el fuerte nudo que amenaza mi respiración.

Sé que mi rostro se está volviendo a empapar, pues siento las lágrimas de nuevo rodar pero no le doy importancia. Neji no dice nada, pero cuando me ve caminar por el pasillo se aposta a mi lado, acompañándome. No necesito formularle en palabras que ya no volveré a esta casa, porque él me conoce y sabe que empezaré por cortar de raíz al causante de mis males.

—¡Vamos, te invito unos tragos! —masculla Neji, sabe que primero que nada debo despejarme, porque es momento de comenzar a dejar atrás el dolor por el desamor… de mi primer amor.
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario